El verdadero discípulo está dispuesto a la cruz

PO230918.jpg

Media Folder: 
  • Primera lectura: Sb 2,12.17-20
  • Salmo Sal 54(53),3-4.5.6+8 (R. 6b)
  • Segunda lectura: St 3,16–4,3
  • Evangelio: Mc 9,30-37

Introducción.

Hoy la Palabra ilumina nuestra vida y nos confronta distinguiendo, en primer lugar,  entre el justo y el impío; entre quien posee la sabiduría de Dios o quien posee la sabiduría del mundo. Quién es verdaderamente importante en el Reino de los cielos. En segundo lugar, la Palabra nos hace mirar al interior de la comunidad: la envidia destruye las sanas relaciones y coincide  con el tema de la sabiduría del mundo. En tercer lugar, la Palabra nos lleva a descubrir al verdadero discípulo de Jesús, aquel que está dispuesto a compartir su mismo destino: la cruz.

¿Qué dice la Sagrada Escritura?

El libro de la Sabiduría en su capítulo 2, reproduce los sentimientos y las actitudes de los impíos de frente a la existencia humana, a la vida presente, a los justos y a su conducta. Los impíos y los justos que se enfrentan en los vv. 10-20 son hombres concretos. Los justos son los fieles que viven en la ciudad de Alejandría, en el primer siglo antes de Cristo, circundados de paganos y de judíos que han caído en la indiferencia; estos dos últimos  grupos son los impíos.

La razón principal que coloca a los unos contra los otros es de orden religioso: los primeros tienen fe, los segundos no la tienen. Los justos resultan incómodos ante la presencia de los impíos porque: a) se enfrentan a nuestro modo de obrar; b) nos echan en cara faltas contra la ley; c) nos culpan de faltas contra nuestra educación; d) se glorían de tener el conocimiento de Dios; e) se llaman a sí mismos hijos del Señor. En los vv. 17-20, los impíos emprenden contra los justos una despiadada persecución conduciéndolos hasta la muerte.

El apóstol Santiago en su carta ayuda a mirar las características de quien posee la sabiduría divina y de quien no la posee. En relación con lo que se ha dicho de los impíos y los justos, nos ayuda a entender que el impío tiene en su corazón amarga envidia y espíritu de contienda; pero esta sabiduría no proviene de lo alto, sino que es terrena, natural y demoníaca (St 3,15). En cambio el justo posee otra sabiduría que viene de lo alto, es pura, pacífica, complaciente, dócil, llena de compasión y buenos frutos, imparcial, sin hipocresía. Hace pensar en los bienaventurados, los felices, porque producen frutos de justicia y procuran la paz.

En el Evangelio, Jesús anuncia su muerte: “El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará”. Se relaciona este acontecimiento con lo que decía antes el libro de la Sabiduría donde los impíos dicen: “Pues si el justo es hijo de Dios, él le asistirá y le librará de la mano de los enemigos. Sometámosle al ultraje y al tormento, para conocer su temple y probar su entereza. Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará” (Sab 2, 18-20). Aquí ya estamos pensando en Jesús como el Justo, sometido al ultraje de los que no le conocen: los impíos.

Conviene mirar la actitud de los discípulos. Dice el vv. 32: “No entendían lo que les decía”. Llama la atención el diálogo que realizaban mientras Jesús viene hablando de su muerte: “Habían discutido entre sí quién era el mayor”. La enseñanza de Jesús es totalmente novedosa frente a la mentalidad de la época: “Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos”. Para comprender el mensaje de Jesús, y recibirlo a  Él, es necesario transformarse en pequeños, como los niños. El soberbio, no tiene la capacidad ni de entender su mensaje ni recibir a Jesús mismo.

¿Qué me dice la Sagrada Escritura?

Los discípulos de Jesús reflejan también una mentalidad similar a la nuestra. Esperaban un Mesías poderoso y guerrero, capaz de liberar al pueblo judío del yugo romano. Tenían pretensiones y querían también escalar en la búsqueda de “puestos” y honores. Así que, mientras Jesús está hablando de su misión: “el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán, y después de muerto, a los tres días resucitará”, algunos de sus discípulos conversan sobre ¿quién era el más importante entre ellos? El Maestro entra a corregir la mentalidad y a dar la clave de la vida y de la felicidad, para que quienes le sigan las puedan alcanzar: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.

