Pasar al contenido principal

sagrada familia

Mar 22 Mar 2022

Episcopado invita a vivir la “Jornada Nacional por la Vida”

Este 25 de marzo, Solemnidad de la Encarnación del Señor, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) invita a celebrar la “Jornada Nacional por la Vida” bajo el lema: “Sembremos vida para cosechar vida”. Sus organizadores piden a todos los colombianos asumir el compromiso por la defensa de la vida en el día a día, ofreciendo una ayuda eficaz a los que atraviesan situaciones de vulnerabilidad. La jornada, que viene siendo impulsada por el Departamento de Promoción y Defensa de la Vida, del Secretariado Permanente del Episcopado, iniciará a las 6:00 a.m. con el rezo del Santo Rosario, seguido de la eucaristía, presidida por monseñor Francisco Ceballos Escobar, obispo de Riohacha y quien preside la Comisión Episcopal de Vida. los obispos de Colombia recuerdan que, en el contexto del Año de la Familia, convocado por el Papa Francisco, la Iglesia quiere poner su mirada en la Sagrada Familia para “aprender a ser custodios y defensores de la vida”, por lo que invitan a todos los católicos a participar activamente de esta jornada. Cartilla: “Fecundar Vida” Con el ánimo de ayudar a vivir este momento celebrativo de la vida, sus organizadores ponen a disposición una cartilla, que contiene la campaña: “Fecundar Vida, Porque Todos Somos Hijos”, la misma, busca "promover – a través de los fieles laicos- una cultura de promoción y defensa de la vida humana". [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar cartilla FECUNDAR VIDA[/icon] Agenda Será una jornada cargada de actos celebrativos, litúrgicos, formativos, testimoniales y que concluirá con el Viacrucis por la Vida, donde 14 jurisdicciones eclesiásticas del país, serán las encargadas de animar cada estación. Cómo unirse a la jornada El canal Cristovisión transmitirá este viernes 25 de marzo, a partir de las 6 de la mañana, hasta el cierre de la jornada que está previsto para las 8:00 p.m. Además, podrá seguirse por la fan page de la CEC @Episcopadocol

Lun 6 Sep 2021

Todo dispuesto en Ibagué para el III Congreso de San José

El arzobispo de Ibagué, Orlando Roa Barbosa, ha extendido una invitación para que los días 11 y 12 de septiembre, se unan a participar del III Congreso de San José, que lleva por nombre "Tesoro de la Iglesia y de la humanidad". El prelado ha dicho que será una oportunidad para pedir del Santo Patriarca, su intercesión por Colombia y el mundo en estos momentos tan complejos que vive la humanidad, no solo por la pandemia, sino además por otras realidades sociales que causan sufrimiento a tantas personas. "San José, para nosotros en la vida de la Iglesia es sumamente importante, ahora en este tiempo de pandemia. En este tiempo de tantas situaciones difíciles en Colombia, queremos contemplar y profundizar la figura de San José como el hombre justo, servidor fiel y prudente que Dios ha puesto al frente de la familia de Nazaret, pidiendo su intercesión y ayuda para fortalecer y cuidar el don de la familia como gran regalo de Dios". Igualmente, el prelado ha dicho que invita, "a unirse a este evento de Iglesia tan importante para nosotros en la Arquidiócesis de Ibagué, en el Departamento del Tolima y bueno también para el país (...) yo les pido que nos encomienden en sus oraciones para que sea exitoso y la devoción a San José crezca cada día más en medio de nuestro pueblo. La convocatoria del congreso responde a la invitación del Papa Francisco a celebrar el año josefino en la Iglesia Universal y tiene por lema: “Con corazón de Padre", inspirados en la carta apostólica del Santo Padre Francisco Patris Corde. ¿Quiénes serán los ponentes? Mons. Roa Barbosa ha dicho que, en este tercer congreso, se contará con la presencia de ponentes como monseñor Flavio Calle Zapata, arzobispo emérito de Ibagué, quien “promovió la devoción a San José en esta localidad"; monseñor Nelson Jair Cardona, obispo de San José del Guaviare, quien hablará de San José, modelo de respuesta al llamado de Dios; monseñor Fabio Duque, obispo de Garzón, hablando de los elementos de la carta Patris Corde del Papa Francisco; y finalmente se contará con testimonios relacionados con la devoción a San José. ¿Cómo hacer presencia en el evento? Los organizadores han indicado que, respetando el aforo del recinto y cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, el evento se realizará con la presencia de 250 personas en el auditorio del Colegio Arquidiocesano; además será transmitido por las redes sociales de la Arquidiócesis de Ibagué (Facebook y YouTube) y por el canal de televisión Cristovisión, con el fin de ser seguido desde las distintas regiones de Colombia y llegue a los fieles del mundo que quieran vivir un acto de devoción y amor al santo Patriarca. Costos de participación Para los asistentes se pide una ofrenda de $100.000, la inscripción se podrá realizar en las oficinas de la Pastoral Social o el despacho de la Catedral de Ibagué, o hacerla en línea través de la página web www.arquidiocesisdeibague.org. A quienes participen virtualmente se invita a ofrecer un donativo voluntario para cubrir gastos de logística y transmisión, en la cuenta corriente de Bancolombia No. 86991601200 a nombre de Pastoral Social NIT. 809012633. Para acceder a más información sobre inscripciones, ofrenda, hospedajes u otras inquietudes se han dispuesto las líneas 3202360034 - 3102981049, y el correo electrónico [email protected]

