Cristo es la puerta para la vida eterna

Reconocer a Jesús muerto y resucitado, nos lleva a reconocerlo como “Señor y Mesías”. Todos hemos sido salvados por Cristo y la liturgia de este domingo nos presenta a Cristo como la puerta por donde pasan los que quieren vida eterna


Lecturas

Primera lectura: Hch 2,14a.36-41
Salmo 23(22),1-3a. 3b-4.5.6 (R. 1)
Segunda lectura: 1P 2,20b-25
Evangelio: Jn 10,1-10


  CONTEXTO BÍBLICO

¿Qué dice la Sagrada Escritura? La primera lectura tomada de los Hechos de los Apóstoles 2,14.36-41, narra el primer discurso de Pedro a un auditorio judío (v.36) y la reacción que provoca en ellos (vs.37-41). El v. 36 es una apretada síntesis del mensaje pascual, “Sepan, pues, con plena seguridad todos los israelitas que Dios ha constituido Señor y Mesías a este Jesús, a quien ustedes crucificaron”. La expresión “Señor y Mesías” resalta la realeza de Cristo y el cumplimiento de las profecías mesiánicas. La resurrección constituye la gran señal de que Él es efectivamente el Hijo de Dios.

El salmo 22 es uno de los favoritos del salterio: por la tradición de David Pastor y por la culminación en la imagen del Buen Pastor. También por su sencillez y riqueza.

San Pedro, habla de las obligaciones de los cristianos. Después de haberlos exhortado a someterse a la autoridad civil, da instrucciones a determinados grupos particulares. A la correspondiente exhortación añade Pedro el incomparable cuadro de los sufrimientos del Señor (2,21b-24)

En el evangelio de Juan 10,1-10 se proclama a Cristo como puerta. Una fórmula solemne introduce una serie de referencias y situaciones tomadas de la vida de los pastores (vs. 1-5). Los fariseos no captan el sentido (v. 6). Jesús explicita ese sentido (vs 7-10). El significado de la puerta ya ha quedado formulado en los vs. 1-2: el uso o no uso de ella para entrar en el aprisco constituye a uno en pastor o ladrón. El v. 8 dice, que los guías de Israel, no hacen uso de la puerta, es decir, no aceptan a Jesús. El v. 9 comienza formulando la misma identificación Jesús-puerta, para pasar después a indicar las ventajas que reporta el entrar al aprisco por la puerta. Estas ventajas están formuladas en futuro porque su disfrute está condicionado al paso por la puerta.

¿Qué me dice la Sagrada Escritura? “Cristo padeció por vosotros, dejándoos un ejemplo, para que sigáis sus huellas… Sus heridas os han curado”. Pedro se dirige a todos los cristianos esclavizados y martirizados: hemos de recordar a Jesús maltratado y crucificado por nuestros pecados, inocente y paciente.

La figura de Cristo, como la puerta domina toda la liturgia de este domingo. Jesús es la Puerta. Las puertas de nuestros templos nos recuerdan esta verdad. Pero, entre todas, la principal debe ser para todos los fieles un llamado a entrar por Cristo, “Puerta” que nos conduce con seguridad al redil acogedor del Padre, para saborear la abundancia del alegre festín de la salvación.

Jesús llama a cada uno por su nombre, le da a cada uno una vocación singular. Quien pasa por la puerta que es Cristo, recibe de él una misión, una tarea, por eso este día se celebra la Jornada Mundial de las Vocaciones, no se trata únicamente del llamado para el ministerio sacerdotal, sino también de todas las vocaciones que el Pastor suscita para seguirlo con radicalidad.

¿Qué me sugiera la Palabra que debo decir a la comunidad? El crucificado ha sido constituido por Dios “Señor y Mesías”, como lo escuchamos en la primera lectura. Los que han tomado conciencia de la culpabilidad en la que se encuentran, preguntan: "¿Qué tenemos que hacer?” “Convertíos” y la actitud del creyente ante una ofensa hecha, "Bautizaos", ya que el perdón va asociado al bautismo y éste a la fe en el resucitado como Señor y salvador.

