Pasar al contenido principal

Amoris laetitia

Jue 22 Abr 2021

Recomendaciones para vivir el ‘Año de la Familia’ en tiempo de pandemia

Fruto de una reunión virtual realizada el pasado 16 de abril, la Comisión Nacional del Departamento de Matrimonio y Familia de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), presidida por monseñor Édgar de Jesús García Gil, obispo de Palmira, surgieron algunas líneas pastorales para tener presente en este tiempo de pandemia. Motivados por el año de la “Familia Amoris Laetitia”, convocado por el Santo Padre el pasado 27 de diciembre de 2020 con ocasión del quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, los miembros de la comisión se dieron a la tarea de hacer una lectura de la realidad de esta pastoral, encaminados a motivar algunas acciones puntuales que podrán ser aplicadas en las jurisdicciones eclesiásticas a través de los delegados de la pastoral de matrimonio y familia, con el claro concepto de una nueva evangelización. Sugerencias concretas para vivir el año de la “Familia Amoris Laetitia”Aquí se describen algunas de las iniciativas que se proponen para que los diferentes agentes de esta pastoral las apliquen en las Iglesias particulares (vicarías, parroquias, movimientos eclesiales, asociaciones familiares y en las diferentes delegaciones pastorales): * Seguir el sitio web del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida https://acortar.link/dYz1Edonde se está ofreciendo material de catequesis, videos y presentaciones que pueden ser útiles para la formación de agentes. * Con el fin de promover la belleza de la familia y aprovechando la exhortación apostólica Amoris Laetitia, se sugiere a todas las jurisdicciones elaborar los planes pastorales pensados en sinodalidad, donde se haga un análisis riguroso a este documento del Papa Francisco. * Este, que es un año especial y que exhorta a ser testigos del amor familiar, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, ha propuesto doce (12) itinerarios en “Camino con las familias”. La Comisión Episcopal propone ser aplicados, pero resalta de manera especial tres de ellos: Estudio de la Exhortación Amoris Laetitia, itinerario del catecumenado para el amor en la preparación para los jóvenes y parejas a su matrimonio como un proceso de evangelización, y procurar que a lo largo de este año dedicado a la familia se tengan los equipos de pastoral familiar parroquial con las parejas que se han formado en la pedagogía del amor, de la escucha, en este rango del matrimonio y de la familia. Finalmente, animaron para que en el mes de mayo o cuando consideren pertinente, se realicen celebraciones que puedan destacar esta propuesta eclesial entre los feligreses.

Jue 8 Abr 2021

'Caminar juntos': Primer video dedicado al año de la familia

En el marco del año dedicado a la familia, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en el Vaticano, estará ofreciendo un material pedagógico que consta de 10 videos, con el fin de ayudar a vivir este acontecimiento eclesial con alegría y esperanza. Cada mes, se publicará un vídeo con las reflexiones del Papa, sobre la exhortación apostólica 'Amoris laetitia' y testimonios de familias de todo el mundo. Este material ha dicho el Dicasterio es una invitación a “caminar juntos para redescubrir la familia como un don, a pesar de todos los problemas, obstáculos y desafíos que hoy debe afrontar”. Sobre este primer video, titulado 'Caminar juntos', el Papa Francisco ha dicho “Comenzamos hoy un recorrido que durante diez meses haremos juntos para relatar la belleza de ser familia. Cada uno está llamado a cuidar con amor la vida de las familias, porque ellas no son un problema, son siempre un don y al mirar hacia adelante son una oportunidad” Cada video irá acompañado de un subsidio, que puede ser utilizado de manera flexible tanto por las familias como por las distintas realidades eclesiales (jurisdicciones, parroquias, comunidades). Cada subsidio, además, está subdividido en 4 partes, cada una de las cuales puede ser utilizada para profundizar en la familia o la comunidad, incluso en momentos diferentes. Subsidio primer video [icon class='fa fa-download fa-2x'] DESCARGAR AQUÍ[/icon] Objetivos del año Familia 'Amoris laetitia' Entre los objetivos propuestos por el Dicasterio para Laicos, Familia y Vida se contempla la difusión del contenido de la exhortación apostólica 'Amoris laetitia', para hacer experimentar que el evangelio de la familia es alegría que llena el corazón y la vida entera. Asimismo, el anuncio de que el sacramento del matrimonio es un don y tiene en sí mismo una fuerza transformadora del amor humano, con la finalidad de hacer a las familias protagonistas de la pastoral familiar. También buscarán concienciar a los jóvenes sobre la importancia de la formación en la verdad del amor y el don de sí mismos, así como ampliar la mirada y la acción de la pastoral familiar para que se convierta en transversal, para incluir a los esposos, a los niños, a los jóvenes, a las personas mayores y las situaciones de fragilidad familiar. Subsidio para vivir el año de la familia Para vivir este año de la familia, el dicasterio ha elaborado un folleto informativo en el que ofrece algunas recomendaciones a seguir. Entre ellas: La realización de foros, conversatorios, elaboración de videos testimoniales, momentos litúrgicos, propuestas pastorales, catequesis, celebración de una jornada para los abuelos y las personas mayores, doce itinerarios con las familias para poner en práctica 'Amoris laetitia', entre otros. Folleto informativodel dicasteriopara los Laicos, Familia y Vida[icon class='fa fa-download fa-2x']Descargar folleto[/icon]

