Pasar al contenido principal

juventud

Vie 22 Jul 2022

Evangelizar en la gran ciudad

Aparentemente, el conglomerado de millones de personas que están en las grandes ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla y otras, haría más funcional el reunirlas para ser evangelizadas. Sin embargo, en la práctica las cosas no están siendo de esa manera y se ve con preocupación lo difícil que es congregar para anunciar el Evangelio. Queda aún la capacidad de congregar de las celebraciones eucarísticas, pero también esta asamblea está comenzando a ver las dificultades de que la gente de la ciudad llegue a los templos. Hoy en día, hay parroquias, quizás en los barrios más populares, donde los sacerdotes están viendo con desazón la dificultad o el desgano de la gente para ir a su iglesia parroquial. Hay varias causas para que el reunir a las personas para evangelizarlas se haya vuelto complejo en las grandes ciudades. La primera, quizás un enfriamiento religioso generalizado, reforzado por los efectos disgregadores de la pandemia del COVID-19. En segundo lugar, la dificultad tan grande que tienen las grandes ciudades colombianas en temas de movilidad y que hace que las personas, en su gran mayoría, tengan que madrugar absurdamente y que lleguen muy tarde a sus hogares. En esas circunstancias nadie está pensando ni en misa ni en grupo pastoral ni en nada espiritual. Esto pone también en la mesa de discusión los horarios tradicionales en los cuales funcionan las parroquias, tanto a nivel de atención al público como de las celebraciones sacramentales. También es necesario reconocer que en muchos campos la labor evangelizadora no está siendo atractiva y quizás la gran desbandada de la juventud respecto a la Iglesia sea el signo más claro y más preocupante. Las iglesias locales, arquidiócesis y diócesis, tienen en frente un reto muy grande para idear una o varias formas efectivas de congregar a los fieles. No es un tema de contenidos, pues por fortuna en la Iglesia está muy claro el mensaje de Jesús para ser transmitido. Es un problema de orden práctico. No se resuelve con la virtualidad, la cual es una herramienta más para ciertas tareas, pero la Iglesia es asamblea, congregación, encuentro. ¿Acaso habrá que redescubrir las pequeñas comunidades que dieron origen a la tarea evangelizadora en cabeza de los apóstoles? Quizás hay que volver a enviar a los discípulos de dos en dos. Sin duda, se hace necesario empoderar más y más a los laicos y asignarles lugares y comunidades a las cuales ellos pertenecen –familias, conjuntos residenciales, empresas, universidades- para que allí mismo se generen oportunidades de anunciar el Evangelio en el sitio y no en otros lugares inalcanzables. En fin, el reto tiene mucho que ver con la creatividad y requiere decisión y voluntad pastoral. Esta situación compleja de las ciudades y su respuesta al llamado de los evangelizadores, de no atenderse orgánicamente, podría tener otro efecto, además de la descristianización ya tan visible. Podría debilitar la vida vocacional de los obispos, los sacerdotes, los diáconos y también las religiosas. Podrían llegar sentirse ociosos, sin ocupación constante y provechosa para la gente y para ellos mismos. Cualquier ser humano se frustra si sus propuestas misionales no son acogidas por un número importante de personas. Ciertamente no es una situación generalizada, pero hay signos preocupantes. Será importante aprovechar las brasas aún encendidas del Evangelio en muchas personas, comunidades, instituciones de las grandes ciudades, para avivarlas y desde allí hacer reverdecer la fe y también la vida de la Iglesia. Fuente: Comunicaciones Arquidiócesis de Bogotá - El Catolicismo

Mar 7 Sep 2021

Primera religiosa al frente de los Departamentos de Estado Laical y Juventud en la CEC

