Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida

Primera Lectura: Hch 6,1-7
Salmo: Sal 33(32),1-2.4-5.18-19 (R. cf. 22)
Segunda Lectura: 1P 2,4-9 
Evangelio: Jn 14,1-12


Introducción
En nuestro itinerario pascual, al contemplar la grandeza de la Resurrección de Cristo, nosotros como bautizados, nos vemos reflejados y proyectados como nuevas creaturas; veamos cómo la Palabra de Dios nos ilumina y nos desafía:

•  Así como los bautizados en Cristo crecen en número (signo elocuente de la acción fecunda del Espíritu), al mismo tiempo genera nuevas tareas que desafían la propia pastoral, exigiendo cuidado y atención hacia todos, especialmente hacia los más desfavorecidos (Conversión Pastoral).
•  Los bautizados, somos hombres y mujeres, que, por la fuerza renovadora de Cristo Resucitado, ofrecemos un culto también renovado por el Espíritu: nuestra vida ofrecida a Dios Padre por la salvación y el bien de nuestros hermanos (Fe bautismal y compromiso cristiano).
•  A través del bautismo nos hemos unido a Cristo Jesús (Rom. 6, 3-4), por tanto, gracias a este misterio de comunión pascual, las palabras y las obras del Señor se reflejan en nosotros, para que los hombres y mujeres de nuestro mundo, vean y experimenten que Dios está vivo.
 
1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?
En estas lecturas pascuales, es significativo ver cómo la presencia y la acción del Resucitado obra maravillosamente en la vida de los Apóstoles, pues al ser impulsados por la fuerza del Evangelio, se lanzan a proclamar que Jesucristo es “el Camino, la Verdad y la Vida”, siendo capaces, así, de afrontar cualquier dificultad o persecución.

De este modo “la Palabra iba cundiendo y en Jerusalén crecía el número de discípulos”, pero cuando una organización crece rápidamente, surgen todo tipo de problemas, la mayoría de ellos giran alrededor de cómo manejar y estructurar ese crecimiento.

En la primitiva comunidad cristiana, encontramos, por un lado, a los judíos nacidos y criados en Palestina que hablaban  el arameo; y,  por otro,  a  los judíos griegos o helenistas que habían adoptado la cultura griega. La raíz del problema, que hoy se menciona, se encuentra, en que los judíos hebreos, a quienes se les había enseñado que era legítimo el rechazo y el desprecio hacia cualquier aspecto religioso-cultural no-judío, sin embargo, aunque habían abrazado la fe, todavía albergaban algún resentimiento contra los helenistas, tal vez creían que los judíos griegos no merecían o no tenían derecho a tanta atención como a ellos. De tal división surgieron murmuraciones, quejas y lamentaciones. ¿Porqué? Todo parece indicar que había cierto favoritismo. La mayoría de los alimentos que se distribuía a los necesitados, si no todo, era administrado por los judíos hebreos y los judíos griegos sentían que sus necesitados estaban siendo rechazados, y se evidenciaba cierto favoritismo hacia los que tenían necesidad entre ellos.

Ante tal situación, los Apóstoles reconocen que no pueden estar presentes en todos los campos de acción de la tarea evangelizadora, en ello el ejercicio de la caridad. Debido a esto, eligen a siete colaboradores idóneos para que les ayudasen en el arte de servir (diakonein), atendiendo de manera imparcial a los necesitados (las viudas).

En la segunda lectura, el Apóstol Pedro nos recuerda que todos, sin excluir a nadie, por el bautismo “somos una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios” y todos “entramos en la construcción del Templo del Espíritu”. La carta, escrita de manera exhortativa, posiblemente enmarcada en alguna celebración litúrgica pascual, nos señala los rasgos esenciales de nuestra fe bautismal. En los versículos propuestos para este Domingo; el Apóstol nos describe el nuevo culto, inaugurado por la Pascua de Cristo, que ya es no puramente externo, sino que exige la entrega total del bautizado; esto es, el cristiano ofrece “sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo”, esto es la vivencia continua de la Pascua de Cristo, que es pasar de la muerte a la vida, salir de las tinieblas para entrar en su luz maravillosa.

El Evangelio se ubica dentro de los discursos de despedida que Jesús dirige a sus discípulos en el marco de la Última Cena. El capítulo 14 está precedido, por la siguiente situación: tras los anuncios que Jesús hace sobre la traición y negación, de parte de algunos de los discípulos, y su partida inmanente; un estado de angustia, confusión y tristeza caen en el corazón de los discípulos. Es por eso, que al comienzo del capítulo  encontramos el llamado de Jesús a no angustiarse, sino a creer en Dios y en Él. Sus palabras, más que consoladoras son prometedoras, y es por eso que el Señor les invita creer, a esperar y confiar. Los versículos 2 y 3 van muy juntos; está la promesa de muchas moradas para los discípulos en la Casa del Padre; y al final, el anuncio de Jesús que volverá para llevarse consigo a los suyos a estas moradas. Se trata aquí de alentar; los discípulos deben estar seguros de que a la larga no serían separados de su Maestro, sino que se encontrarán allí donde también Él estuviese. Temáticamente se anuncia una nueva manera de comunión entre Cristo y los suyos, y el mismo Jesús es el camino que conduce hacia aquel lugar prometido (ver el anhelo del hombre por ver la Morada de Dios: Salmo 42,3).

