Pasar al contenido principal

diócesis de quibdó

Vie 4 Mar 2022

Directivas de la Conferencia Episcopal visitarán territorios del Chocó

Como signo de sinodalidad y cercanía a los obispos, sacerdotes y comunidades del Chocó, las directivas de la Conferencia Episcopal de Colombia, presidida por monseñor Luis José Rueda, estarán los días 05 y 06 de marzo, visitando algunas zonas de este Departamento. La visita se dará luego, que los obispos católicos del Chocó y Urabá antioqueño, hicieran la invitación a las directivas, para que escuchen de primera mano la voz de las comunidades, quienes incesantemente claman de los actores armados se respete el Derecho Internacional Humanitario y haya un cese al fuego que permita detener la violencia y abrir caminos hacia la paz, en estos territorios tan golpeados y abandonados por el Estado. Entre los puntos de la agenda, está para el sábado 05 de marzo a las 7:00 p.m. la realización de una “Velatón por la Paz del Chocó”, en la Diócesis de Quibdó; el domingo 06 de marzo a las 9:00 am. en la Diócesis de Istmina-Tadó, una rueda de prensa, donde se presentará un balance de esta visita; y concluirá este mismo día con una eucaristía a las 11:00 a.m. en el Santuario Jesucristo, Divino Ecce Homo, Plan de Raspadura del municipio Unión Panamericana. Se tiene previsto que asistan monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia; y el secretario general, monseñor Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá.