Esta mentalidad es contraria a nuestra común manera de pensar: Hacerse el último, sin buscar reconocimientos y títulos, sin esperar alabanzas y recompensas por lo que hacemos, no buscando sino en todo “Amar y servir”, más bien actuar considerando superiores a los demás, sin vanagloria, es decir, buscando únicamente la gloria de Dios en todo momento. Entonces seremos “pequeños”, seremos los “pobres” según el Evangelio del Reino, quienes colocan la confianza en Dios mismo y no en sus propias  fuerzas; seremos como los niños que transparentemente y sinceramente reconocen sus límites, perdonan rápidamente y se olvidan del  mal causado, viven alegres en toda circunstancia y se alegran con el triunfo del otro.

La soberbia hace que, contrario a las actitudes del pequeño, se suscite en nosotros la envidia. Y dice el apóstol Santiago en la lectura de hoy,  que: “Donde hay envidias y peleas, hay desorden y toda clase de males”. Además nos revela de dónde vienen las guerras y los conflictos entre nosotros: “De los deseos de placer que combaten en nuestro cuerpo”. La verdad es que “codiciamos lo que no podemos tener” y es por esto por lo que terminamos asesinando, matando al otro para obtener lo que nosotros queremos. Ambicionamos tantas cosas y no podemos alcanzarlas, entonces ¡litigamos!

¿Qué me sugiere la Palabra en lo que debo decirle a la comunidad?

Analizando un poco nuestra sociedad: ¿quién es el más importante?  Nuestros padres frecuentemente nos han colocado medidas y tallas  procurando suscitar en nosotros el deseo de “ser alguien en la vida”.  En el fondo de esta motivación se esconden, unas razones que circulan en el común de las personas: tener comodidades para vivir; dinero suficiente para gastar y satisfacer todos los placeres que le vienen ofrecidos por el mundo; no pasar necesidades; no tener angustias por la precariedad. Estas “justificaciones” hacen que pasemos toda la existencia luchando por alcanzar estas “metas” y…por ser tan elevadas, con frecuencia se experimenta la frustración, el desaliento, la decepción y el fracaso. ¿Qué tal que la medida o la talla fuese un poco más baja para ir subiendo por escalas los niveles experimentando felicidad a cada momento que pasa?

Si nuestra manera de pensar correspondiera a la que nos ofrece Jesús: ¿Cómo sería nuestra vida? ¿Qué lograríamos al hacernos servidores de los demás? Haciéndonos los últimos, ¿qué alcanzaríamos? ¿Por qué nos cuesta tanto hacernos pequeños? La Palabra nos revela un secreto para alcanzar la verdadera felicidad: hacernos como los niños. El pequeño no siente envidia y se alegra por el bien que le sucede al otro. El impío, es decir, quien no conoce a Dios, se confronta con aquel que sí le conoce y le ama y termina detestándole porque, el creyente, con su manera de vivir le denuncia su misma existencia. Dice Jesús: “Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras; pero el que obra la verdad va a la luz, para que quede de manifiesto que  sus obras están hechas según Dios” (Jn 3, 20-21).

¿Cómo el encuentro con Jesucristo me anima y me fortalece para la misión?

El Señor Jesús, “siendo de condición divina no alardeó de su categoría de Dios, sino que se anonadó, despojándose de sí mismo…se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y una muerte de cruz” (Filp 2,6-8). El Señor se hace pequeño, humilde. La imagen del niño, es muy apropiada para comprender la intención de Jesús: enseñar que la autoridad de la Iglesia no viene por el poder, sino por el servicio. El primero es el siervo de todos. Así nos ha manifestado Dios Padre su amor misericordioso: “No se ha reservado para sí mismo a su Hijo único, sino que nos lo entregó para que todos por Él obtuviéramos la Vida eterna (Rom 8,32)

Jesús es la misma verdad, es el verdadero Justo, Él es nuestra Paz. En la cruz ha perdonado a los impíos que le están matando, porque “no saben lo que hacen”. Quien llega a perdonar, es porque ha llegado a hacerse pequeño, ha dejado destruir en él su soberbia. Por Cristo, con Él y en Él, hemos obtenido la victoria sobre la muerte; Él se ha hecho tan pequeño como para quedarse en un pedazo de pan y en un poco de vino, para que nosotros, comiendo y bebiendo del mismo pan y del mismo vino pudiéramos tener la máxima felicidad, la vida en plenitud. Sólo en Jesús, la “Misericordia y la Verdad se encuentran, la Justicia y la paz se abrazan”. 

Posted by Admin9834