Los invitamos a conocer quién es la hermana Arelis Gaviria Montoya, directora del Departamento de Estado Laical y Juventud de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), quien fuera nombrada por los Obispos en la pasada Asamblea de Julio, como la primera religiosa en ocupar este cargo en la Institución. Lea la entrevista completa: P/ Hermana Arelis usted venía apoyando el trabajo del Departamento del Estado Laical del SPEC, como Directora (E) en el área, ahora los obispos han considerado que usted asuma la dirección del mismo, siendo la primera religiosa en estar al frente de esa dependencia. ¿Cómo recibió esta designación? R/ Este nombramiento se ha dado en el marco de la CXI Asamblea Plenaria, reunida en Bogotá del 5 al 7 de julio de 2021, he recibido este nombramiento con una inmensa gratitud a Dios, al episcopado colombiano y a mi comunidad de Hermanas Franciscanas Misioneras del Niño Jesús. Poniendo en sus manos mi gestión y el desarrollo del departamento que está organizado en 5 secciones: Niñez, juventud, personas mayores, laicos y movimientos Eclesiales. Tomando como lema las palabras de la virgen María en el Evangelio de San Lucas, “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí, según tus palabras” (Lc1, 38). Desde el campo del estado laical. ¿Cuáles considera son los principales retos a enfrentar en este tiempo de pandemia? ¿Cuál podría ser la creatividad a impregnar?. Dentro de los grandes retos que plantea este tiempo de pandemia resalto tres: Leer los signos de los tiempos en este momento histórico concreto de pandemia y pos pandemia, el cual nos plantea nuevos escenarios para la evangelización. Escuchar la voz del pueblo para acompañarlo en sus necesidades más apremiantes y así ser una voz de esperanza evangélica en nuestro territorio colombiano. Trabajar en equipo, articulando procesos y realizando trabajos en red que permitan un mayor impacto social, pastoral y evangelizador, impregnado de un espíritu renovado en la fe, esperanza y caridad. P/ El Papa Francisco nos habla de caminar de manera sinodal, cómo hacer vivo este querer del Papa El primer paso para este camino sinodal, lo ha trazado el Santo Padre con esta primera Asamblea Eclesial, en la que por primera vez será escuchada la voz del pueblo creyente y no creyente. Con los jóvenes y laicos, hemos venido participando de este camino de manera activa en los diferentes foros temáticos latinoamericanos que se han desarrollado a nivel nacional y regional, esto, con el compromiso de que todos lograremos hacer vivo este querer del Santo Padre y de nuestra Iglesia Católica. P/ Frente al papel protagónico que están teniendo los jóvenes por estos días en el país, ¿cuál cree que debe ser el aporte de la Iglesia en este campo? R/ La iglesia ha venido dando un aporte importante en los diálogos, las estrategias, el acompañamiento y la escucha de nuestros jóvenes en busca de la paz real y duradera que todos soñamos para nuestro pueblo colombiano. La Iglesia está abierta al diálogo, dispuesta a ser mediadora e impulsar todas aquellas iniciativas que buscan velar por el bien común, garantizando los derechos humanos. Desde las diferentes regiones de nuestro país, los delegados nacionales de pastoral Juvenil acompañan de cerca la realidad de nuestra juventud con procesos formativos que buscan el bien común. P/ Cuéntenos quién es la Hermana Arelis Gaviria R/ Nací en el corregimiento del Rubí, del municipio de Yolombó, Antioquia, el 20 de octubre de 1979. Hija de Miguel Angel Gaviria y Lillyam Montoya, la segunda de cuatro hermanos, Norbey, Noraida y Noreley. Terminé mi bachillerato en la institución Educativa Eduardo Aguilar, en el año 1997 y en 1998 ingresé a la comunidad de las Hermanas Franciscanas Misioneras del Niño Jesús con sede en la ciudad de Medellín, el 24 de marzo de 2001 hice mis votos de pobreza, obediencia y castidad. Me gradué como Licenciada en Tecnología e informática en la Universidad Luis Amigó. He acompañado diferentes procesos de formación, misión y educación en los que me he podido realizar como persona consagrada al servicio de Dios y de los hermanos.

Mar 7 Sep 2021

Hacia una Iglesia sinodal (2)