Jue 18 Nov 2021

Informe de las Misiones Humanitarias realizadas en el Chocó y Antioquia

Fruto de las seis Misiones Humanitarias realizadas a lo largo de este año 2021, en 11 municipios del departamento del Chocó y de algunos municipios del Occidente de Antioquia, la Iglesia Católica y otras Iglesias, organizaciones etnicoterritoriales, comunidad internacional (agentes humanitarios internacionales), instituciones y organizaciones sociales, presentaron durante una rueda de prensa que se llevó a cabo este 18 de noviembre, los resultados de estos recorridos que evidencian una vez más la grave y compleja crisis humanitaria que se vive en esta parte del territorio nacional. “Los resultados de estas misiones, sus informes, solicitudes y recomendaciones constituyen no solamente una acción para informar y dar a conocer lo que pasa en los territorios afectados, sino que deberían tener, tanto para los actores armados como para el Estado un carácter vinculante, en la medida en que se trata de garantizar y proteger la vida y la supervivencia de la población civil que está en medio del conflicto”. En el comunicado de prensa que fue entregado por sus participantes, se informó que estas Misiones Humanitarias se realizaron por solicitud de las comunidades y de las autoridades étnicas. Fue así, como se procedió a conformar las delegaciones para visitar los territorios más afectados por el conflicto armado y “corroborar la correspondiente violación de los derechos humanos y las infracciones al derecho internacional humanitario que allí padecen sus habitantes”. “Mediante estas Misiones Humanitarias se logró de manera directa escuchar, acompañar, brindar apoyo moral y psicológico, solidaridad humanitaria, así como hacer pedagogía para la resistencia civil. Con estos acompañamientos se pretende encontrar nuevos caminos de diálogo que generen protección en los territorios, visibilizando las dificultades que viven las comunidades en el marco del conflicto armado que se recrudece en el país”, señala la misiva. Así también observaron que tras escuchar a las víctimas y a las comunidades, se recibieron las demandas y exigencias que van dirigidas a los actores armados y al Estado, todo esto, con el fin de “visibilizar la situación ante la opinión pública e incidir ante las diferentes instancias estatales y no estatales sobre dicha realidad. A este mecanismo de respuesta se le ha denominado Misiones Humanitarias”. Advirtieron además, que estas Misiones se amparan jurídicamente en el derecho internacional humanitario, “en la medida en que hacen parte del derecho que asiste a la población civil a no ser involucrados en la confrontación armada y a reclamar acciones orientadas a aliviar el sufrimiento, garantizar su supervivencia como pueblos y proteger sus derechos fundamentales”. Hallazgos de las Misiones Humanitarias * En el informe presentado, señalaron que el haber realizado seis Misiones Humanitarias durante el 2021 en los territorios más empobrecidos del país, “es un indicativo de la grave crisis causada por la reconfiguración del conflicto armado, el abandono estatal y el lento avance del Acuerdo de Paz”. * Además, que, los informes que desde el año 2016, sobre derechos humanos y análisis del conflicto, han difundido organismos internacionales, ONG nacionales, Iglesias y organizaciones sociales y étnicas “coinciden en señalar que en la región del Chocó y en el Occidente de Antioquia se vive una aguda crisis humanitaria”. Solicitudes urgentes a partir de lo observado A partir de las Misiones realizadas, las Iglesias y organizaciones participantes concluyeron que: “Lamentablemente,el clamor de las comunidades no ha sido escuchadoy, en consecuencia, las violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario, en lugar de disminuir,se intensifican y, en consecuencia, solo una acción humanitaria integral podrá dar respuesta a los flagelos que se viven en el departamento del Chocó y en el Occidente de Antioquia”. A lo que, los participantes de las Misiones, hicieron algunas solicitudes y exigencias. Entre ellas: Pedir a los actores armados el respeto irrestricto a las normas del derecho internacional humanitario para que se respete a las autoridades étnicas y su ejercicio de gobierno propio; al Gobierno colombiano le exigen con urgencia retomar la vía del diálogo y la negociación política con todos los grupos armados ilegales; garantizar el derecho a la libre movilidad y a la seguridad integral a lideresas, líderes, comunidades y organizaciones en los territorios; garantizar el derecho fundamental al mínimo vital de todas las personas desplazadas y confinadas, mediante la entrega de atención humanitaria adecuada y con enfoque diferencial; atender de forma integral la grave crisis humanitaria, social, económica y ambiental que vive el Chocó; convocar a la Comisión Intersectorial para el Departamento del Chocó, instituida por el Decreto 749 de 2018; al gobierno nacional que cumpla de manera decidida con el Acuerdo de Paz del año 2016; mantener la opción de la solución negociada al conflicto armado; se exige que se logre la reactivación urgente de la Mesa de Diálogos con el ELN; diseñar e implementar políticas públicas tendientes a superar la ilegalidad, representada en economías y actores ilegales y en la corrupción de amplios sectores de las autoridades estatales; a la Defensoría del Pueblo y a la Procuraduría General de la Nación, les piden hacer seguimiento a los informes de riesgo, alertas tempranas y emergencias manifiestas emitidas en estos territorios del Chocó y Antioquia; y a la comunidad internacional, organismos internacionales, y en general a las organizaciones defensoras de derechos humanos, continuar apoyando la visibilización de la crisis humanitaria e incidir en el gobierno nacional para lograr la garantía efectiva de los derechos humanos, étnicos y territoriales. Integrantes de las Misiones Humanitarias Hicieron parte de estas Misiones las siguientes instituciones: Foro Interétnico Solidaridad Chocó, Mesa de Concertación de los Pueblos Indígenas del Chocó, Organización Indígena de Antioquia, COCOMACIA, ACABA, ASCOBA, ACADESAN, COCOMINSA, ASOCOMESAN, Comité por las Víctimas De Bojayá, PCN, CONPA, Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia, Diócesis de Apartadó, Diócesis de Quibdó, Diócesis De Istmina-Tadó, Misioneras de la Madre Laura, Religiosos Claretianos, Iglesia Luterana, Iglesia Metodista, Iglesia Presbiteriana, Coordinación Regional del Pacífico, CIVP, SIZZOC, ANSUR, SICSAL, CODHES y CIEDERPAZ. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar COMUNICADO[/icon]

