Pasar al contenido principal

Vocaciones

Vie 9 Sep 2022

Ciudadela y Sínodo sacerdotal

Por: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía - Recibir de Dios las vocaciones y los pastores que necesita una Iglesia Particular como la de Cali, es una gracia que hoy agradecemos infinitamente al Dueño de la mies, al “Pastor y Obispo de nuestras almas”, Cristo Jesús. Es una bendición inmensa contar con familias, escuelas, parroquias, movimientos apostólicos, congregaciones religiosas, cooperación entre Iglesias y con benefactores que apoyan a los seminaristas, que lo han hecho posible. El Seminario San Pedro Apóstol, el “Seminario Parroquia” de profesionales Santiago Apóstol, y el naciente Propedéutico San Joaquín, ubicado en dicha parroquia, conforman, con sus formadores y docentes, vinculados a la Unicatolica, esta comunidad formativa sacerdotal para el presbiterio de Cali. No solamente de formación básica, con sus tres ciclos, sino con formación permanente, con profesionalización y especializaciones académicas en Cali y en el exterior. Estos procesos están enmarcados, necesariamente, en una búsqueda, que es diferencial en cuanto a sus referentes, de lo que el Papa Francisco llamó LAS CERCANÍAS DEL SACERDOTE, que ampliamos a 5 cercanías: a Dios, al Obispo, a sus hermanos en el Orden sacerdotal, a sus feligreses y, con ellos, al territorio y población en que viven, comparten, sirven y evangelizan. En este “tiempo de Dios” que vive la Iglesia bajo el signo y metáfora del SÍNODO, es decir, del dinamismo comunitario y colectivo para “caminar juntos”, el mismo Señor nos ha permitido transformar un espacio y terreno de la Arquidiócesis en lo que llamaremos “Ciudadela Sacerdotal Santo Toribio de Mogrovejo”, al sur de la ciudad. Será un intento por configurar, entre todos, nuestro proceso de pastoral sacerdotal, con su Vicaría y organismos del presbiterio, en función de las “cercanías” antes referidas, entendiéndolas todas como “proyecto integral de la vida sacerdotal”. Un proyecto que recoge y hace visible y viable la vida entera de un sacerdote, sin aislamientos ni desmedro de su identidad, su estilo de vida y su ejercicio sacerdotal, aún por fuera del cargo y de las condiciones para desempeñar alguno. La Ciudadela Sacerdotal de Cali está siendo una obra concebida en su ubicación, terreno y diseño arquitectónico, en su Templo, sus espacios interiores y externos, para educarnos más en relación a la dignidad, la solidez y la unidad que deberían caracterizar siempre la vida de todo presbiterio. Su proyección al inmediato futuro, sus desarrollos ulteriores y el acceso a su ocupación y uso, buscarán garantizar esos “valores” espirituales y esos objetivos funcionales. ¿Quién es Santo Toribio de Mogrovejo y porqué la elección de dicho nombre como Santo Patrono? Lo diremos en la siguiente entrega de Octubre. Por ahora, refresquemos la actualidad de esta gran figura del Santoral Latinoamericano, quien confirmó a Santa Rosa de Lima y fue contemporáneo también de San Martín de Porres, San Juan Macías y San Francisco Solano. *Santo Toribio de Mogrovejo anticipó en su época, (siglo XVI), el caminar de la IGLESIA EN SALIDA en nuestro continente, y vivió a plenitud el ejercicio sinodal. Dedicó 17 de sus 25 años como Arzobispo de Lima y Metropolitano del Virreinado, a recorrer aproximadamente 40.000 Kilómetros de su jurisdicción eclesiástica, que comprendía gran parte de Centro y SurAmérica, defendiendo los derechos de los indígenas, anunciando el Evangelio en las periferias y consolidando las doctrinas, comunidades y patronatos. El Obispado de Popayán y el territorio de la Cali de entonces, hasta Panamá y Nicaragua, estaban bajo su cayado de Pastor. Así hizo 13 sínodos y convocó y presidió el III Concilio Limense (1582-1583), al cual asistieron prelados de toda Hispanoamérica. Cada 23 de marzo en el Calendario litúrgico y cada 27 de abril en el del Perú, se celebra su fiesta o memoria, recordándolo como “el Santo Padre de América” y Patrono del Episcopado Latinoamericano. Su mismo nombre, etimológicamente (turbios), significa “vida en movimiento”, persona dinámica, caminante (tour, tur). Toda una profecía de celo misionero, valentía y autonomía proféticas, sentido y consenso desde la fe y la comunión. Sínodo y Ciudadela Sacerdotal convergen plenamente en el ejemplo y legado de santidad de Santo Toribio de Mogrovejo. + Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Jue 5 Mayo 2022

