Hay que confiar en Dios paciente y justo

Predicación Orante de la Palabra 

DECIMOSÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
                               Julio 26 de 2020

Primera lectura:  1R 3,5.7-12
Salmo:119(118),57+72. 76-77.127-128.129-130 (R. 97a)
Segunda lectura: Rm 8,28-30
Evangelio: Mt 13,44-52

I.  Orientaciones para la Predicación

Introducción
De las lecturas de este domingo podremos elegir entre tres ideas fundamentales que podrán tenerse en cuenta para la predicación:

•  Hay que confiar en Dios paciente y justo.  En la red de arrastre, con su revoltijo de peces buenos y malos, se puede ver cómo Dios espera la conversión de sus hijos hasta la separación final.
•  El Reino de los cielos está por encima de todo y por él se ha de sacrificar todo lo demás, del mismo modo que el joven Salomón prefirió el don de la Sabiduría a los bienes materiales.
•  El Plan completo de Dios, que implica vocación, elección, predestinación y justificación, tiene como finalidad el destino de Gloria para quienes participen de la vida resucitada de Cristo. 

En esta propuesta desarrollaremos la segunda, por la necesidad que tenemos en estos tiempos de volver a centrar a Dios como la razón de nuestra vida y colocar de nuevo los fundamentos de la Fe en Cristo para dar razón de nuestra esperanza.

1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? 
El Reino de los cielos está por encima de todo y por él se ha de sacrificar todo lo demás. Podríamos decirlo también de otro modo: Dios es el primero y centro de nuestra existencia, honrarlo, servirlo y amarlo, por sobre todas las cosas nos da la plenitud de la vida y la felicidad.  Esta relación con Él es el tesoro escondido, es la perla preciosa. Jesús es el tesoro, Él es la perla. Veamos cómo nos lo presenta la misma Sagrada Escritura:

Dios le dice a Salomón: “Pídeme lo que crees que debo darte”. Esta expresión usada por Dios encierra algo muy importante para el joven rey: ¿Qué es lo que verdaderamente necesitas Salomón? ¿Qué es lo importante para ti? ¿Dónde podrías colocar tu seguridad para garantizar el éxito de tu reinado? Un joven que se enfrenta a una realidad nueva, que tiene delante un numeroso pueblo para gobernar, podría haberle pedido a Dios entregarle la vida de los enemigos, vencer todas las batallas, adquirir riquezas necesarias para abastecer a su pueblo y, además, larga vida para disfrutar de los placeres y beneficios que le diera el ser rey de Israel.

Lo que podría desconcertar a nuestra mirada simplemente humana es la respuesta del rey: “Concede a tu siervo un corazón atento para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal”.  Salomón pide conocimiento y discernimiento. Es sorpresiva la respuesta.  Tú y yo, habríamos pedido riquezas, bienes, salud, éxito en nuestras empresas, justificando que necesitaríamos de todo esto para gobernar al pueblo. Salomón pide lo único que necesita, lo esencial para poder gobernar: La sabiduría que viene de Dios mismo. En otros términos, Salomón escoge a Dios por encima de todo lo demás. Lo prefiere a Él, del mismo modo como Jacob lo luchó hasta obtenerlo y se ganó el amor de Dios, su aceptación; por el contrario, Esaú obtuvo el rechazo de Dios porque prefirió su interés propio y lo material, dejando de lado el amor de Dios; es por esto por lo que en la carta a los Romanos se lee: “Amé a Jacob y rechacé a Esaú” (Cfr. Ml1, 2-3; Rm 9,13). 

Esta es la propuesta del evangelio de hoy: Jesús nos dice que la verdadera sabiduría es la del que sabe despojarse para adquirir el nuevo modo de ver la realidad que trae el Reino por Él inaugurado. El Tesoro es el mismo Jesús, quien lo encuentra, vende todo lo que tiene, da el dinero a los pobres y sigue al Señor (Cfr. Mt 19,21). La “relación” con Jesús, quien es “la sabiduría misma”, es la perla preciosa; por ella, el vendedor de perlas finas vende todas las que tiene y compra la única necesaria, la fundamental para su vida. Quien llega a conocer a Jesús, llega a creer en Él y adquiere, por consecuencia, el don del discernimiento, esto es, se vuelve capaz de saber qué es lo bueno, porque agrada al Señor y qué es lo malo, es decir lo que no le agrada.
 
La carta a los hebreos llama adulto en la fe a quien es capaz, por costumbre, de discernir entre el bien y el mal; quien no ha llegado a esta capacidad es todavía un niño y por lo mismo necesita todavía lechita (Cfr. Hb 5,14). Para llegar a ser este adulto en la fe, es necesario buscar la sabiduría de la misma manera como el hombre de hoy busca el dinero y lo rastrea como a un tesoro (Prov 2,4).
  
