Ser luz es aprender a imitar la actitud del profeta

La palabra del Señor siempre viva nos llama hoy al testimonio gozoso y al compromiso de ser luz y vida para todos. Que estas lecturas que se van a proclamar despierten en nosotros la llamada a iluminar el mundo con la luz de la fe. Escuchemos.


Lecturas

Primera lectura: Is 58,7-10
Salmo: 112(111),4-5.6-7.8a+9 (R. 4a)
Segunda lectura: 1Co 2,1-5
Evangelio: Mt 5,13-16.


  CONTEXTO BÍBLICO

¿Qué dice la Escritura?

Isaías nos propone nuestra vocación de luz. El profeta en esta tercera parte de su libro, está empeñado en que Israel recuerde el amor de Dios y descubra cómo la vida que ha recobrado necesita signos concretos de fidelidad a Dios que se reflejen en la opción por los que sufren.

El Salmo 112 insiste en la luz. Se es luz y se ofrece luz cuando el que cree hace de su vida una oportunidad para mostrar que la justicia verdadera se traduce en amor generoso, en confiada esperanza, en amor entregado con piedad a los que nos necesitan.

Pablo, en la confianza que refleja este pasaje, retrata la grandeza de su ministerio como un servicio a Cristo y como un compromiso con el Crucificado que es la expresión plena del amor de Dios.

El Evangelio nos recuerda, como decíamos antes, nuestra vocación de luz, la llamada que hace Jesús al comienzo de su ministerio para que lo que acaba de ser anunciado en las bienaventuranzas haga de los creyentes el faro que ilumine al mundo y la sal que de sabor a la historia.

  CONTEXTO SITUACIONAL

Acabamos de celebrar el 2 de febrero el recuerdo de la entrada de Jesús al templo, en el que se proclamaba a Cristo como “lumen Gentium”, luz de las gentes.

El mundo en el que vivimos necesita de una presencia más viva y más activa de los creyentes. Hemos de ser los abanderados de la justicia, los signos vivos de la misericordia, la expresión concreta del amor de Dios que Jesús proclamaba como bienaventuranza el domingo pasado.

Ser luz hoy es aprender a imitar la actitud del profeta, del apóstol, del salmista, que preparan la alegría del evangelio, anunciando al pueblo que camina en tinieblas que el que quiera ser fiel a Dios tiene que ser un signo de esperanza, una señal segura de vida y de fe para todos.

Cada vez es más urgente que en un país en conflictos constantes y en incertidumbres evidentes, la fe sirva de orientación, el creyente sea como un faro que, en medio de la tormenta, le asegura a la nave que se estremece en la tempestad, la cercanía del puerto seguro.

Ser sal es aprender que la vida humana, tantas veces insípida, cuando no amargada, necesita el sabor inconfundible que le puede aportar el que es fiel a Dios y traduce su fidelidad en compromiso misericordioso con el que sufre, con el que requiere compañía, con el que ha perdido la esperanza.

  CONTEXTO CELEBRATIVO

Convendría recordar este domingo la reciente fiesta de la luz del dos de febrero, para que cada uno sienta que la luz que ese día recibió junto a María, la Madre del Salvador, siga encendida y reflejada en una vida de fe y de compromiso.

Es urgente recordar que en el Bautismo, se nos dio la luz, y que, también, en otro tiempo, se ponía un poco de sal en los labios del bautizado para recordarle su vocación de luz y de fe, para comprometerlo a formarse en la fe para ser testigo vivo del amor y de la vida de Dios.


 Recomendaciones prácticas

  1. Que los cantos hablen de ser luz y de la misión profética del creyente.
  2. En muchas comunidades se está iniciando la catequesis. Recordar que es misión de todos ser luz y ser sal de la tierra, mediante el compromiso con todos y con el testimonio de una fe que tiene raíces, pero que también da frutos.
  3. Sería oportuno utilizar el Prefacio Dominical I: «Misterio Pascual y pueblo de Dios», p. 383 del Misal, por recordar que fuimos llamados por Dios de las tinieblas a su luz admirable, para proclamar ante el mundo sus maravillas.
  4. Recordar que esta semana:
  • Del lunes 6 al viernes 10 de febrero se llevará a cabo la CII Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano. Tener presente en as oraciones a los Señores Obispos, pidiendo por el éxito de la Asamblea y el bien de la Iglesia que peregrina en Colombia.
  • El sábado 11 de febrero, es la memoria libre de Nuestra Señora de Lourdes y se celebra la Jornada Mundial del Enfermo.

Posted by Admin9834