Pasar al contenido principal

aborto

Vie 29 Abr 2022

Todo dispuesto para la XVI Marcha Nacional por la Vida en Colombia

El próximo sábado 30 de abril, la plataforma ciudadana Unidos por la Vida realizará la 16° Marcha Nacional por la Vida en Colombia, que busca "rechazar el aborto, pedir protección real para la mujer y exigirle al Congreso una ley que proteja la vida desde la fecundación hasta su muerte natural”. Así lo anunció José de Jesús Magaña Martínez, director de este movimiento provida, quien agregó además que, "este será un momento donde vamos a marchar para pedir que se anule la sentencia C 055 de febrero pasado, que permite el aborto para bebés de 6 meses de gestación”. El directivo observó que es importante recordar que "la vida es sagrada y que debe defenderse desde la concepción hasta su muerte natural, de manera especial cuando esta vida se encuentra más vulnerable, es decir, en el vientre materno y en el final de la misma". Se está coordinando para que por lo menos, la marcha se realice en 70 ciudades del país, como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Pereira y Manizales, entre otras. En Bogotá, la marcha comenzará a las 10:00 a.m. en el Parque Nacional , ubicado en la carrera 7 con la calle 39. En la invitación se anima para que los asistente lleven banderas de Unidos por la Vida, el pañuelo celeste de “Salvemos las 2 vidas”, banderas de Colombia, pitos y tapabocas. Por su parte, monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, obispo de Riohacha y presidente de la Comisión Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida. al unirse a esta iniciativa dijo: “Quisiera hacer una invitación, con mucha alegría, a todos los colombianos amantes de la vida, para que el próximo 30 de abril salgamos a las calles de nuestras ciudades, manifestemos nuestro amor por la vida y exijamos el respeto por la vida”. Cabe recordar que el 21 de febrero la Corte Constitucional de Colombia aprobó la despenalización del aborto hasta los seis meses o 24 semanas de embarazo. El fallo del alto tribunal decretó que: “La conducta del aborto solo será punible cuando se realice después de la vigésima cuarta (24) semana de gestación y, en todo caso, este límite temporal no será aplicable a los tres supuestos fijados en la Sentencia C-355 de 2006”.

Vie 4 Mar 2022

Miles de ciudadanos salieron a las calles a decir NO al aborto

Fueron miles de personas las que se congregaron este fin de semana, en las distintas plazas del país, para manifestarse en contra de la decisión de la Corte Constitucional, quien despenalizó el aborto hasta el sexto mes de gestación. Fue una jornada pacífica, donde asistieron religiosos, religiosas, sacerdotes, miembros de la Comisión de Vida de la Conferencia Episcopal y grupos próvida, para decir ¡SÍ a la vida, NO al aborto! A través de un manifiesto en contra del aborto, buscarán hacerle frente a la decisión de la Corte. Los asistentes dijeron que con la sentencia “se legalizó la pena de muerte para inocentes” y que el “pueblo” es el constituyente primario, por lo que están “indignados” con el fallo de los magistrados. La mayoría de los manifestantes, aseguraron que continuarán movilizándose por las calles, en contra de esta decisión y acudirán a las instancias necesarias para contrarrestar lo que califican como un “infanticidio. “Le enviamos un mensaje al mundo, que no nos resignaremos y que no descansaremos hasta que se restablezca y se garantice el derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, aseguraron. DESCARGAR MANIFIESTO POR LA DEFENSA DE LA VIDA [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Jue 24 Feb 2022

