El justo perseguido por causa de su fe es confortado y salvado por Dios

XII del Tiempo Ordinario

21 de junio 2020

Primera lectura:  Jr 20, 10-13
Salmo: 69(68), 9-10.14.33-34 (R. 35,10)
Segunda lectura: Rm 5,12-15
Evangelio: Mt, 10,26-33


I.  Orientaciones para la Predicación

Introducción
•  El justo perseguido por causa de su fe es confortado y salvado por Dios.
•  La nueva vida en Cristo nos libera de la muerte eterna, del pecado y de la esclavitud de la ley.
•  En Cristo debemos tener valentía y fortaleza para vencer los temores y los miedos ante las amenazas que se nos presentan.

1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?
El profeta Jeremías, como un hombre justo, después de haber manifestado su sufrimiento interior y las dificultades por las que atraviesa su vida y su ministerio, además del rechazo que experimenta, ahora siente amenazas contra su vida, todo por causa de su fe y su fidelidad en la tarea profética: debió levantar su voz contra los pecados y delitos cometidos por parte del pueblo.

El profeta se dirige al Señor que lo sostiene y acompaña ante la insidia del enemigo. En la súplica, Jeremías se presenta a Dios como un soldado que es capaz de enfrentar a quienes hacen la guerra al profeta. Por eso se siente seguro, ya que los perseguidores son derrotados y experimentan el fracaso y la deshonra de la cruel persecución, pues sólo Dios conoce lo íntimo del hombre y sondea el corazón del que está en un momento de aflicción, por eso, sabe que es un hombre justo que se fía de su Señor para no caer en manos de los impíos.

San Pablo, en su carta a los Romanos, nos recuerda que Cristo es el fundamento de nuestra esperanza y por eso, elabora una antítesis que representa el drama de la humanidad y compara la figura de Adán y Cristo; el primero, causante del ingreso del pecado y la muerte en el mundo; y el segundo, quien otorga el don de la gracia y la vida nueva que regenera al hombre. La carta presenta a Adán en el origen de la humanidad pecadora como figura de oposición del que había de venir, ya que Cristo es el nuevo Adán que redime y renueva la humanidad. Ambas figuras se encuentran dentro del plano de la solidaridad; por uno entró el pecado para todos y por otro, entró la gracia para toda la humanidad.

En el Evangelio, se muestra la vulnerabilidad del discípulo que siente miedo ante una amenaza que es más fuerte y frente a la cual se siente débil e indefenso o incluso, incapaz de superar el peligro. Jesús hace alusión al miedo a los que matan el cuerpo o a un temor tan profundo como enfrentarse a hablarle a un público que es adverso al mensaje que se quiere proponer, tal como sucede con quienes rechazan la Buena noticia del Evangelio y se oponen rotundamente a este.
 
El pasaje del Evangelio que se proclama este domingo habla de cuatro miedos: 1) miedo a hablar para proclamar la Palabra de Dios en público, frente al cual Jesús invita a proclamar el mensaje con valentía, ya que la verdad no puede permanecer oculta ni encubierta; 2) el miedo a los que matan o acaban con la vida y la integridad física, frente al cual Jesús invita a la confianza, porque sólo Dios es creador, dueño y Señor de la vida y nadie puede matar el alma; 3) el miedo a los que matan el alma, que es el temor a la muerte eterna o a perder la salvación otorgada por Cristo; y 4) el miedo a no dar testimonio público de Jesús con la entrega del martirio o la defensa pública y la confesión de la fe como en el caso de los mártires y confesores.

