Pasar al contenido principal

año nuevo

Jue 24 Dic 2020

¡Coraje para vivir! ¡Coraje para la paz!

Por: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía - Son muy posibles los sentimientos negativos en este tiempo: soledad, oscuridad, miedo, impotencia, fatiga, desgano. La amenaza de la depresión puede asediar la salud de muchos y las realidades colectivas de todos. Tantas cosas siguen entre paréntesis, que el futuro inmediato podría parecer más una ruleta rusa que un camino cierto. Vivimos “entre corchetes”, con la incertidumbre a cuestas. Y no solo por la pandemia del COVID-19, sino por patinar y patinar en lo mismo: entre la voracidad de las pasiones exacerbadas y de las violencias desatadas. Una “historia” tan absurda y repetida como “el mito de Sísifo” (cfr. Google). ¿Qué sentido darle este año a la Navidad y al Año Nuevo? Una PRESENCIA acompaña nuestras vidas y nuestra historia. Es una lucecita encendida en el seno de la noche, con el brillo de las estrellas y la esperanza del sol. “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado”, clama el profeta (Is.9,5). Con él nace la esperanza de una humanidad diversa pero unida, que tendrá el coraje de vivir, el coraje de la paz. “Un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lucas 2,11). “Sobre esta pobreza del portal, se despliega el mundo del Espíritu. Mientras nosotros estamos complicados en dramas de consciencia, porque nos tienta seguir principios de fuerza, de poder y violencia, el Niño de Belén nos dice que el milagro de la paz de la Navidad es posible para quienes acogen sus dones”. Navidad no es sólo una fecha para conmemorar, sino el evento de una PRESENCIA siempre actual, capaz de contagiar de coraje para vivir y de fuerza para transformar en paz y perdón nuestros conflictos. Extiendo, con el Obispo Auxiliar y el Emérito, con todos los presbíteros y diáconos, LA BENDICIÓN DE NAVIDAD para cada persona y familia, grupo y comunidad, que acojan este mensaje: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra PAZ a las personas en quienes Él se complace” (Lc.2,14). + Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Jue 9 Ene 2020

Año nuevo, en la esperanza

Por: Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez - Primero: Es común que cada que comenzamos el nuevo año hagamos las cábalas y los vaticinios sobre lo que esperamos para el año al que damos inicio, según el calendario civil. Es posible que cada uno reitere los planes de trabajar mejor, de cuidarse con los alimentos, de rebajar peso, de solucionar las desavenencias, etc. Eso está bien. Lo que produce preocupación es que posiblemente son los mismos propósitos de cada año y que seguramente no se han cumplido. Qué importante es que se haga el propósito de cumplir de la mejor manera posible lo que se ha de alcanzar, poniendo la confianza en Dios con una buena dosis de voluntad personal y disciplina. Segundo: Por otra parte, la Iglesia ha comenzado desde semanas atrás el año litúrgico, con el adviento y la navidad. Un propósito clave debemos buscar alcanzar, de la mano de Dios, y es el que los ángeles cantaron en el portal de Belén, la paz: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a las personas de buena voluntad”. Tercero: Con la fiesta del Bautismo del Señor comenzamos el tiempo llamado Per annum, o tiempo ordinario en la liturgia de la Iglesia. El color verde será el característico. Es el verde la esperanza, de la confianza, de la fe. Es el color también de la florescencia y de la alegría. Así debería ser la vida de los cristianos católicos; ese debería ser el aporte que como ciudadanos deberíamos dar en momentos de crisis, incertidumbre y dificultades. El Papa Francisco nos dirá: “Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias: «Me encuentro lejos de la paz, he olvidado la dicha […] Pero algo traigo a la memoria, algo que me hace esperar. Que el amor del Señor no se ha acabado, no se ha agotado su ternura. Mañana tras mañana se renuevan. ¡Grande es su fidelidad! […] Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor» (Lm 3,17.21-23.26)” (Exhortación Evangelii Gaudium, 6). Cuarto: El cristiano está llamado no a ser promotor de la desesperación, ni profeta de catástrofes, sino que está llamado a ser testigo de la esperanza, porque sabe muy bien que el Señor es el siempre vivo, el siempre actuante, que está con nosotros, está en medio de nosotros, está adelante mostrándonos el camino, y está atrás para protegernos. Alegría y esperanza, dos palabras que se deben traducir, en un estilo de vida alegre y cargada de la confianza, en los tiempos nuevos que nos han sido prometidos. + Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Lun 30 Dic 2019

Un año nuevo, trae esperanzas, expectativas y nada mejor que empezarlo con la bendición

