Pasar al contenido principal

Iglesia

Vie 6 Sep 2019

CELAM y REPAM analizarán perspectivas del Sínodo Panamazónico

Hoy inicia la reunión que tiene por nombre «El sínodo Panamazónico y perspectivas», este evento es organizado por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y busca formular propuestas que serán presentadas luego en el Sínodo de Obispos que se realizará en el mes de octubre en Roma. “El encuentro busca formular algunas propuestas a la Asamblea sinodal de octubre, desde una actitud de escucha de la realidad y el análisis del Instrumentum Laboris; considerando la Panamazonía como sujeto de nuevos caminos pastorales para sus comunidades”, señala un mensaje de sus organizadores. Los asistentes a este encuentro se reunirán acogiendo el llamado del Papa Francisco de “promover la participación en la fase previa del Sínodo”. Así mismo recuerdan que el resultado fruto de este discernimiento, servirá para la implementación del trabajo en la Iglesia de América Latina y Caribe. El presidente del CELMA, Monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte dará apertura a los trabajos, explicando el rol del Consejo Episcopal Latinoamericano en el proceso sinodal y post-sinodal. Acto seguido el Presidente de la REPAM y Relator General del Sínodo, Cardenal Claudio Hummes, O.F.M. profundizará en los desafíos prioritarios para el sínodo y la misión de los padres sinodales y el Vicepresidente del mismo organismo, Cardenal Pedro Barreto, abordará las implicaciones regionales del sínodo Panamazónico y el proceso Postsinodal. El evento se realizará los días 6 y 7 de septiembre en la Casa de Encuentros de las Hermanas Adoratrices ubicada en el barrio 20 de julio, al sur de Bogotá. Para conocer de la Agenda – La disertación sobre los principales desafíos en las Escuchas Sinodales y el Instrumentum Laboris junto al P. Peter Hughes S.S.C. y el Padre Justino Sarmiento S.D.B. – Los espacios de discernimiento sobre el proceso sinodal orientados por el Secretario Ejecutivo de la REPAM Mauricio López y el Secretario Especial del sínodo P. Michael Czerny S.J. – La reflexión sobre los aportes de las Conferencias Episcopales de los encuentros preparatorios sobre el Instrumentum Laboris. – La labor de los grupos de trabajo sobre los núcleos temáticos prioritarios. – La Presentación del documento conclusivo para ofrecer a los padres sinodales. – Las celebraciones Eucarísticas presididas por el presidente del CELAM; Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte y el Presidente de la REPAM y Relator General del Sínodo, Cardenal Claudio Hummes, O.F.M.

Mié 4 Sep 2019

Exequias del Cardenal Pimiento: Comunicado Arzobispo de Bucaramanga

Ante el sensible fallecimiento del Cardenal José de Jesús Pimiento Rodríguez, este martes tres de septiembre, el arzobispo de Bucaramanga, monseñor Ismael Rueda Sierra, expresó su pesar por la pérdida del “venerable y ejemplar Pastor de la Iglesia en Colombia”. Extendió un saludo de condolencia a los miembros de la Conferencia Episcopal, a Monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo, Arzobispo de Manizales, jurisdicción donde el cardenal ejerció su ministerio y a la familia del prelado. “Nos unimos a todas las oraciones en sufragio por Su Eminencia, para que el Señor lo reciba con su amor misericordioso en la bienaventuranza eterna”, dijo el prelado. Finalmente, informó que el cuerpo del Cardenal Pimiento permanecerá en cámara ardiente todo el tiempo, hasta las exequias que se realizarán en la ciudad de Bucaramanga, el jueves 5 de septiembre, a las 3 de la tarde en la Catedral de la Sagrada Familia (Calle 36 No. 19-56), ceremonia presidida por el Nuncio Apostólico de Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor.

