Pasar al contenido principal

Dios

Mié 21 Sep 2022

¡Si tuvieran fe!

VIGÉSIMOSÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO Octubre 2 de 2022 Primera Lectura: Ha 1, 2-3; 2,2-4 Salmo: Sal 95(94), 1-2.6-7ab.7c-9 Segunda Lectura: 2Tm 1, 6-8.13-14 Evangelio: Lc 17, 5-10 I. Orientaciones para la Predicación 1. Introducción En este domingo XXVII del tiempo durante el año, la Palabra de Dios nos conduce por el sendero de la esperanza y de la fe: • En medio de la angustia, siempre la fe tiene un motivo de vida. • El camino del testimonio exige velar. • La mejor súplica siempre será: Auméntanos la fe. 2. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? La profecía de Habacuc, escrita muy seguramente cerca del año 622 A.C., es una llamada a mantener la fe en Dios a pesar de las dificultades y en el texto de este domingo, termina el profeta haciéndose la misma pregunta de los hombres de todos los tiempos: ¿Por qué sufren los justos y prosperan los malvados? Este texto es una invitación a no desesperar y tener fe, ya que el justo por su fe vivirá. El salmo 95(94) es el canto que anima el camino de los peregrinos que van a Jerusalén. Leído este domingo es una respuesta a la lectura de Habacuc e invita a no endurecer el corazón y no desfallecer en la alabanza. La segunda lectura aborda el comienzo de la segunda carta a Timoteo y en su mensaje pastoral invita a no avergonzarse de la fe, a velar y sobre todo a luchar contra una gran tentación presente en el camino de la fe: la cobardía. En el Evangelio de Lucas se presenta una palabra que debe ser leída en consonancia con la palabra de Habacuc que presentó la fe como respuesta a la incertidumbre. Podemos decir que el texto de este domingo se compone de dos partes definidas: Una sobre el poder de la fe (vv.5-6) y otra sobre el actuar sabiéndonos siervos (vv.7-10). La fe de la que se habla aquí es una fe que se presenta como la confianza absoluta en el poder de Dios. La parábola del siervo o la instrucción sobre el actuar como siervos establece nuevamente un parámetro para los que viven como ciudadanos del Reino de Dios: el servicio no genera privilegios en la comunidad. La actuación del creyente, de la persona de fe en medio de la comunidad se convierte en un espacio de donación y en una manera de saber dar a Dios lo que es de Dios, por eso reclama la sensatez de la humildad. 3. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? La fe sigue siendo el depósito que debemos cuidar, pero no como algo que se corroe y desgasta sino como el tesoro que hace que nuestra vida siempre se acerque más y más a Jesucristo. La comunidad cristiana ve en este domingo un mensaje que toca su vida: En el contexto de este domingo, la fe se convierte en motivo de vida (1a. lectura) y en un llamado permanente de renovación por la escucha de la Palabra de Dios (salmo) pero que exige un testimonio de vida (2a. lectura). que conduce al servicio (Evangelio). El Papa Francisco en el jueves santo en la Misa de la Cena del Señor de este 2022 expresaba: “Es importante hacer todo sin interés: uno sirve al otro, uno es hermano del otro, uno hace crecer al otro, uno corrige al otro, y así las cosas deben avanzar. Para servir.” El servicio es consecuencia de la fe y se vuelve en motor para que la comunidad también sirva. Creemos para servir. 4. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? Hoy, el prefacio de la Plegaria DC4 nos hace resonar en el corazón lo que tiene que ser contemplar a Cristo en nuestra asamblea: En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar, Padre misericordioso y Dios fiel. Porque nos diste como Señor y redentor nuestro a tu Hijo Jesucristo. Él siempre se mostró misericordioso para con los pequeños y los pobres, para con los enfermos y los pecadores, y se hizo cercano a los oprimidos y afligidos. Él anunció al mundo, con palabras y obras, que tú eres Padre y que cuidas de todos tus hijos. Una manera concreta de contemplar es dejar que resuene en la asamblea una frase: “Si tuvieran fe”. _______________________ Recomendaciones prácticas: • Memoria del Beato Jesús Emilio Jaramillo: preparara una cartelera y unos mensajes alusivos al significado del martirio como donación. • Concluye la semana Bíblica. • Inicia el mes de las misiones; mes del Santo Rosario. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Al comienzo del mes de octubre, donde la misión de la Iglesia nos convoca en torno a la misión evangelizadora, la Eucaristía dominical nos fortalece y nos llena de entusiasmo para seguir en el camino de la fe con los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Dejemos que el encuentro con los hermanos y la fuerza de este sacramento nos hagan fuertes para ser testigos en el mundo del amor de Dios. Monición a la Liturgia de la Palabra Ojalá escuchen hoy la voz del Señor. Hoy se nos hace la invitación para que podamos abrir el oído y dejarnos alimentar por esta Palabra que se va a proclamar y que nos mostrará la necesidad de la fe que se traduce en servicio. Escuchemos con atención. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Porque no hemos recibido un espíritu de cobardía sino de fortaleza, de amor y de templanza, presentemos al Señor nuestra oración. R/. Auméntanos la fe, Señor. 1. Padre santo, reaviva el don de la vocación en todos los ministros ordenados y en los consagrados, para que el anuncio de la fe sea firme y veraz. Roguemos al Señor. 2. Dios de la misericordia, fortalece el don de la fe en todos los gobernantes y en todas las autoridades, para que puedan llevar a cabo los proyectos en bien de la comunidad con honestidad y transparencia. Roguemos al Señor. 3. Dios que siempre regalas palabras de fe y amor, fortalece a los que sufren, regala el don de la paz y aumenta la fe de quienes han perdido la fuerza para seguir en el camino. Roguemos al Señor. 4. Aumenta, Señor, nuestra fe para que podamos perseverar en el camino de discípulos y cumplir fielmente tu voluntad. Roguemos al Señor. Presidente: Nosotros, siervos inútiles que hemos hecho lo que teníamos que hacer, te presentamos estas súplicas e imploramos tu favor en beneficio de todos los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Mar 17 Ago 2021