Lun 12 Jul 2021

En Quibdó, niños y jóvenes le apuestan a ser constructores de paz y convivencia

Seis comunas de la ciudad de Quibdó están padeciendo el flagelo de la extorsión y el microtráfico, jóvenes menores de 25 años son influenciados para formar parte de las filas de estos grupos delincuenciales. Esta situación tiene preocupado al Consejo Departamental de Paz, Reconciliación y Convivencia de Chocó, razón por la cual, presentaron al fondo de subvenciones del programa ConPaz del Secretariado Nacional de Pastoral Social-Cáritas Colombiana (SNPS), una iniciativa donde las niñas, niños y jóvenes de ocho barrios de la Zona Norte de Quibdó, realizarán actividades culturales y deportivas, enmarcadas dentro de la promoción de la paz y la convivencia. La iniciativa llamada, “Niñas, niños y jóvenes constructores de paz, convivencia y reconciliación comunitaria”, hace parte de una estrategia que busca romper barreras invisibles, recuperar espacios sociocomunitarios e impulsar espacios protectores y seguros como aporte en la construcción de confianza, convivencia pacífica y reconciliación desde las vivencias comunitarias. Para su desarrollo, se contempla realizar la Primera Copa Infantil de Mini fútbol “Unidos por la Paz y la Reconciliación”, con participación de ocho equipos de diferentes sectores del norte de Quibdó. Las niñas, niños y jóvenes participantes, recibirán talleres de sensibilización en valores ciudadanos. Adicionalmente, se implementará la metodología El Golombiao – El Juego de la Paz-, se trata de una estrategia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para promover convivencia y paz, donde el fútbol es comprendido como un vehículo para la construcción de proyectos de vida, alejados de la violencia en comunidades vulnerables y afectadas por el conflicto. Con los recursos de la subvención otorgada por el Programa ConPaz de hasta 9 millones de pesos, se apoyará la logística del evento y facilitará materiales, equipos y uniformes, para los grupos deportivos y culturales participantes. La iniciativa también busca que se adecúe el espacio deportivo donde se llevarán a cabo las actividades con graderías e iluminación, labor a cargo de la Empresa de Energía de Chocó – DISPAC, entidad con la cual el comité de impulso del Consejo de Paz se reunió el pasado 15 de junio y realizó una visita al campo deportivo. Con la adecuación se reinaugurará el campo deportivo, como espacio protector y seguro en el barrio La Fe, a través del encuentro “Haciendo Amigos” con la metodología de la Fundación Abrásame Chocó. Para este encuentro se espera contar con la participación de otras entidades locales, instituciones gubernamentales, organizaciones sociales, organizaciones eclesiales, líderes y lideresas comunitarias. También, se llevará a cabo el “Torneo de la Oportunidades”, que busca la promoción de talentos juveniles y el fortalecimiento de capacidades de jóvenes para emprendimientos productivos y de turismo, con el acompañamiento del Círculo de Periodistas de Quibdó y empresas privadas. Con el propósito de continuar sumando aliados para el desarrollo de la iniciativa, el Consejo Departamental de Paz se ha reunido con UNICEF, la OEA, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz – OACP, el Programa de Desarrollo y Paz – CIEDERPAZ, el Consejo Territorial de Paz, Reconciliación y Convivencia de Quibdó, entre otras organizaciones locales. Además de estas organizaciones se han vinculado a la propuesta Corposocial, la diócesis de Quibdó, el grupo cultural Aires del Atrato Chirimía y ocho Juntas de Acción Comunal. Las consejeras y consejeros de paz del Chocó y las Juntas de Acción Comunal esperan dar continuidad a esta iniciativa y replicar la experiencia en otros sectores de Quibdó y del departamento. La idea es que sean muestra de entornos protectores y seguros para niños, niñas y jóvenes, así como espacios de construcción de paz, convivencia e integración comunitaria, desde la cultura y el deporte. Fuente: Oficina de comunicaciones SNPS

Mar 22 Jun 2021

Obispo de Quibdó preocupado por situación de pandemia en su territorio

En coherencia con la situación de emergencia sanitaria que se vive en el Departamento del Chocó, la Diócesis de Quibdó, presidida por monseñor Juan Carlos Barreto Barreto, ha tomado algunas medidas de prevención, que van en concordancia con el respeto a la vida de las personas que promulga la Iglesia Católica. 1. Desde el lunes 21 de junio hasta el domingo 4 de julio, los templos parroquiales del territorio diocesano estarán cerrados. La comunidad católica podrá participar de la Santa Misa a través de las transmisiones virtuales y de los medios de comunicación. 2.Los sacerdotes se abstendrán de realizar reuniones y de visitar comunidades rurales durante este tiempo. 3.De acuerdo a lo indicado en otros momentos, las exequias no se podrán celebrar en las casas ni en las calles. (...) En la ciudad de Quibdó, la celebración de exequias se realizará solamente en la Catedral San Francisco de Asís. En caso de que las familias no valoren estos criterios, los sacerdotes se verán en la obligación de negarse a la celebración de las exequias. En un comunicado, suscrito por monseñor Barreto, el prelado manifiesta la preocupación por el alto porcentaje de los contagios de la Covid 19."Hemos constatado que los casos son cada vez más frecuentes, y las actividades de prevención y atención son escasas". Frente a esta realidad, observa que son“incoherentes”las últimas medidas tomadas a nivel institucional, pues pueden llevar a agravar la difícil situación de salud y mortandad que se viene presentando. Agrega que, a esto, se le aumenta el mal manejo que un sector de la población está dando a la pandemia con el uso irresponsable del autocuidado. "La Diócesis de Quibdó renueva su opción por la vida e invita a personas e instituciones a comprometerse más decididamente con la protección de todas las vidas". En su mensaje, el prelado hace algunas recomendaciones a las autoridades sanitarias y de gobierno, entre ellas que se ofrezcan medidas integrales y programas pedagógicos visibles a la población; hacer cumplir estrictamente los protocolos para la inhumación de las personas que fallecen por la Covid-19; y fortalecer la estructura asistencial para responder al momento actual y salvar vidas. Finalmente, hace un llamado especial a la población para que descarten“las actitudes desafiantes”que han venido mostrando algunos frente a la pandemia, asistiendo a eventos sociales que están llevando de manera irresponsable al aumento de los contagios. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Jue 10 Jun 2021