Los versículos siguientes (5-7), se distingue por un diálogo entre Jesús y los discípulos. En medio de la preocupación ante la partida del Señor, Tomás inicia el inquietante diálogo, preguntando sobre el camino hacia el lugar donde va su Maestro; a lo que el Señor le responde que Él es camino en la medida en que es la “verdad” que anuncia la revelación procedente de Dios, que lleva a la vida. La estructura del v.6 corresponde a la de otras “palabras revelatorias” en el Evangelio de san Juan (las palabras: “Yo Soy”).

Los últimos versículos que el texto nos ofrece, son una continuación de las inquietudes de los discípulos, ahora el turno es para Felipe. Esto sirve de ocasión para desarrollar el tema de la “visión de Dios” en la “visión” de Jesús, tal certeza reside en la unidad de Padre e Hijo en su recíproco “estar-en-el-otro”. En el v.10 se muestra tal unidad, tanto en el hablar como en el obrar. Esta unidad de “palabras” y “obras” de Jesús se manifiesta también en Jn 15, 22.24, donde se expresa una estrecha relación de ambos elementos, como base de la fe.

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?
Durante el tiempo de Pascua, vamos leyendo y meditando en los Hechos de los Apóstoles las distintas experiencias que vivieron la primitiva comunidad cristiana. Ellos, como modelo paradigmático, nos ayudarán a ver, juzgar y actuar sobre nuestras experiencias pastorales, impulsándonos a una conversión pastoral, tanto de los agentes, como de las mismas estructuras. Por tanto, las dificultades que vivieron los primeros cristianos (salvaguardando la diferencia espacio-temporal) son nuestras mismas dificultades, y los desafíos a los cuales ellos se enfrentaron, son los mismos que hoy nos interpelan. El texto de este domingo nos ayudará a iluminar cómo una mentalidad cerrada y “clericalista” nos llevará a la prevalencia de la institución sobre la persona, a la exclusión, y a “esterilización” de la fuerza de la caridad, desfigurando la belleza transformante de la Pascua.

Sin embargo, en muchas ocasiones, los problemas y dificultades de la vida cotidiana, pueden llegar a interpelar y desafiar nuestra fe y nuestra esperanza, exigiendo certezas que iluminen y den una respuesta adecuada. En el evangelio encontramos ideas interesantes que  el  Señor da a los discípulos, cuando llega la ansiedad, la angustia y la incertidumbre: confianza en su palabra ante la dificultad que se atisba o se vive, esperanza en las promesas porque el Señor es fiel y veraz a su Palabra, comunión en el obrar porque el “Yo” reclama un “Tú” derivando en un “nosotros”, necesario en el progreso personal y comunitario; es por eso, que el misterio de la Trinidad, en la comunión y misión de las divinas personas, es la fuente y el fin de la renovación misionera de la Iglesia.

No olvidemos que la Iglesia, en cuanto estructura humana, encuentra   en Cristo, su fundamento absoluto (camino, verdad y vida), esto es, que, transformada por la Pascua, comunica la Vida verdadera que se encuentra en Cristo; para que, a través de la Palabra que se predica y avalada por la caridad, indique el Camino, que lleve a encontrar la auténtica Verdad que tanto inquieta y atrae el corazón del hombre de hoy.

3.  Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
Con sinceridad, descubrir que a nivel personal todavía encontramos resistencias, las cuales repercuten negativamente en el desarrollo de la pastoral y en el ejercicio de la caridad. Si Cristo Resucitado y el Espíritu Santo dan a cada bautizado la gracia que transforma, ¿qué es aquello que la está obstaculizando? Si la realidad de nuestro mundo nos está desafiando ¿cómo estamos respondiendo ante tal desafío? ¿será que nuestras estructuras eclesiales (diócesis, parroquia o grupos pastorales) tienden a encerrarse y a excluir?
 
RECOMENDACIONES PRÁCTICAS:
1.  Se pueden resaltar y colocar en cartelera la frase. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” e insistir en las palabras: Jesús, Camino, Verdad, Vida, Iglesia, Comunidad.
2.  Sería oportuno hacer hoy el rito para la bendición y la aspersión del agua, en memoria del Bautismo, que ocuparía el lugar del acto penitencial al comienzo de la Misa, siguiendo lo indicado en el Apéndice I, propio para la cincuentena pascual, Misal, p. 1058.
3.  Podría seguirse la Plegaria Eucarística para Diversas Circunstancias III:
«Jesús, camino hacia el Padre», Misal, p. 524, por hacer clara mención de Jesús como el camino, la verdad y la vida.
4.  Puede usarse la fórmula de bendición solemne, durante el tiempo pascual, (Misal, p. 473).
5.  Este domingo coincide en Colombia con el día de la Madre. Sería conveniente presentar el carácter maternal de la Iglesia, de esta manera se podrá enriquecer aún más, el mensaje renovador del tiempo pascual (ver Catecismo de la Iglesia, 2030-2051).
6.  Tener presente que en esta semana de mayo:
•  El miércoles13, es la memoria libre de la Bienaventurada Virgen María de Fátima, oportunidad para evitar a la comunidad a continuar en el ambiente pascual en compañía de María, motivando el rezo del santo Rosario en familia.
•  El jueves 14, es la fiesta de san Matías, apóstol.
•  Este mismo día tendrá lugar el evento mundial convocado por el Papa Francisco: “Reconstruir el pacto educativo global”, “Necesitamos un pacto educativo global que nos eduque en la solidaridad universal, en un nuevo humanismo “. Oremos con fe y acompañemos al Papa. (https://bit.ly/2mHMu9E)
•  El viernes 15, es el día del Educador. Puede celebrarse la Misa votiva en honor a san Juan Bautista de la Salle, patrono de los educadores.

Posted by editorCEC1