La Buena Noticia de la familia

Por: Mons. Ricardo Tobón Restrepo - La familia es una realidad que, de una forma u otra, está siempre viva en toda persona humana. Como toda institución, pasa en algunos momentos por situaciones de crisis que le ofrecen la ocasión de redefinirse armoniosamente en el concierto social. La Iglesia ha recibido una “buena noticia” acerca de la identidad, la configuración y la misión de la familia y es, para ella, un deber y una alegría anunciarla. Tengamos presentes, por tanto, algunos aspectos que debemos trabajar, especialmente este año, en la catequesis y en el acompañamiento pastoral de los jóvenes y de los esposos. 1. Dios es amor y la persona humana tiene la posibilidad de vivir ese amor en la familia. El Dios que Jesús nos ha revelado no es un Dios solitario, lejano, inaccesible, sino un Dios que vive en la comunión de tres personas divinas y busca una cercanía con la humanidad con el propósito de hacerla partícipes de su plenitud y de su felicidad. Todos, sea cual sea nuestra condición y nuestra situación, tenemos un lugar en el corazón de Dios. No existiríamos si él no nos hubiera creado para participar del amor eterno e infinito que él es. Esta realización de la imagen de Dios en nosotros tiene un espacio privilegiado en la vida familiar, que existe precisamente para ayudarnos a vivir nuestra dignidad y a aprender la comunión. 2. La familia se construye y se proyecta a partir de la riqueza de la persona humana a la que Dios ha creado en la doble dimensión de varón y mujer. La pareja que se ama y engendra la vida es una manifestación patente de Dios creador y salvador. Cuando cierta ideología afirma que no hay diferencia entre el varón y la mujer y que cada uno puede elegir para sí el género que quiera, está ignorando la realidad profunda de la diferencia y la reciprocidad de la dimensión masculina y femenina, que tiene arraigo biológico, psicológico e incluso religioso. Si bien ninguna persona puede ser discriminada por su condición sexual, no es posible tampoco vaciar el fundamento antropológico y social de la familia. “Lo creado nos precede y debe ser recibido como un don”. 3. La familia tiene el privilegio y el gozo de generar la vida humana. Debemos aprender a asombrarnos y a agradecer el milagro de la existencia de cada persona humana, por lo que significa en su individualidad y originalidad y por lo que implica para el camino de la humanidad. Si una sociedad no es capaz de transmitir la vida a la generación siguiente, es una sociedad que fracasa en una tarea fundamental. El “invierno demográfico” se empieza a reconocer, en diversos ámbitos, como un verdadero cataclismo. Por tanto, urge valorar esta misión esencial de la familia y lograr que todas las fuerzas vivas apoyen a los esposos que generosamente quieren transmitir el don maravilloso de la vida y asumir la tarea inherente del acompañamiento educativo. 4. La familia es una vocación para la plena realización de la persona. El proyecto de Dios sobre el matrimonio y sobre la familia se configura esencialmente como una llamada a cooperar en su plan de salvación. Esta es la dimensión básica para comprender la vida y la misión de los esposos. La vocación al matrimonio se traduce específicamente en la atracción hacia una determinada persona, en el enamoramiento que se vive, en la decisión de compartir la vida con esa persona y de construir con ella una familia, en el propósito de de proyectar la belleza y la fecundidad de este amor en toda la sociedad. Qué importante transmitir esta convicción particularmente a los jóvenes, haciéndoles ver que en ninguno de los momentos de este proceso Dios está ausente. 5. La familia abre una perspectiva más humana a la sociedad. Una familia sólida enseña a mirar el mundo con responsabilidad y esperanza, transmite valores esenciales como la fidelidad, la sinceridad y la solidaridad, educa para practicar el respeto y la cooperación con los demás. La disminución en las relaciones personales, la pérdida de un adecuado comportamiento ético, la insensibilidad con los más débiles, el recurso permanente a la violencia, están mostrando la necesidad del aporte cultural y social que puede ofrecer, como de un modo natural, esa célula esencial que es la familia. Más aún, por la gracia del sacramento del matrimonio, la familia es para nosotros una “Iglesia doméstica” donde se transmite la vida nueva del Evangelio. + Ricardo Tobón Restrepo Arzobispo de Medellín