Por: Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez - El Código de Derecho Canónico define la naturaleza de los sínodos de obispos en la Iglesia. Dice así en el canon 342: “El sínodo de obispos es una asamblea de Obispos escogidos de las distintas regiones del mundo, que se reúnen en ocasiones determinadas para fomentar la unión estrecha entre el Romano Pontífice y los Obispos, y ayudar al Papa con sus consejos para la integridad y mejora de la fe y costumbres y la conservación y fortalecimiento de la disciplina eclesiástica, y estudiar la cuestiones que se refieren a la acción de la Iglesia en el mundo”. Los Sínodos de Obispos nacieron después del Concilio Vaticano II, aunque desde antiguo se realizan los concilios ecuménicos universales, concilios plenarios territoriales, Sínodos diocesanos, etc. Hasta la fecha se han llevado a cabo 16 asambleas sinodales desde el 1971. Es bueno distinguir entre los Concilios, de los cuales se han realizado 21 entre el año 325 (concilio de Nicea) y el realizado entre 1962 - 1965, el Concilio Vaticano II. Estos son reuniones donde participan todos los obispos del mundo, y los Sínodos, reuniones donde participan algunos obispos que representan las distintas regiones del mundo, unos 215, a los que se agregan sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos expertos, según los temas que se traten. Por eso se habla de la sinodalidad, donde el pueblo de Dios es escuchado y participa activamente en estas reuniones. Ya se han hecho varios sínodos muy interesantes con amplia participación de los laicos, como los sínodos sobre la familia y el sínodo de la juventud. Dentro de las modalidades de los Sínodos, están los ordinarios, que se reúnen cada tres o cuatro años, y los extraordinarios, cuando el Papa lo considere necesario. Los Sínodos, por su naturaleza son de carácter pastoral, es decir, buscan ayudar al Papa y a la Iglesia en general, a dar respuesta a los grandes problemas que hay en el mundo, donde la Iglesia tiene el deber de dar respuestas orientadoras al pueblo de Dios, pues la Iglesia hace historia con su pueblo, y está llamada a orientar, iluminar y brindar soporte a quienes tienen en sus manos la responsabilidad de animar a los creyentes y a los no creyentes, en su peregrinar terreno. Los Sínodos pues, hacen eco de las grandes problemáticas por la que atraviesa la sociedad, y en ambiente de oración, de estudio, de trabajo colegial, ofrece directrices generales para que sirvan de ayuda especialmente a los fieles católicos en la imperante necesidad de dar razón de la esperanza. Como conclusión de cada Sínodo, el Papa publica un documento que denomina “Exhortación Apostólica post sinodal…” que se convierte en guía y soporte para los planes pastorales y demás acciones evangelizadoras de la Iglesia en todo el mundo. Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali Lea Por una Iglesia sinodal (I)[icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Lun 12 Ago 2019

Más de 1500 jóvenes participaron en jubileo católico arquidiocesano

Espacios formativos, espirituales, culturales y de compartir fraterno hicieron parte del VI Jubileo Católico en la Arquidiócesis de Villavicencio, evento con el que culminó la Semana de la Juventud en esta jurisdicción eclesiástica. Durante la jornada, que tuvo como lema: ‘Joven, como Jesús ve y haz tu lo mismo’, Monseñor Oscar Urbina, Arzobispo de esta Iglesia Particular, recordó las palabras del sacerdote católico fundador de la Central de Juventudes y gestor de la Pastoral Juvenil en América Latina, el padre Pafer: “Todo lo que hagas y siembras en un joven dará sus frutos”. El encuentro contó con la participación de grupos y movimientos juveniles católicos de Villavicencio, Acacias, San Martín y Restrepo. Se presenciaron danzas e intervenciones musicales a cargo de bandas locales, como “Código de fe”, “Inmaculada”, entre otras. “Se espera que con la realización de esta semana más jóvenes se sientan motivados a hacer parte de la Pastoral Juvenil de Villavicencio y participar de la misión convocada por el Papa Francisco para el mes de octubre”, señalaron los organizadores. Con información de: Delegación de Comunicaciones Arquidiócesis de Villavicencio.