Primera Lectura: Nm 6,22-27 Salmo: Sal 67(66) ,2-3.5.6+8 Segunda Lectura: Ga 4,4-7 Evangelio: Lc 2,16-21. Introducción • Con esta celebración iniciamos un nuevo año civil, y nada mejor que bendecir y ser bendecidos. • Quien mejor bendice a sus hijos es la Madre, por ello quiso el Papa san Pablo VI, colocar en este día la jornada mundial por la paz • El niño que nos ha nacido es Dios, Jesús (Dios Salva), luego su Madre es la Madre de Dios. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? Un año nuevo, trae esperanzas, expectativas y nada mejor que empezarlo con la bendición que el pueblo de Israel tenía para dicha ocasión, el año nuevo, Dios mismo lo pide para que dicha bendición la haga el rey o el sacerdote; bendecir, es decir bien de otro, es desear lo mejor a otro, decir buenas palabras para otros, desear lo mejor para los otros. Lo mejor es desear ver el rostro de Dios sin temor alguno, obtener la paz que viene de Dios, la alegría, la justicia y todo ello se extienda a toda la tierra. El nacimiento del Hijo de Dios de una mujer, nos pone en el cara a cara de la humanidad con el creador, que en el Hijo convierte a todos los hombres en sus hijos, el Abba de cara a la Madre del Hijo, dignifica en Ella a la humanidad y por ello el Hijo asume toda la condición bajo la ley. Y la gran bendición la encontramos en la madre que muestra a los pastores el Hijo que le ha nacido, ellos no llegaron allí como curiosos, sino como testigos, y así se lo cuenta a la madre que guarda todo lo dicho en su corazón de discípula que creyó desde el primer momento de la anunciación lo que el ángel le decía del plan de Dios en ella. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? Dios está en toda la historia y el tiempo presente acompañado y bendiciendo a la humanidad, puso su rostro frente al nuestro en la Encarnación del Hijo, para lo cual tuvo que contar la misma condición humana en María, Virgen, y en ella depositó la gran bendición de su presencia en el Hijo amado, al cual hay que buscar, escuchar y seguir. Si Dios como Padre, es capaz de darnos tan gran bendición con su Hijo, cuánto más también una buena madre sabe bendecir a sus hijos. El Hijo que la madre mostró a los pastores es el príncipe de la paz, y ella es elevada a Madre de Dios por la Encarnación del Hijo de Dios en su vientre, como verdadero Dios y verdadero hombre, para traer a Dios a los hombres y llevar a hombres a Dios, y en este encuentro está la paz; cuyos pilares son la verdad, la justicia y la libertad que tanto necesita la humanidad, para avivar la reconciliación, los valores humanos y políticos, como ya lo manifestaba san Juan XXIII en la Pacem in Terris. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? Señor y Dios nuestro al iniciar este año nuevo, deseamos de vivo corazón que tu Madre y Madre nuestra, venga con nosotros a caminar durante este espacio de tiempo que nos regalas, porque en su compañía sabemos que tenemos todas tu bendiciones más grande de ella, después de habernos dado a tu Hijo Jesucristo, que es la paz, que está en el corazón del hombre y que solo brota de éste, cuando el hombre se convierte de sus rencores, odios, sed de venganza, cuando se despoja de sus pretensiones e idolatrías de cualquier orden. Porque solo la paz llega cuando el hombre se convierte de corazón a las palabras y exigencias de Jesucristo, que son para el bien de la humanidad. RECOMENDACIONES PRÁCTICAS: 1. La solemnidad del 1° de enero, de Santa María, Madre De Dios, ofrece un espacio propicio para el encuentro entre la piedad litúrgica y la piedad popular, ya que litúrgicamente se celebra con las formas que le son propias, y popularmente, expresiones que motivan la alabanza y felicitaciones a la Virgen por el nacimiento de su Hijo divino (Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia 115). 2. Es muy recomendable que, desde antes de la celebración litúrgica, se guarde silencio en el templo, en la sacristía y en los lugares anexos. De modo que todo se disponga devota y debidamente para la acción sagrada (Cfr. OGMR 45). 3. Prepara y disponer convenientemente una imagen de la Virgen María con el niño en brazos. 4. Con motivo de la Jornada Mundial de Oración por la paz, se puede colocar el debido lema en un cartel, que sea de fácil visibilidad y lectura para los fieles e invitar a orar por la paz. 5. La solemnidad de Santa María, Madre de Dios, tiene esquema propio de celebración. 6. Al finalizar la oración después de la comunión, y antes de impartir el sacerdote la bendición, pedir que entre los presentes se expresen palabras de bendición con motivo del año nuevo. Seguidamente, utilizar la bendición propia para la ocasión: En el primer día del año, Misal, p.471. 7. Es conveniente, preparar y ofrecer, en la hora más indicada, la exposición y bendición con el Santísimo Sacramento para orar por la paz y reflexionar el respectivo mensaje del Papa.