Lun 6 Jul 2020

Por un mundo mejor

Por: Mons. Luis Adriano Piedrahita Sandoval - El día veinte del mes de julio estamos conmemorando un nuevo aniversario del acontecimiento que marcó los inicios de nuestra vida libre como nación. Una fecha que debe suscitar en el corazón del creyente una plegaria de bendición y acción de gracias al Señor Dios nuestro, en quien, a pesar de las dificultades grandes o pequeñas que hemos podido encontrar en el camino de nuestra historia común, siempre nos hemos de sentir llamados a reconocer su favor hacia nosotros. El que es Dios eterno y de cuya gloria están llenos el cielo y la tierra, con su admirable providencia gobierna el mundo, y en su Hijo Jesucristo, Señor de la historia, nos ha revelado su designio de salvación para todos los pueblos de la tierra. A la manera del pueblo de Israel, llamado a mantenerse en vela por todas las generaciones como aquella noche de su liberación de Egipto, en un recuerdo vivo, como aquella noche Dios había permanecido en vela, vigilante, protegiéndole el camino de la libertad, también nosotros hemos de estar en vela, despiertos, a la escucha, dispuestos a seguirle. Con la misma mirada de fe y de confianza en Dios que nos invita al agradecimiento hemos también de dirigirnos, como peregrinos que somos, para pedirle su mirada favorable para el camino que hemos de seguir recorriendo. Pero también una plegaria de súplica frente a nuestras actuales realidades. Hoy son nuevas las esclavitudes de las que necesitamos ser liberados, no menos opresoras que las cadenas rotas que celebramos en la gesta de la independencia: Necesitamos ser liberados de los sentimientos de odio, de venganza, de violencia, que nos impiden perdonarnos y recorrer el camino de la reconciliación y de la convivencia en paz; necesitamos ser curados del virus del egoísmo humano y de la corrupción, que nos impiden mirar más allá de nuestros intereses particulares y buscar el bien general de la sociedad, el bien común a todos los ciudadanos; necesitamos ser sanados de la ceguera que no nos deja reconocer en todo ser humano la imagen y semejanza de Dios, criatura de Dios, y estar atentos a respetar la dignidad de cada persona, sus derechos y sus obligaciones; necesitamos ser liberados de todo sentimiento de insolidaridad que nos conduce a la insensibilidad ante la necesidad ajena, y que es lo que, en gran parte, nos hace construir una sociedad de grandes desigualdades e inequidades, de carencias para muchos, de miseria, de hambre. Hay que pedirle al Señor nos ayude a todos a asumir el compromiso de hacer en el presente el mundo que Dios quiere. En su visita apostólica a Colombia el Papa Francisco nos recordó algunas de las tareas pendientes que nos corresponde asumir en la construcción de nuestro país: El santo Padre se refirió, en primer lugar, a la tarea de la paz que no da tregua, porque es un trabajo siempre abierto, y que exige el compromiso de todos. “No hay que decaer en el esfuerzo por construir la unidad de la nación y, a pesar de los obstáculos, diferencias, y distintos enfoques sobre la manera de lograr la convivencia pacífica, persistir en la lucha para favorecer la cultura del encuentro, colocar en el