Mensaje para la 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Con motivo de la 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que la Iglesia Católica celebra este próximo domingo 08 de mayo, cuarto domingo de Pascua, el Papa Francisco envió un mensaje titulado: “Llamados a edificar la familia humana”. “Mientras los vientos gélidos de la guerra y de la opresión aún siguen soplando, y presenciamos a menudo fenómenos de polarización, como Iglesia hemos comenzado un proceso sinodal”. Con estas palabras el Pontífice manifiesta: “Sentimos la urgencia de caminar juntos cultivando las dimensiones de la escucha, de la participación y del compartir”. Y afirma: “Junto con todos los hombres y mujeres de buena voluntad queremos contribuir a edificar la familia humana, a curar sus heridas y a proyectarla hacia un futuro mejor”. A la vez que ofrece su reflexión sobre el amplio significado de la “vocación”, en el contexto de una Iglesia sinodal que se pone a la escucha de Dios y del mundo. Llamados a ser todos protagonistas de la misión De la sinodalidad, Francisco escribe que “el caminar juntos es una vocación fundamental para la Iglesia, y sólo en este horizonte es posible descubrir y valorar las diversas vocaciones, los carismas y los ministerios”. “Sabemos – afirma – que la Iglesia existe para evangelizar, saliendo de sí misma y esparciendo la semilla del Evangelio en la historia”. Por lo tanto, dado que “la misión es posible haciendo que cooperen todos los ámbitos pastorales, involucrando a todos los discípulos del Señor”, el Papa añade: “Es necesario cuidarse de la mentalidad que separa a los sacerdotes de los laicos, considerando protagonistas a los primeros y ejecutores a los segundos, y llevar adelante la misión cristiana como único Pueblo de Dios, laicos y pastores juntos. Toda la Iglesia es comunidad evangelizadora”. Llamados a ser custodios unos de otros, y de la creación De la palabra “vocación” Su Santidad explica que no debe “entenderse en sentido restrictivo”, referida sólo a los que siguen al Señor en el camino de una consagración particular, puesto que: “Todos estamos llamados a participar en la misión de Cristo de reunir a la humanidad dispersa y reconciliarla con Dios. Más en general, toda persona humana, incluso antes de vivir el encuentro con Cristo y de abrazar la fe cristiana, recibe con el don de la vida una llamada fundamental”. Además, recuerda que “todos llamados a ser custodios unos de otros, a construir lazos de concordia e intercambio, a curar las heridas de la creación para que su belleza no sea destruida”. “En definitiva, a ser una única familia en la maravillosa casa común de la creación, en la armónica variedad de sus elementos”. Llamados a acoger la mirada de Dios El Santo Padre indica que “a esa gran vocación común se añade la llamada más particular que Dios nos dirige a cada uno, alcanzando nuestra existencia con su Amor y orientándola a su meta última, a una plenitud que supera incluso el umbral de la muerte”. Al respecto recuerda que a Miguel Ángel Buonarroti se le atribuyen las palabras “todo bloque de piedra tiene en su interior una estatua y la tarea del escultor es descubrirla”. De ahí su analogía: “Si la mirada del artista puede ser así, cuánto más lo será la mirada de Dios, que en aquella joven de Nazaret vio a la Madre de Dios; en el pescador Simón, hijo de Jonás, vio a Pedro, la roca sobre la que edificaría su Iglesia; en el publicano Leví reconoció al apóstol y evangelista Mateo; y en Saulo, duro perseguidor de los cristianos, vio a Pablo, el apóstol de los gentiles”. “Su mirada de amor siempre nos alcanza, nos conmueve, nos libera y nos transforma, haciéndonos personas nuevas”. También señala