Pasar al contenido principal

caridad

Lun 4 Jul 2022

SUBSIDIO: Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

El domingo 19 de junio, la Iglesia Católica, en Colombia y otros países, celebran la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi), que tiene como finalidad proclamar la fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía. Para animar esta celebración, el Departamento de Liturgia de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), con la colaboración de padre Diego Uribe, ofrece un subsidio como apoyo para la preparación y celebración de esta solemnidad.Este material va dirigido propiamente a los agentes de la pastoral litúrgica parroquial, en el que se ofrece un esquema para la celebración de la Misa, la procesión eucarística y la bendición eucarística. Claves para vivir esta solemnidad Al respecto de esta festividad religiosa y popular con más de 700 años de historia, el padre Jairo de Jesús Ramírez Ramírez, director del Departamento de Liturgia del Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), exhorta para que el Corpus Christi haga de todos mejores seres humanos y caritativos. En este contexto, proponetres accionesconcretas para que los fieles vivan este día:participar en la Sagrada Eucaristía; haceroración personal, guiados por la palabra de Dios; yvisitar a los enfermos. Descargar SUBSIDIO

Mié 26 Ene 2022

Papa Francisco: "El enfermo es siempre más importante que su enfermedad"

Al acercarse la fecha de la Jornada Mundial del Enfermo, que se animará el próximo 11 de febrero de 2022, deseamos recordar el mensaje que el Papa Francisco ha enviado para esta ocasión, titulado: “Sean misericordiosos así como el Padre de ustedes es misericordioso. (Lc 6,36). Estar al lado de los que sufren en un camino de caridad”. A partir de cinco puntos, el Pontífice desarrolla su reflexión: “misericordiosos como el Padre”, Jesús, en su carácter de “misericordia del Padre”, el hecho de “tocar la carne sufriente de Cristo”, los centros de asistencia sanitaria como “casas de misericordia” y la “misericordia pastoral” que debe ser, precisamente “presencia y cercanía”. “Misericordiosos como el Padre” Recuerda que, "la misericordia es el nombre de Dios por excelencia, que manifiesta su naturaleza, no como un sentimiento ocasional, sino como fuerza presente en todo lo que Él realiza. Es fuerza y ternura a la vez. Por eso, podemos afirmar con asombro y gratitud que la misericordia de Dios tiene en sí misma tanto la dimensión de la paternidad como la de la maternidad (cf. Is 49,15), porque Él nos cuida con la fuerza de un padre y con la ternura de una madre, siempre dispuesto a darnos nueva vida en el Espíritu Santo". “Jesús, misericordia del Padre” En este aspecto el Pontífice destaca que el testigo supremo del amor misericordioso del Padre a los enfermos es su Hijo unigénito. "¡Cuántas veces los Evangelios nos narran los encuentros de Jesús con personas que padecen diversas enfermedades!". Reconoce, la incansable y generosa labor de los diferentes agentes de la salud, sobre todo en tiempos de pandemia. Además, hace notar la experiencia vivida por muchos enfermos, que en su última etapa de existencia y en las unidades de cuidados intensivos, tuvieron que experimentar la soledad por la falta de afecto y la lejanía de sus familiares. "He aquí, pues, la importancia de contar con la presencia de testigos de la caridad de Dios que derramen sobre las heridas de los enfermos el aceite de la consolación y el vino de la esperanza, siguiendo el ejemplo de Jesús, misericordia del Padre". Tocar la carne sufriente de Cristo El obispo de Roma, advierte que la invitación de Jesús es clara, "ser misericordiosos como el Padre" y allí advierte los agentes sanitarios y voluntarios juegan un papel importante. Queridos agentes sanitarios, su servicio al lado de los enfermos, realizado