Pasar al contenido principal

san lucas

Jue 17 Nov 2022

25 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 29-33

Cuando vean que suceden estas cosas, sepan que está cerca el reino de Dios EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola: «Fíjense en la higuera y en todos los demás árboles: 30 cuando ven que ya echan brotes, conocen por ustedes mismos que ya está llegando el verano. 31 Igualmente ustedes, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que está cerca el reino de Dios. 32 En verdad les digo que no pasará esta generación sin que todo suceda. 33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.». Palabra del Señor.

Jue 17 Nov 2022

24 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21,20-28

Jerusalén será pisoteada por gentiles, hasta que alcancen su plenitud los tiempos de los gentiles. EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando vean a Jerusalén sitiada por ejércitos, sepan que entonces está cerca su destrucción. 21 Entonces los que estén en Judea, que huyan a los montes; los que estén en medio de Jerusalén, que se alejen; los que estén en los campos, que no entren en ella; 22 porque estos son días de venganza para que se cumpla todo lo que está escrito. 23 ¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días! Porque habrá una gran calamidad en esta tierra y un castigo para este pueblo. 24 Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por gentiles, hasta que alcancen su plenitud los tiempos de los gentiles. 25 Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, 26 desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas. 27 Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria. 28 Cuando empiece a suceder esto, levántense, alcen la cabeza; se acerca su liberación». Palabra del Señor.

Jue 17 Nov 2022

23 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21,12-19

Todos los odiarán a causa de mi nombre, pero ni un cabello de su cabeza perecerá EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «les echarán mano, los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndolos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. 13 Esto les servirá de ocasión para dar testimonio. 14 Por ello, métanse bien en la cabeza que no tienen que preparar su defensa, 15 porque yo les daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario de ustedes. 16 Y hasta sus padres, y parientes, y hermanos, y amigos los entregarán, y matarán a algunos de ustedes, 17 y todos los odiarán a causa de mi nombre. 18 Pero ni un cabello de su cabeza perecerá; 19 con su perseverancia salvarán sus almas». Palabra del Señor.

Jue 17 Nov 2022

22 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21,5-11

No quedará piedra sobre piedra EN aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: 6 «Esto que contemplan, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida». 7 Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?». 8 Él dijo: «Miren que nadie los engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayan tras ellos. 9 Cuando oigan noticias de guerras y de revoluciones, no tengan pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida». 10 Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, 11 habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo». Palabra del Señor.