A este punto podríamos preguntarnos: ¿Qué ganamos con preferir al Señor? El adulto en la fe llega a darse cuenta que: “el que le da todo al Todo, porque es el Todo, el Todo le da todo”. Así lo dice Dios a Salomón: “Por haber pedido esto [La Sabiduría], y no una vida larga o riquezas para ti ni tampoco la vida de tus enemigos, obraré según tu palabra: te concedo una mente sabia e inteligente como no ha habido antes de ti ni surgirá otro igual después. Te concedo también aquello que no has pedido: riquezas y gloria mayores que las de otro rey mientras vivas y…te daré larga vida”. Simplemente entonces: “Quien busca primero el Reino de Dios y su justicia todo lo demás vendrá por añadidura” (Mt 6,33) y, ante la interpelación de Pedro a Jesús, “Nosotros que lo hemos dejado todo por seguirte, ¿qué ganaremos?” La respuesta de Jesús es contundente: “Yo les aseguro que nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora, al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones, y en el mundo venidero, vida eterna” (Mc 10,29-30).

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? 
Este año particularmente hemos experimentado la necesidad de permitir que esta palabra ilumine nuestras vidas. La pandemia vivida con el covid-19 nos ha dejado abundantes enseñanzas. Dios ahora, en este tiempo, entra en diálogo con cada uno de nosotros y nos dice: ¡Pídanme lo que crean que debo darles! La claridad de nuestra respuesta depende del lugar que ocupe el Señor en nuestra existencia. Si conscientemente hemos dado a Dios el primer lugar, si amarlo, servirlo y honrarlo es la finalidad de toda nuestra vida, entonces seremos capaces de dar la misma respuesta del rey Salomón: ¡Dame un corazón sensato para conocer lo que es grato a tus ojos; dame la sabiduría asistente de tu trono; dame la conversión a Jesucristo; dame la fe!.

El libro del Eclesiástico nos hace entender que esta Sabiduría está escondida y es como un tesoro oculto (Eco 20,30), es por esto por lo que, en el Evangelio, Jesús busca entusiasmarnos por su Reino y nos lo compara a un tesoro escondido. ¡Cuando un hombre lo encuentra, vuelve a esconderlo y, de tanta alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel!.

Es importante subrayar tres aspectos de lo que hoy podemos leer:
•  Se trata de un tesoro-sabiduría que está escondido: El valor de la verdad.
•  Produce una alegría tal, que impulsa a la decisión de venderlo todo: El valor del desprendimiento.
•  Se compara el Reino con la perla de más valor: El valor de la fe. 

Con respecto al primero, al valor de la verdad, es necesario, ir a la primera carta de los Corintios, donde, en efecto, el apóstol Pablo nos transmite que Dios quiso salvar el mundo mediante una sabiduría oculta, escondida a los ojos de los soberbios, a quienes se dicen a sí mismos inteligentes y sabios. Una sabiduría que sólo puede ser comprendida por los “pequeños, humildes y sencillos”. Se trata de la verdad que nos libera, el conocimiento absoluto, es la sabiduría de la Cruz, locura y necedad para quien no cree y fuerza de Dios para los que se vuelven pequeños. Únicamente los pobres, es decir, hombres y mujeres considerados de ordinario como desgraciados, son felices, ya que son aptos para recibir la bendición del Reino. El profeta Sofonías los define como los humildes, los “anawim” (2,3), quienes viven sumisos a la voluntad divina. Son los oprimidos, porque reclaman justicia para los débiles, pequeños e indigentes: “Dice el Señor, seré inflexible porque [los que se creen sabios] venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias, pisan contra el polvo de la tierra la cabeza de los débiles” (Am 2,6-7). De ahí que el profeta Isaías anuncie a voz en grito: “Destruiré la sabiduría de los sabios e inutilizaré la inteligencia de los inteligentes” (Is 29,14; 1 Co 1,19).
 
El segundo aspecto, relacionado con el valor del desprendimiento, tiene que ver con que el hallazgo del tesoro produce una alegría sin límites, ante la cual “lo demás” palidece: Con Jesús en nuestra vida lo tenemos todo, Él es la riqueza y nosotros los pobres que aspiramos a merecerle. Las cosas, las personas, los planes y proyectos de quien encuentra el tesoro, pasan a un segundo plano y sólo adquieren sentido si vienen iluminados por este encuentro. En este orden de ideas comprendemos la profunda exclamación de San Pablo: “Lo que antes consideré ganancia, lo tengo ahora por pérdida con tal de ganar a Cristo. Más aún, juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por Él perdí todas las cosas; incluso las tengo por basura para ganar a Cristo y encontrarme arraigado en Él” (Filp 3,7-9). Es tanta la alegría de Pablo que llega a proclamar con su misma vida: “Estoy crucificado con Cristo, ya no soy yo quien vivo, es Cristo quien vive en mi” (Gal 2,19-20).