Llora el corazón

Por: Luis Fernando Rodríguez Velásquez - Es cierto, no puede ser para menos. Decretar la despenalización total del aborto, más que ser una expresión de desarrollo y progreso de un pueblo, es un signo de la forma como ese mismo pueblo se encuentra inmerso en una terrible crisis antropológica, donde ni siquiera es capaz de respetarse y valorarse a sí mismo, dando prelación a las emociones subjetivas y derechos individuales, considerándose dueño y señor del mundo y de la creación. Una crisis que ha llevado a la inversión plena de los valores, donde, por ejemplo, se lucha y defienden los “derechos” de los animales, y a hasta de “los de un humedal”, condenando a pena de cárcel a la persona que atenta contra la vida de un animal doméstico o derribe un árbol sin permiso de la entidad correspondiente. Pero cuando se trata de un ser humano, la cerrazón y la no aceptación de que ese ser que la mujer lleva en su vientre es otro ser que no le pertenece y que por eso mismo merece vivir, se desconoce y hasta se busca su eliminación. Llover sobre mojado ahora no sirve para nada. Pero no sobra recordar lo que el Papa Juan Pablo II, en su encíclica “el Evangelio de la vida” dijo: “Algunos intentan justificar el aborto sosteniendo que el fruto de la concepción, al menos hasta un cierto número de días, no puede ser todavía considerado una vida humana personal. En realidad, «desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... la genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: una persona, un individuo con sus características ya bien determinadas. Con la fecundación inicia la aventura de una vida humana, cuyas principales capacidades requieren un tiempo para desarrollarse y poder actuar». Aunque la presencia de un alma espiritual no puede deducirse de la observación de ningún dato experimental, las mismas conclusiones de la ciencia sobre el embrión humano ofrecen «una indicación preciosa para discernir racionalmente una presencia personal desde este primer surgir de la vida humana: ¿cómo un individuo humano podría no ser persona humana?» (n. 60). Aquí no se trata emitir juicios de valor sobre las razones por las que una mujer accede al aborto. Son muchas y llevan a entender, no a enjuiciar su decisión. Lo que preocupa es que se confunda el ejercicio de la libertad de las personas, hombres mujeres, personal de salud, etc., con la obtención y ganancia de unos derechos que atentan, sin lugar a dudas, contra el derecho fundamental de todo individuo como es la vida. El vientre de toda mujer es cuna de la vida, y ahora, para muchas mujeres, se va convertir en sepulcro de vidas inocentes. Los y las sicólogas que acompañan a las mujeres que han abortado, así hubieran tenido las razones presuntamente válidas, saben muy bien que en su inmensa mayoría quedan afectadas por el llamado “síndrome post aborto”. Y es que, aún sin quererlo, la voz de la conciencia, que ilumina y sabe muy bien lo que es bueno y es malo, pesa y deja una huella prácticamente indeleble. ¡Qué interesante hubiera sido que en los debates de las altas cortes, hubieran dado voz a las mujeres que han abortado para conocer a fondo sus dolores y sentimientos de culpa que van más allá de las convicciones religiosas que digan tener! Llora el corazón. Sí, pero no nos podemos quedar llorando. La vida sigue y para los colombianos, para los hombres y mujeres de buena voluntad y los católicos en general convencidos del valor no negociable de la vida humana, la historia sigue su rumbo. Y toca hacernos la pregunta, ¿qué sigue? 1. Seguir anunciando el Evangelio de la vida. Es decir, la buena nueva de la vida, que como don de Dios, debe ser salvaguardada. 2. Intensificar la oración y pedir a Dios que cambie los corazones de piedra de quienes se abrogan el poder sobre la vida humana, para que reconozcan que los seres humanos no somos dueños de la vida, sino sus administradores y cuidadores y seamos capaces todos de entender que no toda ley, por ser ley, es justa. Lo legal no necesariamente es legítimamente moral. 3. Recordar, sobre todo al personal de salud, y especialmente a los médicos que un día hicieron el juramento hipocrático, que en la constitución colombiana sigue vigente el principio de objeción de conciencia ante leyes que pueden ser consideradas inicuas. El Artículo 18 de la Constitución Política dice: “Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia”. Las instituciones y profesionales de salud, desde hace varios años, tienen ya definidos los protocolos para el ejercicio de este derecho constitucional. 4. Acompañar con corazón lleno de compresión y compasión a las familias y mujeres que se encuentren en circunstancias que las estén llevando a la posible toma de la decisión de abortar. Según entiendo, incluso en la misma ley que aprueba el aborto, se abre la puerta para que la entrega de los hijos en adopción sea una alternativa válida. 5. Acompañar a las mujeres que han abortado para que a su vez, reconocida su acción, y fortalecidas por el amor y la misericordia divinas, se conviertan en defensoras y educadoras de la vida naciente, especialmente ante las adolescentes y jóvenes que resulten embarazadas. Hay que recordar que el Papa Francisco amplió la facultad de absolver el delito del aborto a todos los presbíteros que legítimamente están ejerciendo el ministerio. 6. A las mujeres y a quienes les ayuden a realizar el aborto (familiares, amigos, parejas, personal de salud, etc.) creyentes y temerosos y temerosas de Dios, no sobra recordarles el mandamiento de no matar, que tiene su origen en la ley natural del cuidado y respeto de la vida en todas las etapas de su desarrollo. Finalmente, unas reflexiones conclusivas. En el grupo de magistrados de la Corte que aprobaron la despenalización del aborto habían cuatro mujeres. Tres de ellas no lo aprobaron. ¿No sería que latía en sus corazones de mujeres, hijas y posibles madres, el sentimiento maternal propio de quienes están llamadas a dar la vida? ¿No sería que los varones y una mujer que aprobaron la nefasta ley del aborto pudieron estar movidos más por “quedar bien” ante la fuerza mediática y presiones del momento que por ser valientes defensores de la verdad de la vida humana? Personalmente pude ser testigo, en la Clínica Universitaria de la Pontifica Bolivariana, donde se tiene la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, Santa Gianna Beretta (madre de familia que prefirió dar su vida con tal de no abortar a su hijo), de como bebés de 22 semanas eran recibidos allí, y a través del llamado programa canguro, se desarrollaron y hoy son personas jóvenes y adultos que comparten con sus familias el don maravilloso de la vida. ¿Cómo llegar a autorizar que hasta las 24 semanas, libremente, y después con las tres antiguas causales, se pueda eliminar un bebé en estas condiciones de viabilidad? Mas que un aborto, es un infanticidio. Llora el corazón y elevamos súplicas a Dios, que es rico en misericordia, por todos los hombres y mujeres de Colombia, tristes y afligidos, para que reconozcamos el valor sagrado de la vida humana, y no solo la del embrión en el vientre materno, sino la de toda vida humana que está siendo amenazada de muerte todos los días por la violencia en todas sus formas y con la eutanasia. Dios nos libre del mal y nos bendiga. + Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Mar 22 Feb 2022

