María es modelo de vida y acompañante misionera

En el camino del adviento, la Iglesia celebra con profundo gozo la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María. Este dogma de fe fue proclamada por el Papa Pío IX, el 8 de diciembre de 1854.

Así la Eucaristía de este día nos permite contemplar en la Santísima Virgen María el modelo de la vida del cristiano que, en la Iglesia, espera a Cristo que viene. Con María, modelo e intercesora, participemos en esta celebración.


Lecturas

Primera lectura; Gn 3,9-15.20
Salmo: 98(97),1.2-3ab.3cd-4 (R. Lc 1,49)
Segunda lectura: Ef 1,3-6.11-12
Evangelio: Lc 1,26-38


  CONTEXTO BÍBLICO

La Liturgia siempre nos presenta la Escritura en forma tal que la Palabra llegue a nuestra vida. Hoy leemos cómo “el pecado entró en el mundo” (Cfr. Romanos 5,12) y cómo el pecado ha de salir del mundo. Eva con falsedad trató de exculparse “La serpiente nos engañó” (Gen 3,18), y María se ofreció a colaborar, “Fiat, hágase en mí según tu Palabra” (Lc. 1, 38). María es la llena de gracia y desde siempre sin pecado, ya antes de crearse el mundo, para la gloria y la alabanza de Cristo (Cfr. Ef. 1, 12).

Con estos fundamentos bíblicos, la Iglesia maduró lo que es el Dogma, la doctrina de la Concepción Inmaculada. Y así el Papa Pío IX, en el año 1854, proclamó solemnemente que la bienaventurada Virgen María, en el primer instante de su Concepción, fue preservada inmune de toda mancha de pecado original por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano.

En efecto, así se expresa la Bula Ineffabilis Deus, citada en el Catecismo de la Iglesia Católica. Allí encontramos los detalles: ¿Quién? María; ¿Cuándo? en la Concepción, ¿Qué? sin pecado, ¿Por quién? por Dios, ¿Por qué? por los méritos de Jesucristo

Accede al contenido completo del plan


VISITA EL ESPECIAL DE ADVIENTO


Posted by Admin9834