Pasar al contenido principal

respeto a la vida

Jue 12 Mayo 2022

La Iglesia se pronuncia sobre la despenalización del Suicidio Médicamente Asistido (SMA)

La Conferencia Episcopal de Colombia rechazó este jueves 12 de mayo, la sentencia de la Corte Constitucional, en la que despenaliza el Suicidio Médicamente Asistido (SMA) y expresó su profundo dolor frente a esta decisión. "La Conferencia Episcopal, en armonía con la perenne enseñanza de la Iglesia y de su opción fundamental de servir integralmente al ser humano, y haciendo propios los sentimientos del pueblo creyente, recibe con profundo dolor la decisión de la Corte Constitucional de favorecer el Suicidio Médicamente Asistido (SMA)". Tras conocer la noticia, los obispos emitieron un comunicado en el que hacen un llamado a las autoridades del país para que, "siendo consecuentes con el valor inviolable de la vida humana, conforme lo consagra la Constitución colombiana (art. 11), las decisiones que se tomen estén encaminadas a su protección, defensa y cuidado y no a su destrucción". Igualmente se dirigen a aquellas personas que sufren y a sus familias, exhortándolas a rechazar "la tentación, a veces inducida por los cambios legislativos, de usar la medicina para producir la muerte". Finalmente, resaltan que se debe garantizar el derecho fundamental a la objeción de conciencia personal, "así como a que sean salvaguardados los principios de la misión y visión de las Instituciones conforme a su naturaleza, que las identifica en favor de la vida". [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Lun 26 Jul 2021

Eutanasia: Respuesta del episcopado colombiano frente a sentencia de la Corte

Luego de la sentencia C-233/21, adoptada el pasado jueves 22 de julio, por la Sala Plena de la Corte Constitucional, donde se garantiza el derecho a una muerte digna por lesiones corporales o enfermedades graves e incurables, la Conferencia Episcopal de Colombia emitió un pronunciamiento de seis puntos en el que presenta algunas consideraciones con “el ánimo de contribuir al diálogo y al discernimiento común sobre los valores que han de orientar a nuestra sociedad”. En uno de sus ítems, aseguran los obispos que “la eutanasia constituye una seria ofensa a la dignidad de la persona humana y fomenta la corrosión de valores fundamentales del orden social”. Agregan que adoptar lo estipulado por la Corte “constituiría un serio peligro para los más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad, sobre quienes pendería el peso de la posible supresión de sus vidas, dando lugar a un serio condicionamiento para el ejercicio de las libertades”. Consideran que una actitud solidaria frente a la fragilidad y vulnerabilidad del ser humano puede llevar a una persona a declinar la intención de suprimir de manera voluntaria la vida, aún en los casos en que la ciencia médica no tiene la respuesta para una curación física. Con el fin de afrontar esta realidad de una manera más humana, sin tener que acudir a la eutanasia, los obispos de Colombia hacen un llamado al Estado para que se “garantice la debida atención sanitaria a las personas que sufren lesiones corporales o enfermedades graves e incurables, o que se encuentran en estado terminal, especialmente cuando se trata de los más pobres”. En materia de salud, piden una mayor inversión de recursos económicos e intervención psicosocial para atender a las familias y cuidadores de los enfermos, de manera especial a los más desprotegidos; así mismo, esfuerzos terapéuticos del personal sanitario para tratar adecuadamente el dolor y respetar la dignidad del paciente hasta el momento de su muerte natural. Finalmente, invitan a todos a seguir descubriendo “los mejores caminos para respetar el derecho a la vida de toda persona y poder fortalecer los lazos de amistad social entre todos los colombianos”. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Vie 28 Mayo 2021

Arquidiócesis de Cali invita a respetar la vida de toda persona

La Arquidiócesis de Cali, a través de la oficina de comunicaciones, ha emitido un comunicado en el que rechaza todo asesinato y hace un nuevo llamado a respetar y proteger la vida de toda persona. A la vez pide dejar a la justicia y a los defensores de derechos humanos las investigaciones de cualquier acto violento. "La justicia por propia mano es una trampa en la defensa de la vida y de los derechos. No caigamos en ninguna provocación". En su misiva, expresan un saludo de condolencia a los familiares de los fallecidos y piden orar por los heridos que hoy dejan estas manifestaciones. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Lun 10 Mayo 2021

“Llamado a la sensatez”

