La mujer: Dignidad vs violencia

Por: Mons. Ismael Rueda Sierra - Tradicionalmente en el mes de marzo (8), se celebra el día internacional de la mujer. Siempre, es una oportunidad para reflexionar y hacer un serio discernimiento sobre la dignidad de la mujer, su relevancia en la construcción de la sociedad y bajo esta luz, el alto y preocupante fenómeno de la violencia y abuso contra ellas.  De modo permanente a través de los medios, se informa y denuncian tantos casos de homicidio, maltrato y otras formas de agresión y discriminación que ellas padecen. En el departamento de Santander -  registra un periódico local -  en los días corridos del año, (56), 563 mujeres fueron violentadas. El año pasado en este departamento, 1.910 mujeres sufrieron algún tipo de violencia por parte de sus parejas y otras 1.073 fueron víctimas de presuntos delitos sexuales. Es necesario pensar que esta estadística, corresponde a los casos denunciados ante las autoridades correspondientes, y bien sabemos que la mayor parte de los casos, por amenazas o miedo no se conocen.

Este panorama da a entender, entre otras razones, el alto grado de desequilibrio y descomposición de la sociedad que, frente a una construcción equitativa que supone el reconocimiento integral y en condiciones de igualdad en la diferencia, de la dignidad tanto de la mujer como del hombre, se empeña en desconocer, sobre todo, a la hora de tomar decisiones concretas de participación y valoración de capacidades, incluida la remuneración justa, sus legítimos derechos.

No cabe duda de la influencia que tiene las tendencias culturales vigentes, en las que el machismo, de una parte y la inequidad social por otra, hace más difíciles los decididos y loables empeños que hoy se están haciendo para corregir esta situación.

En este contexto, conviene reflexionar porque a menudo, por inadecuadas interpretaciones o aplicaciones tergiversadas de la visión antropológica cristiana de la mujer, se crítica o descalifica esta visión sobre la alta consideración del genuino significado de la vida y misión de la mujer en la sociedad y en la Iglesia. En efecto, bastaría mirar a Jesús, su comportamiento y actitud frente a las mujeres de su tiempo con quien se encontró, honró y defendió, en un ambiente cultural que de suyo las discriminaba. Bastantes testimonios tenemos en el magisterio de la Iglesia que profundiza sobre el tema. El nuevo Santo anunciado, Paulo VI, que reconoce la promoción de la mujer como uno de los “signos de los tiempos”, estableció una comisión especial que estudiaría los problemas contemporáneos en relación con la “efectiva promoción de la dignidad y de la responsabilidad de las mujeres” y afirmó que “en el cristianismo, más que en cualquier otra religión, la mujer tiene desde los orígenes un estatuto especial de dignidad.” (AAS 65, 1973). San Juan Pablo II dedicó toda una carta apostólica al tema (Mulieris Dignitatis). El Papa Francisco el pasado 8 de marzo escribía en Twitter: “¡muchas gracias a todas las mujeres que cada día tratan de construir una sociedad más humana y acogedora!”. Y en una de sus homilías en la casa Santa Marta, afirmó que “el hombre no trae la armonía, la trae ella. Es ella la que trae la armonía, que nos enseña a valorar, a amar con ternura, y que hace que el mundo sea una cosa hermosa”. ¡Gratitud y bendición para todas ellas! Fraternalmente.

+ Ismael Rueda Sierra 
Arzobispo de Bucaramanga

Posted by editorCEC1

Ingresa

Iglesia en el mundo