Lun 1 Abr 2019

Jóvenes impulsan una política cultural en Campoalegre, Huila

La Asociación cultural Zansue “Juventud Dinamismo y Energía” del municipio de Campoalegre en el departamento del Huila, promueve la construcción de una política cultural para su municipio. Zansue es una organización de jóvenes artistas y gestores culturales que desde el año 2010 ha promovido un proceso cultural con niños, niñas y jóvenes de su municipio desde el teatro, las artes circenses, los zancos y otras manifestaciones culturales. Ellos han logrado reconocimiento departamental y nacional por sus espectáculos de Zancos y por contar con un semillero de 80 niños, niñas y jóvenes que ven en la cultura otra opción de vida. Esta organización, además de comprometerse con la paz y la promoción de proyectos de vida de jóvenes vulnerables de su municipio, hoy impulsa la construcción de una política pública cultural que logre implementarse con recursos y voluntades políticas. Para alcanzar este objetivo, Zansue formuló una iniciativa de incidencia con el apoyo del Programa FortaleSCiendo de la Pastoral Social, que busca que la administración municipal acoja por acuerdo el documento de la política que de manera participativa ha venido construyendo. “Hemos encontrado que es necesario que los gestores culturales, las organizaciones sociales y los artistas nos unamos, lo que buscamos es que tengamos una instancia de articulación y que no dependa de una administración municipal sino de una política que reconozca las realidades del sector” señaló César Javier Perdomo, líder de Zansue, refiriéndose a las motivaciones de la organización. Para la construcción de la política cultural, los jóvenes realizaron un diagnóstico cultural con habitantes de Campoalegre que, entre otras cosas, arrojó la necesidad de documentar la riqueza y diversidad cultural del municipio, gestionar mayores recursos para proyectos culturales, y fortalecer el Festival del Arroz que se celebra en Campoalegre en el mes de agosto. Con los resultados de este diagnóstico, Zansue estructuró un Acuerdo Social por la Cultura que el 28 de marzo se presentó a seis de los aspirantes a la alcaldía de Campoalegre, a fin que los incluyan en sus programas de gobierno en caso de ser elegidos. El Acuerdo incluye 12 puntos entre los que se destacan la creación de la Secretaría de la Cultura municipal, la reglamentación de la distribución de la estampilla procultura, realizar encuentros de formación en gestión cultural y fortalecer el sistema municipal de cultura. Los precandidatos se comprometieron a socializar con sus partidos y comunidades a fin de incluir los acuerdos sociales por la cultura en sus propuestas de gobierno para que, en caso de ser elegidos, integrarlos en el plan de desarrollo. En el mes de mayo, antes de inscribir sus programas de gobierno, se acordó realizar una mesa de trabajo con Zansue y una delegación de gestores culturales para asumir el compromiso de los acuerdos. Política pública cultural, un asunto de todos Como parte de su estrategia de incidencia, también, durante el día mundial del teatro que se celebró el 27 de marzo, los jóvenes de Zansue realizaron el primer foro de política pública cultural que convocó a cerca de 150 personas entre gestores culturales, artistas, organizaciones sociales, al alcalde municipal Aldemar Gutiérrez, y contó con los ponentes Rosa Elena González Moreno y Lirka Ancines delegadas del Ministerio de Cultura, Guillermo González Otálora de la Gobernación del Huila, y los gestores culturales Gustavo Córdoba Soto de Campoalegre y Obeida Benavides Nieves de Barranquilla. Entre las principales conclusiones del foro se resaltó la importancia de construir políticas públicas de manera participativa y concertada, en la medida que estas no solo afectan a los gestores culturales sino a toda la ciudadanía, reconocer la financiación como uno de los principales retos de la gestión cultural y, reconocer la diversidad cultural como clave para la construcción de paz. El siguiente paso para Zansue es entregar un documento con la propuesta de política pública del municipio a la administración municipal y al Concejo de Campoalegre, con el fin de que este sea acogido por acuerdo municipal. Fuente: Oficina de comunicaciones del Secretariado Nacional de Pastoral Social