En tercer lugar, el Reino de Dios viene comparado con la perla preciosa. El mercader encuentra la perla más fina, la de más valor y lleno de esta alegría mencionada antes, vende todas las demás perlas para comprar la única que necesita: logra la lucidez necesaria para renunciar al mundo y sus veleidades, el despojo que enaltece porque creemos en su promesa de eternidad. Su valor máximo también está en que su alegría ilumina la adversidad y la carga de sentido. Por ejemplo, la enfermedad de ser considerada un castigo pasa a convertirse en bendición; igualmente, a todo sufrimiento, a causa de este tesoro-perla que es la fe, se le descubre su sentido y su finalidad para la existencia.  Así ha ocurrido con el coronavirus padecido este año en el mundo entero. La pandemia se convirtió en una oportunidad para aprender a valorar lo esencial de la existencia y emprender un camino de regreso a Dios.
 
3.  Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
Pidamos al Señor que seamos capaces de preferirlo a Él, haciendo que todo cuanto hagamos cotidianamente tenga la finalidad de agradarlo. Que podamos colocar en Él nuestra seguridad y que, como el rey Salomón, le pidamos al Padre que nos conceda un corazón sensato para poder conocerlo y discernimiento para saber dónde está el bien y dónde está el mal, porque hoy, como dice Isaías. “llamamos a la oscuridad luz y a la luz oscuridad; a lo amargo lo llamamos dulce y a lo dulce amargo” (5,20). Supliquemos al Señor que podamos llegar a ser adultos en la fe mediante la escucha de la Palabra, la vivencia en comunidad y celebración de la eucaristía.  

II.  Moniciones y Oración Universal o de los Fieles

Monición introductoria de la Misa
Queridos hermanos y hermanas: el Señor ha permitido que nos encontremos de nuevo para celebrar la santa Eucaristía. En ella encontraremos la luz y la fuerza para asumir la vida en esta semana, buscando agradar en todo a Dios Padre, prefiriéndolo por encima de todas las creaturas y cosas. Participemos con alegría.  

Monición a la Liturgia de la Palabra
En las lecturas de hoy, Dios nos va a hacer un ofrecimiento maravilloso; el mismo que le hizo al rey Salomón: “Pídeme lo que crees que debo darte” ¿Cuál será nuestra respuesta? Esta soló dependerá del lugar que Dios ocupe en nuestra vida. La luz del Espíritu Santo nos ayudará a descubrir el tesoro que está escondido ya dentro de nosotros y ganar la Perla de máximo valor que es Jesucristo para que podamos alcanzar la plenitud de la felicidad. Escuchemos con atención. 

Oración Universal o de los Fieles

Presidente: Invoquemos a Dios Padre que envió al Espíritu Santo para que con su luz santísima penetre las almas de sus fieles y digámosle: 

R.  Ilumina Señor a tu pueblo
1.  Te pedimos Padre por el Papa, fortalécelo, acompáñalo y asístelo con tu sabiduría, para que, como el rey salomón, él siga orientando la Iglesia haciéndonos centrar nuestra evangelización en lo esencial, el anuncio de tu Hijo Jesucristo. Oremos. 
2.  Te pedimos Padre Santo, que asistas con la luz de tu Santo Espíritu a nuestros gobernantes, para que, llenos de la sabiduría que procede de ti, puedan legislar y orientar a los pueblos prefiriéndote a ti por encima de todas las cosas. Oremos.
3.  Te pedimos Padre lleno de amor, que asistas a toda tu Iglesia en este tiempo de necesidad para que en su acción pastoral pueda hacer que tus hijos descubran el tesoro del Reino de los cielos. Oremos 
4.  Te pedimos Padre por todos los que sufren a causa del COVID-19, para que, puedan ver, por la fe, el sentido redentor de cuanto ofrecen y su fortaleza venga de la cruz como de su fuente. Oremos
5.  Te pedimos Padre de amor, por todos los que estamos celebrando esta Eucaristía, para que cuanto hagamos en nuestra vida diaria agrade a ti. Oremos.

Oración conclusiva
Acoge Padre compasivo,
estas súplicas que hoy te presentamos con fe.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Posted by editorCEC1