con amor y competencia, trasciende los límites de la profesión para convertirse en una misión. Sus manos, que tocan la carne sufriente de Cristo, pueden ser signo de las manos misericordiosas del Padre. Sean conscientes de la gran dignidad de su profesión, como también de la responsabilidad que esta conlleva". Al resaltar los avances progresivos de la ciencia médica, el avance de las nuevas tecnologías para el desarrollo de tratamientos y los espacios de investigación para erradicar enfermedades, también advirtió que, esto, no debe hacer olvidar la singularidad de cada persona enferma, con su dignidad y sus fragilidades. "El enfermo es siempre más importante que su enfermedad y por eso cada enfoque terapéutico no puede prescindir de escuchar al paciente, de su historia, de sus angustias y de sus miedos. Incluso cuando no es posible curar, siempre es posible cuidar, siempre es posible consolar, siempre es posible hacer sentir una cercanía que muestra interés por la persona antes que por su patología. Por eso espero que la formación profesional capacite a los agentes sanitarios para saber escuchar y relacionarse con el enfermo". Los centros de asistencia sanitaria, casas de misericordia El Papa recuera en su cuarto punto que esta “también es una ocasión propicia para centrar nuestra atención en los centros de asistencia sanitaria”, gracias a “la misericordia hacia los enfermos” que “ha llevado a la comunidad cristiana a abrir innumerables posadas del buen samaritano, para acoger y curar a enfermos de todo tipo, sobre todo a aquellos que no encontraban respuesta a sus necesidades sanitarias, debido a la pobreza o a la exclusión social, o por las dificultades a la hora de tratar ciertas patologías”. El Papa llama la atención sobre la población más vulnerable “los habitantes de las zonas más pobres del planeta, donde a veces hay que recorrer largas distancias para encontrar centros de asistencia sanitaria. Aún queda un largo camino por recorrer y en algunos países recibir un tratamiento adecuado sigue siendo un lujo. Lo demuestra, por ejemplo, la falta de disponibilidad de vacunas contra el virus del Covid-19 en los países más pobres; pero aún más la falta de tratamientos para patologías que requieren medicamentos mucho más sencillos”. A lo que agrega, “deseo reafirmar la importancia de las instituciones sanitarias católicas: son un tesoro precioso que hay que custodiar y sostener. ¡Cuántos fundadores de familias religiosas han sabido escuchar el grito de hermanos y hermanas que no disponían de acceso a los tratamientos sanitarios o que no estaban bien atendidos y se han entregado a su servicio! Aún hoy en día, incluso en los países más desarrollados, su presencia es una bendición”. La misericordia pastoral: presencia y cercanía Al reconocer las fortalezas que ha desarrollado la pastoral de la salud, a lo largo de estos 30 años, también advierte sobre la discriminación que padecen hoy los pobres y enfermos, se trata de la falta de atención espiritual. "No podemos dejar de ofrecerles la cercanía de Dios, su bendición, su Palabra, la celebración de los sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y maduración en la fe" y agrega "quisiera recordar que la cercanía a los enfermos y su cuidado pastoral no sólo es tarea de algunos ministros específicamente dedicados a ello; visitar a los enfermos es una invitación que Cristo hace a todos sus discípulos". Al concluir su mensaje el obispo de Roma, puso bajo el amparo de Jesús y la Virgen María, a todos los enfermos y sus familias, para que encuentren sentido, consuelo y confianza. Así también, oró por los agentes sanitarios, para que llenos de Dios, ofrezcan a los pacientes, además de los cuidados adecuados, su cercanía fraterna. Mensaje de la Jornada Mundial del Enfermo 2022 [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Mar 5 Oct 2021