que, así como existe la “santidad de la puerta de al lado” (cf. Exhortación apostólica Gaudete et exsultate, 6-9), “también la vocación es para todos, porque Dios nos mira y nos llama a todos”. “Así nos mira Dios, en cada uno de nosotros ve potencialidades, que incluso nosotros mismos desconocemos, y actúa incansablemente durante toda nuestra vida para que podamos ponerlas al servicio del bien común”. Llamados a responder a la mirada de Dios Por otra parte, Francisco no olvida destacar que “la mirada amorosa y creativa de Dios nos ha alcanzado de una manera totalmente única en Jesús”. Y tras recordar el relato del joven rico, en el que el evangelista Marcos dice: “Jesús lo miró con amor”, el Papa escribe que “esa mirada llena de amor de Jesús se posa sobre cada una y cada uno de nosotros”. Por esta razón sugiere: “Hermanos y hermanas, dejémonos interpelar por esa mirada y dejémonos llevar por Él más allá de nosotros mismos. Y aprendamos también a mirarnos unos a otros para que las personas con las que vivimos y que encontramos – cualesquiera que sean – puedan sentirse acogidas y descubrir que hay Alguien que las mira con amor y las invita a desarrollar todas sus potencialidades”. Experiencia del doctor Gregorio Hernández Cisneros Asimismo, el Santo Padre menciona la experiencia del doctor Gregorio Hernández Cisneros, quien “mientras trabajaba como médico en Caracas, Venezuela, quiso ser terciario franciscano” y posteriormente monje y sacerdote, aunque la salud no se lo permitió por lo que “se dedicó sin reservas a los enfermos afectados por la epidemia de gripe llamada ‘española’, que en esa época se propagaba por el mundo”. Se trata – afirma Francisco – de un “testigo ejemplar de lo que significa acoger la llamada del Señor y adherirse a ella en plenitud”, que fue beatificado hace un año. Convocados para edificar un mundo fraterno Por último, el Papa añade que, como cristianos, no sólo somos “interpelados personalmente por una vocación, sino también con-vocados”. “Somos como las teselas de un mosaico, lindas incluso si se las toma una por una, pero que sólo juntas componen una imagen”. “Brillamos, cada uno y cada una, como una estrella en el corazón de Dios y en el firmamento del universo, pero estamos llamados a formar constelaciones que orienten y aclaren el camino de la humanidad, comenzando por el ambiente en el que vivimos”. He aquí escribe el Pontífice “el misterio de la Iglesia que, en la coexistencia armónica de las diferencias, es signo e instrumento de aquello a lo que está llamada toda la humanidad” (...) “Por eso la Iglesia debe ser cada vez más sinodal, es decir, capaz de caminar unida en la armonía de las diversidades, en la que todos tienen algo que aportar y pueden participar activamente”. “Toda vocación en la Iglesia – concluye el Papa – y en sentido amplio también en la sociedad, contribuye a un objetivo común: hacer que la armonía de los numerosos y diferentes dones que sólo el Espíritu Santo sabe realizar resuene entre los hombres y mujeres”. “Sacerdotes, consagradas, consagrados y fieles laicos caminamos y trabajamos juntos para testimoniar que una gran familia unida en el amor no es una utopía, sino el propósito para el que Dios nos ha creado”. Por todo esto el Santo Padre invita a rezar “para que el Pueblo de Dios, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, responda cada vez más a esta llamada. Invoquemos la luz del Espíritu Santo para que cada una y cada uno de nosotros pueda encontrar su propio lugar y dar lo mejor de sí mismo en este gran designio divino”. Fuente: Agencia Vatican News [icon class='fa fa-download fa-2x'] Leer mensaje 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones[/icon]

