Pasar al contenido principal

catequesis

Mié 1 Ago 2018

El Papa: Reconozcamos y erradiquemos los ídolos que nos esclavizan

En la memoria de san Alfonso María de Ligorio este primero de agosto, el Papa Francisco reanudó sus Audiencias Generales en el Aula Pablo VI del Vaticano, tras la pausa estiva. El Romano Pontífice impartió su catequesis sobre los diez mandamientos. Tras haber escuchado junto con los peregrinos presentes el primer mandamiento del decálogo, tomado del Libro del Éxodo el cual reza: «No tendrás otros dioses frente a mí» (Ex 20,3), hizo el punto en el tema de la idolatría. Se trata de un tema “de gran actualidad”, dijo, que afecta a todos los seres humanos, creyentes o no. El ser humano, sea creyente o no, es propenso a crearse ídolos “El mandamiento prohíbe crearse ídolos o imágenes de cualquier tipo”, explicó en primer lugar. “Porque todo - añadió- puede ser usado como ídolo”. “Se trata de una tendencia humana que no ahorra ni a creyentes ni a ateos”. La idolatría – recordó citando el catecismo de la Iglesia Católica - no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en divinizar lo que no es Dios. Hablando en español se expresó de esta manera: El primer mandamiento del decálogo, que dice: «No tendrás otros dioses frente a mí» (Ex 20,3), nos lleva a reflexionar sobre el tema de la idolatría, que es de gran actualidad. Al dar este mandamiento, Dios añade: «No te fabricarás ídolos ni figura alguna, […] no te postrarás ante ellos, ni les darás culto» (Ex 20,4-5). Los “ídolos” esclavizan. Pero, ¿qué es un “dios” a nivel existencial? A la pregunta arriba expuesta Francisco respondió explicando que es aquello que está en el centro de la vida y algo de lo que uno depende y piensa. “Uno puede crecer en una familia nominalmente cristiana, pero centrada, en realidad, en puntos de referencia ajenos al Evangelio”, dijo. Y explicó que esto sucede porque los seres humanos no viven sin enfocarse en algo: El ser humano, sea creyente o no, es propenso a crearse ídolos. La palabra “ídolo” en griego viene del verbo “ver”. Un ídolo es una “visión” que llega a ser una fijación, una obsesión sobre algo que pudiera responder a las propias necesidades y, por tanto, se busca y se hace todo por alcanzarla, pensando que en ella está la felicidad. El ídolo - se explayó Francisco en italiano- en realidad es una proyección de uno mismo en objetos o proyectos: y es ésta la dinámica que utiliza la publicidad. No veo el objeto en sí mismo, sino que percibo ese automóvil, el teléfono inteligente, ese rol u otras cosas, como un medio para realizarme y responder a mis necesidades esenciales. Es así como “lo busco, hablo de eso, pienso en eso” y “la idea de poseer ese objeto o realizar ese proyecto, llegar a esa posición, parece una forma maravillosa de alcanzar la felicidad, una torre para alcanzar el cielo (véase Gen 11,1-9), y todo se vuelve funcional para ese objetivo”, añadió. Los ídolos arruinan vidas y familias “Sin embargo, los ídolos exigen un culto y a ellos se sacrifica la propia vida con tal de alcanzarlos. Se antepone el dinero, la fama o el éxito a la familia, a los hijos y a la integridad de la vida. Los ídolos son mentirosos prometen felicidad, pero no la dan, sino que esclavizan y terminan haciéndose dueños de nuestra existencia”: así el Pontífice puso en guardia sobre el poder nocivo que ejercen los ídolos en nuestras vidas, dando, además, algunos ejemplos de estos ídolos, a saber, la fama, la belleza, la carrera, el dinero. “Los ídolos piden sangre”, aseguró. Y “las estructuras económicas sacrifican vidas humanas por mayores ganancias”. De este modo las vidas se arruinan, las familias se destruyen y los jóvenes quedan en manos de modelos destructivos, sólo para aumentar las ganancias. “En cambio, el verdadero Dios - iluminó el Papa a los presentes - no nos ofrece ilusiones ficticias ni hace despreciar el momento presente, sino que enseña a amar a los demás y a vivir la realidad de cada día”. Reconocer las propias idolatrías es un inicio de gracia Y porque el Dios verdadero no pide la vida sino que la dona, reconocer las propias idolatrías es un inicio de gracia que pone en el camino del amor, sostuvo Francisco, explicando asimismo que, de hecho, el amor es “incompatible” con la idolatría: si algo se vuelve absoluto e intocable, entonces es más importante que un cónyuge, un hijo o una amistad. El apego a un objeto o a una idea nos hace ciegos al amor. En cambio “para amar de verdad”, uno “debe ser un ser libre de los ídolos”. Reconozcamos y erradiquemos los ídolos que nos tienen esclavizados En los saludos que dirigió a los fieles en los distintos idiomas, hablando en italiano se dirigió en particular, y como lo hace habitualmente, a los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados, y recordando la memoria litúrgica de San Alfonso María de Ligorio “celante pastor que conquistó los corazones de la gente con mansedumbre y ternura, frutos de la relación con Dios, bondad infinita”, les animó a que su ejemplo les ayude a vivir con alegría la fe en las acciones sencillas de cada día. Mientras que en la conclusión de la catequesis que impartió en nuestro idioma animó a todos a entrar en el propio interior “para reconocer y erradicar los ídolos que los tienen esclavizados” y para poner en su lugar “al verdadero Dios, que los hará – dijo - libres y plenamente felices”.

