El Señor llama, envía y acompaña

El Señor llama, envía y acompaña. Esta es la seguridad del evangelizador, fue la convicción que movió al Apóstol Pablo en todas sus gestas misioneras y el poder que Israel pudo comprobar en todos los instantes de su existencia. El Dios bíblico no abandona, no se margina, no mira en la distancia, se involucra directamente en la vida del discípulo y actúa, acompañando y haciendo eficaz la acción del obrero del Reino.


Lecturas

Primera lectura: Isaías 66,10-14c
Salmo de respuesta: 66(65),1-3a.4-5.6-7a.16+20 (R. 1)
Segunda lectura: Gálatas 6,14-18
Evangelio: Lucas 10,1-12.17-20


  CONTEXTO BÍBLICO

Nos muestra el Evangelio a una comunidad discipular llamada y enviada por el mismo Jesús a la misión, constituyéndola en directa colaboradora para la obra que el Padre le ha encomendado: anunciar la cercanía del Reino de Dios. Ya no solamente están los doce, sino que también los otros que han creído en su Palabra deben hacer suya la tarea de comunicar a otros la alegre noticia de un Dios que se acerca a la historia del hombre para transformarla; un Dios que es como una “madre” que se ocupa de consolar a sus hijos atribulados, de hacerles probar las delicias de sus cuidados y bienes.

Puedes adquirir el Plan Nacional de Prediación en la Librería del Episcopado


Posted by Admin9834