Pasar al contenido principal

Jueves Santo

Vie 26 Mar 2021

Jesús, alimento de vida, que se dona en servicio a los demás por amor

JUEVES SANTO (Misa vespertina) Abril 1° de 2021 Primera Lectura: Éx 12,1-8.11-14 Salmo: 116(115),12-13. 15+16bc.17-18 Segunda Lectura: 1Co 11,23-26 Evangelio: Jn 13,1-15 I. Orientaciones para la Predicación Introducción Las lecturas de este jueves santo nos llevan a contemplar a Jesús en la triple dimensión del alimento que nos sacia y nos prepara para la vida eterna en tres figuras: • Jesús, alimento de vida, a través del cordero pascual. • Jesús, alimento de vida, a través del pan y la bebida de su sangre en la Eucaristía. • Jesús, alimento de vida, que se dona en servicio a los demás por amor. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? Jesús es el alimento que se dona en servicio a los demás por amor, nos invita a contemplar a Nuestro señor Jesucristo a través de la narración del acontecimiento pascual que nos regala el evangelista San Juan en la última cena: se levanta de la mesa, se quita el manto, toma una toalla y se la ciñe, llena la jarra de agua, se agacha y comienza a lavarle y a secarle los pies a sus discípulos. No es un baño de purificación, lo deja claro en el diálogo con Pedro, no se trata de los ritos de ablución que tenían los judíos; es más un rito y un gesto del esclavo que limpia los pies a su señor; se trata de contemplar como el Verbo de Dios, hecho carne, se hace comida más allá de un cordero pascual ofrecido de manera sacrificial, o un pan y una bebida que sacian el hambre corporal, se trata de un Dios que se humilla, se abaja hasta a condición de esclavo para rescatar al siervo, que lo ha dado todo y lo hace todo por amor, e invita a sus apóstoles y discípulos a convertirse en un alimento que trabaja para servir, pero a la vez para ser testigo de amor en el mundo a través de la liturgia perenne y conmemorativa de una Eucaristía donde sus ministros se inclinan para servir a sus fieles por amor. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? En la imagen de Jesucristo, Dios que se hace hombre, que se inclina(agacha) para lavar los pies a sus discípulos, inspira el gesto del Padre que se agacha ante sus hijo para ponerle los zapatos y amarrarle los cordones; pero el acontecimiento pascual que narra San Juan trasciende cualquier gesto, porque es el Dios que se humilla, que se hace siervo, esclavo, que abaja (sinkátabasis) hasta el punto de pasar por uno de tantos, como un hombre cualquiera, que se humilla en la cruz, que es capaz de bajar hasta el infierno para rescatar al ser humano y salvarlo por amor. Escribe el Papa Francisco en la encíclica Fratelli Tutti, que la humanidad después de esta pandemia, si ha de recomenzar de nuevo, tiene que ser desde los últimos, desde los descartados, de los pobres, olvidados, abandonados, despreciados y no tenidos en cuenta por la sociedad. Después de haberles lavado los pies, el Señor dialoga con los apóstoles y los discípulos, y les enseña, que el ministerio ya sea episcopal, sacerdotal o diaconal, superior o superiora entre los religiosos, ha de ser de servicio, abajamiento, humillación frente a los poderes del mundo, y ha de ser desde la caridad fraterna, ayudándose los unos a los otros. Inclinarse a lavar los pies a los demás, implica dar ejemplo, pero también significa trabajar por los demás, para que con nuestro servicio y trabajo ayudemos a saciar el hambre de la humanidad manifestado en carencias física, psicológicas, espirituales de una humanidad que no debe olvidar que su Dios no se cansa de trabajar y de saciar todas clase de necesidad por amor. Jesús, alimento de vida, que se dona en servicio a los demás por amor, invita a la comunidad cristiana a poner sus talentos, profesiones al servicio para ayudar a la humanidad a superar las necesidades del cuerpo y del alma. Nos recuerda que nadie es tan autosuficiente que no dependa en algo de los demás, ni tan falto de talento, que no pueda poner al servicio algún servicio para ayudar a los demás. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? En la acción de Jesucristo que lava los pies a sus discípulos, oremos para que la humanidad no olvide a Dios que lo ha hecho todo por amor, y que en este ejemplo de vida se anime con una nueva esperanza a servir a los demás empezando por los más vulnerables. Pidamos la Gracia de no caer en el orgullo y la autosuficiencia de usar a los demás como herramientas para el propio beneficio egoísta, sino que mediante los talentes y profesiones podamos trabajar por un mundo más humano y justo que aliente a los más desfavorecidos, venciendo barreras de inequidad o desigualdad. