CELAM ratifica su compromiso en la lucha contra toda forma de explotación laboral

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el  Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), “ratifica su compromiso en la lucha contra toda forma de explotación laboral que vaya en detrimento del desarrollo integral de cualquier menor y ponga en riesgo su integridad física, mental y espiritual”.

En este sentido, el organismo colegiado, voz de los obispos de América Latina y el Caribe, en representación de las 22 Conferencias Episcopales, precisa que “la eliminación de la violencia contra la niñez es un eje que pasa por todos los ámbitos de nuestra sociedad, en este caso, el trabajo infantil es producto de una distorsión que el propio sistema económico tiene y solo unidos podremos construir caminos para el bien común como lo demanda la Doctrina Social de la Iglesia”.

Retomando las palabras del Papa Francisco en el marco de esta Cumbre Mundial: “con diálogo, creatividad, vigor, sepan encontrar caminos para alcanzar metas de desarrollo sostenible, erradicando el trabajo infantil en todas sus formas, insistiendo especialmente en las causas que lo originan”, exhorta a:

1. Promover acciones concretas y puntuales que permitan construir y visibilizar todo aquello que defienda y dignifique los derechos de la niñez en pos de ir entretejiendo redes colaborativas y fraternas garantes de la erradicación de las condiciones sociales, políticas económicas fomentadoras del trabajo infantil.

2. Abrir espacios de diálogo y construcción colectiva desde las bases que permitan articularnos con todo el continente americano como viva expresión del compromiso para erradicar todo tipo de violencia que atente contra la infancia. “Que Cristo reine en el mundo del trabajo” (Jorge Murcia Riaño). 

Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala el comunicado,  “en todo el mundo, 218 millones de niños de entre 5 y 17 años están ocupados en la producción económica” de los cuales “152 millones son víctimas del trabajo infantil; casi la mitad, 73 millones, están en situación de trabajo infantil peligroso”.

Sobre este flagelo agrega que “la OIT advierte que la pandemia de salud de COVID-19 y el consiguiente impacto económico y de mercado laboral están teniendo un gran impacto en la vida y los medios de vida de las personas”, en los que infelizmente los niños suelen ser los primeros en sufrir”.

Descargar comunicado

Posted by Diana Álvarez

Ingresa