Mié 30 Mayo 2018

Catequesis del Papa: “El Espíritu, autor de la diversidad, creador de la unidad”

“De este modo, el sacramento se confiere con la unción del santo crisma en la frente y pronunciando estas palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo». Es una señal visible del don invisible. Un carácter indeleble que nos configura más plenamente con Jesús y nos da la gracia para difundir por el mundo el buen olor de Cristo”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del último miércoles de mayo de 2018, prosiguiendo con su ciclo de catequesis dedicadas al sacramento de la Confirmación. Deseo hoy, precisa el Santo Padre, evidenciar la íntima relación que existe entre este sacramento con toda la iniciación cristiana. La unción confirma y refuerza la gracia del bautismo “El rito de la confirmación – señala el Pontífice – tiene varios gestos litúrgicos que expresan la profundidad de este sacramento de la iniciación cristiana. Antes de recibir la unción que confirma y refuerza la gracia del bautismo, los candidatos son llamados a renovar las promesas bautismales y hacer profesión de fe”. Ahora son ellos mismos en profesar la fe de la Iglesia, afirma el Papa, listos a responder “creo” a las preguntas formuladas por el Obispo; listos, en particular, a creer en el Espíritu Santo, que es Señor y da la vida y que hoy, por medio del sacramento de la Confirmación, les es conferido de modo especial, como a los Apóstoles en el día de Pentecostés. El Espíritu enriquece con sus dones “Después de un silencio orante – explica el Papa Francisco – el Obispo extiende las manos sobre los confirmados e invoca la efusión del Espíritu sobre ellos. El Espíritu enriquece con sus dones a los miembros de la Iglesia, construyendo así la unidad en la diversidad”. Uno sólo es el Espíritu, recuerda el Santo Padre, pero viniendo a nosotros trae consigo riquezas de dones: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. “El único Espíritu – precisa el Pontífice – distribuye los múltiples dones que enriquecen a la única Iglesia: es el Autor de la diversidad, pero al mismo tiempo es el Creador de la unidad”. La Confirmación, es una señal visible del don invisible “Según la tradición apostólica – recuerda el Papa Francisco – el Espíritu se comunica a través de la imposición de las manos. A este gesto, se une la unción del aceite perfumado o crisma, que indica cómo el Espíritu entra hasta lo más profundo de nosotros, embelleciéndonos con tantos carismas. De este modo – precisa el Pontífice – el sacramento se confiere con la unción del santo crisma en la frente y pronunciando estas palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo». Es una señal visible del don invisible. Un carácter indeleble que nos configura más plenamente con Jesús y nos da la gracia para difundir por el mundo el buen olor de Cristo”. Recibiendo en la frente el signo de la cruz con el aceite perfumado, señala el Obispo de Roma, el confirmando recibe pues un signo espiritual indeleble, recibe el “carácter”, que lo configura más perfectamente a Cristo. Y como decía San Ambrosio a los neo-confirmados: “recuerda que has recibido un signo espiritual y conserva lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado, te ha confirmado a Cristo Señor y ha puesto en tu corazón el signo del Espíritu”. Acoger y custodiar el Espíritu de Dios Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco saludó a los fieles y peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina. “Los animo a acoger y custodiar con gratitud y docilidad – dijo el Papa – este hermoso regalo que nos da Dios, que es su Espíritu, de modo que el fuego de su amor plasme en nosotros la imagen de Jesús para poder ser discípulos misioneros en el mundo de hoy”. ¡Que el Señor los bendiga! Fuente: VaticanNews