Iglesia y varias organizaciones denuncian “panorama sombrío” en el Chocó

En un comunicado, los representantes de organizaciones sociales y etnicoterritoriales del departamento del Chocó, y las diócesis de Quibdó, Istmina - Tadó y Apartadó, expresan su preocupación por las constantes amenazas que siguen sufriendo las comunidades de estos territorios del Pacífico, así como por el creciente empobrecimiento de la población. "La situación de violencia continúa siendo insoportable en la gran mayoría de los municipios del Chocó. Los grupos armados y la delincuencia organizada ejercen control en gran parte del territorio, afectando gravemente sectores urbanos y rurales (...) El empobrecimiento de la población del departamento continúa aumentando, haciendo que cada vez sea más difícil la supervivencia del 70% de sus habitantes", alertan en su mensaje. Igualmente, señalan que a esta difícil situación se suma el incremento en el número de contagios por COVID-19, llevando a decretar la alerta roja en el tema de salud. "Es lamentable que, en este contexto, el departamento padezca por la pésima atención hospitalaria, caracterizada por falta de atención a los pacientes, deudas salariales, desórdenes administrativos y una precaria infraestructura". En este contexto, advierten que la Misión Médica que ha venido apoyado esta emergencia sanitaria, está siendo "atacada sistemáticamente por la criminalidad organizada y por las prácticas de corrupción privada y estatal que ponen en riesgo la vida del personal médico y la salud de los usuarios". En materia educativa, los firmantes de la misiva observan que, tras la pandemia, niños y jóvenes se han visto afectados en sus procesos de formación y el Ministerio de Educación "se niega a garantizar las condiciones necesarias para el retorno seguro a la presencialidad". Frente a este panorama sombrío, hacen un nuevo llamado al Gobierno Nacional, regional y local para que, prontamente, sean atendidos los "reclamos que históricamente se han hecho desde la sociedad civil". Así mismo, invitan para que en el contexto del Paro Nacional, todos los actores, de manera especial los jóvenes, se unan a un diálogo regional "que le permita al departamento encontrar caminos concretos para exigir sus derechos y sumarse con propuestas al nuevo horizonte del país", puntualizan. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Jue 13 Mayo 2021

Ante crisis nacional, reflexiones y llamados de la Diócesis de Quibdó

La Diócesis de Quibdó, presidida por su obispo Juan Carlos Barreto Barreto, ha presentado un comunicado en el que ofrece algunas reflexiones y llamados frente a la actual situación que se vive en el país. En el mensaje reconocen como legítimas las motivaciones que han llevado a que los colombianos salgan a las calles a manifestar su inconformidad “con las situaciones de injusticia que se viven en el país”. Así también, enumeran diferentes factores, que aseguran, han sido los detonantes para que se dieran los resultados que hoy vive el país. “Los jóvenes, los campesinos, los indígenas, las comunidades afrodescendientes, los empleados y desempleados y otros sectores, han decidido defender la vida, aun en el contexto de los riesgos evidentes a causa de la pandemia que azota a la humanidad, pero con la certeza de que la muerte también llega disfrazada de oportunidades negadas en los campos de la educación, la salud, el trabajo y la paz”, señala la misiva. La Iglesia, en esta región del pacífico, se solidariza con quienes han perdido a sus seres queridos, heridos y desaparecidos. Expresa su rechazo a los casos de evidente represión estatal violenta y abusiva que se han presentado, así como también por parte de extremistas radicales. A la vez que lamentan que personas ajenas a la protesta social estén utilizando estos espacios para actos delincuenciales. Esta jurisdicción eclesiástica hace la debida aclaración de que, a pesar de estar apoyando la movilización pacífica, en ningún momento ha convocado a los fieles para que salgan a la calle. Esta aclaración se hace en consideración a la emergencia sanitaria que vive hoy el Departamento de Chocó por el aumento de contagios. Sin embargo, advierten que apoyarán desde diversos espacios, donde no se atente contra la vida humana, los reclamos de la sociedad civil colombiana, así como los derechos de la comunidad chocoana. Finalmente, advierten que son grandes los retos que se plantean para que se garanticen los derechos sociales y económicos de los ciudadanos, por lo que enumeran una serie de llamados que van dirigidos a los diferentes actores del país. Terminan su mensaje haciendo una invitación a orar por la paz y la justicia social. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Lun 29 Mar 2021