Mié 4 Mayo 2022

Yo doy la vida eterna a mis ovejas

CUARTO DOMINGO DE PASCUA Mayo 08 de 2022 • Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 13, 14.43-52 • Salmo: 100(99), 1-2.3.5 (R. 3c) • Segunda lectura: Apocalipsis 7, 9.14b-17 • Evangelio: Juan 10, 27-30 I. Orientaciones para la Predicación Introducción Los primeros domingos de Pascua la Iglesia presenta en la liturgia las apariciones del Resucitado a sus discípulos, pero el cuarto domingo de Pascua ofrece una figura especial, la de Cristo Pastor de las ovejas; es claro para nosotros que Él es el único Buen Pastor para sus fieles, pero el pueblo ha reconocido a través de los siglos en el papa, los obispos y los presbíteros un ministerio a favor de aquel del Único Pastor que reúne bajo su cuidado a gentes muy diversas, como sucedía ya desde las primeras comunidades cristianas compuestas de fieles provenientes de los judíos y de los gentiles (cf. Directorio Homilético, apéndice I, ciclo c, Cuarto domingo de Pascua). 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? La lectura de los Hechos de los Apóstoles se inserta en un apartado sobre la evangelización de Chipre y Asia menor, pero más específicamente nos presenta a Pablo y a Bernabé en Antioquia de Pisidia mientras ofrecen a los gentiles el mensaje de salvación ya que muchos judíos, sus primeros destinatarios, lo habían rechazado; así, quienes aceptaban el mensaje se alegraban y daban alabanza a la Palabra proclamada y quienes lo rechazaban experimentaban envidia e ira contra los discípulos al ver que muchos acudían a la escucha de la Palabra. El Salmo noventa y nueve es un llamado a la alabanza por el gozo del reconocimiento de la misericordia fiel del Señor con su pueblo, es también por esto acción de gracias, pero además confesión de la fe en Dios creador y guía del pueblo –expresado como las «ovejas de su rebano»–, es evidente así, que el Salmo pone también en tono de oración el contenido de la lectura de los Hechos. Además, como segunda lectura se continua el libro del Apocalipsis que la Iglesia hace terminar en los versículos que declaran que el Cordero (Cristo) será el pastor que conducirá hacia fuentes de aguas vivas a los que han sido atribulados y pasados por la sangre del Cordero para secar sus lágrimas: una consoladora imagen profética y apocalíptica de la comunión de los mártires de todos los tiempos. La dirección de toda esta riqueza de la Escritura la señala el Evangelio, que propone un breve, pero muy diciente pasaje del evangelista Juan en que Jesús, después de que un grupo de judíos le pidiera que les dijera expresamente si era o no el Mesías –porque la incertidumbre les turbaba el alma–, les responde que se los ha dicho, pero no se lo creen porque no son ovejas suyas, en cambio sus ovejas, las que el Padre le dio, escuchan su voz y lo siguen. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? Quienes acuden a la escucha de la Palabra de Dios, son reunidos de los más diversos pueblos y reciben hoy, como en muchas épocas, la alegría que brota de ella y la alaban, como sucedía con los gentiles que acogían la Buena Noticia por parte de los Apóstoles, en el mensaje de la primera lectura. En efecto, el mensaje del Señor llega como la luz a todos los extremos de la tierra para iluminar a los que viven en las tinieblas y para congregarlos como su pueblo y ovejas de su rebano; esta es la respuesta que se ofrece para que la comunidad ratifique cada una de las estrofas del salmo de alabanza que acompaña la lectura. La segunda lectura continúa motivándonos a una alegre fe y a una firme esperanza, esta vez recordando que el Cordero de Dios será quien como un pastor conduzca los mártires, a quienes han pasado por la sangre del Cordero, hacia la vida, hacia las aguas vivas y quien dé recompensa a los sufrimientos que asumieron por seguir fielmente a su pastor. El verso preparatorio al Evangelio recuerda el conocimiento mutuo que caracteriza al Pastor y a las ovejas, esa conexión supera por mucho el oficio del pastor de este mundo de Cristo Pastor, porque él nos da vida, no es aquel que usufructúa la vida de las ovejas. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? En la oración colecta, que da el tono de la celebración de la Misa, pedimos al Señor que, a pesar de las debilidades del rebano del Señor, este pueda llegar a la gloria que nos alcanzó la fortaleza de Cristo, nuestro único pastor, es decir que por el ejemplo de Jesucristo, logremos perseverar en Él para alcanzar los gozos celestiales; reflejamos el encuentro con esta Palabra en nuestra vida cotidiana de diversas formas, entre las cuales se encuentra el recordar que ante las dificultades por subsistir en este mundo, contamos con la providencia del Señor, que no solo nos prodiga lo necesario para subsistir sino también el alimento de la Palabra que nos llena de alegría en el Espíritu Santo y de la Eucaristía, que es fuente inagotable de alegría y precio de nuestra salvación (cf. Misal Romano, III Domingo de Pascua, oración sobre las ofrendas y después de la comunión) ____________ Recomendaciones prácticas: • Día del Buen Pastor. • Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones Sacerdotales. • Día de la Madre. • Orar por la santificación de los sacerdotes. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Somos congregados por el amor de Cristo muerto y resucitado por nuestra salvación, por su amor que nos ha limpiado de la turbidez del pecado; escucharemos la Palabra del Señor y comulgaremos su pan y bebida de salvación y de esta forma somos participes de la vida eterna que solo Él puede otorgar. ¡Qué alegría, en este domingo hemos sido congregados por el Señor, nuestro único Pastor, como ovejas de su rebano! Monición a la Liturgia de la Palabra La voz del Pastor conduce a sus ovejas hacia él; nosotros, que acudimos a escuchar la Palabra de Dios, somos conducidos por ella hacia la fuente de nuestro consuelo, al Señor, que nos da la vida eterna y nos llena de la alegría y del Espíritu Santo, el mismo que inspiró cuanto ahora se nos proclamará. ¡Escuchemos! Oración Universal o de los Fieles Presidente: Hermanos, confiados en Dios, nuestro Padre, que por amor nos ha enviado a su Hijo, Buen Pastor, dirijámosle nuestras súplicas por las necesidades propias y las del mundo entero. Oremos diciendo: R. Escúchanos, Señor. 1. Por la Iglesia, extendida por toda la tierra, para que el testimonio de muchos sirva de ejemplo a otros, y así ellos te sigan y te alaben llenos del Espíritu Santo. Oremos. 2. Por la santificación de los sacerdotes para que tú, Pastor y Guardián de las almas, concedas fruto abundante a su ministerio y a su grey docilidad. Oremos. 3. Por las madres de familia, para que su ejemplo de fe, de amor y de servicio sea un testimonio de vida cristiana para los hijos. Oremos. 4. Por los que sufren, para que conducidos por Ti hacía a las buenas aguas del consuelo, sean fortalecidos en su cuerpo y espíritu. Oremos. 5. Por nosotros, para que nuestros corazones y mentes estén abiertos a escuchar a los demás sin prejuicios. Oremos. Oración conclusiva Padre bueno,escucha estás súplicas que te hemos dirigido con fe y esperanza, con la confianza de que serán escuchadas. Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén.