centro de toda acción política, social y económica a la persona humana, su altísima dignidad y el bien común. Hay que huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses solo particulares y a corto plazo. Hay que reconocer al otro, sanar las heridas, construir puentes, estrechar lazos, ayudarnos mutuamente”. Como dice el lema que lleva nuestro escudo “Libertad y orden”, “los ciudadanos deben ser valorados en su libertad y protegidos por un orden estable. Se necesitan leyes justas que puedan garantizar esa armonía y ayudar a superar los conflictos que han desgarrado la nación por décadas. Leyes que no nacen de la exigencia pragmática de ordenar la sociedad, sino del deseo de resolver las causas estructurales de la pobreza que generan exclusión y violencia. Es necesario luchar contra la inequidad que es la raíz de los males sociales”. “Les animo, nos decía el Papa, a poner la mirada en todos aquellos que hoy son excluidos y marginados por la sociedad, aquellos que no cuentan para la mayoría y son postergados y arrinconados”. Y a la base de dichos compromisos, el Santo Padre nos recordaba algo muy importante que tiene que ver con el alma de nuestra nación, la fe cristiana de los colombianos: “Los principios evangélicos constituyen una dimensión significativa del tejido social colombiano, y por eso pueden aportar mucho al crecimiento del país; en especial, el respeto sagrado a la vida humana, sobre todo la más débil e indefensa. Y no se puede desconocer la importancia social de la familia, soñada por Dios como el fruto del amor de los esposos”. Reciente todavía el Sínodo sobre la Amazonía, y encontrándonos viviendo el año de la “Laudato Sí”, a los cinco años de haber sido publicada dicha Exhortación apostólica, es muy oportuno que recordemos que también el Papa Francisco en su visita a Colombia nos dejó una palabra sobre el compromiso que tenemos de cuidar nuestra casa común: “En este entrono maravilloso, decía en Villavicencio, nos toca nosotros decir sí a la reconciliación concreta; que el sí incluya también a nuestra naturaleza. No es casual que incluso sobre ella hayamos desatado nuestras pasiones posesivas, nuestro afán de sometimiento. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes”. No podemos, pues, cesar de pedir al Señor para que dé sabiduría a nuestras autoridades, honestidad a los ciudadanos, amor de patria a todos los Colombianos, y así, entre todos, poder direccionar rectamente el camino que transitamos, buscando el bien común por encima de los bienes particulares, trabajando por una cultura que dignifique a la persona y que sea respetuosa con los valores morales y las creencias religiosas, atendiendo las necesidades de los más débiles, esforzándonos por conseguir una vida digna para todos, construyendo el progreso de nuestro país sobre las bases sólidas de la solidaridad, el amor a la verdad, la justicia, el perdón, la fe en Dios, llevando todo con una acción política limpia, honesta, transparente. Así, en medio de la pandemia, entre carencias, sufrimientos e incertidumbres, caminamos acompañados de los anhelos, las esperanzas, las visiones de un mundo mejor. + Luis Adriano Piedrahita Sandoval Obispo de santa Marta