Por: Mons. Carlos Arturo Quintero Gómez - “Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae Buenas Nuevas, que anuncia la paz” (Is 52, 7). Con estas palabras del profeta Isaías, me dirijo al pueblo quindiano, como Padre y Pastor de esta Iglesia Particular, en unión con los sacerdotes y religiosos, para invitarles a la sensatez, a la serenidad de nuestros corazones y a la fraternidad, en estos tiempos difíciles de crisis social. Felicito a quienes han salido a protestar, mostrando finura, civismo y respeto por la vida y a la vez, invito, a hombres y mujeres que, con un corazón desalmado se han mostrado irreverentes e insensibles ante el dolor del hermano, a que depongan las armas de la violencia. No podemos seguir desgastándonos, mirando al otro como si fuera un enemigo; somos hermanos y juntos podemos salir airosos, no solo de esta pandemia que ya ha cobrado miles de vidas, sino que podemos salir victoriosos de esta crisis en la que hoy nos encontramos. Las manifestaciones pacíficas, la protesta, como expresión del inconformismo social son un derecho de la ciudadanía, pero, no permitamos que los desmanes y el vandalismo opaquen el deseo de reivindicar los derechos. No convirtamos nuestras calles, nuestras plazas y veredas en campos de batalla; recordemos que, detrás de cada rostro hay un drama humano; detrás del rostro de un policía, de un militar, de un joven estudiante, de una madre de familia, de un trabajador, de un comerciante, de un empresario, de un campesino, etc., hay una familia, una historia plagada de dolor, sufrimiento, gozos y esperanzas y, desafortunadamente, muchos de nuestros proyectos de vida se ven truncados por la violencia y las múltiples pobrezas sociales. El camino para los acuerdos y consensos no se construye bloqueando calles e impidiendo el paso de ambulancias, ocasionando una crisis por el desabastecimiento de alimentos, destruyendo las estaciones de policía, atacando los sistemas masivos de transporte o sembrando terror. El camino propicio es el diálogo, que San Pablo VI definía como “don interior de caridad, que tiende a hacerse don exterior”. Y en este diálogo conciliador y fraterno, debe haber lugar para el perdón y la reconciliación. Invito a la fuerza pública y a las autoridades a mantener la calma, a no excederse ni extralimitarse en el control del orden público, a garantizar la seguridad ciudadana y la legitimidad de la protesta social; llamo a los ciudadanos a la cordura, a despertar en sus corazones el sentido patriótico, el respeto por la autoridad. Que la solidaridad que hemos desplegado en cada catástrofe, en cada acontecimiento de dolor, como expresión de nuestra pujanza y tesón, no pierda su esplendor por los lunares de la desinformación y la violencia. Seguramente, sentimos que el retiro del texto de la reforma tributaria del Congreso de la República es una gran victoria, pero la mayor victoria es la paz; reitero la invitación a todos a que nos serenemos, a pensar en el otro como ‘hermano’ y a construir, desde la esperanza, caminos de paz y de justicia, afianzando en el corazón el perdón y la reconciliación. La Iglesia diocesana de Armenia, en su compromiso con la paz, está dispuesta a servir de garante en los diálogos que sea necesario promover y si es pertinente, a servir de mediadora y conciliadora para que estos enfrentamientos cesen, en beneficio de nuestra comunidad. Manifestamos nuestra preocupación por el índice de contagios en el departamento del Quindío y la ocupación de las camas UCI e instamos a todos al uso de los elementos de protección personal, a cuidar nuestra vida y la vida de nuestros semejantes. Las palabras de Jesús, Príncipe de la Paz: “la paz les dejo, mi paz les doy” (Jn 14, 27), resuenen en nuestra mente y en el corazón y tengamos la sabiduría para obrar siempre el bien. + Carlos Arturo Quintero Gómez Obispo de Armenia

