Ser su discípulo tiene un costo

Desde niños hemos aprendido a amar a nuestra familia y a nuestros amigos. Pero también hemos recibido los mensajes que nos proponen, como ideal de la vida, satisfacer nuestras ambiciones y caprichos: tener más bienes y comodidad, lograr poder, dinero y fama. La Palabra de Dios, que es Jesucristo, nos recuerda hoy cómo debemos jerarquizar nuestras opciones prefiriendo el reino de Dios a cualquier otro valor.


Lecturas

Primera lectura: Sabiduría 9,13-18
Salmo de respuesta: 90(89),3-4.5-6.12-13.14+17 (R. cf. 12b)
Segunda lectura: Filemón 9b-10.12-17
Evangelio: Lucas 14,25-33


  CONTEXTO BÍBLICO

Jesús advierte a sus seguidores que ser su discípulo tiene un costo: el que quiera seguirlo va a poner en riesgo lo que tiene y aun lo que más ama. El que vaya a tomar ese camino, debe calcular bien su capacidad de gasto, su capacidad de lucha, no sea que termine en el ridículo del que no fue capaz de culminar la construcción de un edificio. En suma: medir su capacidad de cargar la cruz. No es fácil aprehender este saber. Por eso la liturgia nos trae el texto de la Sabiduría: en él se dice que no podemos aprender a agradar al Señor si Él no nos da su sabiduría, enviándonos desde el cielo su Santo Espíritu. Nuestros razonamientos son falibles y apenas si somos capaces de entender las cosas terrenas. El texto de Pablo, la carta a Filemón, puede ser relacionado: Pablo, “anciano” y prisionero, no vacila en desprenderse de su acompañante Onésimo, tan necesario para su servicio, con tal que se restaure el derecho agraviado de Filemón. Y a su vez pide a Filemón que sea capaz de superar sus intereses y su derecho para que reciba generosamente a su fugado Onésimo no tanto como esclavo, sino como hermano dando la prioridad a la gracia y la caridad de Cristo.

  CONTEXTO SITUACIONAL

Decía el Concilio Vaticano II que “entre los signos de nuestro tiempo es signo de mención especial el creciente e inexcusable sentido de solidaridad entre todos los pueblos” (Apostolicam Actuositatem, 14) Pero eso coincide en nuestro tiempo con un creciente egocentrismo que todo lo condiciona a la utilidad y provecho individual. La satisfacción de deseos y “opciones” se hace valer como supremo criterio ético. El Concilio Vaticano II ya decía que hay en nuestro tiempo quienes fomentan la libertad “en forma depravada, como si fuera pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que sea deleite, aunque sea mala” Gaudium et Spes, 17 Y el Cardenal Ratzinger afirmaba: “Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos.” (Card. J. Ratzinger, Homilia pro eligendo pontifice 18 abril 2005) Por todo lo anterior, la afirmación de Jesús suena hoy exótica y extraña. Pero en boca de Jesús, la frase es categórica: el que no lo acepte, no puede ser su discípulo. Se trata de posponer al seguimiento de Jesús cualquier posesión y cualquier vínculo de relación aun el más tierno y el más humano. Este llamado perentorio no significa simplemente un marco institucional en el que se “organice” la práctica de esas renuncias. No se reduce a la formulación y práctica de unos votos por unos pocos profesionales de la radicalidad. Es llamado para todos, como nuevo modo de vivir. Si somos perceptivos de la realidad más allá de lo publicitado, sabemos que en el mundo actual hay quienes nos dan ejemplo de ese seguimiento de Jesús pagando todas las consecuencias. ¡Qué hermoso pero estremecedor ejemplo nos han dado muchos cristianos del medio oriente fieles hasta la muerte, perdiendo todos sus bienes, corriendo las más crueles consecuencias del odio y la discriminación hasta morir.

  CONTEXTO CELEBRATIVO

Cada vez que celebramos la eucaristía celebramos en presente (no repetimos) el sacrificio único de Cristo, que no es sólo el momento de su muerte: es su vida, muerte y resurrección como una sola ofrenda espiritual agradable al Padre: su radical obediencia al Padre. En cada celebración de la eucaristía se vive esa tensión pascual de las opciones: para decir hoy “Yo creo en el Padre, en Jesucristo, en el Espíritu Santo, en la Iglesia…” se nos pone antes frente a la pregunta: ¿Tú renuncias…? Generalmente somos refractarios a renunciar: lo que queremos es poseer y disfrutar cada vez más. Si hoy voy a decir “Amen” a Cristo, debo oír la voz del Maestro que nos dice otra vez: “Si alguno se viene conmigo y no pospone…incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío”.


 Recomendaciones prácticas

  • 1. Tener presente las expresiones bíblicas que explicita la homilía de este domingo: ¿Quién puede hacerse una idea de lo que quiere el Señor?, «Danos, Señor, un corazón sensato», «Ninguno de ustedes puede ser discípulo mío, si no renuncia a todo».
  • 2. Se podría emplear la Plegaria Eucarística “De Reconciliación” II, para introducir el tema de la paz en esta semana.
  • 3. Este domingo es día de Oración Compartida entre las Iglesias Hermanas de Aquisgrán y Colombia.
  • 4. Jubileo de los voluntarios y operadores de la Misericordia.
  • 5. Seguir el ejemplo del Papa Francisco, distribuir nuevos testamentos a los fieles, para que los puedan tener en sus bolsillos y consultarlos, ya que estamos en el mes de la Biblia. Invitar a todos a su lectura orante.
  • 6. Recordar que esta semana:
    • Inicio de la semana por la paz en Colombia. Durante la semana, según subsidio ofrecido, organizar temática y acciones por la paz con grupos pastorales parroquiales, tanto de la zona urbana como rural; el jueves convendría hacer una Hora Santa pidiendo por la paz del país.
    • El jueves 8 es la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María
    • El viernes 9 es la memoria obligatoria de san Pedro Claver; día de los Derechos Humanos (en Colombia).

Foto Tomado de Internet

Posted by Admin9834