Mar 17 Ago 2021

La Buena Noticia de la familia

Por: Mons. Ricardo Tobón Restrepo - La familia es una realidad que, de una forma u otra, está siempre viva en toda persona humana. Como toda institución, pasa en algunos momentos por situaciones de crisis que le ofrecen la ocasión de redefinirse armoniosamente en el concierto social. La Iglesia ha recibido una “buena noticia” acerca de la identidad, la configuración y la misión de la familia y es, para ella, un deber y una alegría anunciarla. Tengamos presentes, por tanto, algunos aspectos que debemos trabajar, especialmente este año, en la catequesis y en el acompañamiento pastoral de los jóvenes y de los esposos. 1. Dios es amor y la persona humana tiene la posibilidad de vivir ese amor en la familia. El Dios que Jesús nos ha revelado no es un Dios solitario, lejano, inaccesible, sino un Dios que vive en la comunión de tres personas divinas y busca una cercanía con la humanidad con el propósito de hacerla partícipes de su plenitud y de su felicidad. Todos, sea cual sea nuestra condición y nuestra situación, tenemos un lugar en el corazón de Dios. No existiríamos si él no nos hubiera creado para participar del amor eterno e infinito que él es. Esta realización de la imagen de Dios en nosotros tiene un espacio privilegiado en la vida familiar, que existe precisamente para ayudarnos a vivir nuestra dignidad y a aprender la comunión. 2. La familia se construye y se proyecta a partir de la riqueza de la persona humana a la que Dios ha creado en la doble dimensión de varón y mujer. La pareja que se ama y engendra la vida es una manifestación patente de Dios creador y salvador. Cuando cierta ideología afirma que no hay diferencia entre el varón y la mujer y que cada uno puede elegir para sí el género que quiera, está ignorando la realidad profunda de la diferencia y la reciprocidad de la dimensión masculina y femenina, que tiene arraigo biológico, psicológico e incluso religioso. Si bien ninguna persona puede ser discriminada por su condición sexual, no es posible tampoco vaciar el fundamento antropológico y social de la familia. “Lo creado nos precede y debe ser recibido como un don”. 3. La familia tiene el privilegio y el gozo de generar la vida humana. Debemos aprender a asombrarnos y a agradecer el milagro de la existencia de cada persona humana, por lo que significa en su individualidad y originalidad y por lo que implica para el camino de la humanidad. Si una sociedad no es capaz de transmitir la vida a la generación siguiente, es una sociedad que fracasa en una tarea fundamental. El “invierno demográfico” se empieza a reconocer, en diversos ámbitos, como un verdadero cataclismo. Por tanto, urge valorar esta misión esencial de la familia y lograr que todas las fuerzas vivas apoyen a los esposos que generosamente quieren transmitir el don maravilloso de la vida y asumir la tarea inherente del acompañamiento educativo. 4. La familia es una vocación para la plena realización de la persona. El proyecto de Dios sobre el matrimonio y sobre la familia se configura esencialmente como una llamada a cooperar en su plan de salvación. Esta es la dimensión básica para comprender la vida y la misión de los esposos. La vocación al matrimonio se traduce específicamente en la atracción hacia una determinada persona, en el enamoramiento que se vive, en la decisión de compartir la vida con esa persona y de construir con ella una familia, en el propósito de de proyectar la belleza y la fecundidad de este amor en toda la sociedad. Qué importante transmitir esta convicción particularmente a los jóvenes, haciéndoles ver que en ninguno de los momentos de este proceso Dios está ausente. 5. La familia abre una perspectiva más humana a la sociedad. Una familia sólida enseña a mirar el mundo con responsabilidad y esperanza, transmite valores esenciales como la fidelidad, la sinceridad y la solidaridad, educa para practicar el respeto y la cooperación con los demás. La disminución en las relaciones personales, la pérdida de un adecuado comportamiento ético, la insensibilidad con los más débiles, el recurso permanente a la violencia, están mostrando la necesidad del aporte cultural y social que puede ofrecer, como de un modo natural, esa célula esencial que es la familia. Más aún, por la gracia del sacramento del matrimonio, la familia es para nosotros una “Iglesia doméstica” donde se transmite la vida nueva del Evangelio. + Ricardo Tobón Restrepo Arzobispo de Medellín