"El aborto directo es un acto inmoral y una práctica violenta contraria a la vida"

Así lo expresa la Conferencia Episcopal de Colombia, luego de la decisión tomada este lunes 21 de febrero, por la Corte Constitucional, que decreta: “La conducta del aborto solo será punible cuando se realice después de la vigésima cuarta (24) semana de gestación y, en todo caso, este límite temporal no será aplicable a los tres supuestos fijados en la Sentencia C-355 de 2006”. En un comunicado los obispos al expresar su perplejidad y profundo dolor, observan que no se puede minimizar que todo embarazo implica la existencia de otro ser humano, distinto al de la madre, que está en estado de indefensión y vulnerabilidad, por tanto tiene el derecho a formar parte de una familia. "Sostener que los derechos a la vida y a recibir la protección del Estado, amparados por la Constitución (cf. art. 2. 5. 9), no lo cobijan desde el momento de su concepción, es una afrenta a la dignidad humana. Por lo mismo, tutelar el supuesto derecho a suprimir una vida humana inocente, pone en riesgo el fundamento mismo de nuestro orden social y del Estado de Derecho. El aborto directo es un acto inmoral y una práctica violenta contraria a la vida". Los obispos al mencionar el artículo 95 de la Constitución política de Colombia, aseveran que el problema del aborto no puede limitarse solo a la mujer en embarazo, sino que reclama además la solidaridad de la sociedad entera. "Ya que esta virtud permite crear alternativas de bien, allí donde el mal se enarbola como única opción, queremos ser los primeros en ayudar a encontrar la opción buena cuando el aborto parece ser la solución. Lo hacemos en nombre de Aquel que vino a traer vida en abundancia, con la esperanza de que también el Estado, así como todos los compatriotas de buena voluntad, no escatimarán esfuerzos para proteger y promover la vida humana, aun en las circunstancias más complejas", concluyen. El mensaje que lleva por título: ¡Recurramos todos a la solidaridad creativa en favor de la vida!, fue firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá; el vicepresidente, monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, arzobispo de Popayán; y el secretario general, monseñor Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Lun 27 Dic 2021