Mar 29 Mayo 2018

Llegó el segundo tomo de la Colección “Muéstranos al Padre”

Con esta publicación se inicia la etapa catequética en el programa de iniciación cristiana de adultos que plantea el episcopado. El libro puede ser adquirido en la Librería de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). Monseñor José Miguel Gómez, Obispo de Facatativá y presidente de la Comisión Episcopal de Catequesis explicó que este texto tiene dos partes: una introducción amplia a la catequesis y el acto catequético y la segunda, formada por las catequesis organizadas de manera práctica. El texto tiene 36 encuentros: 4 introductorios y 32 que contienen la historia de la salvación desde Abraham hasta el Apocalipsis. El lector también podrá encontrar contenidos generales de la Biblia, la aparición de los libros bíblicos dentro de la historia de Israel y de la primitiva Iglesia y los distintos misterios de la doctrina cristiana. Por recomendación de los obispos, el libro ofrece unas ayudas pedagógicas que agregan elementos de ayuda en la comprensión de los temas. Este tomo puede ser adquirido en la Librería de la Conferencia Episcopal de Colombia. Las jurisdicciones pueden adquirir con un descuento especial, siempre que lleven más de 500 ejemplares. "Ponemos en manos de la Virgen de Chiquinquirá este fruto de nuestros esfuerzos y pedimos a Dios que al iniciar a muchas personas en la fe tengamos creyentes más comprometidos en todo lo que es la renovación de nuestra patria", concluyó el prelado.

Vie 20 Abr 2018

Sin odios y rechazos, escuchemos al Señor

En los últimos tiempos hemos visto una proliferación de grupos eclesiales con distintas doctrinas. Hacen un proselitismo que no es evangelización y van creando sentimientos de odio y rechazo contra lo que es católico. Eso nos hace perder la paz. Frente a esta situación, Jesús tiene la respuesta. El Señor nos dice que todas las ovejas son suyas, que todas tienen que escuchar su voz y que un día habrá un solo rebaño y un solo pastor. Tareas: Evangelizar para hacer oír la voz de Jesús. Saquemos de nuestro lenguaje expresiones de violencia hacia personas que son parte de otras realidades eclesiales. Conozcamos mejor a nuestra Iglesia Católica. </p>