Mar 3 Sep 2019

“No a la guerra ni a la estrategia del miedo en el Cauca”

Con estas palabras el Arzobispo de Popayán, monseñor Luis José Rueda Aparicio, manifestó su rechazo por la masacre de seis personas, ocurridas el pasado domingo en zona rural del Municipio de Suárez, en el Departamento del Cauca. “Tomamos las palabras del Papa Francisco y levantamos la voz de nuestras comunidades para clamar: ‘No a la guerra ni a la estrategia del miedo’”, enfatizó el Arzobispo a través de un comunicado de prensa. En su mensaje señaló como enemigos del Cauca a todos aquellos que están a favor de la indiferencia, el resentimiento, la polarización, el terrorismo, el narcotráfico, la corrupción, el abandono del Estado, la anticultura del miedo y de la amenaza. Hizo un llamado a todos los habitantes de esta región para que reafirmen su vocación y compromiso por la defensa de la vida humana, aún en las diferencias. Así mismo, pidió la solidaridad de todos para que denuncien “a los destructores de la vida”. “Hacemos un llamado a los habitantes de nuestros territorios rurales y urbanos del Cauca, para que reafirmemos nuestra vocación y nuestro compromiso en la defensa de la vida humana, que es única, sagrada, y que debe ser protegida siempre”, aseveró. Luego el arzobispo manifestó que “está en juego el patrimonio mayor que es cada ser humano, está amenazada la Casa Común, se está deteriorando la democracia. Es hora de pasar a las obras que articulen la vitalidad de la sociedad civil y el Estado. Es hora de reconciliarnos para fortalecernos en el trabajo por la paz. Es hora de una política y economía al servicio de la vida y de la paz. Es hora de una espiritualidad liberadora que construya unidad. Es hora de afianzarnos en la esperanza para seguir viviendo. Al concluir, recordó que la Iglesia continuará su labor misionera en favor de todas las comunidades “anunciando que el amor es más fuerte que el odio y que la paz es posible aún en medio de la adversidad”. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar comunicado[/icon]

Lun 2 Sep 2019

Iglesia facilitó diálogo entre comunidades y candidatos en Puerto Carreño

Bajo el lema “La buena política al servicio de la reconciliación y la paz”, extraído del mensaje del Papa Francisco con ocasión de la Jornada Mundial de la Paz 2019, el 29 de agosto el Vicariato Apostólico de Puerto Carreño y la Comisión de Conciliación Nacional (CCN), con el apoyo solidario de la Embajada de Noruega, facilitaron un espacio de encuentro y diálogo entre comunidades y candidatos a las elecciones locales y regionales que se llevarán a cabo el próximo mes de octubre en Colombia. El espacio, al que asistieron más de 100 personas, se convirtió en una oportunidad para darle voz a las necesidades reales de las comunidades del departamento del Vichada, así como para facilitar herramientas de incidencia política a favor de la reconciliación y la paz en este contexto electoral. Bajo este propósito, en un primer momento los sectores y colectividades civiles se reunieron entorno a mesas de trabajo, para identificar problemas, crear objetivos y proponer acciones concretas que faciliten el buen desarrollo de la política, en aras de construir un Puerto Carreño mejor. De forma paralela, se realizó un trabajo con los candidatos a gobernación, alcaldía, consejo y asamblea del municipio, en el que tuvieron la posibilidad de dialogar, formarse y construir su campaña fundamentada en un mensaje de reconciliación y paz, así como conocer las propuestas para la construcción de políticas públicas en favor de la reconciliación y la paz en Colombia, contempladas en el documento Acuerdo Nacional elaborado por la Comisión de Conciliación a partir del sentir de diferentes comunidades del país. En jornada de la tarde las comunidades presentaron los aspectos identificados en la mañana, que fueron de utilidad para formular preguntas a los candidatos y sirvieron de base para que estos a su vez expresaran sus planes y propuestas de campaña orientadas a atender las necesidades formuladas por las comunidades. Durante el evento, Monseñor Francisco Antonio Ceballos, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, manifestó: “Todos estamos llamados a la construcción colectiva de territorio superando barreras, fronteras de toda clase, diferencias ideológicas, para apropiarnos de la región y responder al clamor de los ciudadanos”. Ante la preocupación por los más frágiles, y temas como el cuidado del medio ambiente y la rivalidad entre las personas a causa de una política mal entendida, el prelado pidió que con el ejercicio político no se busque satisfacer agendas personales ni lucrarse con los recursos que son para el bien común. Frente al rol de las comunidades, Monseñor Ceballos fue enfático en que en política no es suficiente con votar, “es hora saber cómo diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones”, agregó. La CCN, en representación de la Conferencia Episcopal, coordina la realización de estos encuentros entre comunidades y candidatos en el marco de su línea de trabajo sobre incidencia política que busca impulsar una política permanente de paz que congregue la voluntad de todos los sectores y regiones del país, así como animar la participación activa de la sociedad civil en la búsqueda y construcción de la misma. Los próximos encuentros se realizarán en los municipios de Leticia, Villavicencio, Buga y Tunja con el apoyo directo de las diferentes jurisdicciones eclesiásticas.