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Queridos hermanos, la Eucaristía, es acción de Gracias por excelencia, nos muestra a un Dios que se humilla, y se humaniza por amor, para salvar a la humanidad. Dios en Jesucristo se inclina ante el hombre, y asume el papel del siervo para servirlo y rescatarlo del pecado y de la muerte por amor. Vivamos esta celebración de Acción de Gracias considerando en nuestras vidas las veces que Dios se ha inclinado tantísimas veces y de maneras diversas ante nosotros solo por amor para salvarnos, y constituyámonos ministros de su amor salvando, sirviendo y alimentando a tantos hermanos que carecen en sus necesitadas físicas y espirituales. Participemos con alegría y entusiasmo. Monición a la Liturgia de la Palabra En el lavatorio de los pies contemplemos a Dios que se inclina como un padre ante sus hijos para servirles por amor. Contemplemos nuestros pies, soporte de nuestro cuerpo y de nuestra humanidad, ayudando a sostener la dignidad y la existencia de tantos hermanos que carecen en sus necesidades, siendo ministros servidores por amor. Escuchemos la Palabra de Dios en actitud de servir a los demás. Monición al lavatorio de los pies Renovamos el lavatorio de los pies para reconocer, en expresión sacramental, el único modo posible de ser discípulos del Maestro. El Señor nos ha dicho “no he venido a ser servido, sino a servir”; hoy es la fiesta de los servidores en la Iglesia. El camino a Dios pasa necesariamente por el servicio a los demás. Monición a la preparación de los dones Las ofrendas de hoy adquieren un significado profundo: el testimonio cristiano de la caridad nace del ejemplo de Cristo que se entregó totalmente por todos. Lo que somos y lo que tenemos se haga siempre ofrenda agradable al Padre, por el Hijo en el Espíritu. Monición a la procesión del Santísimo Sacramento En esta procesión con Jesús eucaristía y la posterior adoración, la Iglesia orante expresa su deseo vivo de velar con Él en la hora decisiva de su existencia. En esta hora difícil de la humanidad, de tanta violencia, de tanto desorden moral, de tanta corrupción, de tanta desintegración familiar, de tanto menosprecio de la vida, permanezcamos unidos en oración con el Maestro para que el Padre derrame abundantes gracias, y que la celebración de este Misterio Pascual obre el milagro de la conversión personal de todos. Vayamos procesionalmente en actitud orante y piadosa. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Presentemos a Dios Padre nuestras intenciones a través de su Hijo Jesucristo, que se encarnó para nuestra salvación, haciéndose uno de tantos, menos en el pecado y supliquémosle diciendo: R. Dios de amor, escucha y ten piedad 1. Por el Papa, Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles laicos y ministros de la Iglesia, para que en el ejercicio de su misión sirvan por amor a los hermanos que Dios les ha confiado. Roguemos al señor. 2. Por los gobernantes de las naciones para que, inclinándose a las necesidades de los pueblos, sirvan con transparencia e inviertan sus recursos en superar la pobreza, el hambre, la escasez y la falta de oportunidad laboral entre sus habitantes. Roguemos al señor. 3. Por las personas que poseen el poder económico y tienen la responsabilidad de generar empleos en sus empresas, para que procuren el bienestar de sus ciudadanos y generen trabajos dignos para las personas y sus familias. Roguemos al señor. 4. Por los jóvenes que sienten el llamado a seguir y servir con sus vidas a Dios en los hermanos mediante el servicio sacerdotal y religioso, para que sean capaces de discernir los signos de los tiempos y no teman entregarse de manera generosa al plan salvífico de Dios. Roguemos al Señor. 5. Por los pobres, encarcelados, los que no tiene oportunidades laborales, no poseen viviendas, carecen de cuidado en la salud y no tiene como alimentarse o vestirse, para que encuentren oportunidades en las instituciones gubernamentales y civiles que les permita superar sus dificultades y contribuir al desarrollo digno de la sociedad. Roguemos al señor. 6. Por nosotros aquí reunidos para que, en el seguimiento de Cristo resucitado, seamos constructores de la paz, promotores de la vida y apasionados defensores de la dignidad de la familia. Roguemos al señor. Oración conclusiva Oh Dios que, en Jesucristo, nos has dado todo por amor, permítenos ser agradecidos con los dones recibidos y poner nuestros talentos al servicio de la humanidad. Por Jesucristo Señor Nuestro. R. Amén

Jue 9 Abr 2020

El Papa a los sacerdotes: "déjense lavar los pies"