La caridad, ruta de navegación del nuevo obispo de Cúcuta

El obispo electo de la Diócesis de Cúcuta José Libardo Garcés Monsalve, ha dicho que dentro de su plan pastoral a seguir está el acompañar y trabajar por los pobres, los más necesitados, los migrantes y todos aquellos que viven en las periferias. “El papa Francisco nos ha convocado a todos en su magisterio, llegar a todos y, precisamente la salida misionera es uno de los propósitos que tengo para que junto al presbiterio y todos los agentes de pastoral, hagamos camino sinodal, caminemos juntos anunciando a nuestro Señor Jesucristo”. En una entrevista concedida al centro de comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta, el prelado resaltó también, que, continuará acompañando al presbiterio diocesano, religioso, seminaristas y a todo el pueblo de Dios en la tarea del anuncio gozoso del Evangelio. “Me pongo en las manos de Dios y convoco a todo el presbiterio y a los fieles a hacer camino sinodal, a caminar juntos para que la fe, la esperanza y la caridad puedan crecer en esta porción del pueblo de Dios que se me ha confiado”. La caridad ocupa un lugar importante dentro del plan pastoral Cabe resaltar que, monseñor Garcés Monsalve, venía desempeñándose desde hacía 8 meses como administrador diocesano de esta Iglesia particular, por lo que al ser interrogado sobre la impresión del trabajo que allí se adelanta, destacó entre algunos aspectos: la fe viva de los creyentes, un presbiterio trabajador, el trabajo social y la caridad que se vive por los más necesitados. “La caridad ocupa un lugar importante dentro del plan pastoral y creo que lo han venido haciendo con mucho fervor y celo pastoral, quisiera que entre todos reforzáramos esa vivencia de la caridad como fruto maduro de la vida cristiana”. Gratitud a la Diócesis de Málaga De la Diócesis de Málaga-Soatá, ubicada en el Departamento de Santander, donde estuvo por 5 años, el prelado recordó con alegría y entusiasmo sus visitas pastorales por las veredas visitando a los campesinos y compartiendo con ellos el mensaje del Evangelio. Igualmente, expresó su agradecimiento y gratitud al clero y, a todos aquellos que le acompañaron durante su paso por esta Jurisdicción. Finalmente, colocó en manos de Dios este nuevo camino pastoral y pidió de todos sus oraciones, así como también, asumió el compromiso de orar a diario ante el Santísimo Sacramento por la labor que se ha de realizar en esta porción del pueblo de Dios que se le ha confiado. Posesión Canónica Mons. Garcés Monsalve tomará posesión Canónica de la sede, el próximo 20 de noviembre a las 9:00 a.m. en la Catedral San José de la ciudad de Cúcuta.

Vie 12 Feb 2021

Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2021

El Vaticano hizo público este 12 de febrero el Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2021, titulado “Miren, estamos subiendo a Jerusalén... (Mt 20,18). Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad”. A pocos días de iniciar el tiempo de la Cuaresma el Papa Francisco en su mensaje, anima a renovar la fe, a saciar la sed con el “agua viva” de la esperanza y a recibir con el corazón abierto “el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo”. Así mismo, invita además a renovar las promesas de nuestro Bautismo. En este contexto, observa que el ayuno, la oración y la limosna, son la expresión de una verdadera conversión que “permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante". También recomienda acoger y vivir la Verdad que se manifestó en Cristo. "Esta Verdad no es una construcción del intelecto, sino que es un mensaje que recibimos y podemos comprender gracias a la inteligencia del corazón, abierto a la grandeza de Dios". El Papa exhorta para que en este tiempo de Cuaresma se viva el ayuno, pero como una 'experiencia de privación'. "Haciendo la experiencia de una pobreza aceptada, quien ayuna se hace pobre con los pobres y “acumula” la riqueza del amor recibido y compartido (...) Ayunar significa liberar nuestra existencia de todo lo que estorba, incluso de la saturación de informaciones —verdaderas o falsas— y productos de consumo, para abrir las puertas de nuestro corazón a Aquel que viene a nosotros pobre de todo, pero «lleno de gracia y de verdad» (Jn 1,14): el Hijo de Dios Salvador". También, en su mensaje se refiere a la esperanza como un manantial de "agua viva" que permite continuar el camino de todo cristiano. “En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura”. Por último, se refiere a la caridad, señala que esta se evidencia viendo al prójimo crecer. "La caridad es el impulso del corazón que nos hace salir de nosotros mismos y que suscita el vínculo de la cooperación y de la comunión (…) Lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca, sino que se transforma en una reserva de vida y de felicidad". Finalmente, observa el momento de abandono, angustia y sufrimiento que viven muchas personas por causa la pandemia del Covid-19, advirtiendo que es ahí donde se puede expresar la caridad, cuidando de quienes se encuentran en estas condiciones de vulnerabilidad. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar mensaje[/icon]