Jue 15 Mar 2018

Formación y acompañamiento, ejes de la Pastoral Juvenil latinoamericana

Así lo ha explicado el padre Rubén Darío García Ramírez, Director del Departamento de Estado Laical y Lugares Eclesiales, al que pertenece la Sección Juventud de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), durante el balance del XXXIV Encuentro Nacional de Delegados Diocesanos y Responsables de Pastoral Juvenil, desarrollado en Bucaramanga del 6 al 9 de marzo. Tras señalar como positiva la jornada, que tuvo como eje temático la formación de los asesores desde la madurez de su fe, el sacerdote señaló que, a nivel nacional, siguiendo la propuesta latinoamericana, se buscará fortalecer el ámbito de la Pastoral Juvenil, a partir de los frutos del Sínodo de Obispos de octubre y del aprovechamiento del recurso humano que participará en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en enero de 2019. Intervención: Aspectos que marcan la realidad del joven en Colombia “El trabajo con los jóvenes es transversal a toda la pastoral y algo muy esperanzador que se ha evidenciado es la responsabilidad del apostolado del joven con el mismo joven; es decir, el testimonio de vida que va a impregnar la vida de los jóvenes en todos los ambientes donde se encuentren. En síntesis, es anunciar a Jesucristo vivo de ojos abiertos y corazón palpitante al mundo juvenil”, agregó el prelado. Los aportes temáticos durante el encuentro nacional estuvieron a cargo del sociólogo German Muñoz quien realizó la primera conferencia con el tema: “La realidad y los conflictos de los jóvenes en Colombia” mostrando los nuevos retos a los que se enfrenta la condición juvenil y el “juvenicidio” como fenómeno creciente. AUDIO: Aspectos que marcan la realidad del joven en el país Posteriormente, el padre Germán Medina realizó la iluminación con su conferencia titulada: “Ser y quehacer del Asesor de Pastoral Juvenil hoy en Colombia”, con la que se arrojó luces de esperanza al reafirmar el reto al que se enfrentan los asesores como formadores en los procesos de Pastoral Juvenil. Luego, el padre Rubén García, realizó un aporte titulado: “La iniciación cristiana en la Pastoral Juvenil” enfatizando la necesidad que se tiene de generar procesos kerigmáticos en dado el nuevo contexto. Las reuniones por regiones y en grupos mixtos permitieron encontrarse en familia, compartir preocupaciones, logros y anhelos y reafirmar la necesidad de seguir trabajando en comunión por el mismo sueño, un sueño que a pesar de las diferencias nos une como país: trabajar por y con los jóvenes para construir una sociedad más justa, fraterna y equitativa y aceptar la invitación que hace el Papa Francisco a “volar alto y soñar grande”.

Mar 13 Jun 2017

Iglesia y sector público firman alianza que beneficiará a niños y jóvenes

Con la firma del pacto por la niñez y la adolescencia, se reactivó el pasado 9 de junio, la red de Infancia y Adolescencia del Oriente del departamento de Antioquia, acción promovida por la diócesis de Sonsón Rionegro. A través de la delegación de infancia y juventud de esta Iglesia particular, se ha logrado promover la reactivación de esta red, que busca proteger los derechos de los menores de edad, en esa subregión del departamento. “La reactivación de la red fue promovida por la Diócesis de Sonsón – Rionegro, quien durante años trabajó de la mano de la Gobernación de Antioquia, a través de la gerencia de Infancia, Adolescencia y Juventud, Bienestar Familiar, La Procuraduría, entre otras organizaciones e institucionales que velan por la restitución de derechos de los menores”, señala un mensaje emitido por esta Jurisdicción. Entre los objetivos propuestos para la red están los de intercambiar experiencias y conocimientos de cada institución, de tal forma que permitan una mirada integral de la situación de la niñez del Oriente antioqueño; aunar esfuerzos en torno a las problemáticas que enfrenta la niñez en esta región, para desarrollar soluciones conjuntas que permita una intervención efectiva a dicha problemática; Promover la participación de la niñez en la construcción, el desarrollo y el monitoreo de las políticas públicas, planes, programas y proyectos, entre otros. Para este encuentro, realizado en el municipio de La Ceja, asistieron 6 alcaldes y representantes de 21 municipios de esta región, delegados de entes departamentales y regionales, Policía de Infancia y Adolescencia del departamento, representante de Fiscalía para región Oriente, representantes de la academia, entre otros.