Dom 20 Dic 2020

Llega la Navidad

Por: Mons. Ovidio Giraldo Velásquez - Llega la Navidad, no una Navidad, porque cada época es única e irrepetible; cada Navidad es La Navidad, pues es actual y completa la experiencia del Nacimiento de Dios entre nosotros, y así unos la pueden vivir con la actitud de los pastores o de los habitantes de Belén, otros con la actitud de los reyes magos o la de Herodes, o con la actitud de la Santísima Virgen y San José. Cada Navidad es La Navidad porque ya está obrada la irrupción de Dios entre nosotros para ser el Emmanuel (Dios con nosotros) y fecundar toda la historia con su presencia siempre nueva, siempre joven, siempre vital, siempre viva y eficaz. La Iglesia, la comunidad de los discípulos de Jesús edificada sobre el cimiento de los apóstoles, tiene la misión y el poder de encarnar en todo tiempo este don maravilloso de La Navidad, para que en el mundo no haya frío, para que los hombres sean hermanos, para que en ningún lugar falte Dios. ¡Qué alegría poder tener en este año 2020 La Navidad! Corresponde a cada uno, a cada familia y a cada comunidad favorecer este acontecimiento para que sea de gran significancia y valor en todos y cada uno. Mi navidad es nuestra navidad, y por eso se requieren unas actitudes adecuadas para facilitar este bello hecho histórico, litúrgico y teológico. Sabemos del recogimiento y la oración que se nos pide en el tiempo de Adviento, pero también es importante ir al encuentro del otro, ante todo de los que Dios ha puesto en nuestro camino como especiales compañeros de camino, En este orden de ideas es muy importante buscar la familia, los vecinos, los amigos y los hermanos de comunidad en la fe, como por ejemplo los fieles de la parroquia. Este tiempo de pandemia nos ha recordado que pocas cosas son esenciales, y entre ellas están la familia, los amigos, los vecinos y la comunidad creyente. Con razón se dice que Navidad es época de familia, de familia humana y de familia en la fe. Este año, la pandemia nos obliga y favorece el encuentro y reencuentro en pequeños núcleos familiares y de hermanos en la fe. Por lo mismo, no debe faltar el pesebre en casa, la decoración navideña del hogar y un bien vivido rezo de la Novena. Será esta Navidad época fabulosa para ampliar los tiempos del rezo, del diálogo, de las anécdotas, las evocaciones y el gusto de sentirse pueblo de Dios y el gusto de ser hermanos como bien nos lo viene recordando el papa Francisco. Pienso que las buenas comidas, típicas, bien preparadas y bien servidas formarán parte de este escenario de amor y de intimidad orante que nos ofrece La Navidad. Los obsequios y los mensajes cargados de fe y esperanza también deben hacer su aparición. Entre otras cosas, y muy importante esto, Navidad