Lo que anoche yo soñé

Anoche mientras dormía 
tantas cosas yo soñé,
algunas están presentes
pero otras las olvide. 
Del sueño ninguno es dueño
cuando el sueño ya se fue, 
ahora que estoy despierto 
esto es lo que recordé.

Que Colombia tenía un reto 
del cual debía dar razón,
y no con violencia y muerte
pues no era la solución.

Nuestra patria se prepara 
para una gran ocasión 
elegir Senado en pleno
con gran Representación, 
y consulta en los partidos 
de quien luego en votación,
hacia finales de mayo 
buscará la aceptación,
de ser el jefe de estado
de nuestra bella Nación.

Que el voto es algo sagrado 
no se puede negociar
es decir, no tiene precio 
por dinero o material 
Que si alguien quiere comprarlo 
hay que poner atención 
aquí comienza el gran cáncer
que se llama corrupción.

Que la patria está postrada
por tantos y tantos males,
pues algunos compran votos 
ofreciendo hasta tamales.
Si se acepta cualquier cosa 
por el voto que es sagrado,
no hay nada que reclamar 
y el país como el cangrejo 
para abajo, para abajo.

Me soñé que candidatos 
de todo daban razón,
que harían llover en verano
y pan darían a montón.
Que la salud y el trabajo 
estaban asegurados,
bastaba hacerlo notar
y todo solucionado.

También soñé que hubo algunos 
que la campaña montaron,
hablando mal de los otros 
y proyectos no aportaron.
Me quedó claro en el sueño 
lo que Colombia sufrió,
cumpliendo la democracia 
La patria se dividió.

En el sueño preguntaba 
viendo tanta división
por qué nuestra patria sufre
tanta polarización.
Olvidamos ser hermanos
hijos de papito Dios,
por intereses mezquinos
qué división resultó.

Pero algo más grave aún 
que de elecciones salió,
la patria quedó hecha trizas 
en pedazo se rompió.
Ahora es tarea de todos 
la patria reconstruir,
y hacer de toda Colombia 
la casa para vivir.

Ahora que estoy despierto 
y vuelvo a la realidad, 
reconozco que la Iglesia 
invita a participar;
a no ser indiferente 
en esta fecha crucial,
si queremos de Colombia 
la casa Común de paz.

No dejemos que unos pocos 
decidan por los demás,
pues los buenos somos muchos 
lo vamos a demostrar. 
La pereza no nos venza 
hay que salir a votar 
pero hay que hacerlo a conciencia 
con gran responsabilidad,
sin presiones ni amenazas
y así, a Colombia salvar.

Hoy tenemos la esperanza 
de lo mejor aportar,
dejemos los egoísmos 
para el bien común buscar.
Que ya se acaben las roscas 
que al país por tantos años
han querido gobernar,
buscando sus intereses 
y no el bien de los demás.

De la salud los dineros 
no se sabe dónde están,
las vías con tantos huecos
la educación pa que hablar.
Las ollas que se destapan 
a donde irán a parar?
La justicia que caramba
ha dado mucho de que hablar,
el medio ambiente se acaba 
porque el otro ya no está.

Los males de nuestra patria 
son listas sin terminar,
para qué tantos lamentos 
que nos ponen a llorar.
Miremos hacia el futuro 
que Dios nos ha de ayudar, 
la esperanza no se apague 
no nos lamentemos más.

La Colombia del futuro
hoy comienza a germinar,
levantemos la cabeza
del cuello el yugo tirad.
Yugo de la indiferencia 
de la irresponsabilidad, 
de la falta de conciencia 
al momento de votar.

De la democracia hagamos
fiesta de fraternidad,
por una nueva Colombia
no más sangre derramar.
Por la gente deshonesta
no volvamos a votar.
Si en las listas no encontraran
candidatos de confiar
no se rompan la cabeza
vamos en blanco votar.

Pues de ganar este voto
se tendrían que convocar
unas nuevas elecciones 
y allí no podrían entrar,
los nombres ya presentados 
y entonces podría decirse 
que ya descansen en paz.

Que den un paso al costado,
que es hora de trabajar,
por una nueva Colombia 
donde reine la unidad,
donde ya cesen los odios
rencores y enemistad,
que se acabe la violencia 
secuestros y lo demás,
que atentan contra la vida 
la honra y la dignidad.

Los valores empuñemos
para Colombia salvar,
la vida cual don precioso
no se puede maltratar.
Hombre y mujer son familia 
Según el plan del creador,
no es familia toda unión 
aunque sea de dos en dos. 

Los padres tienen derecho 
a elegir la educación,
que formen bien a sus hijos
y no una simple instrucción,
que les robe de sus vidas,
el temor y amor de Dios. 

Al terminar la contienda 
que se llama electoral,
viene un compromiso grande 
por la unidad trabajar,
quienes salgan elegidos
un reto grande tendrán,

Por eso, de nuestra parte 
con la oración contarán,
y si cumplen la tarea 
gran recompensa tendrán,
si no, que Dios y la patria 
igual los castigarán. 

Viva nuestra patria amada
viva la gente querida,
vivan quienes se preocupan 
por La Paz y por la vida.
Que por estas elecciones 
Colombia no siga hundida
en tantos y tantos males
que hoy la tienen malherida.
Que la luz de la esperanza 
brille en nuestros corazones,
y Por eso a Dios pedimos 
muchísimas bendiciones.

+Misael Vacca Ramirez
Obispo de Duitama - Sogamoso

Posted by editorCEC1

Ingresa