Vie 26 Feb 2016

Al servicio de la historia y de la juventud

Escrito por: Mons. Libardo Ramírez Gómez - Qué oportuno el impulso al espíritu misionero al dar a conocer la Historia de la Iglesia y al promover la Pastoral Juvenil. Apóstoles consagrados a esas tan trascendentales tareas fueron Mons. Guillermo Agudelo Giraldo, (1932-2015) y el Padre Luis María Fernández Pulido, “Pafer” (1916-1985). Qué buen servicio el prestado por ellos a la evangelización en esos ambientes. Dedicar tiempo y desvelos, con denodado cariño, a servir a la “Maestra de la vida”, como se ha definido a la historia, y hacer labor similar con la juventud, son labores de invaluable servicio a los humanos. Gran tarea al servicio de la historia de Bogotá y de Colombia cumplió Mons. Guillermo Agudelo, nacido el 10-06-32, quien pasó a recibir la recompensa celeste el 15-12-15. Fue ordenado Sacerdote en Bogotá (17-02-58), en donde adelantó amplia labor pastoral hasta su muerte (15-01-16). Varias Parroquias regentó el P. Guillermo, destacándose su labor en San Ignacio de Loyola (1961-79) y Cristo Rey (1979-98), en donde impulsó esas feligresías y dio la mano a centenares de niños y jóvenes para sus estudios. Por sus méritos le concedió, el Papa, ser Protonotario Apostólico. Hermanado con esas proyecciones pastorales estuvo su cultivo intelectual, con cátedras docentes y más de 20 publicaciones sobre diversos temas. Se destaca su amplia obra “Los Arzobispos de Bogotá”, con múltiples datos de interés para esta Ciudad, y para toda Colombia. Difundir la obra de la Iglesia para fiel recuerdo y estímulo a las presentes y futuras generaciones, y, también, como precisión necesaria ante las voces de crítica y condena, más que injusta, fue importante labor. Para perpetuar su labor al servicio de la historia fue feliz iniciativa de Mons. Agudelo fundar (25-02-00) la Academia de Historia Eclesiástica de Bogotá. Esta creación han sido y seguirán siendo faro de luz en la que se difundan verdades iluminadoras y testimonios que hablan de cómo servir positivamente a la humanidad. Merito grande Mons. Agudelo fue, también el impulso que dio desde 1988 a la Campaña del Óbolo de San Pedro. Supo el Prelado poner de manifiesto que esa colecta se destina a tantas ayudas que para diversos puntos del mundo envía, luego, el Santo Padre, para a tantas personas desprotegidas y víctimas de destructoras catástrofes, y a las Obras Misionales en todas las latitudes del mundo. A la par de lo realizado por Mons. Agudelo está la entusiasmadora y oportuna tarea de evangelización de los jóvenes, para que se conviertan en evangelizadores, con su alegra vivencia de la verdad cristiana, a la que consagró su vida el Padre Luis María Fernández (1916-1985), desde su Ordenación sacerdotal (03-09-39). Iniciativa feliz al servicio de esa causa, culminó con algo que le ha dado estabilidad, al fundar la “Central de Juventudes” (03-09-53). En el año 1972, como Obispo recién consagrado, entraba a formar parte de la Conferencia Episcopal de Colombia. En mi labor sacerdotal como Vicario de Pastoral en mi diócesis de Garzón, había realizado algunas labores en promoción de jóvenes, al lado de otros frentes, con formación cristiana de ellos y proyección, desde la fe, hacia obras sociales. Esa experiencia me llevó a poner de presente que en la Conferencia Episcopal no había un organismo que promoviera esa labor entre los jóvenes. Recibí, entonces, el encargo de dar pasos necesarios para que surgiera esa reclamada entidad. Ante esa responsabilidad, busqué contacto con personas y movimientos que tuvieran ese empeño. Había tenido relación con la Central de Juventudes, que ya estaba enviando jóvenes, debidamente capacitados, a impulsar esas tareas en las distintas Diócesis del País. Fue punto de apoyo, acertado primer paso para seguir dando vida a la Pastoral Juvenil en toda Colombia. Al lado del Padre Fernández encontré otros grandes apóstoles de la juventud, en Bogotá, como el Padre Miguel Triana, y los Jesuitas Alejandro Londoño y Jesús Vela. En Medellín la valiosa labor del Padre Luis Gaviria, con influencia en Antioquia y en otras regiones de Colombia. Con esos Sacerdotes, y muchos más que ya llevaban adelante meritorios esfuerzos fuimos realizando encuentros a escala nacional hasta formar una gran red con la cual se impulsó, coordinadamente, gran labor. Punto culminante fue la realizado en 1985 “Año de la Juventud”, con importantes jornadas, que fueron el fruto de esos trece (13) años de intensa labor. Artífices de ese impulso inicial de la Pastoral Juvenil organizada en Colombia fueron los Secretarios del Departamento que con ese fin se creó en la CEC, y la han seguido echando adelante los de los años subsiguientes. El gran servicio a la juventud, impulsado por Pafer, y promotores desde Comunidades Religiosas como Eudistas, Salesianos, Franciscanos y Jesuitas, ha sido semillero de bien. Evocando palabras de Tertuliano podemos decir que la sangre y el sudor apostólico de testigos en esta Pastoral han sido y siguen siendo “semilla de cristianos”. Mons. Libardo Ramírez Gómez Obispo emérito de Garzón [email protected]