El hombre debe mantenerse expectante y vigilante para no permitir que el mal corrompa su vida

DECIMOSEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Primera lectura:  Sb 12,13.16-19 
Salmo: 86(85),5-6.9-10.15-16a (R. 5a)
Segunda lectura: Rm 8,26-27
Evangelio: Mt 13,24-43

I.  Orientaciones para la Predicación

Introducción
•  Dios nos enseña la necesidad de ser pacientes para saber esperar el momento oportuno de su intervención.
•  El juicio y la sentencia únicamente le corresponden a Dios como creador y dueño de todo.
•  El hombre debe mantenerse expectante y vigilante para no permitir que el mal corrompa su vida.

1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? 
En el evangelio, la parábola del trigo y la cizaña nos hace entrar en dinámica de la paciencia de Dios que espera hasta el momento final, muy distinta de la impaciencia del hombre que quiere intervenir por su cuenta en el proceso de crecimiento del trigo y la cizaña que germinan a la par. El relato nos muestra la preocupación del hombre por el problema del mal en el mundo reflejado en la presencia de la cizaña en medio del trigo, por eso, el hombre quiere que Dios intervenga en ese mismo momento antes de la siega; sin embargo, Cristo les enseña a sus discípulos que deben ser pacientes y esperar hasta el momento de la cosecha cuando se terminará el tiempo del mal, pues la cizaña terminará perdiéndose en el fuego. El ser humano tiene la tendencia a actuar precipitada y aceleradamente buscando soluciones inmediatas y en la parábola Dios nos enseña la necesidad de la prudencia para saber esperar el momento oportuno para actuar. Dios es paciente y sabe esperar al hombre concediéndole un tiempo propicio para que cambie de conducta. El mal no triunfa definitivamente pues la victoria es de Dios.

El libro de la sabiduría, por su parte, nos enseña que la justicia solo le corresponde a Dios, por eso, delante a los cananeos, se ha adoptado una actitud severa frente a sus crímenes, pero también está la misericordia que sabe esperar hasta el momento final. Igualmente, en la parábola del trigo y la cizaña, se advierte que el momento de la siega, será el momento del juicio cuando se separará el trigo de la cizaña, es decir, allí se apartará el bien del mal. Muchas veces caemos en la tentación de separar por nuestra cuenta lo bueno de lo malo y olvidamos que esto solo le corresponde a Dios en el momento final, cuando su Voluntad así lo determine. La cizaña tiene un aspecto de cierta semejanza al del trigo pero es algo engañoso y con ello se nos plantea la necesidad del discernimiento para saber distinguir el bien del mal, ya que ambos deben coexistir unidos hasta el día del juicio cuando saldrá a la luz tanto lo que sirve y se almacena -el trigo-, como lo que se descarta para ser quemado -la cizaña-; antes de ese momento final es muy difícil pretender separarlos, ya que como aclara la parábola, se podría estropear el trigo y echarlo a perder. Por esta razón no nos corresponde a nosotros aplicar justicia por nuestros medios, ya que esto es tarea única y exclusiva del dueño de la siembra -El Padre Creador-.

La necesidad de la vigilancia es un detalle relevante de la parábola, pues es durante la noche, mientras se duerme, cuando hay oscuridad y el mal puede actuar con mayor libertad sin ser descubierto, el enemigo siembra la cizaña en el mismo campo donde se ha plantado el trigo. Esto indica que el discípulo del Señor no puede descuidarse ni un momento porque el enemigo está al acecho en espera de la oportunidad de que el hombre duerma para sembrar el mal en el campo del bien -La cizaña en el campo del trigo-. La vigilancia es la actitud propia de aquel que se mantiene atento y expectante en actitud de defensa frente a los ataques del mal para prevenir que el maligno entre a hacer estragos en el campo de la siembra.

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? 
¿Qué tan paciente eres? Buscas soluciones inmediatas, te tomas un tiempo para analizar los diversos acontecimientos de la vida. ¿Quieres solucionar las dificultades precipitadamente? La parábola nos enseña que hay un tiempo oportuno para todas las cosas. Los resultados no son al instante, la crisis generada por los problemas nos debe enseñar a saber tomar distancia para pensar y buscar el momento oportuno para actuar. La presencia del mal en el mundo no debe acelerar nuestro modo de actuar, todo lo contrario, nos debe llevar a la prudencia para saber actuar sin dejarnos contaminar por él sabiendo que el bien, finalmente, triunfará en el momento final.

A nosotros no nos corresponde emitir juicios ni pretender hacer justicia por nuestros propios medios, pues, aunque el mal esté presente en el mundo en medio del bien, nosotros debemos saber esperar el tiempo de Dios que es el único que puede hacer justicia de modo equitativo. Nuestra justicia se queda corta porque nuestros juicios son razonamientos humanos muy distintos de los que emite Dios. Aunque a veces veamos que aparentemente el mal triunfa no es así, pues Dios al final separará el bien del mal y, a quien ha permanecido fiel hasta el final, dará el premio prometido a los fieles servidores. 