Mié 2 Mar 2022

Reabre monasterio y es convertido en «hospital para el alma»

En el año 2000, los fuertes enfrentamientos que se libraron entre la guerrilla y las fuerzas militares, hizo tener que abandonar de su monasterio a las religiosas Carmelitas Descalzas, que estaban ubicadas en lo alto de una montaña en Buga. Hoy, luego de 22 años este monasterio reabre sus puertas con un nuevo sagrario y es asumido por los Carmelitas Contemplativos, convirtiéndose como ellos lo han denominado en un «hospital para el alma» o casa de acogida, así lo explicó el padre Andrés Jaramillo Arbeláez, fundador de esta comunidad, en entrevista concedida al portal católico Aleteia. “Quisimos inaugurarlo el día de la Virgen de Lourdes (11 de febrero) porque es un hospital para el alma. En esta casa ofrecemos consuelo desde la fe y la fraternidad, en una mesa común que arropa a todo el que llega. En el lugar donde una vez imperó la maldad está triunfando la esperanza y el bien”. El sacerdote expuso que, a pesar de que fueron dos décadas donde este lugar estuvo deshabilitado, lo encontraron como “si hubiera quedado dentro de una nevera, algunos espacios parecían como si hubieran sido utilizados el día antes”. Según reseña Aleteia, las religiosas que habitaban el lugar salieron del monasterio por recomendación de las misma Iglesia, al verse vulnerables frente a la violencia que se vivía en ese entonces en el departamento del Valle de Cauca, ellas se trasladaron a la ciudad de Popayán, donde se fusionaron con otra comunidad religiosa. Esta propiedad fue vendida a la misma familia, que 20 años atrás había donado el terreno. Al fallecer el dueño de la propiedad su hija única heredera salió del país, quedando así deshabilitado el predio. Años más tarde por iniciativa del padre Andrés María de San José, fundador de la comunidad de los Carmelitas Contemplativos, consultó con monseñor José Roberto Ospina, obispo de Buga, por ese sitio abandonado que tenía en su diócesis. El sacerdote Jaramillo continúa narrando a Aleteia “Nuestra joven comunidad estaba creciendo en vocaciones y queríamos llegar a otra zona. Monseñor me dijo que siempre le había dolido ese hecho, pero había sido imposible comunicarse con la familia para proponerle comprar el lugar, a pesar de los muchos esfuerzos”. Luego de insistir en varias ocasiones en contactar a la heredera de la propiedad, que se encontraba fuera del país, se da el milagro y la joven vende a la diócesis de Buga el terreno por un precio simbólico. Luego de ello, ésta lo entregó en comodato de los Hermanos Contemplativos del Carmelo, quienes estaban ubicados en el municipio de Girardota (departamento de Antioquia). “Es un lugar de mucho silencio y soledad, a 1800 metros de altura. Tenemos hospedería y varias modalidades de retiro según los místicos del Carmelo”, cuenta el padre Andrés. En total son 27 habitaciones, una capilla para 100 personas, un coro con capacidad para 30 monjes, dos ermitas, una huerta y cinco talleres. Los carmelitas contemplativos hacen velas, panes, esculturas en cerámicas y trabajan la pintura al óleo y carboncillo, todo ese arte lo llevaron a su segunda casa en Colombia. Consolar y contemplar El padre Andrés fue carmelita descalzo durante 17 años y el Señor puso en su corazón el deseo de fundar un nuevo Carmelo que volviera a los orígenes de los primeros padres ermitaños. Así nacieron hace ocho años los Hermanos Contemplativos del Carmelo en la Diócesis de Girardota, para llevar un estilo de vida monástico, de silencio y soledad en el aquí y el ahora, por se consideran monjes carmelitas del siglo XXI. Tienen un doble carisma, son contemplativos y consoladores, siguiendo la frase de Santa Teresita: “Amarlo y hacerlo amar”. A través de la contemplación aman a Jesús y a través de la consolación lo hacen amar. “El carisma de la consolación lo tenemos a través de nuestra casa de acogida, a través de la formación que ofrecemos, de la escucha, de retiros espirituales, consejería y, sobre todo, de la sombra que le podemos generar a los que llegan, ofrecemos mesa, liturgia, formación y recreación. La contemplación la llevamos a través de la búsqueda incansable del rostro de Dios”. Este, su segundo monasterio, les permitirá seguir creciendo y poder acoger a los 15 jóvenes que están en lista de espera para ingresar a la comunidad, así como seguir ofreciendo lugares de intimidad y oración, tan necesarios actualmente. Y están seguros de, así como el día de la inauguración superaron las expectativas con la asistencia de 350 personas, serán cientos los que llegarán en busca de consuelo a este «hospital para el alma». Fuente: Agencia católica Aleteia

Mar 13 Jul 2021

Simposio ¿En qué %&/()[email protected] creen los jóvenes de Bogotá?

