Navidad sin Jesús

"No hay navidad en el discurso altivo y prepotente; no hay navidad en la propuesta de una paz con agresividad, una paz que descalifica a los otros (...)"

Escrito por: Mons. Froilán Casas Ortiz -  Cada día paganizamos más la navidad cristiana. El lenguaje se ha venido metiendo como un imaginario cultural que va suplantando el tradicional saludo: ¡FELIZ NAVIDAD! Por la expresión sin referencia a Jesús: ¡Felices fiestas! La gente lo repite sin darse cuenta, ¡qué falta de sentido crítico! En este mundo de las atiborradas comunicaciones que recibimos, encontramos sendos mensajes: un buen número de ellos, no hacen referencia a la fiesta cristiana de la navidad. Ahora son hermosos paisajes, lindas montañas, espléndidos arroyos y una pareja que se ama, con linda música de fondo, suplantando a los villancicos, todo sin referencia a Jesús. Es una filantropía sin trascendencia divina. 

Celebramos el cumpleaños de Jesús con ausencia del cumpleañero. ¡Qué tristeza! Se repite el relato bíblico que nos presenta San Lucas: “No hubo sitio en la posada”. El ruido de la ciudad no da un espacio para Dios. Claro, el hombre de la sociedad de consumo se ha llenado de tantos artefactos, que no queda un puesto para el Salvador del mundo. Como ayer, tiene que irse a un establo a nacer. ¡Qué importa! No hay comodidades físicas, pero tienen lo fundamental: el amor. El calor de José y María suplen con creces el frío de la campiña. No son los grandes de la tierra quienes escuchan el saludo de los ángeles: “¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres que aman a Dios!” Son la gente sencilla que recibe la alegre noticia del nacimiento del Redentor del mundo. 

En el corazón de los grandes de este mundo, no tiene cabida Dios. Pregunto: estos señores, ¿qué harán cuando llegue el envejecimiento, la enfermedad y la muerte? No se preocupe señor arrogante y autosuficiente: en su féretro le van a poner rollos de dólares, euros y libras esterlinas: eso fue lo que usted sembró a lo largo de su vida. ¿Dónde nace el Niño Dios? En el corazón del sencillo, del abierto a los demás, del que sirve con alegría, del honesto y trasparente, del fiel y cumplidor del compromiso adquirido. ¿Quién es trasparente? Quien no engaña, alguien en quien se puede confiar. Es aquel que lo comprende todo, porque en el amor no hay juicios, hay apertura al otro que llega con sus debilidades y con el ánimo de seguir mejorando. 

En los perfectos no hay navidad, ellos están llenos de sí, ellos nunca cometen errores, son la divina perfección andando; ellos siempre tienen la razón, ¿para qué dialogar con ellos si siempre les asiste la verdad? Jesús se queda con la sencillez de los pastores que vigilan y cuidan los rebaños en las montañas de Belén. Jesús se queda con los buscadores de la verdad que la supeditan al amor. No hay navidad en el discurso altivo y prepotente; no hay navidad en la propuesta de una paz con agresividad, una paz que descalifica a los otros; no hay navidad en quienes atropellan los derechos de los indefensos; no hay navidad en quienes mancillan el lecho del cónyuge; no hay navidad en quien maltrata la inocencia de los niños y los mata en el seno materno. 

+ Froilán Casas Ortíz
Obispo de Neiva

Posted by editorCEC1

Ingresa