El día en que la Iglesia conmemora la Última Cena celebrada por Jesús con sus doce discípulos en «la noche en que iba a ser entregado» (1 Cor 11,23), durante la cual el Maestro instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio cristiano y que marca el inicio del Triduo Pascual, el Papa Francisco celebró la Santa Misa en la Basílica Vaticana. Una Misa inusual, debido a la pandemia en curso, que ve al Sumo Pontífice celebrarla en una basílica semivacía, tras haberla celebrado cinco años en el interior de una cárcel, tras haber lavado los pies de personas privadas de su libertad, de pobres y de refugiados. Este año, esos ritos no están presentes, debido al distanciamiento social pedido por las autoridades para prevenir los contagios. La comunión de la Iglesia es de todos modos latente: en los hogares convertidos en templos domésticos así como en las iglesias y en las comunidades religiosas, gracias también a los medios de comunicación social. Eucaristía, servicio, unción En la noche en el que el más grande se hace pequeño, (cfr. Jn 13, 3-5), el Pontífice improvisa la homilía, y da tres palabras claves al iniciar, a partir de las cuales desarrollará la primera parte de su reflexión: Eucaristía, servicio, unción. "El Señor que quiere permanecer con nosotros en la Eucaristía, y nosotros nos convertimos siempre en sagrarios del Señor: llevamos al Señor con nosotros hasta el punto de que él mismo nos dice que si no comemos su cuerpo y bebemos su sangre, no entraremos en el Reino de los Cielos. Misterio, esto del pan y el vino, del Señor con nosotros, en nosotros, dentro de nosotros". El servicio:"Ese gesto que es una condición para entrar en el Reino de los Cielos. Servir, sí, a todos. Pero el Señor, en ese intercambio de palabras que tuvo con Pedro, le hace entender que para entrar en el Reino de los Cielos debemos dejar que el Señor nos sirva, que sea el Siervo de Dios siervo de nosotros. Y esto es difícil de entender. Si no dejo que el Señor sea mi siervo, que el Señor me lave, me haga crecer, me perdone, no entraré en el Reino de los Cielos". Y el sacerdocio. "Hoy quisiera estar cerca de los sacerdotes, de todos los sacerdotes, desde el más reciente ordenado hasta el Papa: todos somos sacerdotes. Obispos, todos... Somos ungidos, ungidos por el Señor; ungidos para hacer la Eucaristía, ungidos para servir". Los santos de al lado El Papa no presidió esta mañana la Misa Crismal con los sacerdotes de Roma, pero espera poder celebrarla “antes de Pentecostés”, dice en la homilía, porque de lo contrario “debemos posponerla hasta el año que viene”. Sin embargo, añade, “no puedo dejar pasar esta Misa sin recordar a los sacerdotes”: "Sacerdotes que ofrecen sus vidas por el Señor, sacerdotes que son servidores"."En estos días – hace presente – más de 60 han muerto aquí, en Italia, en el cuidado de los enfermos en los hospitales. También con los médicos, las enfermeras: son los santos de al lado, sacerdotes que han dado su vida en el servicio". Sacerdotes anónimos y buenos Francisco piensa en particular en aquellos que están lejos, narra de haber recibido precisamente hoy la carta de un franciscano capellán de una prisión, que cuenta cómo vive esta Semana Santa con los presos. Y habla de los sacerdotes que van lejos para llevar el Evangelio, y mueren también a causa de la peste en ese lugar lejano, porque no estaban preparados, porque no tenían anticuerpos. Sacerdotes de los cuales “nadie conoce su nombre”. Y prosigue: "Los sacerdotes anónimos, los curas del campo que son párrocos en cuatro, cinco, siete pueblos, en las montañas, y van de uno a otro, que conocen a la gente... Una vez, uno de ellos me dijo que sabía el nombre de toda la gente de los pueblos". "¿En serio?" Le dije. Y dijo: "Incluso el nombre de los perros". Conocen toda la proximidad sacerdotal: bien. Buenos sacerdotes. Sacerdotes calumniados y pecadores En este día Francisco lleva a todos en su corazón, y los lleva “al altar”. Lleva a los sacerdotes calumniados que muchas veces no pueden ir a la calle porque les dicen cosas malas en referencia “al drama del descubrimiento de los sacerdotes que han hecho cosas malas”: “Algunos me dijeron que no pueden salir con el collar clerical porque los insultan, y ellos siguen”. Lleva también al altar a los sacerdotes pecadores, “que junto con los obispos y al Papa pecador” no olvidan de “pedir perdón” y “aprenden a perdonar”. No sean tercos como Pedro Lleva consigo a los sacerdotes que sufren algunas crisis, que no saben qué hacer, que “están en la oscuridad”: "Hoy todos ustedes hermanos sacerdotes, están conmigo en el altar, ustedes, consagrados. Sólo les digo una cosa: no sean tercos como Pedro. Déjense lavar los pies. El Señor es su siervo, Él está cerca de ustedes para darles fuerza, para lavarles los pies". Generosidad en el perdón Concluyendo la homilía, el Pontífice exhorta a los sacerdotes a ser “grandes perdonadores”: "Perdonen. Corazón grande de generosidad en el perdón. Es la medida con la que seremos medidos. Como has perdonado, serás perdonado: la misma medida. No tengan miedo de perdonar. A veces tenemos dudas: miren a Cristo. Allí está el perdón para todos. Sean valientes. Incluso arriesgando en el perdonar, para consolar. Y si no pueden dar un perdón sacramental en ese momento, al menos den el consuelo de un hermano que acompaña y deja la puerta abierta para que vuelva". Por último, la gratitud a Dios padre por la gracia del sacerdocio y el recordatorio a cada uno de ellos: "Jesús los ama. Sólo pide que ustedes se dejen lavar los pies". tomado de: Vatican News Foto: Internet