Al atardecer, los pastores llevaban los rebaños a un solo aprisco; ellos marchaban y las ovejas quedaban bajo la protección de un guarda, que estaba a la puerta. Nadie que no fueran los pastores podía entrar en el aprisco. Quien quiera robar las ovejas tendrá que hacerlo derribando las tapias. Las ovejas no van saltando tapias sino que salen por la puerta. Jesús se compara con la puerta. Solamente pasando por él se accede a los buenos pastos y se tiene vida en abundancia, vida eterna. Sólo los que entran por la puerta, que es Cristo, son auténticos pastores.

 CONTEXTO SITUACIONAL

El que el mismo Cristo se presente hoy como la puerta tiene una intención muy concreta. Puerta significa entrada, acogida, mediación, acceso. “El que entre por mí se salvará... encontrará pastos”. Cristo se revela como el enviado del Padre, el verdadero Maestro, la invitación a entrar, la bienvenida a la casa de Dios, a su Reino.

Las ovejas, que hacen uso de la puerta, es decir, los que aceptan a Jesús, están a salvo, gozan de plena libertad y tienen abundancia de pastos. Jesús no ha venido a imponer una reglamentación de cargas y prácticas. Una puerta de par en par jamás es obstáculo. Jesús ha venido para que los hombres vivan la pura alegría de saberse con sentido.

En un mundo que se plantea interrogantes radicales y urgentes, él aparece como la respuesta y el camino, como la clave que da sentido a nuestra existencia, como la única puerta de acceso a la verdad y la vida. Así nos lo ha presentado Pedro, en su discurso: Cristo es el único Salvador, en quien tenemos el perdón de los pecados, porque ha entregado su vida por nosotros.

  CONTEXTO CELEBRATIVO

La liturgia propone este domingo la figura de Cristo Buen Pastor como la puerta, quien entra por ella se salvará. En este día tiene lugar la jornada mundial de oración por las vocaciones, por aquellos que serán pastores según el corazón de Jesús. Jesús es el Buen Pastor prometido por Dios, es la única Puerta de salvación y nosotros somos el rebaño de su pertenencia, abierto a la conversión (primera lectura) y a la imitación del Pastor (segunda lectura). Cristo es nuestro Buen Pastor que nos conoce por nuestro nombre, conoce nuestras cualidades y defectos. Nos ama. Nos alimenta con los sacramentos y con su Palabra.

Seguimos en un clima que debe ser claramente pascual, centrado en la gran noticia de la resurrección de Cristo Jesús. Cristo ha hecho a su comunidad un entrañable don: ha querido que haya personas que colaboren con él para la guía y defensa del pueblo cristiano.


 Recomendaciones prácticas

  1. El Cuarto Domingo de Pascua tiene un marcado acento pastoral, se podría colocar la imagen del «Buen Pastor» en un lugar visible del templo con la frase “Yo soy el buen Pastor” u otra para el caso.
  2. Se celebra hoy la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones sacerdotales. Por esto, invitar a la comunidad a orar de manera más especial por las vocaciones al ministerio ordenado, así como por todos los ministros para que sean fieles al encargo recibido. Se podría tener en cuenta el mensaje del Santo Padre para esta ocasión.
  3. Pudiera seguirse el Prefacio de Pascua V: «Cristo sacerdote y víctima», p. 379 del Misal, por resaltar el papel oferente de Cristo, sacerdote, víctima y altar.
  4. En este día se celebra la Jornada Mundial de la Infancia Misionera.
  5. Recordar que el sábado 13 de mayo, es la memoria libre de Nuestra Señora de Fátima; oportunidad para invitar a la comunidad a continuar en el ambiente pascual en compañía de María, motivando el rezo del Santo Rosario en familia.

Posted by Admin9834