El discípulo del Señor debe caracterizarse por la vigilancia a ejemplo del centinela que no duerme para no dejar que el mal haga estragos en medio del trigo. La vigilancia exige constancia pues si analizamos la parábola el enemigo no duerme y está esperando el momento para poder atacar. Solamente quien permanezca en vigilia sabiendo esperar con paciencia y prudencia no dará ocasión para que el mal se introduzca en el campo de su corazón. A propósito de esta vigilancia, es bueno recordar las palabras de San Juan Crisóstomo en una de sus homilías: “El método del diablo es el de mezclar siempre la verdad con el error, revestido éste con las apariencias y colores de la verdad, de manera que pueda seducir fácilmente a los que se dejan engañar. Por eso el Señor sólo habla de la cizaña porque esta planta se parece al trigo. Seguidamente indica cómo lo hace para engañar: «mientras la gente dormía». Por ahí se ve el grave peligro que corren los jefes, sobre todo aquellos a quienes les ha sido confiada la guarda del campo; por otra parte, ese peligro no amenaza sólo a los jefes, sino también a los subordinados. Esto mismo nos enseña que el error viene después de la verdad… Cristo nos dice todo esto para enseñarnos a no dormirnos…, de ahí la necesidad de la vigilancia de un guardia. Y también nos dice: «El que persevere hasta el final, se salvará» (Mt 10,22)” Por eso, hemos de pedir al Señor la perseverancia y la vigilancia en todo momento para no dar ocasión al mal.

Recordemos aquí para el caso, las palabras del Papa Francisco en el Ángelus del domingo 20 de julio de 2014: “La enseñanza de la parábola es doble. Ante todo, dice que el mal que hay en el mundo no proviene de Dios, sino de su enemigo, el Maligno. Es curioso, el maligno va de noche a sembrar la cizaña, en la oscuridad, en la confusión; él va donde no hay luz para sembrar la cizaña. Este enemigo es astuto: ha sembrado el mal en medio del bien, de tal modo que es imposible a nosotros hombres separarlos claramente; pero Dios, al final, podrá hacerlo. Y aquí pasamos al segundo tema: la contraposición entre la impaciencia de los servidores y la paciente espera del propietario del campo, que representa a Dios. Nosotros, a veces, tenemos una gran prisa por juzgar, clasificar, poner de este lado a los buenos y del otro a los malos...” 
Nos corresponde asumir las actitudes de la paciencia, la prudencia en los juicios y la vigilancia hasta el final.

3.   Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
Hoy Señor acudimos a ti para pedirte que no nos saques del mundo, sino que nos libres del mal. Necesitamos aprender a vivir en el mundo en medio del mal sin dejar contaminar nuestro corazón para llevar el bien a todos los lugares donde vayamos. Queremos ser esos discípulos que aprenden la paciencia para saber esperar, la prudencia para saber actuar, sin precipitarnos a decisiones equivocadas y la vigilancia para mantenernos firmes hasta el final.

II.  Moniciones y Oración Universal o de los Fieles

Monición introductoria de la Misa
Nos reunimos como pueblo de Dios para escuchar su Palabra y alimentarnos del Cuerpo y Sangre de Cristo que nos dan la fuerza necesaria para peregrinar en medio del mundo, descubriendo todo lo bueno que nuestro Padre nos concede. Participemos con alegría de esta celebración dominical.

Monición a la Liturgia de la Palabra
Al igual que la cizaña crece en medio del trigo, del mismo modo el mal entremezclado con el bien. Así se nos explica la presencia misteriosa del mal en el mundo, pero al final Dios, como el sembrador, llegará para el día de la cosecha y el mal será aniquilado para siempre. Escuchemos con atención.

Oración Universal o de los Fieles

Presidente: A Dios que es paciente y misericordioso, elevemos nuestra súplica confiadamente diciendo:

R. Dueño de la cosecha, escúchanos

1.  Padre omnipotente, acompaña con la fuerza del Espíritu Santo al Papa y los ministros consagrados para que, anunciando el Evangelio y extendiendo el Reino de Dios, sean fieles al ministerio que se les ha confiado.
2.  Padre eterno, asiste con sabiduría a los gobernantes para que legislen con justicia y equidad a los pueblos que les han sido encomendados.
3.  Padre misericordioso, socorre con tu protección a los más débiles y desfavorecidos en este tiempo de pandemia, para que nuestra caridad con ellos sea viva y operante.
4.  Padre bondadoso, auxilia con tu gracia a todos los alejados de la fe y que andan por la senda del mal, para que se conviertan de su conducta y se abran al mensaje del Evangelio.
5.  Padre amable, protege con tu providencia a todas las familias para que vivan en la unidad, el respeto y el amor.

Oración conclusiva
Padre Santo 
que eres compasivo y misericordioso, 
acoge la súplica ferviente que te dirigen tus hijos en oración. 
Por Jesucristo Nuestro Señor.

R. Amén

Posted by editorCEC1