Los magos nos enseñan que es necesario que el hombre se mantenga en actitud de búsqueda constante de Dios

Primera Lectura: Is 60,1-6
Salmo: Sal 72(71),1-2.7-8.10b-11.12-13 (R. cf. 11)
Segunda Lectura: Ef 3,2-3a.5-6 
Evangelio: Mt 2,1-12


Introducción
De los textos que se nos ofrecen para nuestra oración y reflexión, se pueden entresacar las siguientes ideas:
•  Jerusalén es descrita como la ciudad donde se manifestará el Mesías que viene para traer la luz a todas las naciones.
•  San Pablo nos recuerda que la plenitud de la revelación se ha dado en Cristo que se ha manifestado para toda la humanidad.
•  El Evangelio de Mateo nos presenta a Jesús como el Mesías Rey que se manifiesta como Salvador y su luz brilla para toda la humanidad.

1.  Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?
El evangelista nos presenta varios contrastes. En primer lugar, aparece la figura del rey verdadero, y no como la de aquel que se autoproclamó a sí mismo como tal, siendo un injusto gobernante; es el caso de Herodes, que se dedicó a buscar la exaltación de su figura mediante la edificación de grandes construcciones a base de impuestos injustos a la nación mediante el uso de vasallos que sirvieron a sus intereses particulares, a costa de pasar por encima de la dignidad humana para encumbrarse en su propio dominio. El verdadero Rey y Señor es presentado mediante la humildad y sencillez de un niño que se abaja para vivir las incomodidades humanas y envuelto en pañales nos muestra su fragilidad y capacidad para acoger a todos los que se acercan a Él, venidos desde diversos lugares y regiones. En segundo lugar, se presenta el contraste entre el esplendor de Jerusalén, ciudad fuerte y amurallada donde reside el temible Herodes, y la humildad y sencillez de Belén de Judá, aldea pequeña y de gentes sencillas donde apareció el Mesías Rey. Contrasta la sencillez de los magos que vienen dejándose guiar por la estrella, a diferencia de Herodes que se dejó llevar por su ira y su prepotencia de querer permanecer como el único soberano. En tercer lugar, se presenta la contradicción de un Herodes que tiene el poder y todos los medios necesarios a su disposición para interpretar la presencia del Mesías, y de unos magos que solo tienen la luz de la estrella que los va guiando de modo sencillo y los orienta, por medio de la fe, hasta que descubren la presencia salvadora del Mesías Rey.

2.  Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?
La Palabra de Dios nos presenta a Cristo como el Mesías Salvador que viene para traer la luz a todos los pueblos, pero estos necesitan dejarse orientar por la estrella de la fe que los va guiando hasta descubrir a Jesús para postrarse y reconocerlo como el Señor, rindiéndole homenajes de adoración.

Destacamos del relato bíblico algunas actitudes importantes para nuestra vida:
*  Buscar a Dios: Los magos nos enseñan que es necesario que el hombre se mantenga en actitud de búsqueda constante de Dios, sobre todo, con el deseo de encontrarlo, sabiendo interpretar los signos de los tiempos. Este texto nos hace comprender la forma como los paganos llegaron a la fe y nos pone de manifiesto que la búsqueda sincera de Dios encuentra su pleno cumplimiento en Jesucristo. Pero también se puede dar el rechazo de Dios cuando el hombre aun recibiendo la salvación se niega rotundamente a reconocer el señorío de Dios que manifiesta su mesianismo mediante la sencillez y el anonadamiento (kenosis) rebajándose hasta la condición de un niño; es el caso de los judíos representados en Herodes y los que se sobresaltaron con él, ante la noticia de la aparición del Mesías. 

*  Dejarse guiar en la búsqueda: Los magos nos enseñan la actitud de sencillez y humildad de aquellos que se dejan guiar por la fe para descubrir la presencia del salvador, sobre todo sabiendo vencer las dificultades y obstáculos que se presentan en el camino, tal como lo hicieron los sabios de oriente que no se detuvieron ante la negativa de Herodes y sus intereses, sino que prosiguieron su camino dejándose guiar por la luz de fe que mediante la estrella les indicaba el nacimiento del Mesías. Hoy necesitamos cristianos que se dejen guiar por la fe y sepan vencer los obstáculos e intereses políticos   e ideológicos que se pueden presentar en el camino. Los magos después de encontrar a Cristo regresaron a su tierra por otro camino, y así nos enseñan que el cristiano cuando descubre la presencia de Cristo no puede seguir por el camino de antes, sino por el camino que Cristo le indica.

*  Encontrar a Dios y ofrecerle lo mejor: La actitud de postración frente a la presencia de Jesús nos indica el gozo que brota de un corazón que sabe reconocer la presencia del Señor y se postra para reconocerlo y ofrecerle lo mejor que se tiene. En la ofrenda del oro reconocen  la realeza de Cristo, de la cual nosotros somos participes desde el bautismo, pero también lo reconocen como hombre inmortal, pues con su muerte venció nuestra muerte y nos dio nueva vida; por eso le ofrecen la mirra ya que él da sentido a nuestra humanidad y la lleva a plenitud. Los sabios también se postran para ofrecerle el incienso en el que lo reconocen como Dios que se abaja y nos eleva hasta la categoría de hijos de Dios.

3.  Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?
En este domingo le pedimos al Señor que nos ayude a descubrir su presencia, ya que: “No basta con saber dónde nació Jesús, como lo hicieron los escribas, si no llegamos a ese lugar. No basta saber que Jesús nació, como Herodes, si no lo encontramos. Cuando su dónde    se convierte en nuestro dónde, su cuándo en nuestro cuándo, su persona en nuestra vida, entonces las profecías se cumplen en nosotros. Entonces Jesús nace dentro de mí y se convierte en un Dios vivo para mí. Hoy estamos invitados a imitar a los Reyes Magos. No discuten, sino que caminan; no se quedan a mirar, sino que entran en la casa de Jesús; no se ponen en el centro, sino que se inclinan ante Él, que es el centro; no se fijan en sus propios planes, sino que están dispuestos a tomar otros caminos” (Homilía del Papa Francisco, enero 06 de 2019).

Que al descubrir a Jesús sepamos despojarnos de todo para postrarnos y adorarlo y, habiendo encontrado el gozo de la salvación, sigamos por otro camino distinto al que el mundo nos propone.

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS:
1.  En esta solemnidad de Epifanía conviene resaltar que el personaje central es Cristo y su misterio de salvación, más que las figuras de los reyes magos.
2.  Conviene hacer un momento de sagrado silencio en el acto penitencial y después de la invitación a orar: “Oremos” (Cfr. OGMR 45).
3.  Se puede preparar la procesión con los dones para la Eucaristía, presentado también mercados para los pobres y necesitados.
4.  Encender una luz al frente del pesebre podría ser un elemento pedagógico importante.
5.  Tener presente que hay un formulario distinto para la Misa de la Vigilia y del día. El Prefacio es propio de Epifanía, Misal, p. 367.
6.  Puede emplearse hoy la fórmula de bendición solemne: En la Epifanía del Señor, Misal, p. 472.
7.  Se recomienda emplear la Plegaria Eucarística I o Canon Romano, se dice el “Reunidos en comunión…”, propio de la Epifanía.
8.  El pesebre se puede dejar hasta el domingo después de Epifanía, fiesta del Bautismo del Señor.
9.  Tener presente que el próximo domingo, 12 de enero, se celebra la fiesta del Bautismo del Señor. Con esta festividad concluye el tiempo de Navidad.

Posted by editorCEC1