Mié 18 Abr 2018

Catequesis del Papa: el Bautismo implica una respuesta personal

El bautismo es el comienzo de un proceso, despierta "una dinámica espiritual" que recorre la vida: lo afirmó el Papa Francisco en la mañana del miércoles 18 de abril, en la catequesis que impartió en la Audiencia General. El Santo Padre volvió a pedir a los fieles recordar la fecha de su bautismo: “porque es un renacimiento y es como si fuera el segundo cumpleaños”, dijo. Y también pidió enseñar bien a los niños a hacerse la señal de la cruz . “Regresar a la fuente de la vida cristiana – explicó - nos lleva a comprender mejor el don recibido en el día de nuestro Bautismo y a renovar el compromiso del corresponderle en la condición en que nos encontramos”. El rito de acogida Sin nombre se es desconocidos, sin derechos ni deberes, mientras que Dios nos llama a cada uno por nombre y nos ama en modo personal, y es por ello que en el rito de acogida se pide el nombre de quien será bautizado: “Los gestos y las palabras de la liturgia bautismal nos ayudan a comprender el don que se recibe en este sacramento y a renovar el compromiso de corresponder mejor a esta gracia”, dijo en la catequesis que impartió en español. Y siguió: “En el rito de acogida del bautismo, se pide el nombre del que va a ser bautizado. El nombre indica la identidad de una persona. Dios nos llama por nuestro nombre, nos ama personalmente. El bautismo despierta en nosotros la vocación a vivir como cristianos, lo que implica una respuesta personal por nuestra parte. Pero no termina ahí: a lo largo de los años, Dios sigue llamándonos por nuestro nombre, para que cada día nos parezcamos más a su Hijo Jesús”. LEE TAMBIÉN: "DEN LA POSIBILIDAD AL ESPÍRITU SANTO DE HABITAR EN LOS NIÑOS": PAPA FRANCISCO La fe no puede ser comprada Volverse cristianos, afirmó seguidamente el Papa, “es un don que viene de lo alto”. “La fe no se puede comprar” pero se puede pedir y recibir como en don. La formación de los catecúmenos y la preparación de los padres, tienden a despertar esa fe: “A continuación, los catecúmenos adultos manifiestan su deseo de ser recibidos en la Iglesia, mientras que los niños son presentados por sus padres y padrinos, que piden para ellos el don del bautismo. El celebrante y los padres hacen después el signo de la cruz sobre la frente del niño, expresando así que está a punto de pertenecer a Cristo, que nos ha redimido con la cruz. Toda nuestra vida, palabras, pensamientos y acciones, están bajo el signo de la cruz, es decir, del amor de Cristo hasta el extremo. Cada vez que hacemos la señal de la cruz, como al despertarnos, antes de las comidas, ante un peligro o antes de dormir, expresamos nuestra pertenencia a Cristo”. Enseñar a los niños a hacerse bien la señal de la cruz “Pero me gustaría volver a un tema del les hablé", añadió en este mismo punto en la catequesis en italiano. "¿Nuestros hijos saben cómo hacer bien la señal de la cruz?"“Enseñen a los niños a hacerse bien la señal de la cruz. De niños, si lo aprenden de niños, lo harán bien más tarde, cuando crezcan”. Tras la catequesis, en los saludos que dirigió a los fieles de lengua española, les invitó a pedir a la Virgen María que en este tiempo de Pascua "nos ayude a renovar la gracia del bautismo que hemos recibido, para vivir cada día más unidos a Cristo como miembros de la Iglesia". Mientras que a los jóvenes, los ancianos, los recién casados, los enfermos, les invitó a ver "en Jesús Resucitado vivo y presente entre nosotros, el verdadero Maestro de vida". “Que su intercesión les obtenga serenidad y paz y su enseñanza les sea de impulso en el camino cotidiano hacia la santidad”, concluyó. Fuente: Texto:Vatican NewsI Video: Rome Reports

Mié 11 Abr 2018

"Den la posibilidad al Espíritu Santo de habitar en los niños": Papa Francisco

El Papa Francisco animó a los padres de familia a no desconfiar del Espíritu Santo y permitir que habite en los niños. Así lo manifestó durante la catequesis de este miércoles en la que inició un nuevo ciclo con el tema del bautismo, fundamento de nuestra vida cristiana. El Pontífice Romano reflexionó acerca de un tema que a menudo es discutido por los padres: ¿para qué bautizar a los niños que no entienden el significado del Bautismo? Sobre ello, recordó que "cuando bautizamos a un niño, en él entra el Espíritu Santo y Él hace crecer virtudes cristianas que florecerán”. Por ello el Papa animó a los progenitores a no olvidar el bautizo de sus niños. Francisco también recordó que la Pascua es un tiempo para reflexionar sobre la vida cristiana. somos cristianos en la medida que dejamos que Él viva en nosotros. Para avivar esta conciencia debemos volver al origen, al sacramento del bautismo, que es el fundamento de toda la vida cristiana, es el primero de los sacramentos y es la puerta que permite al Señor hacer su morada en nosotros e introducirnos en su Misterio”. “Recuerden bien”, insistió el Papa: “el bautismo es el fundamento de la vida cristiana”, señaló. Fuente: www.vaticannews.va

