Cinco panes y dos peces

Por: Mons. Omar Mejía Giraldo - Hemos venido contemplando a Jesús, el Maestro, en la versión del Evangelio de San marcos; sin embargo, hoy y durante seis domingos, vamos a detenernos en el Evangelio de San Juan. Comenzamos hoy proclamando los primeros quince versículos del capítulo seis, titulado por algunos estudiosos de la biblia como el “discurso eucarístico o discurso del pan de vida.” 

Contemplemos una primera actitud de Jesús: Él se va a la otra parte del lago de Galilea, lo seguía mucha gente, porque veían los signos que hacía con los enfermos. Sube Jesús, el Maestro a la montaña y empieza a enseñarle a sus discípulos. En este primer instante, el Señor, quiere estar a solas con sus discípulos, busca formarlos y por eso, recurre a un espacio silencioso, en donde haya tiempo para la intimidad, el recogimiento y la cercanía. Jesús, se sienta, porque es el Maestro que enseña con sabiduría. Sus palabras son sabias, sus enseñanzas son sensatas; no enseña como los escribas y fariseos sino con autoridad. Su autoridad le viene del Padre, pero también de su compromiso con la comunidad. 

Recordemos las enseñanzas centrales de Jesús: El tiempo se ha cumplido, el Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en la Buena Nueva. Jesús está invitando a sus discípulos a restablecer la alianza con Dios Padre. Es ahora el tiempo de la Alianza Nueva y Eterna. Jesús, el Maestro y el Señor, es la presencia de Dios en medio de su pueblo, Él mismo es la Sabiduría divina en medio de sus discípulos y en torno a la multitud. Él mismo es la plenitud de Dios en medio de su pueblo, es la plenitud de la revelación, es el sacramento de la Alianza Nueva y Eterna.

Contemplemos una segunda actitud de Jesús: Él no es indiferente, la multitud lo sigue, levanta los ojos y ve la muchedumbre, “que anda como ovejas sin pastor”. Al ver el gentío siente compasión y se preocupa de ellos que necesitan un alimento. Él mismo se hace cargo de dar de comer a la gran multitud que lo sigue, pero antes, invita a Felipe para que les de comer. Dice la Palabra que lo decía, para tantear a Felipe, pero Él sabía lo que iba a realizar. Felipe ve el obstáculo del dinero, como todo ser humano, piensa en clave cuantitativa. Los hombres pensamos muy diferente a Dios,  la abundancia de gente nos asusta, porque supuestamente no tenemos dinero suficiente para comprar pan para alimentar la multitud. Dios y el “hombre de Dios” piensa y actúa en clave de compasión, misericordia, confianza, en clave de compartir (primera lectura). El profeta Eliseo no retiene para él lo que ha recibido como ofrenda, él mismo da la orden de compartir las ofrendas que le han traído. Desde la fe el pensamiento y el actuar es cualitativo y no cuantitativo. El secreto de la vida está en la providencia de Dios y no en nuestra tacañería humana. San Ambrosio dice: “Dios es infinitamente providente, pero nosotros le atamos sus manos con nuestra desconfianza.”

Recordemos la canción: “Un niño se te acercó aquella tarde, sus cinco panes te dio, para ayudarte, los dos hicieron que ya no hubiera hambre.” El Evangelio narra que hay un muchacho que aportó cinco panes de cebada y dos peces. Y luego el Señor dijo la acción de gracias, los evangelios sinópticos dicen que Jesús miró al cielo. Su oración se dirige al Padre. El Señor realiza un acto de confianza en su Padre. El muchacho o el niño, nos representa a cada uno de nosotros y Jesús mismo con su oración, con su misericordia y compasión actúa como Dios.

El secreto mis queridos hermanos está en ofrecer a Dios lo poco o mucho que somos y tenemos para que Él lo multiplique. No se nos olvide lo que dice la Palabra: “Quién es fiel en lo poco se le confiará lo mucho.” El niño ofreció cinco panes de cebada y dos peces, el alimento de los pobres. Éste alimento lo cargaban en la mochila, para tomarlo durante el camino y para compartirlo con quien lo necesitará. Cuando tomamos la iniciativa de ofrecerle a Dios nuestra pequeñez Él la multiplica y hace que produzca frutos en abundancia.

