El cristiano está llamado a vivir en el mundo sin ser del mundo

VIGÉSIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
                          18 de octubre de 2020

Primera lectura:  Is 45,1.4-6
Salmo: 96(95),1+3.4-5.7-8.9-10a+c (R. 7b)
Segunda lectura: 1Ts 1,1-5b
Evangelio: Mt 22,15-21           

I.   Orientaciones para la Predicación

Introducción
•  Dios realiza su plan de salvación en el mundo valiéndose de los seres humanos.
•  El cristiano está llamado a vivir en el mundo sin ser del mundo.
•  La autoridad humana viene de la autoridad divina y Dios la permite para establecer el orden en el mundo.

1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?
En el texto de Isaías se describe la acción de Dios a través de Ciro, rey de Persia que gobernó del 550 al 530 a.C., bajo cuyo reinado terminó la cautividad babilónica. El profeta describe al rey como el ungido del cual se vale Dios para realizar su designio de salvación en medio de su pueblo. Algo importante en el texto, es el respeto que Dios manifiesta por la libertad y las decisiones humanas que la gobernante toma con relación al pueblo, a través de estas acciones y del obrar humano, Dios manifiesta su cercanía con el pueblo y va acompañando su destino. El rey es el instrumento humano escogido por Dios para conducir la historia de su pueblo. Un detalle importante del texto es la mención que se hace de Ciro como ungido no por la perfección humana de su persona sino en relación a la misión que Dios le permite ejercer en favor del pueblo; por esta razón, el gobernante es el ungido de Dios porque es preferido para liberar al pueblo del dominio Babilónico.

Un detalle que no se puede dejar pasar en el texto es la afirmación “Soy yo, Yahveh”, con ella, se reafirma que Dios es único - el monoteísmo bíblico-, pero también se deja claro que el primer lugar es para Dios y el papel o la mediación del hombre en este caso del gobernante, es secundaria. En todo caso, con el profeta enfatiza que es Dios quien conduce la historia, pero se vale de la actuación del hombre.

En el Evangelio se presenta la discusión en torno a la moneda con la figura del emperador que circulaba entre los habitantes del Imperio y que se consideraba una ofensa para el culto judío ya que tenía la figura de Tiberio Cesar emperador de la época y el cual era considerado una divinidad, a tal punto que en la moneda rezaba la siguiente frase: “Tiberio César, Augusto hijo del divino Augusto, supremo sacerdote”, esta inscripción era ofensiva para el culto monoteísta del pueblo judío ya que se consideraba una idolatría tener otra divinidad distinta de Yahveh.

La pregunta que le hacen a Jesús va en un doble sentido, por un lado, la cuestión de la idolatría y por el otro, la obligación de cumplir la ley civil pagando el tributo al Cesar. Frente a esta cuestión, Jesús responde sabiamente: dar al Cesar lo que es del Cesar, es decir, cumplir la ley civil sin que esta nos aparte del culto dado a Dios, y a Dios lo que es de Dios, es decir, no olvidar que el primer lugar es para Yahveh, ya que solo a él se debe dar honor y gloria. En otras palabras, podemos expresar que el cristiano vive en el mundo sin ser del mundo mientras cumple con las normas y leyes civiles siempre y cuando estas no vayan en contra de su conciencia moral y no lo aparten de Dios ni lo mundanicen.

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?
Podemos destacar tres énfasis de la Palabra de Dios este domingo:
•  Dios guía la historia y se vale de la actuación de los hombres. En el caso descrito por el profeta Isaías se relata la acción de Dios que respeta nuestra libertad; pero va conduciendo la historia a través de los hechos humanos, en el caso de un gobernante bueno, en cuanto este se deja conducir por Dios y obra con rectitud, pero también encontramos el caso del mal gobernante o de la persona que actúa mal, en ese caso, Dios respeta la libertad del hombre que obra mal, pero es de aclarar que ese pecado trae consecuencias para todo un pueblo y también ahí Dios permite esas consecuencias sin que eso signifique que busque nuestro mal, ya que Dios respeta las decisiones de los hombres aunque estas sean equivocadas y traigan consecuencias para todos. En todo caso es importante que el gobernante reconozca que su autoridad viene de Dios a quien corresponde el primer lugar, un ejemplo claro que nos encontramos, es el caso del Rey Salomón que para gobernar a su pueblo pido la sabiduría divina.