Lun 2 Sep 2019

Voto que impulse paz

Por: Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía - Septiembre es “el mes de la Paz”, no solamente en Colombia sino en el mundo entero. Será, además, la antesala de las elecciones locales y regionales: la elección popular de alcaldes, gobernadores, concejos, juntas administradoras y asambleas departamentales. Este marco democrático de los entes territoriales es de vital importancia para canalizar la institucionalidad del Estado. Son las instancias intermedias que unen el nivel central con los núcleos concretos de población. Al mismo tiempo, legitiman e integran como Estado el “auto-gobierno” y la autogestión que ejercen estos núcleos, organizados como ciudadanía local. Juntas locales, municipios y departamentos, con el ejecutivo y legislativo, se eligen con el voto mayoritario, ojalá libre, secreto, en conciencia y consecuente con el bien común, con la convivencia social, con el cuidado de la “casa común” y con el mejor futuro para las próximas generaciones. Un voto que impulse paz, debería ser la consigna al pensar, no solamente en la trayectoria de los políticos, que es fundamental, sino en la pertinencia de las políticas que nos permitan avanzar como sociedad, para salir del pantano de las barbaries y de su actual conector, fraudulento y corrupto, que es el narcotráfico. Para San Agustín la paz es la “ordenada concordia”, que se puede dar en los tres grados de la sociedad humana: la casa, la urbe y el orbe. Respectivamente, la paz doméstica, la paz cívica y la paz internacional. A ellas habría que añadir hoy la paz territorial y ambiental. El país necesita que la paz sea el clima constitucional en el que se hacen posible las demás políticas. No debe quedar duda alguna que el conflicto con armas y confrontación letal, subversivo y en su contra, así como las economías criminales que se absorbieron a ambos bandos e infiltra la sociedad y la institucionalidad, requieren decisión espiritual y moral para ponerle fin. Colombia en paz, en reconciliación y progreso, requiere de una votación masiva, contundente, que separe del poder legítimo a todos los violentos y corruptos que se escudan en “la democracia”, quieren la continuidad de la confrontación armada y asaltan el presupuesto de la nación. Septiembre es el mes de la paz, con fechas imborrables: día internacional de la paz (21), semana por la paz colombiana (2 al 9) de septiembre, día de la firma de los Acuerdos con las FARC (26 septiembre 2016, en Cartagena), y segundo aniversario de la visita del Papa Francisco (del 6 al 10, en 2017). Septiembre es, entonces, toda una inspiración para retomar el camino del proceso de paz, impulsando la implementación de los Acuerdos y generando un nuevo proceso, más desde la población y los territorios, más integral y sincrónico, simultáneo, que supere el no dialogo oficial. Colombia requiere la distensión anímica y la inclusión posible de todos los antagonistas en mesas y procesos: entre gobierno y opositores, entre gobierno y subversiones, entre Colombia y Venezuela, entre gobierno y sectores populares que construyen paz. Distensión, diálogo y avance, sean propósitos para este mes y preparación popular para las elecciones de octubre. +Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Lun 2 Sep 2019

Encuentro con directores y/o delegados para el diaconado permanente

Con el fin de propiciar un encuentro para compartir experiencias del trabajo del diaconado permanente en Colombia, se realizará en Bogotá del 16 al 18 de septiembre el encuentro con directores y/o delegados diocesanos para el diaconado permanente. Entre los puntos a desarrollar en la agenda se encuentran: Unificación de los criterios de acción para las mejoras al servicio del diaconado; socialización y ajustes a la propuesta de formación para los candidatos al diaconado permanente en las dimensiones pastoral e intelectual; lectura de la realidad del diaconado permanente en Colombia; propiciar la organización nacional y diocesana para el diaconado permanente; y preparación al XV congreso nacional de diaconado permanente. El evento se realizará en la sede de la Conferencia Episcopal, ubicada en la cra. 58 # 80 - 87. La inscripción la podrá realizar antes del 6 de septiembre, a través del enlace: https://pjcolombia.typeform.com/to/yNgNuw, Mayores informes al correo electrónico: [email protected] o llamando a los teléfonos 4375540 Ext. 246-247 o al celular 3124508761 en horarios de oficina.

