Pasar al contenido principal

neiva

Lun 16 Ene 2017

Lluvia de sobres

Escrito por: Mons. Froilán Casas Ortiz - Se ha ido imponiendo una horrible costumbre, marcada por la sociedad de consumo y el apego al dinero, de enmarcar cualquier reunión social con la exigencia de la incómoda etiqueta “lluvia de sobres”. Cómo me fastidia que la hermosura de la amistad sea tasada y medida por los parámetros del dinero. ¡Cómo nos falta criterio! Porque en los Estado Unidos se usa, entonces sin ton ni son debe aplicarse entre nosotros. Por favor, que el coloso del Norte nos enseñe tecnología, pero en cultura, en muchas cosas, estamos más adelantados. En el fondo hay una serie de complejos culturales, ¡qué falta de identidad! La llamada lluvia de sobres, la encuentro razonable cuando de matrimonios se trata. Es comprensible que la nueva pareja, escoja lo prioritario y en ese sentido qué bueno ofrecerles con cariño un regalo monetario. En la práctica, se repetían los regalos de electrodomésticos, por ejemplo y, ¿entonces qué hacer con ellos? De modo que en este aspecto la costumbre se ha vuelto pragmática. Pero ahora cualquier reunión exige la tal lluvia de sobres. A la verdad que cuando recibo una invitación con tal exigencia yo no asisto. En el fondo lo considero una grosería. En la amistad debe haber espontaneidad. El comprar un regalo exige tiempo, descubrir desde la óptica del amor, lo que más agrade a la persona agasajada. La curiosidad del detalle encierra una especie de misterio y de alegre ansiedad. Todo ello hace parte del afecto. La amistad no se mide por la cantidad, sino por la actitud en la relación personal. Cuando nos visita una persona, el mayor regalo es la presencia de ese amigo o amiga que llega. Su visita nos genera alegría y nos proponemos acogerlo de la mejor manera. La alegría se refleja en los gestos, en las actitudes; más allá de los hechos externos, está la atracción espiritual y afectiva. La verdadera amistad se refleja por el desinterés en lo material y la búsqueda de los lazos de afecto que están más allá de las cosas tangibles. No se trata de rechazar las cosas materiales, se les debe dar su justo puesto. Superemos el materialismo y luchemos por una relación marcada por el afecto sincero que está más allá de cualquier parámetro cuantitativo. Amigo es aquél que conociéndolo, lo ama; ve sus errores, pero lo comprende y ayuda para seguir adelante. El que quiera buscar personas perfectas, sálgase de este planeta y busque en los espacios siderales el tipo de amistad que quiere. ¿Qué autoridad tiene usted para exigir amigos perfectos, si usted es un pozo de imperfecciones? Para exigir hay que dar, ¿qué ha dado usted para exigir? El amor por naturaleza es fecundo. Si usted da veinte para recibir a cambio veintiuno, usted no está dando veinte, usted busca uno; no sea avariento y egoísta. La calidad de la amistad se muestra en la entrega de la persona y la generosidad de su relación. Quien es amigo en el pleamar, lo debe ser en el bajamar. ¡Esa sí que es verdadera amistad! Amigo en las duras y en las maduras. Siembre amor para cosechar amor. + Froilán Casas Ortíz Obispo de Neiva

Lun 26 Dic 2016

Navidad sin Jesús

Escrito por: Mons. Froilán Casas Ortiz - Cada día paganizamos más la navidad cristiana. El lenguaje se ha venido metiendo como un imaginario cultural que va suplantando el tradicional saludo: ¡FELIZ NAVIDAD! Por la expresión sin referencia a Jesús: ¡Felices fiestas! La gente lo repite sin darse cuenta, ¡qué falta de sentido crítico! En este mundo de las atiborradas comunicaciones que recibimos, encontramos sendos mensajes: un buen número de ellos, no hacen referencia a la fiesta cristiana de la navidad. Ahora son hermosos paisajes, lindas montañas, espléndidos arroyos y una pareja que se ama, con linda música de fondo, suplantando a los villancicos, todo sin referencia a Jesús. Es una filantropía sin trascendencia divina. Celebramos el cumpleaños de Jesús con ausencia del cumpleañero. ¡Qué tristeza! Se repite el relato bíblico que nos presenta San Lucas: “No hubo sitio en la posada”. El ruido de la ciudad no da un espacio para Dios. Claro, el hombre de la sociedad de consumo se ha llenado de tantos artefactos, que no queda un puesto para el Salvador del mundo. Como ayer, tiene que irse a un establo a nacer. ¡Qué importa! No hay comodidades físicas, pero tienen lo fundamental: el amor. El calor de José y María suplen con creces el frío de la campiña. No son los grandes de la tierra quienes escuchan el saludo de los ángeles: “¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres que aman a Dios!” Son la gente sencilla que recibe la alegre noticia del nacimiento del Redentor del mundo. En el corazón de los grandes de este mundo, no tiene cabida Dios. Pregunto: estos señores, ¿qué harán cuando llegue el envejecimiento, la enfermedad y la muerte? No se preocupe señor arrogante y autosuficiente: en su féretro le van a poner rollos de dólares, euros y libras esterlinas: eso fue lo que usted sembró a lo largo de su vida. ¿Dónde nace el Niño Dios? En el corazón del sencillo, del abierto a los demás, del que sirve con alegría, del honesto y trasparente, del fiel y cumplidor del compromiso adquirido. ¿Quién es trasparente? Quien no engaña, alguien en quien se puede confiar. Es aquel que lo comprende todo, porque en el amor no hay juicios, hay apertura al otro que llega con sus debilidades y con el ánimo de seguir mejorando. En los perfectos no hay navidad, ellos están llenos de sí, ellos nunca cometen errores, son la divina perfección andando; ellos siempre tienen la razón, ¿para qué dialogar con ellos si siempre les asiste la verdad? Jesús se queda con la sencillez de los pastores que vigilan y cuidan los rebaños en las montañas de Belén. Jesús se queda con los buscadores de la verdad que la supeditan al amor. No hay navidad en el discurso altivo y prepotente; no hay navidad en la propuesta de una paz con agresividad, una paz que descalifica a los otros; no hay navidad en quienes atropellan los derechos de los indefensos; no hay navidad en quienes mancillan el lecho del cónyuge; no hay navidad en quien maltrata la inocencia de los niños y los mata en el seno materno. + Froilán Casas Ortíz Obispo de Neiva