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?
Nosotros por el bautismo hemos sido constituidos profetas, para anunciar la Palabra de Dios y denunciar todo lo que se opone al Reino de Dios. Al ejercer con fidelidad la tarea profética estaremos sometidos a la persecución o la adversidad de quienes se sienten incómodos por el mensaje evangélico, o, al igual que Jeremías, sentiremos la asechanza del enemigo que quiere ponernos un traspié para hacernos caer o desanimar en la predicación del evangelio. Pero esto no debe asustarnos, al contario, debemos dirigirnos al Señor, como el profeta lo hizo en su momento, con la confianza de que él conoce nuestro corazón y como un fuerte soldado nos defenderá y nos protegerá si permanecemos fieles a la tarea que nos ha encomendado. En medio de una humanidad descristianizada debemos ejercer valientemente la dimensión profética aún en medio de las contradicciones e incomprensiones de quienes escuchan la Palabra y la rechazan.

El bautismo nos ha dado la vida del Espíritu, nos ha regenerado del pecado y nos ha librado de la muerte eterna, ya que la vida nueva de Cristo el nuevo Adán, nos ha sido dada para hacernos nuevas creaturas, de modo que el hombre viejo, el pecado del antiguo Adán, ya no tenga más dominio en nosotros. De aquí que cada día somos invitados a vivir la vida nueva y a dar testimonio de nuestra condición de hijos de Dios. En medio de las circunstancias que vive el mundo actual nosotros, hoy más que nunca, estamos llamados a permanecer en la vida nueva que nos ha dado Cristo para ser pregoneros de su mensaje de salvación.

El discípulo, seguidor del Señor, debe tener la plena confianza en aquel que lo llamó, para anunciar su Palabra con valentía, incluso en medio de las amenazas y la adversidad de quienes rechazan el mensaje y se oponen al proyecto salvífico de Dios, por eso, se debe proclamar la buena noticia afrontando los miedos, ya que, en Cristo, tenemos la garantía de que nada ni nadie nos podrá hacer daño. El mismo lo ha prometido en su Palabra: “No tengan miedo”. Esta es una invitación a la fortaleza y la confianza, de que con el Señor estamos seguros y nada ni nadie nos podrán hacer daño si permanecemos en Él. Recordemos las palabras de Teodoro de Mopsuestia: “No temas a la muerte, sino al pecado que te aleja de Dios”. Que nuestro temor no sea por las amenazas externas de los enemigos sino por la división que causa en nosotros el pecado que nos aparta de la comunión con el Señor.
Ante los miedos que se le presentan al cristiano, lo más fácil sería esconder el mensaje y quedarse con él, por el pánico a enfrentarse a un público que es adverso y rechaza la novedad que propone el Evangelio, pero Jesús exhorta a sus seguidores para que no tengan miedo de proclamar la verdad, porque aunque sea eclipsada por un momento, al final será descubierta, ya que no puede permanecer oculta, ella es como la luz que termina venciendo a la oscuridad y la disipa; nos conviene recordar las palabras de un antiguo escrito de los padres de la Iglesia: ”Así como no existe lugar en la tierra donde no pueda llegar la luz del sol, así tampoco habrá un lugar donde la verdad del Evangelio no sea conocida” (Comentario anónimo al evangelio de Mateo, siglo III). Así es el mensaje de la Palabra, que no se puede ocultar ni callar por temor al rechazo, al contrario, se debe proclamar desde las azoteas, es decir, de un lugar alto que garantiza la difusión del mensaje para que todos los interlocutores lo puedan escuchar. Al mismo tiempo, es una interpelación que hace Jesús para que sus seguidores sean discípulos en la escucha atenta y la recepción del mensaje y profetas que proclamen con valentía la Buena noticia del Reino sin callar ni esconder nada del Evangelio.

En este tiempo que vivimos llenos de miedos por la amenaza del covid19, que se presenta como un peligro letal para nuestras vidas, no debemos dejarnos vencer. Todo lo contrario, debemos cuidar nuestra salud y la de nuestros semejantes sabiendo que el Señor nos acompaña y no nos abandona en los momentos de tribulación. Que esta pandemia que vivimos no nos atemorice ni nos haga claudicar en nuestra tarea profética para ser discípulos y misioneros de la Buena Noticia del Evangelio en medio de un mundo necesitado del amor de Dios.