Sáb 3 Oct 2020

Óbolo de San Pedro: domingo 4 de octubre

La Iglesia Católica, recordando la importancia de la colecta del Óbolo de San Pedro, destinada al apoyo de las obras sociales, humanitarias y de caridad del Papa en el mundo, invita a los bautizados a apoyar esta iniciativa, que tradicionalmente se lleva a cabo en proximidad de la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, el 29 de junio, pero que a causa de la situación sanitaria que enfrenta el mundo a cuenta del Covid-19, fue trasladada para el 4 de octubre. En este marco, la colecta para el 2020, en Colombia, presenta un concepto pastoral orientado a “fortalecer en el pueblo colombiano el afecto hacia el Santo Padre, manifestado especialmente en la oración, y demostrar que juntos, aún en momentos de dificultad como los actuales, desde nobles esfuerzos podemos ayudar a muchas personas vulnerables en distintos lugares del mundo”, explican los organizadores de la campaña. Oremos por el Papa y ayudémosle a ayudar a muchos Siguiendo esta intención, la colecta en apoyo a la caridad del Papa presenta dos líneas centrales: la oración, bajo la idea fuerza: “Él lo hace por nosotros… ¡Recemos por el Papa!”; y la solidaridad: “Un donativo con la profundidad del amor y la dimensión de la esperanza”. ¿Cómo vincularse? Canales de donación: -La parroquia. - La cuenta de ahorros Davivienda 014542872, a nombre de Nunciatura Apostólica. - En línea: https://www.colectadelpapa.co/ ( Botón 'Haz tu ofrenda' ) Destinación de la colecta El Óbolo tiene un doble propósito: - Apoyar las obras de caridad del Papa en favor de los más necesitados. - Sostener la misión universal del Santo Padre desde la Curia Romana y más de cien Representaciones Pontificias en el mundo. Unidos en oración Otra particularidad de la campaña, para este año, es su alto componente digital y la profundización en el uso de los diversos canales de comunicación, por lo que se invita a rezar en familia el Santo Rosario por las intenciones del Papa, el sábado 3 de octubre, a las 5 de la tarde, a través del canal Cristovisión, con transmisión en las redes sociales de este medio y de la Conferencia Episcopal de Colombia, en Facebook: / episcopadocol. Hashtag: #ÓboloDeSanPedro #DonaConAlegría

Vie 2 Oct 2020

Este sábado: Santo Rosario por la salud e intenciones del Papa

Como preparación para la jornada del Óbolo de San Pedro, que a causa de la situación sanitaria que enfrenta el mundo a cuenta del Covid-19, fue trasladada para el 4 de octubre, la Iglesia en Colombia invita a “unirse en oración, como gran familia católica, por la salud y las intenciones del Santo Padre”. Recordando que la colecta del Óbolo de San Pedro apoya las obras de caridad del Papa en favor de los más necesitados y el sostenimiento de la misión universal del Santo Padre desde la Curia Romana y más de cien Representaciones Pontificias en el mundo, insiste en la importancia de “manifestar nuestro apoyo al pontífice, a su ministerio”. Él lo hace por nosotros… ¡Recemos por el Papa! “El Papa ha elegido el día de San Francisco, su patrono ministerial, para esta colecta que nosotros anticipamos en ferviente oración con el Santo Rosario (…) Quiero invitarlos a rezar por el Santo Padre, por sus intenciones, en familia y como gran familia católica, este sábado, 3 de octubre, a las 5 de la tarde, transmitido en vivo por el canal Cristovisióny redes sociales el episcopado colombiano”, ha manifestado monseñor Luis Mariano Montemayor, Nuncio Apostólico en Colombia. Un donativo con la profundidad del amor y la dimensión de la esperanza Canales de donación: - La parroquia. -Cuenta de ahorros Davivienda 014542872, a nombre de Nunciatura Apostólica. -En línea: https://www.colectadelpapa.co/ ( Botón 'Haz tu ofrenda' ). Hashtag: #ÓboloDeSanPedro #DonaConAlegría