Jue 9 Ene 2020

Año nuevo, en la esperanza

Por: Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez - Primero: Es común que cada que comenzamos el nuevo año hagamos las cábalas y los vaticinios sobre lo que esperamos para el año al que damos inicio, según el calendario civil. Es posible que cada uno reitere los planes de trabajar mejor, de cuidarse con los alimentos, de rebajar peso, de solucionar las desavenencias, etc. Eso está bien. Lo que produce preocupación es que posiblemente son los mismos propósitos de cada año y que seguramente no se han cumplido. Qué importante es que se haga el propósito de cumplir de la mejor manera posible lo que se ha de alcanzar, poniendo la confianza en Dios con una buena dosis de voluntad personal y disciplina. Segundo: Por otra parte, la Iglesia ha comenzado desde semanas atrás el año litúrgico, con el adviento y la navidad. Un propósito clave debemos buscar alcanzar, de la mano de Dios, y es el que los ángeles cantaron en el portal de Belén, la paz: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a las personas de buena voluntad”. Tercero: Con la fiesta del Bautismo del Señor comenzamos el tiempo llamado Per annum, o tiempo ordinario en la liturgia de la Iglesia. El color verde será el característico. Es el verde la esperanza, de la confianza, de la fe. Es el color también de la florescencia y de la alegría. Así debería ser la vida de los cristianos católicos; ese debería ser el aporte que como ciudadanos deberíamos dar en momentos de crisis, incertidumbre y dificultades. El Papa Francisco nos dirá: “Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias: «Me encuentro lejos de la paz, he olvidado la dicha […] Pero algo traigo a la memoria, algo que me hace esperar. Que el amor del Señor no se ha acabado, no se ha agotado su ternura. Mañana tras mañana se renuevan. ¡Grande es su fidelidad! […] Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor» (Lm 3,17.21-23.26)” (Exhortación Evangelii Gaudium, 6). Cuarto: El cristiano está llamado no a ser promotor de la desesperación, ni profeta de catástrofes, sino que está llamado a ser testigo de la esperanza, porque sabe muy bien que el Señor es el siempre vivo, el siempre actuante, que está con nosotros, está en medio de nosotros, está adelante mostrándonos el camino, y está atrás para protegernos. Alegría y esperanza, dos palabras que se deben traducir, en un estilo de vida alegre y cargada de la confianza, en los tiempos nuevos que nos han sido prometidos. + Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Vie 3 Ene 2020

¡Él se llama Carlos Calero!

El comunicador social Carlos Calero es un hombre de fe, confía en la misericordia de Dios y considera la familia “como el regalo más grande que Dios le puede entregar a una persona.” Casado con Paulina Ceballos, y padre de Sofía y Carlos, el talentoso presentador del programa de Caracol Televisión “Yo me llamo”, llegó a Bogotá hace 31 años con el deseo de formarse como comunicador social y abrirse camino profesional en la capital del país. ¡Y lo logró! Afirma que los momentos difíciles los afronta aceptando la voluntad de Dios. Comenta que él y su familia son creyentes, participan de la Eucaristía y rezan el santo rosario. “Desde muy niño he sentido la presencia de Dios en mi corazón y en mi vida”, expresa con alegría. De paso por la sede del episcopado, Calero nos compartió su mensaje de año nuevo para los colombianos, en el que resalta la importancia de “la reconciliación, el perdón y la esperanza”, como pilares para que Colombia avance en este 2020 hacia un mejor futuro.