Mar 13 Mar 2018

Iglesia colombiana lamenta fallecimiento de monseñor Sánchez Torres

La Conferencia Episcopal de Colombia lamenta el fallecimiento de monseñor Carlos Sánchez Torres, reconocido por su trabajo pastoral en el ámbito de la catequesis y fundador de la Escuela Parroquial de Catequesis (ESPAC). La Iglesia colombiana resalta los aportes recibidos por este ilustre sacerdote en el ámbito de la catequesis y quien en varias ocasiones fue consultado, recibiendo de él sus enseñanzas y experiencias. Al crearse el Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), monseñor Sánchez Torres fue elegido como su primer secretario adjunto. Monseñor Carlos Sánchez Torres, nació en Bogotá el 4 de noviembre de 1927 del hogar conformado por Fidel Sánchez y María de Jesús Torres. Terminó estudios secundarios en el Instituto de La Salle de Bogotá (1942-1943) y en el Seminario Conciliar de San José (1944 – 1947). Filosofía (1948-1950) y Teología (1951-1954) en el Seminario Mayor de Bogotá. Diplomado en Teología Pastoral y Catequesis del Instituto Católico de Paris (1968-1970). Ordenado Presbítero el 30 de noviembre de 1954 por el Emmo. Señor Cardenal Crisanto Luque Sánchez, para el servicio de la Arquidiócesis de Bogotá. Prelado de Honor de Su Santidad Juan Pablo II.

Mié 20 Dic 2017

El Papa explica algunos signos de la Misa para poder “saborear toda su belleza”

En una nueva catequesis sobre la Misa, el Papa Francisco se centró en explicar los ritos de inicio de la misma y recordó que “la Eucaristía hace presente el misterio pascual”. “La Misa se compone de dos partes: la Liturgia de la Palabra y la Liturgia eucarística, que están estrechamente unidos para formar un solo acto de adoración”, explicó ante miles de fieles que los escucharon en el Aula Pablo VI. Francisco señaló que la celebración es introducida “por algunos ritos preparatorios y concluida por otros”, pero “es un solo cuerpo y no se puede separar”. No obstante, “es necesario conocer estos santos signos para vivir plenamente la Misa y saborear toda su belleza”. “Cuando el pueblo está reunido, la celebración se abre con los ritos introductivos, incluidos la entrada, el saludo, el acto penitencial, elKyrie eleison, el himno del Gloria y la oración colecta”. Su tarea es la de que “los fieles, reunidos juntos, formen una comunidad, y se dispongan a escuchar con fe la palabra y a celebrar dignamente la Eucaristía”. Los signos “expresan desde el inicio que la Misa es un encuentro de amor con Cristo”, dijo al recordar como el sacerdote saluda al altar inclinando la cabeza, lo besa y lo inciensa. El Papa se detuvo también en el “signo de la cruz”. “El sacerdote que preside la traza sobre sí mismo y lo hacen todos los miembros de la asamblea, conscientes de que el acto litúrgico se cumple ‘en el nombre del Padre y el Hijo y del Espíritu Santo’”. “Toda la oración se mueve, por así decir, en el espacio de la Santísima Trinidad, que es espacio de comunión infinita; tiene como origen y como fin el amor de Dios Uno y Trino, manifestado y donado a nosotros en la Cruz de Cristo”. “Su misterio pascual es don de la Trinidad, y la Eucaristía viene siempre de su corazón traspasado. Marcándonos con el signo de la cruz, por tanto, no solo hacemos memoria de nuestro Bautismo, sino que afirmamos que la oración litúrgica es el encuentro con Dios en Cristo Jesús, que por nosotros se ha encarnado, ha muerto en la cruz y ha resucitado glorioso”. El Pontífice dijo que la Misa es como una especie de “sinfonía en la que resuenan varias tonalidades de voces, incluido el silencio, en vista de crear el ‘acuerdo’ entre todos los participantes, es decir, reconocerse animados por un único Espíritu y por un mismo fin”. Por último, explicó que “la sinfonía orante que se está creando presenta rápidamente un momento muy ‘tocante’ porque quien preside invita a todos a reconocer sus propios pecados. Es el acto penitencial”. “No se trata solamente de pensar en los pecados cometidos, sino mucho más: es la invitación a confesarse pecadores ante Dios y los hermanos, con humildad y sinceridad, como el publicano en el templo”. “Si verdaderamente la Eucaristía hace presente el misterio pascual, el paso de Cristo de la muerte a la vida, entonces lo primero que debemos hacer es reconocer cuales son nuestras situaciones de muerte para poder resurgir con Él a una vida nueva”, concluyó.