Sáb 31 Ago 2019

“La paz es posible, una tarea ardua”: Monseñor Álvarez

Presentamos la entrevista concedida por Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Obispo Auxiliar de Medellín y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), al portal católico Vatican News, tras el anuncio de algunos de los excombatientes de la guerrilla de las FARC de retomar la vía de las armas. “El Gobierno ha asegurado que no hay que temer el re-armamiento de esta guerrilla, … esperamos que no haya esa fuerza de guerra como en los últimos 50 años, pero esto demuestra que hay un obstáculo en la búsqueda de la paz completa que tanto queremos”, lo afirma Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Obispo Auxiliar de Medellín y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), tras el anuncio de algunos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de retomar las armas e iniciar “una nueva etapa de lucha armada” en este país Latinoamericano. La preocupación que se reavive la violencia El Obispo Auxiliar de Medellín dialogando con nuestra colega del programa italiano de Vatican News, Giada Aquilino, manifestó su preocupación por el reavivarse de la violencia armada entre los colombianos. “La preocupación es un reavivarse del ideal armado que no lo encontramos justo en este tiempo, cuando no hay razones para continuar una lucha armada en el país. El camino de la violencia – precisó Monseñor Álvarez Botero – lo tenemos de sobra probado, no nos lleva a ninguna parte, solo a la violencia, a la muerte, a la guerra en nuestro país. La preocupación grande es justamente que se reavive la violencia armada entre nosotros”. Un obstáculo en la búsqueda de la paz Asimismo, el Secretario General de la CEC dijo que, existe también el peligro de que se regrese a la misma situación de los últimos 50 años de lucha armada. “Nosotros pensamos que se han dado pasos importantes en la búsqueda de la paz, es solo una facción de las antiguas guerrillas de las FARC que han retomado las armas. El Gobierno – afirmó Monseñor Álvarez Botero – esta mañana ha asegurado que no hay que temer en este sentido el re-armamiento de esta guerrilla, que es lo que han venido haciendo todo el tiempo, así que esperamos que no haya esa fuerza de guerra como en los últimos 50 años, pero esto demuestra que hay un obstáculo en la búsqueda de la paz completa que tanto queremos”. Los acuerdos están vigentes El Secretario General de la CEC también dijo que, este hecho no afecta al acuerdo de paz firmado entre ambas partes y al posterior desarme de los guerrilleros en junio de 2017, que sucesivamente dio origen al partido político que lleva la misma sigla. “Pienso que estos acuerdos se han trabajado – señaló el Obispo Auxiliar de Medellín – somos conscientes de que es necesario avanzar y perseverar, no hay una solución mágica a todas las cosas, los frutos están y pensamos que la paz es posible como lo hemos dicho en el mensaje”. La paz es posible, una tarea ardua Finalmente, Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero haciendo referencia al Mensaje que los Obispos de Colombia emitieron el día de ayer, dijo que se han inspirado en una frase del Papa Pablo VI, en el que dice que la paz es posible. “Hemos tomado una frase muy acertada del Papa Pablo VI: ‘la paz es posible’, y si la paz es posible esto requiere el compromiso de todos. El mensaje – subrayó el Secretario General de la CEC – es no perder la esperanza, seguir trabajando por la paz. Y enviamos también un mensaje a todo el pueblo colombiano y especialmente a las autoridades, para seguir trabajando unidos por la paz”. Asimismo, el Obispo Auxiliar de Medellín recordando la Visita del Papa Francisco a Colombia en septiembre de 2017 dijo que, “nos parece que el Papa en el Viaje de hace dos años atrás, tiene esa visión de que no nos podemos cansar en la búsqueda de la paz aunque aparezca como una tarea ardua y difícil”. Fuente: Portal web Vatican News