Jue 17 Nov 2022

Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO Noviembre 20 de 2022 Primera Lectura: 2S 5, 1-3 Salmo: Sal 122(121), 1-2.4-5 (R. cf. 1) Segunda Lectura: Col 1, 12-20 Evangelio: Lc 23, 35-43 I. Orientaciones para la Predicación Introducción Uno de los delincuentes que está crucificado al lado de Jesús apela a su realeza: “Acuérdate de mí cuando venga con tu Reino”. De esta forma reconoce en Jesús a un Rey. Efectivamente, Jesús tiene una dimensión real que se expresa paradójicamente: en cuanto él, está en uno de los instrumentos de suplicio más abominables que la crueldad de la humanidad ha inventado, reversado normalmente para los esclavos, precisamente allí Jesús se comporta como un Rey. Es así como celebramos en este domingo que corona el año litúrgico, la solemnidad de Cristo Rey del Universo. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? De brazos abiertos y manos clavadas en la Cruz, en el montículo llamado “Calvario” (por su parecido a un cráneo o calavera; en arameo “Gulgutha” y en griego: “Gólgota”), Jesús aparece lo suficientemente expuesto como para ser visto por una amplia multitud. Se le ve rodeado por dos criminales (ver Lc 23,32.33.39), realizándose así la profecía isaiánica del “siervo sufriente” que dice: “ha sido contado entre los malhechores” (Is 53,13, citada en Lc 22,37). Estos criminales eran probablemente sediciosos fanáticos del partido Zelota, adversarios políticos del imperio romano, como Barrabás, de quien se había dicho que “había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato” (23,19). Quizás no sean simplemente “ladrones”, como nos hemos habituado a llamarlos, sino delincuentes de peligrosidad confirmada. Frente al crucificado y su macabra corte, nos dice el evangelista que “estaba el pueblo mirando” (23,35a): • El “estar” connota en este texto “permanencia”: el tiempo suficiente para ver todo lo que le sucede al crucificado. • Se dice que el pueblo estaba “mirando”. La última escena de la vida de Jesús es vista de cerca con todos sus detalles. Nótese el verbo enmarca la escena (23,35a.48). El verbo griego utilizado aquí connota “contemplar”. Mientras el evangelista Marcos, con su habitual realismo, abre aquí el espacio para que se capte la realización del Salmo 22,8a (“Todos los que me ven de mí se mofan”; ver Mc 15,29: “Los que pasaban por allí le insultaban meneando la cabeza”), Lucas por su parte evita la descripción de los gestos groseros, mostrando al pueblo más bien con una actitud respetuosa y curiosa. Para Lucas el pueblo se hace “testigo” de los últimos instantes del crucificado. No sucede lo mismo con los que ahora van a hacerle sus bufonas solicitudes a Jesús. Veamos en el texto cómo enfrentan a Jesús tres tipos de personas, de mayor a menor dignidad: (1) Los magistrados (23,35b), (2) Los soldados romanos (23,36-38), (3) Uno de los malhechores colgados junto a él (23,39). Poco a poco se va viendo a un Jesús cada vez más degradado. Por otra parte uno de los términos clave de este evangelio sale a relucir en el escenario siendo echado en cara a Jesús. Se trata del verbo “salvar”: (1) “Que se salve a sí mismo” (23,35b), (2) “¡Sálvate!” (23,37b), (3) “¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!” (23,39c). Estos gritos a Jesús están asociados a la identidad que le reconocen: (1) Los magistrados: “el Cristo de Dios, el Elegido”; (2) Los soldados: “el Rey de los judíos”; (3) El primer criminal: “el Cristo”; (4) El segundo criminal: “Rey” (se dice de forma implícita en la frase: “cuando vengas con tu reino”, 23,42). Puede verse una alternancia entre los títulos “Cristo” y “Rey”: el mesianismo de Jesús se verifica en la realización de su predicación del Reino. Las solicitudes que le hacen en Jesús tienen que ver con la identidad que ha revelado e intentan poner a prueba su predicación sobre la salvación pronta del hombre sufriente. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? En un momento de desorientación general en medio de los dolorosos acontecimientos de la pasión, solamente un delincuente proclama su fe en el Mesías Salvador. El poder del reinado de Jesús se despliega en función de la salvación de todas las personas, particularmente de los antisociales y criminales que se vuelven a él con fe. El segundo criminal –a diferencia de los que antes de él se han dirigido al crucificado- capta de qué manera Jesús reina en la Cruz y se deja salvar por él. No hay que dejar perder de vista la grandeza de la fe del malhechor convertido. No es común encontrar en los evangelios casos parecidos. Lo habitual es que se reconozca la dignidad de Jesús después de algún milagro, pero nunca en circunstancias tan negativas. De esta forma, el criminal sentenciado se convierte en un “catequista”. como bien dijo san Juan Crisóstomo: “No subestimemos a este ladrón y no tengamos vergüenza de tomar como maestro a aquel a quien el Señor no tuvo vergüenza de introducir, delante de todos, en el paraíso”. El “buen ladón”, no fijándose en su propio sufrimiento, se esfuerza por hacer caer en cuenta a su compañero desesperado ante quién se encuentran. De “discípulo” pasa enseguida a ser “apóstol” que testimonia desde lo alto de la Cruz que Jesús es el modelo hacia el cuál todo el mundo debe mirar. Él invita a la humanidad entera a comprender el misterio del Crucificado: comenzando por los mártires que comparten su destino de sufrimiento, pero incluyendo también a los pecadores, aquellos que sufren la consecuencia de sus errores. Esta es la buena noticia: todos podemos encontrar en Jesús un refugio, porque Él es el rey misericordioso que se ocupa de nuestras vidas. Con el “Buen ladrón” aprendemos finalmente que lo grave no es la condenación al patíbulo sino la exclusión del Reino de Dios. Y para que nadie se quede fuera no nos cansaremos de proclamar el “pregón pascual” que comenzó en medio de aquel diálogo amoroso entre Jesús y el delincuente: anunciamos la victoria sobre la muerte para Jesús y para todos lo que crean en él. Terminemos nuestro año litúrgico poniendo la mirada en lo esencial: nuestra cita con Dios no es en la morada de los muertos sino en el Reino de la vida y de los vivos que comenzó a brillar en la Cruz. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? “Señor Jesús, que seas todo en la tierra como lo eres todo en el cielo. Que lo seas todo en todas las cosas. Vive y reina en nosotros en forma total y absoluta, para que podamos decir siempre: ¡Jesús es todo en todas las cosas! ¡Queremos Señor Jesús que vivas y reines sobre nosotros! Dios de poder y de misericordia, quebranta en nosotros cuanto a ti se opone. Y con la fuerza de tu brazo toma posesión de nuestros corazones y nuestros cuerpos, para que empieces en ellos el Reino de tu amor. Amén” (San Juan Eudes) _______________________ Recomendaciones prácticas: • Jornada Mundial de la Juventud en las Iglesias Particulares. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Celebrar la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, es confirmar que Cristo es nuestro Dios y Salvador. Por eso acojamos al Señor en este banquete de su Palabra y su Eucaristía, para que cada día sigamos disponiendo nuestras vidas para dejarlo reinar en nuestras palabras, actos y gestos de comunidad. Dispongámonos a vivir con alegría este encuentro personal, familiar y comunitario con Dios, nuestro Padre. Monición a la Liturgia de la Palabra La Palabra de Dios en este domingo solemne, es una invitación a dejar reinar a Dios en nuestra vida; ella nos interpelará sobre cómo Dios es Rey en nuestra existencia. escuchemos atentamente y dejémonos interpelar por la Palabra. Oración Universal o de los Fieles Presidente: En esta Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, elevemos nuestras suplicas comunitarias al Padre bondadoso. Pidamos por las intenciones de todos diciendo: R. Rey de reyes, escúchanos. 1. Por el Papa para que, con su testimonio de servicio al Rey misericordioso, contagie nuestras comunidades del deseo de servir al prójimo, en especial a los más necesitados de nuestra caridad. 2. Por todos los que rigen y gobiernan nuestros pueblos, para que orienten sus decisiones en favor del restablecimiento de una sociedad, que viva los valores del evangelio, centrados en el amor a Jesucristo Rey de nuestras vidas. 3. Por todos los que siguen buscando a Dios con un corazón deseoso de hacer de Él el centro de sus vidas, para que no desistan en sus propósitos de seguimiento a nuestro buen Dios. 4. Por los jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud en sus Iglesias Particulares, para que reciban con entusiasmo la Palabra de Dios que los invita al heroísmo. 5. Por todos aquellos que han sido maltratados y humillados en nuestras comunidades, a causa de nuestras incoherencias para que, busquemos en el perdón una manera de reconstruir la dignidad humana. Oración conclusiva Padre bondadoso, recibe nuestras oraciones y concédenos los auxilios que te hemos pedido para poder gozar de paz y servirte con sincero corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

