Cuando Dios está en nuestras vidas somos capaces de servir a los hermanos

Dios quiere hoy que su voz sea de consuelo y esperanza, pero también de afirmación de la grandeza de su amor y de nuestra disponibilidad para hacernos servidores de la Causa de la verdad y de la vida en la que Jesús es nuestro Señor y redentor. 


  • Primera lectura: Is 45,1.4-6 
  • Salmo: Sal 96(95),1+3.4-5.7-8.9-10a+c (R. 7b)
  • Segunda lectura: 1Ts 1,1-5b
  • Evangelio: Mt 22,15-21.

Contexto bíblico
¿Qué dice la Sagrada Escritura?

La Palabra Divina nos muestra cómo Dios eligió a Ciro para que fuera para Israel un signo de libertad y de esperanza, en contraposición al signo doloroso del César del Evangelio, que es para Israel signo de muerte y de opresión. 

San Pablo en la introducción a la Carta a los tesalonicenses, no sólo ofrece la formalidad de un saludo sino que propone el tema de esperanza que esa carta contiene y que se hace necesario en el mundo de hoy.

¿Qué me dice la Sagrada Escritura?

Dios me muestra a mí y a la comunidad entera, la fuerza de su amor único e irremplazable, el que me permite discernir sobre el lugar que ocupan en mi vida las personas, las cosas, las aspiraciones, las opciones que hacemos.

En la palabra que Dios me propone este domingo, he de encontrar también el sustento de mi esperanza, para que la voz de Pablo me invite a mí y a cuantos configuramos la comunidad, a una vida de confianza y de esperanza.

Contexto situacional: 
¿Qué me sugiere la Palabra que debo decir a la comunidad en su realidad concreta?

Hoy, más que nunca, los creyentes estamos llamados a distinguir los ámbitos de nuestra vida y preocuparnos por servir a quien de verdad nos salva, nos redime, nos integra como personas a la comunidad. Servir al “César” de este mundo sería asumir la dependencia de las cosas que marcan nuestra hora presente: el poder, el placer, la riqueza. Una vida así dividida tiende a desconocer y posponer los valores más auténticos y a generar esclavitudes que, como la que afectaba a Israel, muchas veces se disfrazan en aparentes acuerdos entre lo divino y lo humano que terminan ahogando la supremacía de Dios y postrando la fe al servicio de realidades humanas intrascendentes.

Contexto celebrativo:
¿Cómo el encuentro con Jesucristo me anima y me fortalece para la misión?

Cada celebración Dominical es un encuentro con la Palabra, la persona, el misterio del Señor. 

La liturgia misma tiene como centro no el “cesar” de este mundo sino el Señor de la Historia, cuya imagen no está grabada en el haz de una moneda sino en la vida misma de cada persona que haya encontrado el amor de Dios.

Cuando ese amor lo centra todo, entonces empiezan a surgir las iniciativas que nos permitan hacernos servidores de los hermanos en quien está viva la imagen de Dios y cuya promoción y reconocimiento son misión de la Iglesia en la que todos fuimos consagrados al Señor. 

Las lecturas contrastan complementándose, porque lo que para Israel fue bendición en Isaías, es dolor para el Israel de los tiempos de Jesús. Es allí donde el Señor centra nuestra vida en una actitud de respeto y consideración por las autoridades, salvando con valor la identidad de nuestro único Dios al que en la Liturgia de cada Domingo llamamos Señor de tantos modos.

Es Él el que impulsa la acción de la Iglesia, la dirige como Señor y la espera para premiarla con el Reino de la Verdad y de la Vida, para que el anuncio del Evangelio y la misión de la Iglesia no se parezcan en lo más mínimo a la campaña servil de un rey humano sino que sean el paso del único señor que nunca se nos muere y que vive para siempre.
 
Recomendaciones prácticas:

  • Este día coincide con el de las Misiones. Es bueno que se siga la pertinente indicación cuando se escojan las lecturas que se proponen.
  • Tener presente que el sábado 28 octubre, es la fiesta de los Santos Simón y Judas, apóstoles

Posted by Admin9834