Vie 30 Ago 2019

"Jesús es la imagen concreta del humilde que se contrapone al orgulloso"

Primera lectura: Sir 3,17-19.28-29 Salmo: Sal 68(67),4+5ac. 6-7ab.10-11 (R. cf. 11b) Segunda lectura: Hb 12,18-19. 22-24a Evangelio: Lc 14,1.7-14 Introducción Las lecturas para este domingo presentan diversos temas en contraste: • Humildad y orgullo, • Antigua Alianza – Nueva Alianza, • El comportamiento y el resultado de quien se exalta así mismo y quien se humilla. • Sin comentarlo, se evidencia la superioridad de la vida cristiana frente a otras posibilidades, de ahí la fuerza que da el asumir en la vida los valores del Reino de Dios. 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? Las lecturas de este domingo tienen un tinte de contraposición subrayando la superioridad de la humildad, de la Nueva Alianza, lo que nos prepara para comprender la imagen de Jesús, el verdadero humilde, quien en sí mismo sella el nuevo pacto con Dios. No es lo mismo vivir de buenos ideales humanos, a vivir el compromiso de una excelente relación humana, gracias al encuentro con Dios, es su gracia la que actúa y hace posible una superioridad frente a las otras realidades; superioridad no de orden sino según la comprensión de las paradojas de Jesús: bajando es que se sube, humillándose es que se exalta, ocupando los últimos puestos es que se llega a los primeros, invitando al que no cuenta es como se recibe la verdadera paga. Aprender a aplicar esta sabiduría cristiana es como se participa del banquete y la verdadera alegría. En la primera lectura del libro del Eclesiástico, los versículos proclamados pertenecen a la sección de 3, 17-29, en donde presenta una contraposición entre la humildad y el orgullo. La exhortación es a proceder en todo con humildad y con sencillez, para que, de este modo, el hombre sabio alcance el éxito (17-19), realidad ésta que se manifiesta en dos vertientes, la una, en el amor que obtendrá de los demás y, la otra, en la gracia que el Señor le concederá. Deja en claro, también, que la verdadera fuente de la sabiduría está en la revelación divina y no en la sabiduría humana, en este caso concreto de la filosofía helenista. El hombre sabio, prudente, debe saber aplicar el método correcto para profundizar las verdades: “meditar en el corazón todo y saber escuchar” (v. 29). El salmo 68 (67) es un himno de acción de gracias a Dios, que evoca, como motivo de la gratitud, las etapas de la historia de Israel, especialmente la magnífica obra de Dios de llevarlos desde el monte Sinaí hasta el monte Sión. Los versículos proclamados, hoy, se estructuran en tres estrofas: La primera, invita a la alabanza y alegría; la segunda, manifiesta que la causa, de esta alabanza y alegría, es la ayuda constante de Dios que se extiende a categorías muy necesitadas como son los huérfanos y las viudas, los desvalidos y cautivos; y la tercera, ahonda en las gracias recibidas de Dios, fruto de su amor, que ha colmado de fuerza, favores y tierra a los pobres. La segunda lectura, de la carta a los Hebreos (12,14 – al 13,19), exhorta a llevar una vida cristiana coherente con el amor de Dios; en este marco hay que comprender los versículos proclamados. Establece un profundo contraste de superioridad entre la experiencia cristiana y aquella vivida en el Sinaí. Hace la comparación de la realidad de las dos Alianzas y sus consecuencias. La Alianza es el medio de acercamiento a Dios, ciertamente en la Alianza del Sinaí o Antigua Alianza, era mediado por realidades materiales: el monte Sinaí, el fuego, la oscuridad, las manifestaciones cósmicas…etc. El acercamiento mediante la Nueva Alianza es muy diverso. Para expresarlo hace uso de una serie de imágenes potentes: “Sión, ciudad del Dios viviente, Jerusalén celestial, reunión festiva de miles y miles de ángeles, asamblea de primogénitos y de inscritos en el cielo”; imágenes éstas que ayudan a comprender a quien se acerca el hombre que acepta la Nueva Alianza, y es que en definitiva el acercamiento es directamente a Dios, a Jesús, el mediador de la Nueva Alianza. Aquí está la superioridad, este Nuevo Pacto hace posible la intimidad entre Dios y el hombre. El encuentro no es con una realidad material sino una relación directa con el Trascendente. El Evangelio de Lucas (14,1.7-14), por su parte, contrapone el comportamiento