Iglesia pide cese al fuego en Chocó y Antioquia

Al darse inicio a las celebraciones de la Semana Mayor, la Iglesia católica en los departamentos de Chocó y Antioquia hace un llamado a los actores armados y grupos delicuenciales para que hagan un cese al fuego durante cien días. En un comunicado, firmado por los obispos de las diócesis de Quibdó, Istmina - Tadó y Apartadó, expresan que esta invitación busca "abrir espacios de reflexión y concretar acuerdos humanitarios que abran el horizonte hacia la paz integral que requerimos en la ciudad de Quibdó y en los demás municipios de los departamentos del Chocó y de Antioquia que hacen parte de nuestras Iglesias particulares". En este sentido, esperan que el llamado sea atendido por estos grupos que siguen sembrando el miedo en las comunidades indígenas, afrodescendientes y mestizas. Igualmente, recuerdan a los entes institucionales la tarea que tienen "para responder de manera eficaz al clamor de la ciudadanía que exige derechos". A la sociedad civil, le piden no ser indiferente, ni conformista frente a esta realidad y les alientan a aportar de manera constructiva en las soluciones requeridas. Por otra parte, animan a los fieles católicos para que participen de manera presencial o virtual, de las ceremonias propias de la Semana Santa, acogiendo la invitación hecha por el Papa Francisco para profundizar en la realidad de la familia y en la figura de San José. "Las predicaciones y celebraciones de la Semana Santa tendrán un énfasis en estas temáticas desde la perspectiva de la centralidad del Misterio Pascual y en conexión con otras realidades del contexto en el cual vivimos". En general, los obispos de esta región exhortan a los cristianos católicos, a los cristianos de otras denominaciones y a los sectores de la sociedad civil, para que vivan este tiempo con el mayor respeto y con los cuidados necesarios frente a la pandemia del Covid-19. "Los desórdenes, los excesos, la corrupción y los abusos en la convivencia social no son coherentes con la fe cristiana y con otras expresiones de espiritualidad y de cultura ciudadana". [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Mar 23 Feb 2021

Obispos acompañan a comunidades del Río Baudó, víctimas de disputa territorial

En un video-mensaje difundido este 22 de febrero, la Iglesia católica presente en la región de Antioquia y Chocó, representada en sus obispos, pide con claridad y contundencia al Gobierno Nacional que mire con mayor atención estos territorios tan golpeados por la violencia, especialmente a la subregión del Baudó. Desde el 22 de febrero y hasta el viernes 26 de este mes, monseñor Juan Carlos Barreto Barreto, obispo de Quibdó; monseñor Mario de Jesús Álvarez Gómez​, obispo de Istimina – Tadó, y monseñor Hugo Alberto Torres Marín, obispo de Apartadó, se encuentran realizando un acompañamiento de escucha a las comunidades del Río Baudó, que son víctimas de la disputa territorial entre el ELN y Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC). “No podemos seguir arrastrando una historia de olvido y de desprecio que alimenta la violencia, la muerte, con todo lo que hay alrededor (…) La Iglesia quiere colaborar, quiere acompañar, pero le corresponde a los gobiernos nacional, departamental y local hacer lo propio, para que estas comunidades vayan resurgiendo y encuentren el camino de la redención”. Al lamentar el asesinato de la Indígena Luz Aida Concha, de la comunidad Miacora,los obispos hacen un llamado a los grupos al margen de la ley para que paren esta ola de violencia y miren el sufrimiento causado a las comunidades. Por su parte, monseñor Juan Carlos Barreto, en diálogo con el Departamento de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), señala algunos factores que siguen aterrorizando a las comunidades de estos territorios chocoanos: “asesinatos, minas antipersonales, reclutamiento de menores, desplazamiento, confinamiento, amenaza a líderes y comunidades”. Frente a este panorama, observa que la presencia de los obispos en estos territorios, “además de acompañar a las comunidades”, también permite “visibilizar la situación y hacer incidencia ante la Comunidad Internacional y el Estado colombiano. La respuesta que se pide es integral”.