El Instituto de Jesús Adolescente, adscrito a la Arquidiócesis de Bogotá, realizará el próximo 22 de julio el Simposio: ¿En qué %&/()[email protected] creen los jóvenes de Bogotá? Se trata de un espacio de discernimiento que busca dar una aproximación de respuesta a este interrogante. En la convocatoria enviada por los organizadores del evento, señalan que es frecuente escuchar dentro del ámbito de Iglesia representado en comunidades religiosas, párrocos, catequistas y otros acompañantes de jóvenes, el por qué ya no hay jóvenes que se interesen en vivir experiencias pastorales o procesos vocacionales. “No es un asunto que atañe sólo a los católicos. Otras iglesias cristianas, especialmente las de mayor tradición e historia, colegios y universidades experimentan cómo sus feligreses jóvenes o el número de estudiantes, decrece año tras año. ¿Por qué? Una hipótesis es que las estructuras y los procesos que ofrecemos no están llegando a los anhelos y búsquedas de los jóvenes”. En este contexto, el Centro de Estudios de Niñez, Adolescencia y Juventud del IJA, realizó una investigación titulada: “Creencias religiosas de jóvenes en Bogotá”, donde se interrogó a más de 1000 jóvenes de la ciudad, sobre sus prácticas y comprensiones en el ámbito religioso y espiritual. Los resultados arrojados en la investigación motivaron a sus organizadores a realizar este simposio que permitirá, con la ayuda de especialistas en el trabajo con jóvenes, dar pistas para replantear los procesos de pastoral educativa, juvenil y vocacional que adelanta actualmente la Iglesia. Estarán como ponentes: Luisa Ramírez, trabajadora social y docente investigadora Universitaria; padre Johnier Montoya, docente e investigador de Unimonserrate, doctor en teología de matrimonio y la familia; Luis Fernando Rosas, teólogo y docente universitario; y Alejandra Martínez, trabajadora social, magister en investigación en problemas sociales contemporáneos y docente universitaria. El evento se desarrollará el jueves 22 de julio, de 8:00 a.m. a 6:00 p.m., en las instalaciones de la Fundación Universitaria Unimonserrate, en la modalidad presencial o virtual, según lo elija cada participante. Inscripción para la modalidad presencial: Los asistentes al simposio en la modalidad presencial tendrán un espacio de asesoría y consultoría, en pequeños grupos, de sus propuestas pastorales para jóvenes. El cupo máximo de asistentes en la modalidad presencial es de 20 personas. Esto por protocolos de cuidado y para garantizar la consultoría en grupos de máximo 5 personas. Tiene un costo de $297.000 (incluye el almuerzo y refrigerio). Inscripción para la modalidad virtual: El evento será transmitido por grupo virtual privado de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. La participación tiene un costo $100.000 por persona. El valor a pagar podrá ser consignado en la cuenta de ahorros de Davivienda No. 009400770641 a nombre del Instituto de Jesús Adolescente y se debe enviar el recibo de consignación al correo: [email protected] Mayores informes: Los interesados en participar podrán inscribirse en el siguiente link https://acortar.link/ihWES Podrán comunicarse a los celulares: 315 2055353 o 300 2725353 Redes sociales: @TravesiaTihamer - Facebook e Instagram

Jue 29 Oct 2020

En Cristovisión: Jornada vocacional y misionera

En una eucaristía transmitida hoy (oct. 29), por el canal de Cristovisión, donde se animó una jornada por las vocaciones y como cierre al mes de las misiones que la Iglesia ha vivido este mes de octubre, el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Elkin Álvarez, pidió agradecer a tantos hombres y mujeres que entregan, a través de su vocación, un servicio generoso en favor de los más necesitados. “En esta jornada vocacional y misionera, el Señor nos pide que reconozcamos su obra en la vocación de hombres y mujeres que generosamente han respondido sí al llamado que el Señor les ha hecho; pidamos por ellos, porque la Iglesia sostiene a los llamados para que vivan santamente la vocación a la que han sido convocados”, afirmó. Siguiendo la lectura del día, afirmó que el evangelista Lucas sugiere a todo el pueblo de Dios seguir pidiendo por las vocaciones.“El Señor promete que no dejará de actuar, no dejará de llamar y sostener a los que llama. Él mismo sigue haciendo la obra en medio de su pueblo, del pueblo redimido con su propia sangre con su muerte y resurrección, Él se manifiesta a través de los que llama, consagra y envía”. Durante su homilía, el también obispo electo de Santa Rosa de Osos, agradeció en nombre de los obispos de Colombia a quienes de manera incondicional se han encargado de trabajar en la promoción de vocaciones y en la formación permanente para el cultivo y acompañamiento de las mismas. Por último, animó a interceder ante la Santísima Virgen, para que ella acompañe a la Iglesia en esta tarea vocacional e invitó para que quienes sientan“el llamado de Dios le digan al Señor sí, hágase en mí según tu palabra”. La homilía completa puede verla en la página en Facebook del canal Cristovisión:[icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Sáb 1 Feb 2020

