"La fuerza de la familia reside esencialmente en su capacidad de amar"

Las lecturas bíblicas de hoy nos enseñan la importancia de la colaboración de José y María en la encarnación y nacimiento de nuestro Redentor. No es tenida en cuenta ni la grandeza ni el poder, sino la pobreza y la humildad. Escuchemos atentos.


Lecturas

Primera lectura: Is 7,10-14
Salmo: 24(23),1-2.3-4ab. 5-6
Segunda lectura: Rm 1,1-7
Evangelio: Mt 1,18-24


  CONTEXTO BÍBLICO

Las lecturas bíblicas de hoy nos presentan al hijo de María con dos nombres: “Emmanuel”, que significa “Dios con nosotros” y “Jesús”, que significa “El que salva”, nombres muy apropiados para conocer quién es el Niño, cuyo nacimiento esperamos. En primer lugar, nos enseña que él es Dios, infinito y eterno, pero no un Dios lejano, sino un Dios que está con nosotros, vive entre nosotros, es hombre como nosotros. Como lo expresa hoy san Pablo, “según la carne, es de la estirpe de David”, pero sin dejar de ser Dios, “constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios”.

El segundo nombre; “Jesús”, nos manifiesta que él se hizo hombre para salvarnos del pecado y de la muerte y hacernos hijos de Dios. Jesús es nuestro Salvador, nuestro Redentor.

Accede al contenido completo del plan


VISITA EL ESPECIAL DE ADVIENTO


Posted by Admin9834