Dios es Padre de toda la humanidad

La liturgia de la Palabra saca fuera de nosotros cualquier idea que subsista en torno a privilegio, elección excluyente, un Dios para unos pocos. El Dios revelado en las escrituras es Padre de toda la humanidad, se interesa por todos y a todos los quiere en el banquete del Reino. Hagamos vida esta Palabra para vestir el traje digno de tan sublime regalo.


  • Primera lectura: Is 25,6-10ª
  • Salmo: Sal 23(22),1-3a.3b-4.5.6 (R. cf. 5a)
  • Segunda lectura: Flp 4,12-14.19-20
  • Evangelio: Mt 22,1-14 (forma larga) o Mt 22,1-10 (forma breve).

Contexto bíblico


¿Qué dice la Sagrada Escritura?

El don de la salvación prometida por Dios es para todos los pueblos, regalo divino que Israel en tiempos de Jesús no había logrado comprender plenamente a pesar de los anuncios realizados por los profetas. La visión cerrada en algunos miembros del pueblo de la antigua alianza se vio sorprendida por los anuncios hechos por el Hijo del Altísimo, de un banquete en el que los convidados eran “malos y buenos”, llamados todos a la fidelidad a su Señor. La paciencia divina en la construcción del Reino se percibe patentemente en los reiterados envíos de sus servidores (los criados) quienes, convocando al banquete de bodas, apelan a la libertad humana, la misma que hace a los hombres responsables de la situación con que se presentan en la sala de los invitados. El traje, del que habla el evangelista Mateo, no es otro que el de la conducta del hombre, representada en el relato por los intereses que mueven el actuar humano: “uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás les echaron mano a los criados y lo maltrataron hasta matarlos”. El mismo Cristo fue víctima de esta ceguera y cerrazón del corazón, que hizo al hombre incapaz de contemplar a Dios con rostro humano en medio de ellos.

¿Qué me dice la Sagrada Escritura?

No porque nos llamemos cristianos tenemos asegurada la entrada al banquete de bodas o somos invitados con puesto asegurado. Nuestro mundo aqueja de grandes injusticias y males, en lo personal y social. Se percibe la fuerza del mal que esclaviza y pone al hombre al servicio del reino de la tiniebla, de la muerte.

Las reiteradas amonestaciones de los profetas, llamando a la obediencia, a seguir los caminos del Señor, fueron también asumidos por Jesús, invitando desde el inicio de su predicación a la conversión, a vivir el espíritu de la ley, a comportarnos como verdaderos hijos de su Padre Dios. 


Contexto situacional


¿Qué me sugiere la Palabra que debo decir a la comunidad en su realidad concreta?

Nuestras elecciones, en las que rechazamos la invitación del Señor, para ocuparnos de nuestros propios asuntos, perdiendo el horizonte de eternidad, embebidos en lo terrenal y atados a las ofertas de felicidad de este mundo, solo ocasionan que lleguemos sin el traje apropiado, sin la comunión requerida para vivir eternamente con Dios. Acoger a los mensajeros y el anuncio que se nos hace, es condición para que podamos ser considerados dignos de tan sublime beneficio. Por tanto, no podemos ser indiferentes frente a la misma, no puede ser tomada con ligereza, pues obrando así nos excluimos de “habitar en la casa del Señor por años sin término”, perdemos las bondades con que nos apacienta nuestro “pastor”.

El profeta Isaías, al indicar que “el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo”, testimonia el sufrimiento –consecuencias de su obrar equivocado– al que Israel se vio sometido por abandonar a su Señor. Sus males, son los mismos que encontramos hoy en nuestro mundo, cuando el hombre termina por vivir aceptando la muerte de inocentes, la conculcación del derecho de los débiles, la mentira y el engaño, el fraude, la mentira, la falsedad, la infidelidad, la avaricia, la deshonestidad, la violencia. Un hombre vuelto a sí mismo y sin referencia al eterno, termina por destruirse y destruir la obra misma de Dios. 


Contexto celebrativo


¿Cómo el encuentro con Jesucristo me anima y me fortalece para la misión?

Venir en este día a la eucaristía no puede reducirse al cumplimiento de un rito por motivos de devoción o piedad. Nuestra presencia debe tornarse en una aceptación a trabajar por hacer cambios en nuestro modo de pensar y actuar, de tal forma que lleguemos a ser cooperadores de los enviados del Señor, es decir todos “discípulos”, amigos de Jesús y colaboradores de su proyecto de salvación de todos los hombres. Una comunidad que no hace esfuerzos por atraer a los lejanos, incluir a todos, por anunciar la buena nueva, por implantar en el mundo los regalos del Mesías, ha desfigurado su propia identidad, ya no es la asamblea del Señor. Pues creyentes y no creyentes reciben a su vez la llamada a la conversión, a transformar el corazón para que Dios esté al centro del mismo. Nos asiste en este empeño la gracia divina, la compañía del Maestro, que no abandona a los que elige, ni deja a la deriva a cuantos le sirven.   


Recomendaciones prácticas


  1.  Podría servir para motivar la reflexión de los fieles una cartelera con la siguiente frase: “A todos los que encontréis, convidadlos a la boda”.
  2. Se Sugiere el uso del Prefacio Dominical X: "El Día del Señor".
  3. Al final de la Misa puede hacerse la fórmula de Bendición solemne: En el Tiempo Ordinario VI, p. 477 del Misal.
  4. Resaltar la celebración del sábado 21 en torno Santa Laura Montoya, religiosa misionera de nuestra patria.
  5. Tener presente que: 
    • El miércoles 18 de octubre, es la fiesta de San Lucas, evangelista.  
    • El próximo domingo 22 octubre es la Jornada Mundial de las Misiones.

Posted by Admin9834