A la vida consagrada, nuestra gratitud por su servicio y testimonio: P. Vega

En la fiesta de la Presentación del Señor, que se celebra este próximo domingo dos de febrero, la Iglesia católica anima la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y reconoce en ella la valiosa misión y testimonio de tantos consagrados que prestan su servicio en favor de los más necesitados. En este contexto el Padre Manuel Hernando Vega León, director del departamento de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal colombiana, expresó en nombre de la Institución su gratitud y admiración a tantos hombres y mujeres comprometidos y arriesgados con la causa del Evangelio que están presentes por todo el territorio nacional. “Cuando hablamos de la vida religiosa yo siento alegría de saber que en los lugares más escondidos de Colombia siempre hay presencia de Iglesia representada en muchos consagrados: sacerdotes, religiosos, religiosas y misioneros (…) Nuestra gratitud y admiración por ese bello trabajo que realizan y ese testimonio de seguimiento a Jesús casto, pobre y obediente. Esto es ejemplar para todos nosotros por eso pedimos en esta jornada que aumenten las vocaciones y el Señor les bendiga en su misión y trabajo”. Llamado a la vocación Frente al tema vocacional el sacerdote señaló que en la actualidad se adolece de una formación inicial en la vida cristiana, hecho que se ve reflejado luego en los jóvenes que toman la decisión de seguir el camino de la vida consagrada. “A los Seminarios y Casas de Formación de la Vida Consagrada llegan jóvenes hombres y mujeres con muy buena voluntad y con el deseo de servir, pero con una experiencia muy débil y pobre de encuentro con la persona de Jesús, son muchos los que empiezan estos procesos formativos, pero en el camino desisten por la frágil formación cristiana”, aseveró el sacerdote. Ante este hecho, continúa el sacerdote “las diócesis y comunidades religiosas tienen un desafío, que consiste en buscar estrategias pastorales, que ayuden para que los niños y jóvenes se inicien en la vida cristiana. Quienes decidan consagrar la vida en el seguimiento de Cristo, serán capaces de integrar en su existencia los valores del evangelio y se harán testigos alegres y creíbles de Jesús”. El padre Vega León subrayó que hoy más que nunca, la Iglesia requiere de jóvenes arriesgados y valientes que deseen cambiar el mundo, y una forma de hacerlo, es optando por un proyecto libre y decidido de hacerse discípulo y misionero de Jesús, consagrando su vida al servicio del Pueblo de Dios. Una mirada a la realidad de los consagrados Al respecto manifestó que en Colombia han surgido nuevas formas de vida consagrada, sin embargo, se constata una significativa disminución de vocaciones, situación que va en detrimento de la renovación de las comunidades religiosas y la disminución de consagrados al servicio del carisma fundacional. “Con la poca respuesta vocacional es muy difícil que una comunidad avance y crezca, cuando son tan pocos en números, van pasando los años, van envejeciendo y no hay forma de responder a las obras y al carisma fundacional, con el paso de los años las comunidades desaparecen”. Desafíos de la Vida Consagrada El Padre Manuel destacó: Se requiere que los consagrados en el país, den prioridad a la tarea vocacional, la forma más auténtica de promoción vocacional es el testimonio de vida. Otro de los desafíos es la formación cristiana y el acompañamiento de los niños y jóvenes a quienes se dirigen las acciones pastorales de los consagrados. De este trabajo depende la conformación de familias cristianas, el nacimiento de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Uno de los desafíos del Departamento de Vida Consagrada, es la búsqueda del diálogo y la comunión entre la jerarquía de la Iglesia y los consagrados presentes en las jurisdicciones eclesiásticas de Colombia. Recordó que el carisma propio de la jerarquía de la Iglesia, no se opone a los carismas que el Espíritu Santo da a los consagrados, al contrario, estos se complementan y ayudan. Jornada Mundial de la Vida Consagrada Esta Jornada que fue instituida por San Juan Pablo II, el 02 de febrero de 1997, “quiere ayudar a toda la Iglesia a valorar cada vez más el testimonio de quienes han elegido seguir a Cristo de cerca mediante la práctica de los consejos evangélicos y, al mismo tiempo, quiere ser para las personas consagradas una ocasión propicia para renovar los propósitos y reavivar los sentimientos que deben inspirar su entrega al Señor”. Propósitos de la Jornada de la Vida Consagrada 1.Responde a la íntima necesidad de alabar más solemnemente al Señor y darle gracias por el gran don de la vida consagrada que enriquece y alegra a la comunidad cristiana con la multiplicidad de sus carismas y con los edificantes frutos de tantas vidas consagradas totalmente a la causa del Reino. 2.Promover en todo el pueblo de Dios el conocimiento y la estima de la Vida Consagrada. 3.Celebrar solemnemente las maravillas que el Señor ha realizado en las personas de los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, para descubrir con más límpida mirada de fe los rayos de la divina belleza derramados por el Espíritu en su género de vida y para hacer más viva la conciencia de su insustituible misión en la Iglesia y en el mundo.