Jue 18 Abr 2019

Jueves Santo: para reflexionar en el amor

La cuaresma, iniciada el Miércoles de Ceniza, termina hoy Jueves Santo, en la tarde, con la hora menor (Nona) de la liturgia de las horas. En la mañana de este día, en muchas catedrales del mundo, se celebra la Misa Crismal en la que el obispo, junto con los presbíteros que lo acompañan en la tarea pastoral, renuevan las promesas sacerdotales pronunciadas el día de la ordenación. Además, el obispo bendice el óleo de los enfermos, el de los catecúmenos y el santo crisma. En algunas jurisdicciones eclesiásticas, por conveniencias pastorales, la Misa Crismal suele hacerse el jueves anterior o uno de los tres días previos al Triduo. Ya en la tarde, con la Misa de la Cena del Señor, comienza el Triduo Pascual que se extiende hasta el Domingo de Resurrección. En ella, la Iglesia Católica conmemora la institución de la Eucaristía en la última cena del Señor, el sacramento del orden sacerdotal y el mandamiento del amor. Un signo especial en esta Eucaristía es el lavatorio de los pies, con el cual se recuerda que esta acción la tuvo Jesús con sus discípulos para enseñarles que, así como Él vino a servir y no a ser servido, ellos y todos los cristianos estamos llamados a servir a los demás en nuestro camino de vida. Al final de la celebración, se reserva la Eucaristía para la comunión del día siguiente.

