Cómo cuidar mi pareja estos días

Por: P. Daniel Bustamante - Me contaba mi papá, al inicio de este encierro voluntario, como la esposa de un amigo le decía: ¨éstos días de encierro, te vas a la finca, sino, nos vamos matar¨. Quizá podemos pensar: no hay quien entienda a mi mujer.

Con la situación que estamos viviendo, no caemos en cuenta de preguntarnos por el estado de ánimo de quienes conviven conmigo. Y podríamos caer en esa horrible tentación de pensar solo en mí, y no prestar atención a lo que los otros puedan estar sintiendo, o por las circunstancias particulares que lleven en su corazón.

Esta ocasión que la vida nos está dando, es una gran oportunidad para pensar: cómo se siente mi mujer? Porqué se siente como se siente? Porqué reacciona así? Le pasan más veces este tipo de cosas últimamente? Esta situación matrimonial por la que pasan muchas parejas, es una bella ocasión para conocer mejor al otro, para aprender a amar de verdad. Conocer bien a una persona, es conocer éstas preguntas: es conocer cómo se siente? Qué le hace sentirse feliz? Que le pone triste? Que le da miedo? Es involucrarse en ese mundo afectivo que hay en el interior de cada ser humano, donde está realmente la vida de cada persona. Es adentrarse en ese mundo interior del otro, que es tan importante en la relación de pareja.

Cuando profundizamos en los evangelios, el Señor nunca tuvo diálogos fríos, o irracionales, ni habla solo de cuestiones prácticas. Los evangelios están llenos de afectos, y es apasionante descubrirlos en nuestra oración. Vemos al Señor como en los evangelios se conmueve ante el dolor humano, se contagia de dolor por la muerte de su amigo Lázaro y llora, se llena de alegría ante la bondad de las almas sencillas y lo exterioriza, con gestos de cariño, como abrazos, palabras, lágrimas, consejos… agradece al Padre haber revelado su plan de salvación a la gente sencilla. El Señor siente miedo terrible en la oración del huerto antes de padecer, y también les hace sentir su decepción a sus discípulos al quedarse dormidos en los momentos que más los necesita, no esconde el Señor la ternura y amor por la pecadora arrepentida, exterioriza el Señor como le duele la frialdad de Simeón el fariseo, hace notar como le retuerce la doblez de corazón de los fariseos ante su mal comportamiento, deja ver la calidez de su corazón cuando comparte con los hermanos de Betania, le encanta al Señor ese ambiente familiar y de confianza.

El Señor compartía con sus discípulos lo que le pasaba en su interior, lo que sentía, lo que corría por su mente, y ellos a su vez, le abrían su intimidad, se lo hacían saber. Por eso los discípulos llegaron a conocer a Cristo de corazón, llegaron a tener esa empatía, porque estaban atentos a cómo se sentía el Maestro, y lo que era importante para el Maestro. Esto es lo propio de las personas que se quieren.

Cuantos problemas evitaríamos si tratáramos de comprender mejor lo que sucede en el interior de quien amamos, como hacía Jesús. Qué hay en el interior de tu mujer, de tus hijos, de tu novia, cuantas situaciones corren allá dentro, que por nuestra dureza de corazón nunca vamos a ver, mucho menos comprender, porque no nos tomamos el tiempo de dialogar, de esculcar el interior de quien decimos amar.

San Josemaría Escrivá de Balaguer, solía decir  que la caridad, que el amor, más que  dar, está en comprender. Esta empatía del amor no se improvisa, se construye en lo ordinario de una relación, como lo son los gestos, las ganas de dialogar, acoger, comprender, sanar, levantar al que digo amar. Como todas las cosas humanas requiere tiempo, y es que poco el tiempo que tenemos para los que están junto a nosotros. El amor implica interés, interés de saber cómo está, qué siente, cuáles son sus miedos, sus anhelos. Hemos dejado de construir juntos, para ir cada uno por su camino. Esto es una tarea que dura toda la vida. Y siempre por más que hagamos será poco para amar de verdad.

