Mons. Froilan Casas

Cada quien llega a la casa a seguir hablando con el exterior.

 

Por Mons. Froilán Casas - Hoy las relaciones personales son un desastre. Las buenas maneras de otrora en ciertos ambientes sociales, son cosas del pasado.

Leer más

El derecho a disentir

 Un Estado laico no es el que masacra las creencias de un pueblo, es el que las respeta.

Por Monseñor Froilán Casas - El disentir es una de las expresiones de la verdadera democracia. Obviamente este derecho se debe enmarcar dentro del respeto a las leyes. 

Leer más

Prever

El destino no existe, existe tu pereza y  la falta de previsión causantes de tu desgracia.

Por Monseñor Froilán Casas -El verbo prever es poco utilizado en nuestra cultura tropical. El significado de esta palabra no es otra cosa que ver con anticipación. Los tropicales infortunadamente vivimos al día y todo a última hora.

Leer más

Con humildad saborearemos la paz

La paz consiste en la posibilidad de convivir con las diferencias, respetándonos mutuamente

Por Monseñor Froilan Casas - En Colombia y en el mundo siempre hemos hablado de paz.

Leer más

Bajar los índices de corrupción

El ser humano, acrítico e ingenuo se traga el anzuelo con la forma en que le presentan el discurso.

Por Monseñor Froilán Casas - ¡Qué descaro! Hemos llegado al cinismo en la conciencia moral; conciencia moral que no existe. Ya no se le teme ni a Dios, ni al diablo.

Leer más

Las creencias

Se llega incluso a caricaturizar la figura de Cristo para traducirla en símbolos pornográficos. ¡Qué blasfemia! 

Por: Monseñor Froilan Casas: Las creencias son parte medular de una cultura. No cabe duda que a lo largo de la historia ha habido evolución progresiva en esta materia. De expresiones culturales menos humanas a expresiones culturales más humanas.

Leer más

En el Altiplano Cundiboyacense se utiliza un refrán muy significativo, aplicado especialmente a las mujeres: las ovejas por la lana y las hijas por la mama. 

Escrito por: Mons. Froilan Casas Ortiz. No entiendo cómo con alguna frecuencia escucho a los padres de familia sobre el incorrecto comportamiento de sus hijos. Pregunto ¿acaso no son hijos suyos? Usted cosecha lo que siembra.

Leer más