Lun 26 Mar 2018

Jueves Santo: Eucaristía, sacerdocio y amor

Primera lectura: Éx 12,1-8.11-14 Salmo Sal 116(115),12-13. 15+16bc.17-18 Segunda lectura: 1Co 11,23-26 Evangelio: Jn 13,1-15 Introducción Con la celebración de esta eucaristía se da inicio al solemne Triduo Pascual y se nos remite a la Pascua judía, la cual es actualizada y plenificada por Jesucristo. Esta celebración de la cena del Señor desarrolla tres elementos centrales: la institución de la Eucaristía, la institución del Sacerdocio y el mandamiento del amor. Estos tres momentos no deben ser vistos como elementos independientes o diferentes, antes bien, se iluminan y complementan mutuamente. Por lo tanto, es un día cargado de calor humano, en el cual acogemos los grandes regalos que el Señor nos deja como testamento. Hoy es una jornada para reforzar los vínculos que nos unen como hermanos en la fe. ¿Qué dice la Sagrada Escritura? En la lectura del Éxodo, entre el anuncio y el hecho de la muerte de los primogénitos se inserta la institución de la Pascua judía. Es la fiesta de la liberación en el seno mismo de la opresión en Egipto, de ahí que, es la conmemoración anual más importante para el pueblo hebreo. El nombre de la Pascua se deriva del hebreo pésaj que se asocia con el verbo pasaj, que significa saltar, pasar por alto, y se lo hace aludir al paso del Señor, cuyo ángel exterminador “pasa por alto” dejando a salvo las casas señaladas en sus dinteles con la sangre del cordero. La sangre propiciatoria se pone en relación con la décima plaga y con la liberación de los primogénitos hebreos. El tema de los primogénitos toma cuerpo en este contexto, porque a raíz de ser rescatados por Dios de la muerte, se convierten en su propiedad. El carácter apresurado y como ya en viaje de la Pascua primitiva y el carácter provisional de la fiesta de los Ácimos se orientan hacia la situación presurosa de los hebreos que salen de Egipto. La Pascua no es solo memoria, es celebración de un pasado que se apropia y se revive sacramentalmente. Por ello, el significado pleno de la Pascua del Antiguo Testamento debe buscarse en la Pascua del Nuevo, igual que la Alianza hecha por Dios con su pueblo encuentra su sello y cumbre en la muerte y resurrección de Jesús. El salmo 116 (115) en la tradición cristiana se ha meditado desde la perspectiva del martirio, pero luego se ha enfatizado su carácter eucarístico, por la referencia al cáliz de la salvación. Con verdad profesamos que Cristo fue el primer mártir, dio su vida por la salvación de la humanidad, para superar el odio, la mentira, las injusticias y todo el mal que destruyera al ser humano y lo alejara de Dios. Por ello, sus versículos recogen los sentimientos del orante que mantiene alta la llama de la fe y espera en la respuesta de su Señor. Tiene la certeza que solo Dios podrá liberarlo del momento del dolor y será respuesta a sus interrogantes y fortaleza en la lucha. Este salmo al inicio del memorial de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, es una llamada a la esperanza, a confiar en Dios que no abandona a su criatura, ni siquiera en los momentos difíciles. Por consiguiente, el salmista profesa humildemente y con alegría su pertenencia a la casa de Dios, a la familia de las criaturas unidas a él en el amor y en la fidelidad. En la segunda lectura san Pablo se dirige a los Corintios, en ella encontramos el testimonio más antiguo de la celebración eucarística. El Apóstol transmite la tradición que a su vez recibió de los discípulos de Jesús, anuncia que dicha celebración no es un acto que recuerde algo pasado, sino que es una legítima actualización de dicho misterio de salvación, porque en ella se anuncia y acontece nuevamente la muerte del Señor para la redención de muchos. El relato de la Pascua judía, que se narraba en la primera lectura, adquiere ahora un nuevo y pleno sentido, porque se hace el anuncio de la liberación del pueblo bajo el signo del cuerpo y de la sangre que se entrega bajo las especies eucarísticas del pan y del vino. Es el mismo rito de la alianza y de la reconciliación, con paralelos que permiten comprender la celebración cristiana desde el sentido de la Pascua originaria: la noche de la salida de Egipto//la noche de la Pasión; el cordero del Éxodo//el cordero pascual; el memorial de las pruebas del desierto//el memorial del sacrificio de Jesús. En el evangelio de san Juan constamos que Jesús antes de partir de esta vida, anuncia que ha llegado su hora, celebra la última cena con sus discípulos y desea que ellos comprendan, con un gesto simbólico, qué significa su misión, por ello, realiza el lavatorio de los pies. Este acto es un anticipo de su muerte en la cruz, un modo profético de explicar el contundente significado de su vida, muerte y resurrección. Jesús busca una implicación personal en lo escenificado: no se trata de que seamos simples espectadores, sino que pasemos a la acción: “Os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis lo que yo he hecho”. Este amor hasta el extremo que venos en Jesús, es lo que sacramentalmente recibimos en la eucaristía, una entrega plena, generosa, desinteresada, todo por amor. Es el amor lo que une íntimamente los tres elementos centrales de la celebración de hoy (eucaristía, sacerdocio y amor fraterno). Asimismo, Jesús se ciñe para no morir odiando, sino amando. Esta es la lucha entre la luz y las tinieblas, entre el proyecto de Dios y el del mundo. Jesús va hacia su propia muerte, representada como hemos dicho en el Lavatorio, luchando, ceñido con el cinturón de la paz. Va a morir por todos, por