Sáb 20 Mar 2021

Presidente CEC: “Déjense educar por Dios en su familia”

Mensaje del arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, durante la eucaristía celebrada este viernes 19 de marzo de manera virtual, como acto de apertura al año dedicado a la familia y con ocasión del quinto aniversario de la publicación de la exhortación postsinodal “Amoris laetitia”. Durante su homilía, el prelado señaló que hoy Dios trabaja para un mundo nuevo dentro de la familia y, a pesar de los dramas, las crisis o dudas que puedan haber al interior de los hogares, “el Señor no le quita espacio a la familia, no rompe la pareja, pide ese doble sí, que se vuelve creativo, porque es compartido por dos corazones, con tantos sueños y trabajos mutuos”. Indicó que la sociedad está engendrando una crisis fruto del momento que vive la humanidad y esto, aseguró, se ve y se seguirá viendo reflejado en las familias colombianas y del mundo. Llamó la atención de todos los que están comprometidos en el trabajo de la pastoral familiar a seguir sin cansancio brindando apoyo a las familias que lo necesitan. “Hoy la familia está sometida a tantas asechanzas que quieren romper su tejido, minar su unidad natural y sobrenatural, disgregando los valores morales, sobre los que se apoya y se construye la familia. Comprometernos todos obispos, sacerdotes, consagrados, diáconos y fieles laicos comprometidos con la familia, implica luchar contra esas fuerzas que desintegran a la persona y a la sociedad”. Continuó su llamado a los que son padres de familias, recordándoles la irremplazable misión que tienen en la educación de los hijos, “como María y José lo hicieron con Jesús”, pero les advirtió que, aunque no es una tarea fácil, “es bella, porque es trabajar el corazón de sus hijas y sus hijos”. “En el hogar se aprende el alfabeto fundamental del respeto, la solidaridad, la reconciliación, la ternura, el servicio, el amor y la paz. Dios como a Abraham y Sara, como a María y José, los lleva de la mano, los capacita para amar y educar como él ama y como él educa y Dios a todos nos educa en la familia”. El prelado hizo un llamado a los padres para que pierdan el miedo y transmitan la fe de Dios en sus hijos, apoyados en la palabra bíblica. Igualmente los exhortó a orar en familia y a aprovechar los espacios de cercanía para el diálogo. “Oren en familia y aprovechen tantos momentos de la existencia que se pueden convertir en canales para transmitir verdad, justicia, bondad, perdón, fe y amor. En esta tarea bella y comprometedora cuentan también los gestos y los signos sencillos que acompañan su misión educativa”. Finalmente, expresó: “como el ángel dijo a José, les digo hoy a todos al empezar este año de la Familia, no «tengan miedo» déjense educar por Dios en su familia”.

Jue 18 Mar 2021

Inauguración año de la Familia 'Amoris laetitia'