será época para procesar los muchos duelos que en este año de pandemia han quedado pendientes. Y que esta Navidad sea preludio de un nuevo resurgir. Con la venida de Dios al mundo en nuestra carne, en condición humana, se abrió una nueva historia se generó una nueva creación, se promulgó un nuevo orden de cosas. Que esta Navidad, con las muchas lecciones de este inusitado año 2020, haya un nuevo resurgir, y para que sea tal que sea de la mano de Jesús, el Emmanuel. María y José nos ayuden y acompañen, los pastores y los reyes magos nos inspiren. Sigamos en todos la liturgia y las lecturas bíblicas que nos presenta la Iglesia, madre y maestra en la fe. ¡Llega la Navidad! Ánimo, llena tu casa de luces, tu mesa de manjares, tu pesebre de evocadoras figuras, tu rincón de delicados obsequios y tu corazón de ternura. Con todo ello rompamos la coraza de la indiferencia, de la desesperanza, del desamor, de la soledad, del egoísmo, de la soberbia, de la vanidad, del acaparamiento; pero en todo ello observemos las medidas de cuidado y los protocolos de bioseguridad para acoger y promover la vida como María y José en Nazaret y en la gruta de Belén. “Que esta Navidad sea para vivirla en austeridad de bullicio en el exterior y de riqueza en la vivencia interior. Que cada hogar sea un Nazaret y cada hogar sea un pesebre. ¡Ven, Señor Jesús! + Ovidio Giraldo Velásquez Obispo de Barrancabermeja

Sáb 28 Dic 2019

“Solo en la familia podremos vivir la auténtica comunión”

Con estas palabras el obispo de Palmira, monseñor Edgar de Jesús García Gil, resaltó la importancia de vivir en este tiempo de Navidad en unión familiar. “En estos días de Navidad, queridos amigos y amigas, yo quiero darles un saludo, pero basado en el ejemplo de la Sagrada Familia que encontramos en la cuna y en el pesebre de Belén”, afirmó. Recordó lo extraordinario de Dios, el haberle querido dar una familia a su Hijo Jesús. “Lo que significa que la familia sigue siendo importante, fundamental, extraordinaria y la salvación nos llega a nosotros a través de la familia. Por eso cuando contemplamos el pesebre de Belén, lo que estamos viendo es la familia que Dios quiere para nosotros”, aseveró. Invitó para que, en estos días de Navidad, en todos los pueblos y ciudades se reúnan en familia a vivir lo que hoy se conoce como ‘La comunión del amor’, único elemento que sostiene todos los valores fundamentales de la persona, la familia y la comunidad. “Yo los invito para que contemplando la Sagrada Familia le demos gracias a Dios y nosotros seamos también misioneros de la familia, en este año que termina y de aquí en adelante, porque somos hombres y mujeres que debemos ser misioneros permanentes de las propuestas de Dios y en este caso de la familia”, finalizó.