eso lava también los pies a Judas que está sentado a la mesa. Jesús les seca los pies con el paño ceñido, sin quitarlo, porque muere luchando; no le han impuesto la muerte desde fuera según la visión joánica. Ese cinturón no volverá a quitarlo, es una imagen más, como se nota en Jn 13,12, en el sentido de que lo llevará hasta el momento de la cruz en que se cumple real y teológicamente su hora, que es también la hora de la glorificación. Por eso, se ciñe antes del lavatorio de los pies porque representa su muerte soteriológica. ¿Qué me dice la Sagrada Escritura? El don de la pureza es un acto de Dios. El hombre por sí mismo no puede hacerse digno de Dios, por más que se someta a cualquier proceso de purificación. En esta Palabra que nos actualiza el acontecimiento de la Pascua, Jesús expresa de manera prácticamente sintética lo sublime del misterio de salvación. El Dios que desciende hacia nosotros nos hace puros. La pureza es un don. Por ello, para poder percibir el paso de Dios he de procurar disponer el corazón, estar pronto para dejar lo que el Señor me pide abandonar, para crecer en su amor y avivar el servicio a los hermanos. Esta es la Pascua y el Señor viene a mí, dispuesto he de recibirlo, dejarme lavar los pies y alimentarme con su Cuerpo y Sangre que me otorgan la salvación. ¿Qué me sugiera la Palabra que debo decirle a la comunidad? El Papa Benedicto XVI nos recordaba que para Juan la entrega de Jesús y su acción continuada en sus discípulos van juntas. Los Padres de la Iglesia han resumido la diferencia de los dos aspectos, así como sus relaciones recíprocas, en las categorías desacramentumyexemplum: consacramentumno entienden aquí un determinado sacramento aislado, sino todo el misterio de Cristo en su conjunto –de su vida y de su muerte-, en el que Él se acerca a nosotros los hombres y entra en nosotros mediante su Espíritu y nos transforma. Pero, precisamente porque este sacramentum“purifica” verdaderamente al hombre, lo renueva desde dentro, se convierte también en la dinámica de una nueva existencia. La exigencia de hacer lo que Jesús hizo no es un apéndice moral al misterio y, menos aún, algo en contraste con él. Es una consecuencia de la dinámica intrínseca del don con el cual el Señor nos convierte en hombres nuevos y nos acoge en lo suyo. El obrar de Jesús se convierte en el nuestro, porque Él mismo es quien actúa en nosotros. En consecuencia, la Palabra de Dios, en este inicio del santo Triduo Pascual, nos invita a hacer actual el paso de Dios por nuestra existencia en esta nueva Pascua que nos permite celebrar, para dejarnos liberar de las esclavitudes que nos apartan de él o dañan nuestra condición humana, como nos lo recordaba el Papa Francisco en su visita a Colombia. Esto nos lleva a reflexionar sobre la actitud de Pedro en el evangelio, ¿cuántas veces actuamos como él? nos gustaría que Jesús no tuviese que morir y que no nos lavase los pies, que no llegase el sufrimiento, la renuncia o el sacrificio a nuestra existencia. Hoy la Palabra nos recuerda que en el camino del discipulado es necesario dejarnos purificar por Jesús y asumir el ejemplo que nos da de ser servidores generosos y amorosos de los hermanos, porque es solo así es como verdaderamente podemos decir que hemos vivido la Pascua, que el Señor ha pasado por nosotros. El amor hasta el extremo no debe confundirse con el “melosería”, ni con una alegría superficial. El amor contiene un aspecto duro y difícil, porque exige la muerte de muchas cosas a las que nos aferramos con demasiada fuerza. Recordemos que la Cruz y el lavatorio de los pies, nos hablan de la victoria del bien sobre el mal, pero también de los medios de los que se sirve esa victoria. Asimismo, al celebrar el misterio de la eucaristía y renovar nuestro compromiso por el amor a Dios y a los hermanos, nuestra existencia ha de lanzarnos a ceñir en nuestras mentes y corazones los mandatos del Señor, a ser testigos veraces del obrar de Dios en la cotidianidad de nuestra vida e involucrar, por nuestro testimonio, a nuevos discípulos que deseen dar la vida también por Cristo y su Iglesia. ¿Cómo el encuentro con Jesucristo me anima y me fortalece para la misión? “Hagan esto en memoria mía”. Este mandamiento del Señor es verdaderamente sagrado para quienes somos discípulos de Él. La experiencia comunitaria vivida originalmente por los apóstoles se convierte en algo posible en todos los tiempos para los cristianos. Se trata de entrar en el destino histórico de Jesús, que es la historia misma de Dios, su Reino, que acontece definitivamente en la manifestación suprema del amor. Por lo tanto, participar así en el destino del Maestro significa realizar, de manera insuperable, la fraternidad humana. La cena del Señor es la asunción, por parte de los cristianos, de lo que nos une más profundamente: la vida misma del Maestro, la historia del Hijo del Padre en la que participamos todos como hijos y como hermanos los unos de los otros. Finalmente, si entendemos como cristianos la celebración eucarística como el modelo de la celebración del misterio de la Pascua, cada uno de nosotros somos los protagonistas de la Cena del Señor. Hagamos realidad estos sentimientos, siendo paso de Dios a través de nuestras existencias, así como nos lo enseñaba el Papa Francisco en su visita a Colombia: “y como los apóstoles, hace falta llamarnos unos a otros, hacernos señas, como los pescadores, volver a considerarnos hermanos, compañeros de camino, socios de esta empresa común que es la patria” (Homilía, Parque Simón Bolívar, Bogotá, 7 de septiembre de 2017).