Toda relación, y particularmente el matrimonio, es una aventura. Está lleno de peligros y de desafíos, y en toda aventura es bueno contar con un mapa actualizado, un mapa del corazón del otro. ¿Qué le preocupa? ¿Qué le alegra? ¿Qué le hace feliz? está bien en el trabajo, ¿cómo está la relación con sus padres, con sus hermanos, si hay algo que la absorbe y la tiene mal espiritualmente, si ha ocurrido algún acontecimiento que la tenga especialmente preocupada, en su trabajo, en su familia, o donde sea, que haya cambiado las coordenadas de su vida?

No sé tú, pero salir de viaje sin un mapa o el waze desactualizado es un riesgo, terminamos perdiendo el rumbo, o podemos llegar donde no queremos, o llegar a callejones sin salida. Lo mismo pasa en una relación, para no llegar a esos callejones sin salida, y para no llegar donde uno no debe llegar, se debe tener el mapa actualizado. Y para actualizarlo no hay otro camino que una buena comunicación.

Vale la pena dedicarle tiempo a hablar, a saber del otro, a comunicarle abriendo el corazón así duela o cueste, y a procurar conversaciones de calidad, no hablar solo de cosas prácticas. Eso lo hacen los desconocidos, si has comprado esto, o has arreglado aquello, o has pagado lo otro… 

Conversaciones de calidad son aquellas donde se expresan sentimientos, estados interiores, donde muestro mi herida, lo que siento, lo que pasa en mi interior, para ser comprendido y escuchado, así poder dar soluciones y sanar las heridas del corazón, enrutarse de nuevo y recomenzar las veces que haga falta, siempre comprendiendo, y sin discutir. La empatía es algo dinámico que se consigue con la práctica. Pero si los esposos no hablan… no dialogan… no construyen…  ¿qué matrimonio hay? O ¿qué relación tienen? Que buena oportunidad nos da el Buen Dios estos días de retiro obligatorio para descubrir el amor de mi pareja, para dialogar, para construir…

Los matrimonios van pasando por distintas épocas, son muchas las etapas, pero siempre construyendo, y eso hace que nunca se acabe esta tarea, nunca debe interrumpirse el dialogo, es la gasolina del amor. Por ello es importante ir actualizando constantemente el mapa de los sentimientos que hay en el corazón del otro. Que no pase nunca más de una semana sin una buena conversación, una de calidad, donde cada uno pueda abrir su corazón al otro.

Con este encerramiento han pasado ya muchas cosas en los matrimonios, en la familia, como discusiones, peleas, riñas, golpes… eso quizá es lo que estas parejas, estas familias han construido. Tú quieres eso? Hay que hablar muchos estos días. Externamente puede que no pasen muchas cosas, pero internamente pueden estar pasando muchas situaciones.

Un amigo me contaba en estos días cómo su mujer estaba siendo poco prudente, y que tiene un miedo terrible que se contagiara con el virus, y esto le angustia. Conocer a profundidad este sentimiento de temor que ha nacido en él, propio de estos días, habría evitado heridas y distanciamientos. Quizá ella no está tan preocupada por el contagio, pero está asustada con las consecuencias de la inactividad económica, y no está dispuesta a dejar de trabajar y salir a la calle.

Que importante es conocer lo que pasa por dentro de cada uno, se salvarían matrimonios y familias enteras, los hijos tendrían un hogar, una padre y una madre, pero el distanciamiento interior, el no abrirse con humildad, hace que se creen distanciamientos en la pareja. En estos días los defectos se hacen patentes, y pareciera que tienden a agrandarse, no se ven soluciones prontas. Por eso todos necesitamos abrir el corazón, tener ayudas espirituales, como la oración, el rosario, el compartir en familia, y tiempos de dialogo.

La armonía familiar es un don del Espíritu Santo. Vamos rezar juntos, a pedir la Paz para las familias. Te invito a dar gracias a Dios por tu esposo, esposa, hijos y padres.

La Virgen de Fátima animó a los pastorcitos a pedir la paz en las familias. Hoy, más que nunca, en estos tiempos difíciles que vivimos, nos encomendamos a la Virgen Madre del Amor Hermoso, y pedimos a ella por tanto dolor en las familias, por los esposos distanciados, los hijos heridos, y mi familia.

P. Daniel Bustamante 
Director Mutuo Auxilio Sacerdotal Colombiano
Conferencia Episcopal de Colombia

Posted by editorCEC1

Ingresa