Sáb 28 Dic 2019

Fiesta de la Sagrada Familia

En el domingo después de Navidad, la Liturgia nos invita a celebrar la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, “cada pesebre nos muestra a Jesús junto a la Virgen y a San José en la gruta de Belén. Dios ha querido nacer en una familia humana, ha querido tener una madre y un padre como nosotros”. En este sentido, explica el padre Juan Carlos Liévano, director del departamento de Matrimonio y Familia de la Conferencia Episcopal de Colombia, “esta es una celebración que motiva a profundizar en el amor familiar, a examinar la propia situación del hogar y buscar soluciones que ayuden a la mamá, al papá y a los hijos a ser cada vez más ejemplo de la Familia de Nazaret”. “Hoy, al celebrar la fiesta de la Sagrada Familia la Iglesia invita a mirar a José, María y al Niño Jesús, quienes desde un principio tuvieron que enfrentar peligros y el exilio a Egipto, pero, aun así, fruto del amor y el diálogo, pudieron vencer las adversidades”, agregó. El sacerdote advirtió que la vida familiar no puede reducirse solo a los problemas de pareja, “ya que la familia es signo del diálogo Dios – hombre”, por lo que animó a los padres e hijos para que entren siempre en un diálogo de escucha sincera, teniendo como fuente de inspiración la oración en familia y el modelo de la familia de Nazaret. Finalmente, manifestó que Dios quiso nacer en el hogar de una familia humana, tener un padre y una madre, de ahí que el pesebre presente a Jesús junto a la Virgen María y a San José, en la gruta de Belén.

Dom 30 Dic 2018

Fidelidad, acompañamiento y formación enmarcan la fiesta de la Sangrada Familia

Para monseñor Omar de Jesús Mejía, obispo de Florencia, estos tres aspectos pueden llevar a un joven a tener una vida feliz y plena en Jesús. El prelado al referirse a la fidelidad, recordó como José, María y Jesús hicieron parte de una bonita familia, siendo fieles a la alianza que pactaron con Dios y entre ellos mismos. En este marco, invitó a todas las familias y de manera especial a los esposos a ser fieles y dar testimonio a sus hijos. En relación al acompañamiento, el prelado recordó el pasaje de la Biblia cuando José, María y Jesús suben a Jerusalén, y en un momento determinado se dan cuenta que su hijo no está con ellos y por eso lo buscan para acompañarlo, encontrándolo luego en el Templo haciendo las cosas del Padre. “Es una expresión que quisiera resaltar de manera particular, el trabajo y la cercanía que se debe tener con los jóvenes, tema que se resaltó en el Sínodo que se realizó en octubre pasado en Roma. (…) Los padres de familia deben acompañar a los jóvenes y hacer presencia con ellos (…) que bueno que todos nos preocupemos por acompañar más a nuestros jóvenes”, manifestó. Finalmente, al referirse al tema de la formación explicó como Jesús iba creciendo en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres, siguiendo el ejemplo que José y María le dieron. “Queridos padres de familia por favor formen a sus hijos desde niños y adolescentes, es allí cuando precisamente con apertura, ellos como una esponjita son ávidos y abiertos a la gracia y misericordia de Dios y a las enseñanzas de ustedes”, puntualizó.

Mié 26 Dic 2018

Descarga insumos para celebrar la Sagrada Familia

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través del departamento de Matrimonio y Familia pone a disposición de todos los fieles unos insumos para la celebración de la Eucaristía y la bendición de las familias en el marco de la fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José este 30 de diciembre. DESCARGA CELEBRACIÓN DE LA MISA DESCARGA BENDICIÓN FAMILIA El Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Elkin Fernando Álvarez, a través de un video mensaje, en nombre de todos los obispos animó a las familias a ser el espacio donde nazca Cristo. “En nombre de todos los obispos un saludo y un abrazo para todos los hogares colombianos, he invitarlos a pensar en sus hogares como el lugar u espacio donde Cristo ha querido nacer para traernos el amor de Dios, la verdad, el diálogo, la comprensión, la paz y la unidad perfecta.