Por: Mons. Edgar de Jesús García Gil - En la Solemnidad de San José, desde el Templete Eucarístico de Villavicencio, con la celebración de la Eucaristía presidida por su Excelencia Oscar Urbina Ortega, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, se abrirá el Año de la Familia Amoris Laetitia, un año especial para crecer en el amor familiar. Este Año de la Familia fue convocado por el Santo Padre el 27 de diciembre de 2020 con ocasión del quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, “para madurar los frutos de la Exhortación Apostólica Postsinodal y hacer a la Iglesia más cercana a las familias de todo el mundo, puestas a prueba en este último año por la pandemia”. Desde la Comisión Episcopal y el Departamento de Matrimonio y Familia de la CEC, hacemos eco a las palabras de Papa Francisco el domingo 14 de marzo en el ángelus donde nos “Invita a dar un impulso pastoral renovado y creativo para poner a la familia en el centro de la atención de la Iglesia y de la sociedad. Además, en este mismo acto, el papa oró “para que cada familia pueda sentir en su casa la presencia viva de la Sagrada Familia de Nazaret y pidió que llene a las pequeñas comunidades domesticas de amor sincero y generoso, fuente de alegría, incluso en las pruebas y en la dificultad”. La convocatoria de este año tiene cinco objetivos primordiales: 1. Difundir el contenido de la exhortación apostólica “Amoris Laetitia”, para “hacer experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que llena el corazón y la vida entera”. 2. Anunciar que el sacramento del matrimonio es un don y tiene en sí mismo una fuerza transformadora del amor humano. 3. Hacer a las familias protagonistas de la pastoral familiar. 4. Concienciar a los jóvenes sobre la importancia de la formación en la verdad del amor y el don de sí mismos, es decir, la importancia que supone la alianza matrimonial donde cada esposo compromete su propia libertad a favor del bien o del valor personal del otro. 5. Ampliar la mirada y la acción de la pastoral familiar para que se convierta en transversal, para incluir a los esposos, a los niños, a los jóvenes, a las personas mayores y las situaciones de fragilidad familiar. Junto con todos los Agentes y Delegados de pastoral familiar, nos ponemos en camino con el deseo de que este Año, redescubramos -como nos invita el Papa Francisco- “el valor educativo del núcleo familiar, que debe fundamentarse en el amor que siempre regenera las relaciones abriendo horizontes de esperanza”. Ayudemos a que “el perdón prevalezca sobre las discordias” y a que “la dureza cotidiana del vivir sea suavizada por la ternura mutua y por la serena adhesión a la voluntad de Dios”. (P. Francisco). Anunciemos con alegría que la familia cristiana es una fuente espiritual que da fuerzas para abrirse al exterior, a los demás, al servicio de los hermanos, a la colaboración para la construcción de un mundo siempre nuevo y mejor. Tengamos presente que la pastoral familiar, además de un conjunto de acciones específicas llevadas a cabo por agentes especializados y que dan respuesta a problemas relacionados con el matrimonio, la familia o la vida, es constitutiva de la Iglesia y la conforma en cuanto tal. Por lo tanto, es necesario un plan integrador de la pastoral familiar que implique su presencia transversal en las distintas acciones evangelizadoras. Seamos una Iglesia en salida, “comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan" (EG 24) evangelizando con “estímulos positivos" y con "el ejemplo de vida”. Vivamos como familia cristiana el deseo inagotable de difundir la buena noticia, el Evangelio de la Familia. El Papa nos invita a contemplar a San José para afrontar la pastoral familiar, tan necesaria en nuestros días, y poner bajo su protección el don del matrimonio y el gozo del amor como cimiento de la familia cristiana. Aprovechemos en nuestras parroquias, Movimientos apostólicos, centros educativos y demás realidades eclesiales para profundizar acerca de la riqueza que ofrece “Amoris Laetitia”. Esta Exhortación Apostólica nos muestra la belleza del matrimonio cristiano, como una propuesta auténticamente revolucionaria y renovadora para una sociedad como la nuestra, necesitada de esperanza y de certezas. Dada la importancia de este acontecimiento de gracia, queremos invitarlos a vivir con todo el corazón el Año de la Familia, que concluirá con el X Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Roma, el 26 de junio de 2022. Confiamos a la Sagrada Familia los frutos de este Año en nuestra Iglesia colombiana. + Edgar de Jesús García Gil Obispo de Palmira Presidente de la Comisión Episcopal de Familia

Mié 17 Mar 2021

Con la Eucaristía, Colombia dará inicio al año dedicado a la familia

Este viernes 19 de marzo, a las 10:00 a.m., con una eucaristía virtual presidida por monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se dará inicio a las celebraciones del “Año de la Familia” proclamado por el Papa Francisco. La Iglesia católica en Colombia hace extensiva esta invitación para que desde los hogares se unan a esta celebración eucarística en la que se agradecerá a Dios por las familias y se vivirá, además, un momento de bendición y gracia. Este será solo el inicio de las actividades programadas para este año, que busca promover en las familias su natural vocación misionera creando momentos de formación para la evangelización. Año de la Familia El 19 de marzo la Iglesia celebra cinco años de la publicación de la exhortación apostólica 'Amoris laetitia' sobre la belleza y la alegría del amor familiar. Este mismo día, en la solemnidad de San José, el Papa Francisco inaugurará el “Año 'Amoris laetitia'”, un periodo especial que se dedicará a la familia y que terminará el 26 de junio de 2022, con ocasión del X Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Roma. Para vivir este año de la familia, el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, en el Vaticano, ha elaborado un folleto informativo que brinda algunas sugerencias a seguir. Entre ellas: La realización de foros, conversatorios, elaboración de videos testimoniales, momentos litúrgicos, propuestas pastorales, catequesis, celebración de una jornada para los abuelos y las personas mayores, doce itinerarios con las familias para poner en práctica 'Amoris laetitia', entre otros. Folleto informativodel dicasterio para los Laicos, Familia y Vida[icon class='fa fa-download fa-2x']Descargar folleto[/icon]