Mar 14 Jul 2020

Caridad, cuidado, esperanza

Por: Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid - El momento que vivimos es un momento complejo, que exige de todos nosotros reflexión y análisis.Con la difusión del virus COVID-19 se han suscitado muchos cambios y necesitamos reflexionar y profundizar en elementos importantes de nuestra vida, quiero con los queridos lectores de LA VERDAD, entrar en algunos de ellos. Caridad:Los tiempos difíciles que vivimos han revelado la fragilidad de la humanidad, pero han servido para que reconozcamos los valores que nos distinguen y la grandeza de la fe que nos sostiene.La Iglesia Católica, como lo ha hecho a lo largo de los siglos ha mostrado su mejor rostro en la vivencia de la caridad.En efecto, hemos reconocido que es justamente en estos tiempos cuando se revela de modo singular toda la grandeza humana que nos regala la fe, la que nos motiva a compartir, a ser generosos, a reconocernos en el hermano y a generar todas las posibilidades para poder vivir la solidaridad con un espíritu verdaderamente fraternal, con un espíritu de caridad.El balance de nuestra caridad, el trabajo de muchos laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas, la generosidad de los benefactores, tiene que crecer. Quiero que pensemos en todas las iniciativas que se han desarrollado para podernos ayudar, para podernos acompañar, para sentir la gracia de la fe y la alegría de ser comunidad. No ha faltado la Palabra Divina, predicada y anunciada con gozo, no ha faltado la celebración de la fe, recurriendo a tantos y tan valiosos medios de comunicación: La Emisora Vox Dei y el Periódico La Verdad, los modernos medios de transmisión en las redes sociales, y no ha faltado la oportuna y bendecida oportunidad de asistir a los necesitados, de estar cerca del que sufre.Vivamos lo que nos resta de esta situación tan compleja que ha generado la pandemia del CORONAVIRUS con la convicción profunda que nos da la fe, con la fraternidad iluminada por la caridad, con la gozosa disponibilidad para compartir con amor. El cuidado: En latín cuidar se dice curar. Sí, cuidarnos es curarnos, acompañarnos fraternalmente, servirnos mutuamente con responsabilidad y alegría. Cuidarnos se volvió un imperativo social, un compromiso que nos exige las más firmes actitudes, que nos pide agotar todos los esfuerzos para que el hermano, el vecino, el amigo, el que no conocemos, sea objeto de nuestra atención y de nuestro cuidado.Tenemos que pensar en el bien de los otros, que es nuestro bien y hace parte de nuestro cuidado. Por eso es preciso conocer y acatar las disposiciones, incluso en las mismas exigencias que se piden para poder reabrir el culto y nuestras Iglesias, Capillas y Oratorios, hay una llamada que procede del mismo Dios, el que nos invita a actitudes de solidaridad iluminadas por la fe, el que nos pide asistir con amor a los enfermos y a los necesitados, el que nos pide que en todo momento hagamos el bien y vivamos todo lo bueno:Dice San Pablo“ Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; pónganlo en práctica”(Filipenses 4, 8). Es allí donde debemos inspirarnos para vivir con responsabilidad todo lo que se nos pida para nuestro bien, todo lo que se nos requiera inspirado en el bien común. Que ninguno desacate las recomendaciones y disposiciones que se nos pidan para fomentar el cuidado y la responsabilidad de defender la vida de los demás y la vida propia. Por eso hay que acatar todas las normas que se nos pidan, ser rigurosísimos en el aseo de las casas, lugares de trabajo, espacios personales y comunes, no poner en riesgo la vida y la salud propia y ajena. Cuando se pueda reabrir el culto divino (rápidamente con la ayuda de Dios), pienso que la observancia de los cuidados debe convertirse para nosotros en un acto de fe: Cuido, me cuido, los cuido porque somos hermanos, porque somos hijos del mismo Dios, porque el otro es reflejo de mi vida, porque en los que nos rodean Dios nos habla, nos ama, nos reclama fraternidad: Vamos a “curarnos”, es decir, vamos a cuidarnos como un acto de fe y de amor. Tiempo de esperanza:En estos tiempos no faltan profetas del desconsuelo y abundan los interpretes trágicos de las cosas, los que leen los sucesos y miran en ellos castigos y reprensiones divinas. No se nos olvide que nuestra fe nos anuncia un Dios misericordioso y justo, que ama y que quiere nuestro bien, que no destruye su obra, sino que la quiere llevar a su plenitud. Hemos de ser anunciadores de la esperanza, personas que, inspiradas con la luz del Evangelio, propongan, prediquen, anuncien y celebren el amor de Dios y su bendición, que seamos los alegres profetas de la vida, de la verdad, de la misericordia, que no nos encerremos en el egoísmo, que nos ayudemos mutuamente a vencer la desesperación y la angustia de estos tiempos complejos con la fuerza de la fe y con la luz de Dios. Vendrán momentos difíciles, faltará empleo, dinero, alimentos, pero en medio de las dificultades Dios nos ayudará y nos acompañará y fortalecerá a sus hijos. Dios recompensará a esta ciudad y Diócesis por su trabajo a favor de los pobres y necesitados. Nos ayude la Virgen Santísima a quien celebrábamos en su misterio y presencia en Chiquinquirá. Nuestra querida Virgen del Rosario, la ‘Kacika’ es madre que cuida y bendice su familia. Nos ayude San José, él que cuidó de tal modo la Sagrada Familia, que se convirtió para todos en promesa de celestial protección. + Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de la Diócesis de Cúcuta