Iglesia invita a vencer los flagelos que causan nuevos Mártires Inocentes

La Iglesia Católica celebra el 28 de diciembre la fiesta de los Santos Mártires Inocentes, aquel grupo de niños que murió sin culpa a manos del Rey Herodes quien buscaba matar al Niño Jesús. En este contexto, el padre Raúl Ortiz Toro, director del Departamento de Doctrina y Promoción de la Unidad y el Diálogo (PUD), nos recuerda que esta fecha es utilizada por muchas personas para hacer bromas, contrario a ello, anima a incentivar acciones concretas en favor de la niñez. En un mensaje dedicado a reflexionar sobre esta celebración el sacerdote apunta que hoy día los “nuevos Mártires Inocentes sufren maltrato o muerte a causa del hambre, la violencia social e intrafamiliar, el desplazamiento, los abusos, el aborto, etc., flagelos que el cristiano está llamado a derrotar”. Así también, anima para que al interior de las familias se viva un ambiente como el vivido por la familia de Nazaret, espacios cálidos, donde prime el diálogo y la armonía. Al respecto, finaliza su intervención planteando un interrogante: ¿Qué estamos haciendo para que nuestro hogar sea un ambiente de afecto sincero y de paz?

Vie 5 Nov 2021

Episcopado ofrece formación para profesionales de la salud

La Comisión Episcopal y el Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), unidos a un equipo de abogados y médicos especialistas, han programado para este sábado 06 de noviembre, de 9:00 a.m. a 12:00 m. hora Colombia, la jornada de formación para profesionales de la salud. Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro, obispo de la Diócesis de Pasto, será el encargado de hacer la apertura a esta actividad, que según lo han manifestado sus organizadores consiste en “dar respuesta a la pregunta: Cómo humanizar la atención al paciente y conocer las herramientas legales para la objeción de conciencia frente a las nuevas disposiciones en los temas de aborto y eutanasia”. Igualmente, este espacio de diálogo y reflexión busca dar respuesta a las exigencias de las nuevas reglamentaciones frente a las temáticas de la vida naciente y el término de la misma. Temas y conferencistas Estado actual de regulación y herramientas legales para quienes no acuden a la eutanasia; Dr. Juan Camilo Ramírez, abogado y director de Vita Foundation; Vida - Respuesta desde el Magisterio de la Iglesia, padre Juan Carlos Liévano, director de los Departamentos de Matrimonio y Familia en la CEC; Humanización de la salud desde la acreditación, Dra. Luz Marly Sánchez; El dolor y el sufrimiento desde la perspectiva de la salud, Dr. Juan Guillermo Ortiz, médico y director general de la Clínica Unisabana; Descripción del manifiesto y herramientas disponibles en la CEC, monseñor Francisco Ceballos Escobar, presidente de la Comisión Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida. Público Podrán asistir profesionales de la salud, capellanes de clínicas y hospitales, personal de entidades prestadoras de salud católicas o entidades interesadas en el tema. Inscripciones El evento se desarrollará a través de la plataforma Teams. Los interesados se podrán inscribir en el siguiente Link: https://bit.ly/3pXzcUN o usando el código QR designado para este fin. Información Mayor información se pueden comunicar a los celulares: 310 8238379 - 315 3609898