Mié 10 Mar 2021

Iglesia celebrará año especial dedicado a la ‘familia’

El próximo 19 de marzo la Iglesia universal celebra cinco años de la publicación de la exhortación apostólica 'Amoris laetitia' sobre la belleza y la alegría del amor familiar. Este mismo día, el Papa Francisco inaugurará el “Año 'Amoris laetitia'”, un periodo especial que se dedicará a la familia y que terminará el 26 de junio de 2022, con ocasión del X Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Roma. En este contexto, monseñor Edgar de Jesús García Gil, obispo de Palmira y presidente de la Comisión Episcopal de Familia, ha extendido una invitación a todos los obispos del país y a los agentes de la pastoral familiar, para que en esta fecha se unan al acto de inauguración que se está preparando con este motivo. “Es una oportunidad y año de gracia para que nosotros podamos trabajar por la comunión de amor que es una familia y por la belleza que Dios nos ha regalado en los valores familiares que tanto necesita el pueblo colombiano”, expresó el prelado. El año dedicado a la familia fue anunciado a través de una carta enviada por el prefecto del dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, Kevin Joseph Farrell, a las Conferencias Episcopales del mundo, en la que se invita a vivir de lleno esta experiencia de fe. La misiva enviada por este dicasterio señala que la experiencia de la pandemia “ha puesto de relieve el papel central de la familia como Iglesia doméstica y ha subrayado la importancia de los vínculos entre las familias". En este contexto animan para que, a lo largo de este año, en las parroquias, diócesis, universidades, movimientos eclesiales y asociaciones familiares, se realicen iniciativas de carácter espiritual, pastoral, cultural y formativo. Según lo ha indicado el dicasterio, con la animación de este año especial de la familia, se busca ofrecer a la Iglesia oportunidades de reflexión y profundización para vivir concretamente la riqueza de la exhortación apostólica 'Amoris laetitia'. Además, "hacer experimentar que el Evangelio para la familia es alegría que llena el corazón y la vida entera". Igualmente, es deseo dar una mayor participación de los matrimonios en las estructuras diocesanas y parroquiales “para establecer la pastoral familiar y una profundización en la formación de los agentes pastorales, seminaristas y sacerdotes para que, trabajando con las familias, estén a la altura de los desafíos del mundo actual”. Continúa el mensaje señalando que es importante "promover en las familias su natural vocación misionera creando momentos de formación para la evangelización e iniciativas misioneras", en ocasiones como la formación para los sacramentos de los niños, bodas, aniversarios o momentos litúrgicos importantes. Para vivir este año de la familia, el dicasterio ha elaborado un folleto informativo que brinda algunas sugerencias a seguir. Entre ellos: La realización de foros, conversatorios, elaboración de videos testimoniales, momentos litúrgicos, propuestas pastorales, catequesis, celebración de una jornada para los abuelos y las personas mayores, doce itinerarios con las familias para poner en práctica 'Amoris laetitia', entre otros. Carta del prefecto del dicasterio para los Laicos, Familia y Vida[icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar carta[/icon] Folleto informativodel dicasterio para los Laicos, Familia y Vida[icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar folleto[/icon]

Vie 22 Mar 2019

Iglesia invita a sumarse a la Jornada del Niño por Nacer

El próximo 25 de marzo se celebra el Día del Niño por Nacer. La Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Departamento de Matrimonio y Familia, invita a unirse a esta conmemoración recordando que desde sus orígenes la Iglesia ha defendido y proclamado el valor sagrado de la vida. En este sentido, el Papa Francisco ha insistido en que "si la familia es el santuario de la vida, el lugar donde la vida es engendrada y cuidada, constituye una contradicción lacerante que se convierta en el lugar donde la vida es negada y destrozada (Amoris Laetitia)". La Jornada del Niño surge en el Salvador en 1993, en el marco de la Solemnidad de la Anunciación del Señor, fecha en la que los católicos conmemoramos la gestación de Jesús en el vientre de su madre, nueve meses antes del nacimiento de Cristo y su concepción virginal. El 7 de diciembre de 1998 el expresidente de Argentina Carlos Saúl Menen decretó oficialmente que cada 25 de marzo se celebre la Jornada en su país. A esta iniciativa, que surge en el ambiente laical, se sumó el Papa San Juan Pablo II con una carta enviada al señor Menen en donde apoyaba esta valiosa iniciativa en defensa de la vida de los no nacidos. Encuentre los insumos elaborados para la vivencia de esta jornada a continuación. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar Catequesis por la vida[/icon] [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar Vigilia por la Vida[/icon] [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar Celebración de la misa y bendición de las madres gestantes[/icon] [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar Rosario por la vida[/icon]