•  El cristiano puede dar testimonio de su permanencia en el mundo cumpliendo con los deberes civiles, pero sin dejar que su corazón se contamine con la maldad y la idolatría del mundo. El testimonio de una vida comprometida con el evangelio es una forma sencilla y eficaz para evangelizar; de modo especial en la familia y en los ambientes de trabajo o lugares donde nos encontremos. En este domingo se celebra la jornada mundial de las misiones y es importante recordar que todos somos misioneros por el bautismo y estamos llamados a evangelizar en medio del mundo donde nos encontramos.

•  Un escrito anónimo de los padres de la Iglesia comenta este evangelio y nos recuerda que: “La imagen de Dios no ha sido pintada en oro, sino moldeada en los hombres. La moneda del César es de oro; la moneda de Dios es el hombre. En las monedas se ve al César; en los hombres se reconoce a Dios. Por tanto, dad vuestras riquezas al César, pero reservad para Dios la inocencia exclusiva de vuestra conciencia, donde se ve a Dios. La imagen del artesano esculpió́ la imagen del César, grabándola con caracteres corruptibles. Sin embargo, la mano divina estampó con diez cinceles vivos la imagen de Dios en el hombre”.

Por lo tanto, el hombre debe buscar las cosas de Dios que lo ha creado y ha dejado su imagen grabada en el corazón. La imagen del César pasa; mientras que la imagen de Dios grabada en el hombre, permanece para siempre.

3.  Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
Señor, te pedimos que nos ayudes a actuar correctamente para que tu designio salvífico en la historia humana se cumpla a través de nuestras acciones libres y responsables. Concédenos la capacidad de estar en el mundo cumpliendo con los deberes que son necesarios para mantener temporal de las cosas, pero sin dejarnos contaminar por la maldad y la idolatría del mundo. Ayúdanos a ser cristianos comprometidos con la construcción de un mundo mejor donde demos testimonio del amor a Dios y al prójimo.

II.   Moniciones y Oración Universal o de los Fieles

Monición introductoria de la Misa
Dios nos llama a estar en el mundo y dar testimonio de nuestra vida cristiana   anunciando el Evangelio sin dejar que nuestro corazón se mundanice, por eso venimos a esta celebración eucarística a tributar a Dios el honor y la gloria, reconociendo su grandeza y su amor en medio de su pueblo. Participemos con alegría.

Monición a la Liturgia de la Palabra
Dios se vale de las acciones humanas para guiar y conducir la historia. Toda autoridad humana viene de la autoridad de Dios que gobierna el mundo, pero mientras estamos en el mundo, los seres humanos debemos cumplir con las obligaciones establecidas por los gobernantes, pero sin olvidarnos de Dios a quien corresponde el honor y la gloria. Escuchemos con atención.

Oración Universal o de los Fieles
Presidente: Dios Padre lleno de amor dirige nuestra historia y nos acompaña en nuestro camino respetando nuestra libertad. A él dirigimos nuestra mirada y elevamos nuestra súplica confiada diciendo:           

R. Padre santo, escúchanos           

1.  Concede fortaleza y sabiduría a la Iglesia para continuar anunciando el Evangelio a todas las naciones.
2.  Otorga rectitud y discernimiento a los gobernantes para que trabajen por el bien común y establezcan el orden entre los pueblos.
3.  Bendice y santifica a la familia para que se consolide en la unidad, el respeto y el diálogo en cada uno de sus miembros.
4.  Acompaña y dirige los pasos de todos los bautizados, para que con nuestro testimonio de vida seamos discípulos y misioneros de Jesucristo.
5.  Conforta y auxilia a los enfermos, especialmente a los que sufren a causa del COVID-19, para que sientan tu presencia en medio de las pruebas y sufrimientos que padecen.

En un momento de silencio presentemos al Padre nuestras intenciones personales.

Oración conclusiva
Recibe, oh Dios, nuestras oraciones
que te presentan tus hijos
que se dirigen a ti con fe y esperanza.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén

Posted by editorCEC1