Mar 27 Abr 2021

Primer Congreso Internacional Unidos por la Vida

En el marco de los 15 años de la Marcha Nacional por la Vida en Colombia, la plataforma ciudadana ‘Unidos por la Vida’ realizará el próximo 1 de mayo el primer Congreso Internacional Unidos por la Vida, cuyo objetivo es “fortalecer la defensa de la vida en los diferentes ámbitos de trabajo provida”. Sus organizadores han señalado que “la defensa de la vida está triunfando en muchos países” y que cada vez son más las naciones que adoptan “legislaciones y políticas en defensa y promoción de la vida desde el momento de la fecundación hasta su muerte natural”. Es por esta razón que animan a los colombianos a participar en esta iniciativa por el respeto a la vida. Por cuenta de la pandemia el evento se realizará de manera virtual y estará marcado por dos momentos: De 8:00 a.m. a las 12:00 m., se ofrecerán exposiciones con invitados internacionales, quienes contarán experiencias exitosas en sus países; y de 2:00 a 6:00 p.m., se desarrollarán unos paneles temáticos donde participarán varios especialistas, cada participante podrá optar en escoger la mesa temática que le interese. Entre los ponentes se encuentran: Katarzyna Gęsiak, directora de Ordo Iuris Institute de Polonia que han contribuido a lograr el blindaje de la constitución de Polonia contra el aborto; el diputado Tomas Jose Zambrano del Congreso de Honduras, quien lideró el blindaje a favor de la vida y contra el aborto de la constitución en ese país; la diputada española Lourdes Monasterio España, quien está dando una gran batalla frente a la eutanasia y el aborto; la secretaria del Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, Angela Vidal Granda da Silva Martins, entre otros. Se espera contar con la participación de movimientos y grupos provida que tienen un destacado trabajo en Colombia y en otros países, en áreas como: centros de apoyo a la mujer, atención post aborto, acción en las redes sociales, comunicación, acción en el lobby cívico- político, el derecho, movilización ciudadana, la medicina y la bioética. La participación en este congreso internacional tiene un costo de seis dólares. Para mayor información los interesados podrán ingresar [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Mié 10 Mar 2021

CEC en foro: “La Defensa de la Vida desde el Legislativo”

“La defensa de la vida es un derecho que corresponde a la naturaleza humana, a la dignidad que toda persona tiene por ser imagen y semejanza de Dios”. Con estas palabras, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo de Santa Rosa de Osos y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), intervino en el Foro: “La Defensa de la Vida desde el Legislativo”, convocado por la Presidencia de la Cámara de Representantes, este miércoles 10 de febrero. El prelado evocó al Papa Francisco, quien insistentemente ha dicho que “la defensa de la vida humana no es cuestión de derechos que se tengan que poner, porque no son derechos que la persona humana lleva, sino es cuestión de humanidad”. Recordó cómo el Catecismo de la Iglesia católica indica que la vida humana debe ser tenida como sagrada, porque esta es fruto de la acción creadora de Dios. “Solo Dios es Señor de la vida, desde su comienzo hasta su término, nadie en ninguna circunstancia puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”. Frente a esto, el prelado hizo un llamado a la sociedad civil y a las autoridades legislativas para que los derechos de toda persona sean reconocidos y respetados, y, agregó: “Estos derechos no son subordinados ni a los individuos, ni a los padres, ni son una concesión de la sociedad o del Estado, sino que pertenecen a la naturaleza humana y son inherentes a la persona”. Agradeció a todos los hombres y las mujeres que trabajan con convicción en la defensa de la vida, así como a las diferentes confesiones religiosas y organismos de otra índole que se unen para salvaguardar la vida de las personas desde su concepción hasta la muerte natural. Su intervención finalizó recitando el Salmo 138, una oración en la que se reconoce que Dios es creador y que sostiene en todo momento la vida de cada persona. Con este espacio, propuesto por la bancada pro vida del Congreso de la República y organizado por la presidencia de la Cámara de Representantes, se logró analizar y escuchar desde diferentes perspectivas todo lo inherente a la lucha en defensa de la vida, los cuidados paliativos y la eutanasia, entre otros temas relacionados, contó además, con la intervención de expertos nacionales e internacionales de distintos sectores sociales.

Dom 6 Dic 2020

Diciembre 7: ¡A encender una luz por la vida!

A través del signo de encender una vela, el episcopado colombiano invita a los católicos y personas de buena voluntad del país para que este lunes 7 de diciembre, a las 7:00 de la noche, vísperas de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, nos unamos en una breve y sentida oración por la vida. Según lo indicó el padre Juan Carlos Liévano, director del Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se trata de “una acción muy sencilla pero, a la vez, muy significativa: encender este lunes en la noche una luz, y unidos en familia o en pequeños grupos, rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria; o de acuerdo a la experiencia de oración o credo religioso que se profese, acompañar esta iniciativa con una plegaria, para pedir que se respete la vida en todas las etapas de su existencia”. En esta línea, el padre Liévano expresó con vehemencia: “Todos los colombianos que amamos la vida nos debemos unir cada día más para orar y exigir que no se vulnere la dignidad del ser humano. Los bebes concebidos y aún no nacidos, por ejemplo, están expuestos a la terrible e inhumana amenaza del aborto; los ancianos y enfermos terminales pareciera que la eutanasia los acecha cada día con mayor fuerza; los migrantes que pasan por nuestro territorio son víctimas de agresiones y violaciones de sus derechos; también hay agresiones contra miembros de grupos significativos de la sociedad como niños, jóvenes, mujeres, adultos mayores, indígenas y líderes sociales, entre otros. Asimismo, la tierra sufre diferentes catástrofes y clama más cuidado y protección”. Esta realidad nacional, esbozada por el director del Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la CEC, es el argumento que soporta y anima la especial jornada de este lunes que, como indican los organizadores: “no exige grandes esfuerzos para participar, solo se necesita amar la vida y defenderla valientemente de todo lo que amenace con destruirla”.