Dom 29 Dic 2019

Pilín León: “Vivo agradecida con Colombia”

“Yo creo que Colombia me regaló no solo la forma de ayudar a otros, sino una fe plena, una alegría dentro del exilio al saber que siempre que lo tengo a Él (Dios) no estoy sola”, afirmó esta venezolana que salió de su patria hace unos diez años para residenciarse en Barranquilla, junto con su esposo y sus tres hijos, buscando un espacio donde poder vivir en paz. Ella es Carmen Josefina León Crespo, mejor conocida como Pilín León, la misma que en 1981 participó en Londres en el concurso de belleza ‘Miss Mundo’ obteniendo el primer lugar para su país. Compartimos con esta especial mujer un ‘encuentro navideño’ en su reciente visita a la Conferencia Episcopal de Colombia, donde nos participó sobre su fe, su servicio parroquial, su trabajo incansable por sus compatriotas migrantes y sus recuerdos navideños. “Al principio, cuando llegué a Colombia, no me encontraba en este país, pero soy una mujer de fe y mi padre siempre nos orientó en ese sentido y nos mantuvo, como familia, muy unidos a la Iglesia (...) Dejé entonces que Dios interviniera en mi vida y me acerqué a la parroquia del sector donde vivo, Santa Laura Montoya”, nos contó con emoción recordando su llegada a tierras colombianas. Allí, en su parroquia, con la guía del padre Edgardo Bernales, esta venezolana de corazón ya colombiano, se ha esforzado por enriquecer su vida espiritual y fortalecer el sentido social que la ha caracterizado desde cuando fue reina hace 38 años. “Junto con varias hermanitas del movimiento Emaús adelantamos obras sociales en la cárcel del Buen Pastor en Barranquilla (…) Colombia me ha dado tanto que no puedo limitar mi ayuda solo a los venezolanos, sino que debo también pensar en la gente necesitada de este país.” Y es que su gente venezolana siempre está presente en su corazón y en sus acciones, especialmente esos migrantes que llegan en alto grado de vulnerabilidad a la capital del Atlántico. Para ellos adelanta gestiones muy importantes como vicepresidente de la “Asociación Venezolanos en Barranquilla”, buscando alimentos, ropa, asistencia médica y techo provisional, mientras estas personas se ubican laboralmente. Pilín, hoy, más que una reina toda una ‘dama de fe’ comprometida con los más necesitados, concluyó su visita pidiendo a Dios bendiciones para Colombia y Venezuela en esta navidad y en el año nuevo, y resaltando la importancia de la oración y el perdón en estos días de fiesta cristiana: “Pedir perdón y perdonar a todos aquellos que nos han hecho daño; orar por nuestros gobernantes, tanto de Colombia como de Venezuela, para que sea Dios quien los guíe en el camino de guiar a sus pueblos hacia la paz, la reconciliación y la prosperidad”.