Del Evangelio de hoy podemos aprender muchas enseñanzas prácticas, miremos: Jesús el Señor, tiene instantes de soledad, pero también instantes en medio de la muchedumbre, de ambos momentos disfruta con igual alegría e intensidad. Aprendamos de Jesus, que la persona madura no está dividida, disfruta con igual intensidad de los momentos de soledad como de los momentos en medio de la gente. La mayoría de nuestras dificultades están en nuestro egoísmo, brotan de nuestras incapacidades para compartir con los demás. Si compartiéramos más, con seguridad que seriamos mucho más bendecidos. La mayoría de nuestras dificultades no están en los demás, por lo general brotan de lo profundo de nuestra alma, brotan de nuestro egoísmo y de nuestras cegueras frente a las necesidades de nuestros hermanos. Nuestras crisis en su generalidad nos vienen de nuestras frustraciones, de nuestras derrotas, de nuestros pecados, de la incapacidad de abrirnos a la gente que en un momento determinado nos necesita. 

Jesús dice: “Digan a la gente que se siente en el suelo.” Hermanos, es necesario ser obedientes, escuchar a Jesús, creerle al Señor, creerle a la Palabra de Dios. El mayor problema que tenemos es que muchas veces somos cómodos, nos volvemos insensibles, flojos y nos da miedo compartir porque nos falta más confianza en la providencia divina.

Otro detalle más: Jesús invita a que se recoja lo que ha sobrado para que nada se desperdicie. De la Palabra de Dios aprendamos: Nuestros bienes no son para malgastarlos, pero si son para hacer el bien. En esta cultura del descarte, volvamos a pensar en lo eterno y duradero. Recordemos que el único que nunca pasa es Dios y lo que Él nos da, todo lo demás es pasajero y efímero. En este mundo no somos eternos, “no nacimos para semilla”. Es hora de ser más providentes, es hora de compartir. Lo que somos y tenemos es porque Dios nos lo ha donado o mejor nos lo ha prestado por un rato. 

La Palabra de Dios nos convoca a vivir en la dinámica del amor, de la generosidad, del compartir y de romper nuestros egoísmos. Comunidad donde hay un hermano que sufre necesidades básicas es una comunidad que aún no ha sido evangelizada. Cuidemos los bienes que Dios nos ha dado: amemos y cuidemos la naturaleza, Dios nos la ha dado para que la disfrutemos, pero también para que la preservemos y la compartamos con los demás. Amemos y cuidemos el agua, es el gran patrimonio de la humanidad, hoy que la tenemos en abundancia conservémosla y no la desperdiciemos, todos necesitamos de ella. No desperdiciemos el tiempo, guardémoslo con cuidado y utilicémoslo para el beneficio de los demás.

Jesús, el Señor, se nos da como el gran alimento para preservar la vida fraterna, no lo desperdiciemos, compartámoslo, démoslo a conocer, anunciémoslo y vivamos felices en su presencia. Que no se nos olvide una sentencia final: ¡La comida que desperdiciamos, se la robamos a los pobres!

+ Omar Mejía Giraldo
Obispo de Florencia

Evangelio: Juan 6,1-15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente dijo a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para que coman éstos? (lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer). Felipe le contestó: Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo. Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces, pero, ¿qué es eso para tantos? Jesús dijo: Digan a la gente que se siente en el suelo. Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron: sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: Recojan los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie. Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: Este sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo. Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo.

Para orar, meditar y vivir

Cinco panes y dos peces

Un niño se te acercó aquella tarde, 
sus cinco panes te dio, para ayudarte, 
los dos hicieron que ya no hubiera hambre, 
los dos hicieron que ya no hubiera hambre. 

La tierra, el aire y el Sol son tus regalos 
y mil estrellas de luz sembró tu mano 
el hombre pone su amor y su trabajo, 
el hombre pone su amor y su trabajo. 

También yo quiero poner sobre tu mesa 
mis cinco panes que son una promesa, 
de darte todo mi amor y mi pobreza, 
de darte todo mi amor y mi pobreza. 

Tarea:
1. Leer la exhortación del Papa Gaudete et exsultate, números del 43 al 49.
2. Compartir, compartir con alegría, ya que el mundo se olvido de compartir.

Posted by editorCEC1

Ingresa

Iglesia Colombiana