La familia al centro

No se da un mejor lugar para el desarrollo de las personas que la familia, claro está, bien constituida y no podemos ignorar que el deterioro de las mismas va dejando profundas secuelas en la sociedad misma.

Por: Mons. Cesar Alcides Balbín Tamayo - Como resultado de los dos sínodos anteriores, uno extraordinario (2014), con el tema «Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización», y otro ordinario (2015), con el tema «la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo», sale a la luz la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris lætitia, (La alegría del amor), donde el Papa Francisco con un lenguaje sencillo, muy sencillo, pero muy profundo, vuelve sobre un tema siempre actual y siempre vigente, como es el de la familia.

Ninguna institución, como la familia es hoy por hoy, tan puesta, o mejor, tan expuesta, en la palestra pública, consciente o inconscientemente, de manera planificada o no, como la familia.  Y pocas instituciones, como la Iglesia, se han puesto al frente de ella para defenderla, para promoverla y para mostrarla como el lugar donde la persona forja lo que es y lo que será. 

Para la Iglesia la familia seguirá siendo siempre la célula de la sociedad, concepto tan trillado, pero tan olvidado o ignorado.  En esta defensa la Iglesia se siente sola y recibiendo los embates de grupos o «lobbies» que a medida que van ganando terreno lo muestran como una pérdida de la Iglesia. Así, por ejemplo, las leyes inicuas que dan vía libre al aborto, es una batalla perdida por la Iglesia, matrimonios «igualitarios», perdida para la Iglesia, adopciones por parejas del mismo sexo, perdida para la Iglesia.  

Sí, es cierto, pierde la Iglesia, pero pierde la sociedad, pierden los estados, pierde la misma familia, pierde la humanidad.  Perdemos todos. Y es de lamentar que, en muchas de estas batallas, la Iglesia vaya sola.

Pero, como madre y maestra, la Iglesia “columna y fundamento de la verdad” (1 Tm 3, 15) (Cat. 2032), continúa con su lucha, que es su misión, la de anunciar a tiempo y a destiempo, con oportunidad o sin ella (cf. 2Tim 4,2), por todos los rincones del mundo, que la familia, hoy más que nunca es importante, es el centro y es necesaria para el desarrollo de las sociedades, de los pueblos, de las naciones.

No se da un mejor lugar para el desarrollo de las personas que la familia, claro está, bien constituida y no podemos ignorar que el deterioro de las mismas va dejando profundas secuelas en la sociedad misma.  El prurito de ignorar el pasado, de lo que eran las familias de antaño, la figura paterna y la figura materna, la unidad familiar, la autoridad de los mayores, hace que se pierda el horizonte y que se entre en el camino de ensayos, sin éxito, eso sí, y con una alta probabilidad de fracaso.

El Papa Francisco nos viene a recordar lo qué es la familia, lo que significa y de la riqueza que entraña, y nos hace un recorrido, en la Exhortación, por la Palabra de Dios, por la realidad actual de la familia, con sus desafíos, lo mismo que la vocación de la familia, el amor en el matrimonio, amor que se vuelve fecundo. Lo mismo que las perspectivas pastorales, educación de los hijos, las situaciones irregulares y la espiritualidad matrimonial y familiar, tan olvidada hoy.

Con tristeza y preocupación pudimos comprobar que los medios de comunicación se centraron en dos temas, principalmente: el matrimonio igualitario y la comunión de los divorciados vueltos a casar. Como vemos en una lectura rápida, la Exhortación es mucho más que eso: muestra la alegría del amor cuando es entrega, cuando es donación, cuando es paciente, servicial, cuando no es envidioso, cuando no se envanece ni procede con bajeza, cuando todo lo disculpa, lo cree, lo espera y lo soporta (cf. 1 Cor 13, 4-7; AL 90).

+ Cesar Alcides Balbín Tamayo
 Obispo de Caldas

Posted by editorCEC2

Ingresa

Departamentos