Hoy cuando celebramos el día del padre en Colombia, damos gracias a Dios por todos nuestros padres vivos, por aquellos que en medio de la familia han sido auténticos profetas y maestros en el cuidado y la educación de sus hijos. Oramos por todos ellos y sus necesidades y a quienes ya han fallecido los recordamos con cariño y gratitud orando por su eterno descanso. También oramos por aquellos que no han sabido cumplir con esta bella y noble tarea de ejercer la paternidad responsable, para que comprendan la necesidad de ser cooperadores en la educación y el cuidado de la familia.

3.  Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
Suplicamos al Señor que nos ayudes a asumir con valentía nuestra misión de profetas y mensajeros de su Palabra, que nos dé fortaleza frente a las adversidades y amenazas; que nos fortalezca para enfrentar los miedos y seguir pregonando su Palabra en medio de nuestros hermanos. También pedimos que nos ayude a superar la pandemia que ha cambiado nuestro ritmo de vida y nos ha llevado a permanecer cerca de los seres más queridos o de aquellos que comparten con nosotros el día a día.
 
II.  Moniciones y Oración Universal o de los Fieles

Monición introductoria de la Misa
Bienvenidos a esta celebración eucarística. Sabemos que desde tiempos antiguos el pecado y la muerte han azotado al hombre, y hoy acudimos a Jesús, Palabra y vida, que con su muerte en la cruz y su resurrección nos ha sacado de la oscuridad y nos invita a no tener miedo, a tener fe, porque en él todo lo podemos.

Abramos nuestros corazones y participemos con fe en esta celebración que nos permite recordar y vivir profundamente el Sacrificio Santo que se dio por nuestra liberación.

Monición a la Liturgia de la Palabra
Jesucristo, el nuevo Adán, nos enseñó con su sacrificio pascual que amar a Dios, obedecerle y cumplir sus mandamientos nos lleva a la vida eterna.

Las lecturas de hoy nos llevan a reflexionar sobre los caminos que debemos seguir para obtener la gracia de Dios, que nos permite vencer el pecado y la muerte, para resucitar luego en la gloria del Señor.

Escuchemos con atención la Palabra de Dios.

Oración Universal o de los Fieles
Presidente: Presentemos nuestras oraciones al Padre, que es rico en misericordia, y que está siempre presto a atender las súplicas de quienes lo invocan confiada y filialmente. Digamos con fe:

R.  Dios de amor escúchanos
1.  Por el Papa y la Iglesia, para que el Señor les de la fortaleza necesaria para vencer las dificultades que se le presentan cada día y así puedan seguir guiando a la Iglesia con amor, valentía y sabiduría.
2.  Por los gobernantes de las naciones y todos los que están comprometidos con la vida política, para que reconozcan que su gran misión es velar por el bienestar común de los que les han sido confiados.
3.  Por los enfermos y sus familias, por los secuestrados, por los que han debido abandonar sus familias en busca de mejores oportunidades, para que encuentren en el Señor la ayuda, el consuelo y la paz que necesitan.
4.  Por nosotros, reunidos en torno al altar, para que a la luz del evangelio nos comprometamos, a partir de la familia, a ser casas abiertas al paso de Dios y a atender las necesidades de nuestros hermanos con sensibilidad y caridad cristianas.
5.  Por los padres de familia para que reciban el auxilio de Dios y sigan cumpliendo con responsabilidad la misión encomendada en el cuidado de sus familias y por los que ya fallecieron para que reciban el gozo del encuentro con el Padre Celestial.
6.  Por todos nosotros para que en medio de la pandemia no nos dejemos vencer por el cansancio o el miedo y seamos valientes en la proclamación del Evangelio.

Oración conclusiva
Padre bueno,
que velas continuamente por nosotros,
atiende las plegarias que te presentamos confiadamente.
Por Jesucristo, Nuestro Señor.
R. Amén.

Posted by editorCEC1