Sáb 27 Jun 2020

Jornada Mundial de la Caridad del Papa, aplazada por emergencia sanitaria

Debido a la pandemia ocasionada por el Coronavirus, la colecta mundial del Óbolo de San Pedro ha sido aplazada para el domingo 4 de octubre. Cada año, en la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, o el domingo más cercano a esta celebración, la comunidad católica tiene la oportunidad de unirse al Papa a través de la oración y el aporte económico voluntario que se ofrece en la colecta del Óbolo de San Pedro. “Considerando la situación de emergencia sanitaria actual, el Santo Padre ha establecido que en el año 2020 la colecta para el Óbolo de San Pedro, que se lleva a cabo tradicionalmente en proximidad de la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, el 29 de junio, se traslade en todo el mundo al domingo XXVII del tiempo ordinario, el 4 de octubre, día dedicado a San Francisco de Asís”, afirmó el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, el pasado 29 de abril. El Óbolo de San Pedro, también conocida como la Jornada mundial de la caridad del Papa, es una campaña de oración y de ayuda económica que los fieles ofrecen al Santo Padre, para el apoyo de las obras que él lidera en beneficio de la Iglesia universal, dirigidas especialmente a los más necesitados. Algunas de las obras hechas por el Santo Padre con estos donativos, corresponden a la ayuda a diócesis pobres que existen en el mundo, a los institutos religiosos y a los fieles en dificultad (pobres, niños, ancianos, marginados, víctimas de la guerra, prófugos y emigrantes). Asimismo, parte de este dinero se dirige a la colaboración humanitaria cuando suceden desastres naturales o también para favorecer la educación católica en lugares que no cuentan con los recursos suficientes para tal fin.