Jue 24 Mar 2016

La ternura

Por: Mons. Gonzalo Restrepo - Tal vez la ternura es la que nos hace falta en el mundo de hoy. Nos falta cariño. El mundo de hoy, con todos sus afanes y sus preocupaciones, nos ha condenado a la soledad. Se nos ha negado la ternura y el cariño; todo tiene que ser efectividad, productividad y ganancias. La ternura es un sentimiento que permite que la persona se acerque a todos, conduce a la comprensión y al perdón, tiene un sentido maternal y paternal. Ser tierno quiere decir ser detallista, delicado y afable. Pertenecemos a una sociedad en la cual cada uno vive prevenido, se espera lo peor de los demás y estamos siempre a la defensiva. Esto nos impide ser tiernos, es un verdadero obstáculo para manifestar la ternura. Muchas veces se confunde la ternura con la falta de coraje, de fortaleza y de orientación; pero los líderes más grandes de la sociedad, de la cultura y de la política son aquellos capaces de expresar su ternura, de entregarla y de darla. La ternura nace del interior del hombre. Todos los hombres somos tiernos y necesitamos de la ternura. Es cierto que entre nosotros, la mujer es por naturaleza más tierna y delicada. Los hombres tienden a ser más fuertes y racionales, menos expresivos de sus sentimientos. Dejemos que brote la ternura en nuestras relaciones. Con el esposo y la esposa, con los hijos y los amigos, con los padres y los hermanos, con los compañeros de trabajo y con los colegas. Seamos tiernos. Una expresión de ternura conlleva en sí más alivio que muchas horas de diálogo, que muchas reacciones fuertes, que muchos consejos y palabras. La ternura bien manejada llega a ser un alivio y paliativo para las enfermedades físicas. Con la ternura se equilibra nuestro espíritu y equilibrado el espíritu podemos manejar, de una manera más segura, nuestro cuerpo y nuestra materia. La ternura es uno de los sentimientos más bellos del ser humano. Y hasta los animales son tiernos. Y en las plantas también podemos descubrir una especie de ternura. Toda la naturaleza está llena de ternura, de algo que permite la paz, el sosiego y la serenidad. Si queremos cambiar el corazón, renovar nuestros hogares, acercarnos más a los seres queridos, tener mejor ambiente en nuestro trabajo, propiciar unas mejores relaciones sociales, buscar justicia, unidad y paz, permitamos que la ternura brote del fondo de nuestro ser. + Gonzalo Restrepo Restrepo Arzobispo de Manizales

Mié 23 Mar 2016

Triduo Pascual

El Arzobispo de Bogotá y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano - CELAM, cardenal Rubén Salazar Gómez emitió una serie de mensajes que están en sintonía con los días santos, en particular con el Triduo Pascual. Aquí te presentamos cada uno de estos mensajes que son presentados en vídeo en el sitio web de la arquidiócesis de Bogotá.

Mar 22 Mar 2016

Jueves Santo, la Misa Crismal

La Misa Crismal es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispos, que ha de ser tenido como el gran sacerdote de su grey, y como signo de unión estrecha de los presbíteros con él. En dicha misa se consagra el Santo Crisma y se bendicen los óleos de los catecúmenos y de los enfermos. Esta solemne liturgia se ha convertido en ocasión para reunir a todo el presbiterio alrededor de su obispo y hacer de la celebración una fiesta del sacerdocio. Enlaces La Misa Crismal Visita el sitio Web pinchando aquí

Lun 21 Mar 2016

[Jueves Santo] Dios nos bendice con el mandamiento del amor, el sacerdocio y la Eucaristía