Lun 31 Dic 2018

Que el 2019 sea un año feliz

Es el deseo del cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y Presidente del CELAM, al recibir el año 2019. El prelado invita a todos los colombianos a tener una actitud de permanente alegría. "Va ser un año feliz si somos capaces - en medio de las dificultades, las enfermedades, incluso la ausencia física de nuestros seres queridos - vivir con alegría, felices porque nos sentimos amados por Dios y llenos de su amor", señaló el purpurado. El cardenal Salazar Gómez invitó para que este nuevo año hagamos el esfuerzo de amar un poco más a nuestros hermanos y convertir nuestra vida en permanente alegría.

Sáb 29 Dic 2018

Obispos colombianos invitan a orar por la Iglesia

Los Obispos del país invitan a todas las comunidades católicas a realizar, durante el tiempo de Navidad y Año Nuevo, momentos especiales de oración y ejercicios de devoción por la Iglesia y su misión. De modo especial, animan para que el próximo 31 de diciembre se celebre en la noche una Hora Santa en todos los templos, capillas y oratorios, con esta intención por la Iglesia. Monseñor Elkin Álvarez Botero, secretario general de la Conferencia Episcopal, recordó que todos los católicos tenemos el compromiso de ser parte activa de la vida de la Iglesia, por ello estamos llamados a orar intensamente por ella y su acción evangelizadora. Con el fin de promover este espacio de oración comunitaria, proponen un subsidio pastoral que ofrece tres esquemas de celebración: Vigilia de oración en honor de Nuestra Señora de Guadalupe, el Rosario Mariano y la Exposición y Bendición con la Eucaristía. [icon class='fa fa-download fa-2x']Descargar Subsidio[/icon]

Vie 7 Dic 2018

Episcopado colombiano anima a los católicos a orar por la Iglesia

Los Obispos del país invitan a todas las comunidades católicas a realizar, durante el tiempo de Adviento, Navidad y Año Nuevo, momentos especiales de oración y ejercicios de devoción por la Iglesia y su misión. De modo especial, animan para que el próximo 31 de diciembre se celebre en la noche una Hora Santa en todos los templos, capillas y oratorios, con esta intención por la Iglesia. Monseñor Elkin Álvarez Botero, secretario general de la Conferencia Episcopal, recordó que todos los católicos tenemos el compromiso de ser parte activa de la vida de la Iglesia, por ello estamos llamados a orar intensamente por ella y su acción evangelizadora. Con el fin de promover este espacio de oración comunitaria, proponen un subsidio pastoral que ofrece tres esquemas de celebración: Vigilia de oración en honor de Nuestra Señora de Guadalupe, el Rosario Mariano y la Exposición y Bendición con la Eucaristía. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar Subsidio[/icon]

Jue 14 Dic 2017

Episcopado Colombia desea una feliz Navidad y un 2018 lleno de paz y reconciliación

A través de un video clip, las directivas, sacerdotes y colaboradores que laboran en la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), expresan su saludo de Navidad a todos los colombianos y desean que este tiempo sea de paz y reconciliación. El video institucional, que por primera vez se realiza, muestra los rostros de aquellas personas que colaboran en el episcopado y hacen posible que el Evangelio trascienda por toda Colombia. La agrupación musical ‘Estación Cero’ se sumó a la propuesta con la canción‘’Es Navidad’,que acompaña el mensaje navideño. Durante tres días las cámaras estuvieron recorriendo los distintos escenarios y dependencias de la CEC, logrando más de 20 horas de grabación que dieron como resultado el video clip de 3 minutos 30 segundos, con el que se quiere saludar a los colombianos e invitarlos a vivir una Navidad en familia, en paz y reconciliados. El presidente del episcopado, Monseñor Oscar Urbina Ortega, manifestó que en Navidad Cristo se hace presente de manera viva, como luz, en el corazón de cada colombiano, llenando de alegría y paz los hogares y los distintos escenarios de la vida nacional.

Mar 29 Dic 2015

Cardenal anima a que usemos el tiempo con sentido

”Que el tiempo no pase sin sentido, sino que sea signo de crecimiento”, aseguró el cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en un mensaje difundido para el fin de año. El purpurado recordó que el cierre y el inicio de un año deben ser puntos de referencia, no sólo para saber que el tiempo está pasando, sino para comprender que nuestra existencia está en movimiento. “Preguntémonos sí en este pasar del tiempo estamos creciendo, cómo estamos viviendo y qué propósitos tenemos”, cuestionó Salazar Gómez. El jerarca de la Iglesia animó para que los creyentes asuman el nuevo año una vida nueva basada en la solidaridad, fraternidad y la transformación.