Jesús es el Buen Pastor que se sacrifica por su rebaño

En el gozo de la Pascua, hoy venimos como pueblo y ovejas del rebaño de Jesucristo a celebrar el día del Señor, contemplándolo a Él como nuestro buen pastor, que sigue actuando en la persona de los ministros de la Iglesia, el Papa, nuestros obispos y presbíteros, unidos a ellos participemos en esta celebración.  


Lecturas

 Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 13,14.43-52
 
Salmo de respuesta: 100(99),1-2.3.5 (R. 3c)
Segunda lectura: Apocalipsis 7,9.14b-17
 
Evangelio: Juan 10,27-30


  CONTEXTO BÍBLICO

La  Palabra de Dios en este cuarto domingo de pascua, nos invita a contemplar a Jesús resucitado bajo la figura del buen pastor, imagen tan común al pueblo de Israel. En efecto, el Evangelio presenta a Jesús con las características del Buen Pastor, así la familiaridad y el buen trato del pastor con las ovejas hace que estas distingan el timbre de su voz, lo reconozcan, lo siguán, y es tal su amor por ellas, que está dispuesto a ir hasta el final en su defensa, pues nadie se las quita de su mano por que  el Padre se las ha confiado y él permanece con ellas. No es un pastor asalariado, es buen pastor que da la vida eterna a sus ovejas.

Según los deseos de Dios y las circunstancias históricas, para que este pastoreo sea universal,  corresponde también a sus ministros, en este caso a los apóstoles, concretamente a  Pablo y Bernabé(primera lectura), quienes  al ser rechazados por parte de los judíos, van ahora a todos los hombres, sin distinción de raza ni idioma, para convocarlos a que acojan a Cristo y así puedan hacer parte de su pueblo y ovejas de su rebaño (Salmo) y de este modo constituir, con todos, el único rebaño, bajo un solo Pastor. Verdad ésta que alcanzará su plenitud en el estado celestial (segunda lectura), que como pueblo de Dios constituido  de todas las naciones, razas, y lenguas, y superadas todas las dimensiones de rechazo y persecución, quienes han creído y esperado, se presentaran ante el trono de Dios, guiados por el Cordero que quitó el pecado del mundo y ahora los conducirá como su pastor a las fuentes de agua viva.

  CONTEXTO SITUACIONAL

Jesús resucitado ha confiado a sus representantes que obran en su nombre, el poder del pastoreo, de la misericordia. De este modo colocó en cabeza de Pedro el poder de “atar y desatar”, que significa la autoridad para absolver los pecados, pronunciar sentencias doctrinales y tomar decisiones disciplinares en la Iglesia; autoridad que continúa por el ministerio apostólico, ministerio que ejerce hoy su sucesor Francisco, y en unidad con él, todos los obispos.

El rebaño de Dios es hoy la Iglesia y  el bueno pastor es Jesús que ha dado su vida por las ovejas, y continúa prolongando su presencia mediante aquellos que Él elige para ministros de su Iglesia. Así, el Papa, los obispos y los presbíteros hacen las veces del buen pastor dispuestos a entregarse en el trabajo de cada día, santificando mediante la oración y los sacramentos, enseñando mediante la predicación y la catequesis, y gobernando a través del servicio a todos sus hermanos.

La convocación a hacer parte del rebaño es de orden universal, católica, es para todas las razas, lenguas, pueblos y naciones de la tierra, no hay discriminación de personas;  todos sus miembros, aunque de diversas maneras, tienen responsabilidad en esta tarea de salir al encuentro, especialmente de los más necesitados.  Y para que el apostolado de todos sea fecundo, requiere la unión con Cristo, el pastor supremo, fuente y origen de la misión de la Iglesia.

  CONTEXTO CELEBRATIVO

En este cuarto domingo de pascua siempre la Iglesia ha contemplado en la pascua del Señor su figura de buen pastor, y en este año santo de la misericordia lo contemplamos como el pastor misericordioso, que nos invita acercarnos a su mesa ofreciéndose Él mismo como el mejor banquete y dándosenos como el agua que nos quita la sed; es la oportunidad de reconocer su voz y de sentirnos como sus especiales invitados, sigámoslo, entremos en la sala de su banquete y llenémonos de su amor y de su gracia salvífica para que todos sus miembros lo anunciemos con nuestras palabras, con nuestro testimonio y con las obras realizadas en bien de todos los que están necesitados que comparten nuestra historia.


 Recomendaciones prácticas

  • Hoy la homilía tiene como figura protagonista al Buen Pastor: puede elaborarse una cartelera alusiva al pastor colocar en ella imágenes del Papa, los obispos y presbíteros. 
  • Durante la homilía según la asamblea, explíquese brevemente las tareas de un pastor de ovejas, hablar también que es un rebaño, que es la Iglesia, su universalidad para acoger todos los hombres y culturas.
  • Los ministros de la Iglesia obran en la persona de Jesús, cuando presiden la Eucaristía o celebran otros sacramentos. Tener presente que estamos en el año de la misericordia.
  • Este domingo, Día del Buen Pastor, es la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones Sacerdotales.  Conviene tener en cuenta el mensaje del Santo Padre para esta ocasión y orar de manera más especial por las vocaciones al ministerio ordenado; así como por todos los ministros, para que sean fieles al encargo recibido.

Posted by Admin9834