Mar 25 Feb 2020

Palabras de aliento: Un cristiano jamás acepta el aborto

Por: P. Rubén Darío García Ramírez - Nuestro país enfrenta una situación absurda: el derecho a la vida se quiere irrespetar desde su raíz interrumpiendo la gestación del ser humano desde el vientre de la madre. ¡El aborto es un crimen abominable! Las primeras comunidades cristianas escuchaban la Didaxe, o doctrina de los apóstoles, escrita entre los años 65 y 80 d.C. En la instrucción dice textualmente en el número 2, justo al inicio: “No matarás. No cometerás adulterio. No corromperás a los jóvenes. No fornicarás. No hurtarás. No harás brujerías. No prepararás venenos. No cometerás aborto ni infanticidio. No codiciarás los bienes de tu prójimo”. Un cristiano jamás acepta el aborto. La legislación civil tiene que cuidar y proteger el bien común y la vida es el “Bien común” por excelencia. Muchos países legislan hoy a favor del crimen contra la vida naciente pero nosotros no podemos tolerar tal decisión. Una madre defiende naturalmente la vida de sus hijos, la decisión de “matar a su hijo en el vientre” está viciada, no puede ser libre ni corresponder al recto juicio de conciencia: “El don de la vida, que Dios Creador y Padre ha confiado al hombre, exige que este tome conciencia de su inestimable valor y lo acoja responsablemente”. La Iglesia muestra con su historia el camino de la vida para alcanzar la plenitud de la felicidad. Como fermento en la masa, los creyentes en Cristo, bautizados, con su defensa de la vida y su valoración de la dignidad humana, dan al mundo un mensaje de esperanza, actuando según los principios del Evangelio: la vida humana no puede ser interrumpida ni en su proceso de gestación ni en ninguna de sus etapas de existencia. La ley civil debe respetar este principio, de lo contrario pierde fuerza de ley y no estamos obligados a respetarla: “En ningún ámbito de la vida la ley civil puede sustituir a la conciencia ni dictar normas que excedan la propia competencia”. El problema crece porque el entramado político e ideológico que se dedica a imponer leyes abortistas en el mundo, participa en negocios lucrativos ( ej. La venta de órganos de fetos abortados, tan debatida desde 2015 4) y participa en ataques y amenazas contra los defensores de la vida y, particularmente, contra la cristiandad. Hasta se incendian iglesias. Adicionalmente, cruel paradoja, se multiplican los casos de personas que “arriendan” vientres o acuden a costosos métodos de inseminación artificial para tener hijos: ¿En dónde quedaron la ética y la moral? ... Y no hemos mencionado las leyes de eutanasia. Esta es una guerra mundial contra la vida que se intenta ganar imponiendo leyes de muerte y convirtiendo en “derecho” el acceso al crimen. Un movimiento oscuro. El ambiente abortista promueve la cultura de la muerte, pisotea la dignidad humana y promueve enfermedad mental y formas abyectas de negocio. Más contundente que la bomba atómica resulta ser la ideología de la muerte…Pero siempre llega un día en que la consciencia grita. Desde la FE, no podemos callar ante esta situación atroz y el sufrimiento de los inocentes. No podemos dejar de ser testigos. Llamamos, a quienes tienen en sus manos las decisiones de la ley, a considerar la vida como Don, como regalo. Ninguno se ha dado la vida a sí mismo. ¡Hermanos católicos, no tengamos miedo! El Señor Jesús nos dice: “Tendrán luchas en el mundo, pero ánimo, yo he vencido al mundo”. “Si el mundo los odia precisamente es por esto, porque ustedes no son del mundo” (Juan 15,18).