Mar 27 Abr 2021

Primer Congreso Internacional Unidos por la Vida

En el marco de los 15 años de la Marcha Nacional por la Vida en Colombia, la plataforma ciudadana ‘Unidos por la Vida’ realizará el próximo 1 de mayo el primer Congreso Internacional Unidos por la Vida, cuyo objetivo es “fortalecer la defensa de la vida en los diferentes ámbitos de trabajo provida”. Sus organizadores han señalado que “la defensa de la vida está triunfando en muchos países” y que cada vez son más las naciones que adoptan “legislaciones y políticas en defensa y promoción de la vida desde el momento de la fecundación hasta su muerte natural”. Es por esta razón que animan a los colombianos a participar en esta iniciativa por el respeto a la vida. Por cuenta de la pandemia el evento se realizará de manera virtual y estará marcado por dos momentos: De 8:00 a.m. a las 12:00 m., se ofrecerán exposiciones con invitados internacionales, quienes contarán experiencias exitosas en sus países; y de 2:00 a 6:00 p.m., se desarrollarán unos paneles temáticos donde participarán varios especialistas, cada participante podrá optar en escoger la mesa temática que le interese. Entre los ponentes se encuentran: Katarzyna Gęsiak, directora de Ordo Iuris Institute de Polonia que han contribuido a lograr el blindaje de la constitución de Polonia contra el aborto; el diputado Tomas Jose Zambrano del Congreso de Honduras, quien lideró el blindaje a favor de la vida y contra el aborto de la constitución en ese país; la diputada española Lourdes Monasterio España, quien está dando una gran batalla frente a la eutanasia y el aborto; la secretaria del Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, Angela Vidal Granda da Silva Martins, entre otros. Se espera contar con la participación de movimientos y grupos provida que tienen un destacado trabajo en Colombia y en otros países, en áreas como: centros de apoyo a la mujer, atención post aborto, acción en las redes sociales, comunicación, acción en el lobby cívico- político, el derecho, movilización ciudadana, la medicina y la bioética. La participación en este congreso internacional tiene un costo de seis dólares. Para mayor información los interesados podrán ingresar [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Mié 10 Mar 2021

CEC en foro: “La Defensa de la Vida desde el Legislativo”

“La defensa de la vida es un derecho que corresponde a la naturaleza humana, a la dignidad que toda persona tiene por ser imagen y semejanza de Dios”. Con estas palabras, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo de Santa Rosa de Osos y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), intervino en el Foro: “La Defensa de la Vida desde el Legislativo”, convocado por la Presidencia de la Cámara de Representantes, este miércoles 10 de febrero. El prelado evocó al Papa Francisco, quien insistentemente ha dicho que “la defensa de la vida humana no es cuestión de derechos que se tengan que poner, porque no son derechos que la persona humana lleva, sino es cuestión de humanidad”. Recordó cómo el Catecismo de la Iglesia católica indica que la vida humana debe ser tenida como sagrada, porque esta es fruto de la acción creadora de Dios. “Solo Dios es Señor de la vida, desde su comienzo hasta su término, nadie en ninguna circunstancia puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”. Frente a esto, el prelado hizo un llamado a la sociedad civil y a las autoridades legislativas para que los derechos de toda persona sean reconocidos y respetados, y, agregó: “Estos derechos no son subordinados ni a los individuos, ni a los padres, ni son una concesión de la sociedad o del Estado, sino que pertenecen a la naturaleza humana y son inherentes a la persona”. Agradeció a todos los hombres y las mujeres que trabajan con convicción en la defensa de la vida, así como a las diferentes confesiones religiosas y organismos de otra índole que se unen para salvaguardar la vida de las personas desde su concepción hasta la muerte natural. Su intervención finalizó recitando el Salmo 138, una oración en la que se reconoce que Dios es creador y que sostiene en todo momento la vida de cada persona. Con este espacio, propuesto por la bancada pro vida del Congreso de la República y organizado por la presidencia de la Cámara de Representantes, se logró analizar y escuchar desde diferentes perspectivas todo lo inherente a la lucha en defensa de la vida, los cuidados paliativos y la eutanasia, entre otros temas relacionados, contó además, con la intervención de expertos nacionales e internacionales de distintos sectores sociales.