Sáb 9 Sep 2017

La Clave Vocacional: “Permanecer en Jesús con alegría”

El mensaje del Papa a los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y sus familias, en Medellín, se extendió varios minutos porque Francisco se salió, en repetidas ocasiones, del discurso escrito, imprimiéndole un profundo sentido de cercanía y espontaneidad a sus palabas, suscitando aplausos seguidos de la nutrida asistencia. El Papa exhortó a los consagrados a reaccionar adecuadamente ante las situaciones complejas. "Nos gustaría contar con un mundo, con familias y vínculos más llanos, pero somos parte de este cambio de época, de esta crisis cultural, y en medio de ella, contando con ella, Dios sigue llamando". "A mí que no me vengas con el cuento, de que: ‘No claro, no hay tantas vocaciones de especial consagración, porque con esta crisis que vivimos…’. Eso ¿Sabés qué es? Cuento chino, ¿Clarito? Aún en medio de esta crisis Dios sigue llamando". El Papa aseguró que los jóvenes captados por Jesús y sintiéndose parte de la comunidad se convierten en “callejeros de la fe”, son “felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra”. Descargar: Mensaje del Papa Fraancisco En su mensaje, invitó a los presentes a recordar, acompañar y pedir perdón por tantas “vidas de jóvenes truncadas, descartadas, destruidas” que son “engañadas y destruidas por los sicarios de la droga”. “No tengamos miedo en esta tierra compleja, Dios siempre ha hecho el milagro de generar buenos racimos, como las arepas al desayuno. ¡Que no falten vocaciones en ninguna comunidad, en ninguna familia de Medellín!”, dijo el Pontífice. Así como hizo énfasis en que “Dios no nos quiere sumidos en la tristeza y el cansancio, que vienen de las actividades mal vividas”, refiriéndose a la actitud de los consagrados y consagradas a la vida religiosa, también les insistió que su alegría debe ser contagiosa y tiene que convertirse en “el primer testimonio de la cercanía y del amor de Dios.” Para ello, recalcó a sus receptores en el centro de eventos de La Macarena, sobre la necesidad de permanecer en Jesús, lo cual no significa solamente estar, “sino que indica mantener una relación vital, existencial, de absoluta necesidad; es vivir y crecer en unión íntima y fecunda con Jesús, fuente de vida eterna.” Y propuso tres modos de hacer efectivo este permanecer: 1. Permanecemos tocando la humanidad de Cristo: Con la mirada y los sentimientos de Jesús, que contempla la realidad no como juez, sino como buen samaritano; que reconoce los valores del pueblo con el que camina, así́ como sus heridas y pecados; que descubre el sufrimiento callado y se conmueve ante las necesidades de las personas, sobre todo cuando estas se ven avasalladas por la injusticia, la pobreza indigna, la indiferencia, o por la perversa acción de la corrupción y la violencia. 2. Permanecemos contemplando su divinidad: Despertando y sosteniendo la admiración por el estudio que acrecienta el conocimiento de Cristo… Privilegiando para ese conocimiento el encuentro con la Sagrada Escritura, especialmente el Evangelio, donde Cristo nos habla, nos revela su amor incondicional al Padre, nos contagia la alegría que brota de la obediencia a su voluntad y del servicio a los hermanos. Quien no conoce las Escrituras, no conoce a Jesús. Quien no ama las Escrituras, no ama a Jesús. 3. Permanecer en Cristo para vivir en la alegría: Si permanecemos en Él, su alegría estará́ en nosotros. No seremos discípulos tristes y apóstoles amargados. Al contrario, reflejaremos y portaremos la alegría verdadera, el gozo pleno que nadie nos podrá́ quitar, difundiremos la esperanza de vida nueva que Cristo nos ha traído. El llamado de Dios no es una carga pesada que nos roba la alegría. Previo a su discurso el Papa escuchó los testimonios de el P. Juan Felipe Escobar Escobar, de la Arquidiócesis de Medellín, con 12 años de vida consagrada, relató que desde niño presenció la violencia de la guerra y quiso ser médico “para desterrar el dolor físico de la humanidad”. Luego, la Hermana Leidy María de San José, Carmelita descalza del monasterio de la Santísima Trinidad de la Estrella, que a los 14 años descubrió su vocación, dijo que fueron valiosos “los valores cristianos recibidos en mi hogar, en el colegio y en mi comunidad parroquial”. Por último, María Isabel Arboleda Pérez, representante de la Asociación de Madres de Sacerdotes y Seminaristas; sostuvo que “la familia es el primer semillero de vocaciones; y ahora que nuestro hijo es sacerdote, nuestra familia lo seguimos acompañando con nuestra presencia y oración”.