Mié 4 Abr 2018

Un sínodo de los jóvenes

Por: Mons. Ismael Rueda Sierra - De forma similar como el Santo Padre Francisco, quiso afrontar la realidad de la familia en la Iglesia y el mundo de hoy, convocando una Asamblea del Sínodo, que concluyó con la importante Exhortación Apostólica (Amoris Laetitia), se ha ocupado ahora de los jóvenes en general y en la diversidad de situaciones en que se encuentran. Quiere conocer de cerca su percepción de la realidad, sus retos y desafíos como también sus sueños y proyectos de vida, para ayudar a su acompañamiento. Lo motiva sin duda, la complejidad del mundo y culturas actuales en que se mueven los jóvenes y el no pequeño desafío que tiene la misma Iglesia para realizar su misión evangelizadora, dirigida a las nuevas generaciones, representadas en tantos niños y personas jóvenes. Para ello ha convocado también la siguiente Asamblea del Sínodo (octubre 2018), que se ocupará, como es sabido, del tema “Jóvenes, Fe y Discernimiento vocacional”. En coherencia con esa necesidad de conocer de cerca lo que pasa en cada persona para ayudarla, el Santo Padre desea que por encima de todo se “escuche” a los jóvenes, de tal manera que puedan aportar ellos mismos, la materia prima fundamental para el discernimiento que luego harán los Padres sinodales. El Pre-sínodo convocado para finales de marzo de este año, con la presencia de 305 jóvenes de todo el mundo, de diferentes credos o sin ellos, más la intervención, vía redes sociales, de cerca de 15.000, constituye un enorme riqueza y hace efectivo en la práctica, poder conocer de primera mano lo que piensan los jóvenes y sus expectativas en relación con su vida, la Iglesia, la sociedad y un mundo por construir. El resultado de esta reunión presinodal no ha podido ser mejor, tal como lo revela el documento por ellos elaborado y que fuera entregado el pasado 28 de marzo al final del discernimiento que allí se realizó. “Este documento es una síntesis donde expresamos algunos de nuestros pensamientos y experiencias… Es una reflexión sobre realidades específicas, personalidades, creencias, y experiencias de jóvenes de todo el mundo. Este documento está destinado a los Padres sinodales, como una orientación que les ayude a comprender mejor a los jóvenes…” expresan al inicio del texto. Con autenticidad declaran que “Esperamos que la Iglesia y otras instituciones puedan aprender de este proceso presinodal y escuchar la voz de los jóvenes”. Es de admirar, indudablemente, la profunda libertad, autenticidad y sentido crítico con los que asumen los diferentes ítems que se van desarrollando en cada una de las partes del documento. Empezando por los desafíos y oportunidades de los jóvenes en el mundo actual, se refieren a las inquietudes sobre la formación de la personalidad, la relación con la diversidad, los jóvenes y el futuro, la tecnología y, la búsqueda de sentido de la existencia. En la segunda parte se ocupan más del tema de la vocación, presentando lo relativo a los jóvenes y Jesús, la relación con la iglesia, el sentido vocacional de la vida y su discernimiento así como lo que atañe al acompañamiento esperado por ellos. Una tercera parte presenta lo que anhelan los jóvenes en relación con la acción educativa y pastoral de la Iglesia, identificando lo que se desea como estilo de iglesia, el protagonismo de los jóvenes, ambientes donde quisieran ver más presente a la Iglesia, los escenarios comunes que se deberían consolidar para la acogida a los jóvenes, así como los diversos instrumentos que pueden ser utilizados para el trabajo en favor de las nuevas generaciones. Recomendable y además muy saludable para hacer un humilde examen autocrítico de nuestra tarea eclesial, motivado por quienes tienen ya la responsabilidad de asumir en adelante la misión toda del Pueblo de Dios, en la parte que les corresponde. Con mi fraternal saludo Pascual. + Ismael Rueda Sierra Arzobispo de Bucaramanga