Las lecturas de hoy nos enseñan a valorar con exactitud el mandamiento nuevo de amarnos unos a otros. También nos permiten admirar el gran don del sacerdocio, a partir del Sacerdocio de Cristo, del sacerdocio común de los fieles y del sacerdocio ministerial. Finalmente, nos lleva a admirar y agradecer el misterio sublime de la Eucaristía. Lecturas [icon class='fa fa-play' link='']Primera lectura: Éxodo 12,1-8.11-14[/icon] [icon class='fa fa-play' link='']Salmo de respuesta: 116(115),12-13.15+16bc.17-18[/icon] [icon class='fa fa-play' link='']Segunda lectura: 1Corintios 11,23-26[/icon] [icon class='fa fa-play' link='']Evangelio: Juan 13,1-15[/icon] [icon class='fa fa-arrow-circle-right fa-2x' link='']CONTEXTO BÍBLICO[/icon] El hombre de hoy debe conocer que el Jueves Santo es la hora de Jesús, en la cual se establece la Ley del Amor. Aquí se establece el misterio de Jesús. “La hora llegó” (Lc. 22,14-16) Jesús la esperó con paciencia, la preparó con dedicación y la cumplió con plenitud. Jesús la acepta porque es la hora del Padre, la vive porque tiene conciencia de su misión y la asume porque sabe que es la hora de la salvación. “La hora se celebra” (Jn. 15,14-17). Hay un ambiente de despedida durante la celebración pascual, ha llegado el momento de la liberación. Junto a la mesa se dialoga, los participantes se conocen y se descubren. “La hora inolvidable” (1 Cor, 11,24) Se trata de una comida cargada de Signos, llena de riquezas, pero sobretodo cargada de Espíritu. Todo es presencia, profundidad y entrega del amor! [icon class='fa fa-arrow-circle-right fa-2x' link='']CONTEXTO SITUACIONAL[/icon] El mensaje para hoy presenta la Pascua como una expresión de amor, como un rito cultual y como una experiencia liberadora. Es el día en que se presenta la fecundidad del amor. El amor nace, crece y madura. Saber admirar: Por eso estamos llamados a valorar lo que vale el amor, lo que hace el amor, lo que renueva el amor. El amor recrea el espíritu, lo renueva; el amor ilumina la vida, la hace clara; el amor capacita al hombre, lo hace audaz. Saber asimilar que el amor revela el Misterio de Dios, la grandeza del Saber agradecer: Reconocer su riqueza, agradecer su grandeza y sentir su eficacia. Es necesario ser humildes para reconocer, sinceros para agradecer, generosos para servir. Debemos considerar a los servidores del Señor. El sacerdote, es presencia de Cristo. Cristo está vivo hoy penetrando, estimulando, clarificando, porque el sacerdote es presencia de Cristo, se identifica con él, se pierde todo en Cristo y se lo juega todo en Cristo. El sacerdote es un don de Cristo y un servidor de Cristo. [icon class='fa fa-arrow-circle-right fa-2x' link='']CONTEXTO CELEBRATIVO[/icon] En esta fiesta celebramos la perpetuidad del Amor, que se vive, se recuerda y se actualiza. En la intimidad de la Cena Cristo nos descubre un corazón delicado, nos transparenta un corazón equilibrado y consciente. El Memorial hace presente hoy, aquí y ahora el Misterio. No es un simple recuerdo sino la celebración de la Alianza. No es sólo palabra sino la Eucaristía. No es sólo rito: sino Sacrificio. La Eucaristía debe ser preparada, para hacer consciente una presencia. La Eucaristía debe ser participada, para hacer posible una experiencia. La Eucaristía debe ser penetrada, para hacer estable un testimonio. Se celebra el Misterio de Cristo para ser presentado hoy. Se realizan los ritos cultuales que actualizan el misterio hoy. Se consolida la Salvación para quienes han aceptado vivir el misterio hoy. No mirar sino a Cristo, no pretender sino a Cristo, quedarse sólo con Cristo. [icon class='fa fa-play' link='']Recomendaciones prácticas[/icon] Por significado sacramental y eclesial se aconseja hacer la recepción de los Óleos Santos en cada parroquia; puede ser antes de la celebración de la Misa vespertina de la Cena del Señor o en otro tiempo que parezca más oportuno. La Misa de la Cena del Señor está unida con el rito del lavatorio de los pies. Conviene acompañar el gesto con el canto “Donde hay caridad y amor” Es muy significativo en este día, en la procesión de las ofrendas, unir al pan y el vino dones para los pobres. Al final de la Misa se reserva la Eucaristía para la comunión del día siguiente; no es una exposición del Santísimo la que se hace; de ahí que, en nuestros llamados «monumentos», no se debe colocar la custodia ni nada parecido. Más aún, la reserva debería tener lugar en donde habitualmente se hace, aunque adornándose el lugar de una manera más especial, pero siempre con sobriedad artística, evitando excesos, sobre todo en adornos florales. Recordar que, después de medianoche (es decir, ya el Viernes Santo) no está prohibida la adoración; sólo se advierte que se debe hacer sin solemnidad.