Jue 17 Nov 2022

21 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21,1-4

Vio una viuda pobre que echaba dos monedillas EN aquel tiempo, Jesús, 1 alzando los ojos, vio a unos ricos que echaban donativos en el tesoro del templo; 2 vio también una viuda pobre que echaba dos moneditas, 3 y dijo: «En verdad les digo que esa pobre viuda ha echado más que todos, 4 porque todos esos han contribuido a los donativos con lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir». Palabra del Señor.

Mar 15 Nov 2022

19 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 20,27-40.

No es Dios de muertos, sino de vivos EN aquel tiempo, se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y preguntaron a Jesús: 28 «Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano”. 29 Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. 30 El segundo 31 y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. 32 Por último, también murió la mujer. 33 Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer». 34 Jesús les dijo: «En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, 35 pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos, no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. 36 Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. 37 Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. 38 No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos». 39 Intervinieron unos escribas: «Bien dicho, Maestro». 40 Y ya no se atrevían a hacerle más preguntas. Palabra del Señor.

Mar 15 Nov 2022

18 noviembre | Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19,45-48.

Han hecho de la casa de Dios una ´´cueva de bandidos´´ EN aquel tiempo, Jesús entró en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: “Mi casa será casa de oraciónˮ; pero ustedes la han hecho una “cueva de bandidosˮ. 47 Todos los días enseñaba en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él, 48 pero no sabían qué hacer, porque todo el pueblo estaba pendiente de él, escuchándole». Palabra del Señor.