Vie 21 Sep 2018

Dios perdona en mí

Por: Mons. Omar de Jesús Mejía Giraldo - “Son muchos los que no pueden perdonar todavía, pero hoy recibimos una lección de teología, de alta teología: Dios perdona en mí. Basta dejar que Él haga” (Septiembre 8 de 2017). Después de escuchar el testimonio de lo que ha sido en Colombia la experiencia del “hospital de campo”, el Papa quedó sobrecogido y nos dijo que jamás olvidaría las palabras: Dios perdona en mí. Hermosa lección de aprendizaje nos dio el Santo Padre, lección de humildad y apertura. Esta debe ser nuestra actitud, por más “alto” que podamos estar siempre hay algo nuevo que aprender. El aprendizaje de un líder debe ser constante, es lo que en nuestros círculos eclesiales llamamos “formación permanente” y que a veces confundimos con ciertos espacios de educación formal o informal que realizamos en nuestra Iglesia, instituciones, empresas, ciertamente, algo es esto; sin embargo, la lección de Francisco fue: en cada “instante existencial” nos formamos y mucho más cuando se trata de maneras tan sencillas como la gente humilde expresa su manera de vivir y de experimentar la gracia y el perdón de Dios. Estas palabras que la señora de “Machuca” nos dijo y que luego repitió el Papa: Dios perdona en mí, Colombia, necesita que las estemos recordando continuamente. Recordemos que los gobernantes dieron parte de tranquilidad sobre muertes y atracos durante los días de la presencia de Francisco entre nosotros. Sin embargo, es necesario reconocerlo, que una vez que el Santo Padre emprendió su regreso a la ciudad eterna, los colombianos volvimos a revivir nuestros sentimientos de venganza, odio, resentimiento, dolor… Si hoy hacemos un recuento de las muertes y maldades que han aflorado después de un año de la presencia del Santo Padre entre nosotros, tendríamos que decir que las estadísticas son alarmantes. Pensemos solo en las muertes por venganzas familiares, por herencias, conflictos pasionales, cuestión de limites entre vecinos, intolerancias. En nuestra querida patria siguen asesinando líderes, continúa el feminicidio y mil violencias más. Dios perdona en mí. Nuestro gran aporte como Iglesia al momento histórico y existencial que vive Colombia hoy, tiene que ser anunciar en Reino de Dios sin tregua, sin miedo y con esperanza; un Reino que se recibe como don de Dios, pero que también se gana con nuestro aporte y nuestra disponibilidad a él. Nuestro trabajo puntual hoy, debe ser anunciar la Buena Nueva como lo hizo Jesús y como lo realizó entre nosotros Francisco. El Papa dio el primer paso y durante una semana nosotros lo dimos con él. Ahora nos corresponde a nosotros dar el segundo y el tercer paso. Un segundo paso: perdonar y un tercer paso: reconciliarnos. Sin perdón no habrá reconciliación. Cuando el corazón humano no se ha desarmado del resentimiento, del odio, de la rabia…, por el mal sufrido, será imposible que se reconcilie. Solo un corazón sano de la impureza de un pensamiento mal sano será capaz de reconciliarse. Basta dejar que Él haga. Sin mucha reflexión y sin discernimiento ésta expresión aparece como si se tratará de una pasividad en el alma y es todo lo contrario. Para dejar que Dios haga la obra en nuestro ser necesitamos estar sumamente activos. Para que Dios haga la obra en nosotros necesitamos dejarlo ser Dios en toda su plenitud y con todas sus exigencias. Dice Jesús en el evangelio: “Nadie puede venir a mí, si no es atraído por el Padre” (Jn 6, 44). San Agustín dice que se trata de una atracción con libertad y por amor. Nadie es atraído contra su voluntad. La atracción debe ser por el gozo del amor y la alegría que produce la amistad con el Señor. Así es el perdón, Basta dejar que Él haga, pero hay que dejarlo hacer, Dios no violenta nuestra libertad, Él posee sumo respeto por nuestro ser. Al conmemorar un año de la visita del Santo Padre, la invitación es pues a que no olvidemos su mensaje. Sobre todo, quisiera insistir en la fuerza con la cual el Santo Padre nos habló de la necesidad de reconciliación entre nosotros. Recordemos: reconciliación que brota de un corazón lleno de Dios, reconciliación que se dará como consecuencia de la experiencia del perdón (Cf Mt 18,15-35). Reconciliación que solo es posible cuando el corazón está en paz con Dios, consigo mismo, con la naturaleza y con los hermanos. Reconciliación que no será posible sin recibir y vivir la gracia del perdón. + Omar de Jesús Mejía Giraldo Obispo de Florencia

Jue 14 Jun 2018

Construyamos el reino de Dios desde las cosas más pequeñas

Nuestras acciones no son neutrales, un día tendremos el encuentro con el resucitado en su tribunal para recibir el premio o el castigo. Por ello, se nos invita a usar bien la vida para construir, sembrar, ser guiados siempre por la fe, mantener la confianza en Dios y construir el reino desde las cosas más pequeñas a las más grandes. Tareas: Haz un examen de conciencia. ¿Si hoy fuera tu encuentro con el resucitado qué recibirías?¿qué estás construyendo: vida eterna o condenación? Construye el reino de Dios desde lo más pequeño, usa buenas palabras, erradica la mentira de ti; no nos acostumbremos a decir mentiras. Comprometámonos como buenos cristianos con el país y con la familia.