Atendamos con prontitud a quien se acerca a nuestra casa

Como pueblo elegido de Dios venimos el domingo a celebrar el día de nuestra salvación. Somos llamados y consagrados para anunciar al mundo las maravillas del amor de Dios y que tiene su máxima expresión en su Hijo Jesucristo. Unidos en la fe vivamos este encuentro de hermanos que nos fortalece para crecer en la hospitalidad.


Lecturas

Primera lectura: Génesis 18,1-10a
Salmo de respuesta: 15(14),2-3a.3bc-4ab.5 (R. cf. 1a)
Segunda lectura: Colosenses 1,24-28
Evangelio: Lucas 10,38-42


  CONTEXTO BÍBLICO

Hoy la Palabra quiere hacer énfasis en la actitud de hospitalidad que debemos tener como creyentes. Abraham, sentado a la puerta de su tienda, reconoce en los tres hombres la presencia de Dios, porque sabe que Él habla a través de mensajeros y por éste motivo se dirige a ellos en singular: “…haré que te traigan agua…” y asume la tarea de siervo. Un siervo que con prontitud atiende las necesidades de quien se acerca a su casa. “Agua, Pan, Leche, ternero guisado…” no escatima en nada y lo entrega todo, y a cambio recibe la promesa de vida: “Cuando vuelva a ti… Sara habrá tenido un hijo”.

Puedes adquirir el Plan Nacional de Prediación en la Librería del Episcopado


Posted by Admin9834