y el resultado de quien se exalta así mismo y quien se humilla. El v. 1, en efecto, presenta el contexto de esta contraposición: era sábado, y Jesús asiste a una cena a la cual había sido invitado, en casa de uno de los jefes de los fariseos, quienes lo espiaban; pero, en últimas, es Jesús quien los descubre y aprovecha para contraponer la forma de su comportamiento con la de sus discípulos. El centro del pasaje lo ocupa el proverbio a partir del cual Jesús desarrolla su enseñanza en esta parábola (v. 7) y que encontramos en el versículo 11: “porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido”, Es un dicho sapiencial de orden general, referido a cualquier persona; a punto, es expresado en tercera persona, mientras las otras secciones son narradas en la segunda persona. Contrapone humildad y engrandecimiento (orgullo). Las enseñanzas de Jesús se dirigen a cuantos están en la sala de la cena: a los invitados (vv. 7-10) y a quien lo invitó (vv. 12-14). Al referirse a los invitados, parece desarrollar la sentencia sapiencial que encontramos en Proverbios 25,7: “porque es preferible que te digan: sube acá, que ser humillado después de haber visto el príncipe”. Se trata de no buscar el primer puesto por orgullo o pretensiones propias sino asumir y aceptar la liberalidad y gratuidad de quien invita. Al exhortar a quien invita le recuerda la importancia de invitar a su mesa a aquellos que Dios ha elegido como destinatarios predilectos, para recibir de él la recompensa. En las dos partes de la exhortación tenemos imperativos negativos: “no ocupes el primer lugar” (8b), y “no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos” (12c). En últimas se trata del comportamiento de un cristiano, es decir, de quien ha aceptado a Jesús en su casa. La vida cristiana no solo es privación, sino acción, por eso igualmente encontramos los imperativos positivos: “Ponte en el último lugar” (10c) e “invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos, a los ciegos” (13b). El contexto de una cena en casa de un fariseo es solo el pretexto para una exhortación que desborda una simple invitación a una cena, pues los detalles de la narración muestran que se habla de una cena más importante. Jesús se refiere en la parábola a “una cena de bodas” (v. 8) y la conclusión narrativa exige mirar más largo: “tu recompensa la recibirás en la resurrección de los justos” (v. 14). 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y qué me sugiere para decirle a la comunidad? Las contraposiciones encontradas en estos textos son una invitación clara a aceptar la revelación divina en su máxima expresión, entrar en contacto directo con Dios mediante la Nueva Alianza sellada por Jesús. No una relación de mediaciones materialistas sino íntima e inmediata con Dios, con las realidades trascendentes. El gran valor de la Nueva Alianza es esta relación única que se establece entre Dios y quien lo encuentra, aquí está la fuente de la verdadera sabiduría que da sentido y valor a la vida del creyente. Con razón insiste el Papa Francisco y la Nueva Evangelización en la necesidad de encontrarnos con Dios, con Jesús: “Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso” (EG 3). Quien de verdad ha vivido su encuentro con Jesús, es decir, ha despertado su fe y su conversión, ha experimentado indudablemente cambios concretos en su forma de vivir. Su diario acontecer es una fiesta de bodas a la que se está invitado por la liberalidad generosa de Dios, sabe vivir los valores del Reino: humildad, desinterés, servicio, valoración de los más desprotegidos y descartados de la sociedad, etc., sabe que su recompensa no viene de los demás, sino de Dios, su paga está en la vida eterna, aunque ya desde esta vida goce de las caricias de Dios y del amor de los demás. El creyente entiende que su compromiso con Dios no es un cambio mágico, sino una responsabilidad de afrontar en contraposición amorosa y humilde su estilo de vida, tiene como método la escucha atenta de los mandatos de Dios y las expresiones de los hombres; las discierne y encuentra los valores del Reino y sabe alabar a Dios en actitud agradecida por sus acciones en la historia. Entiende que hay maneras diversas de alcanzar el primer puesto, que sus acciones no deben buscar la recompensa o el provecho de quienes están a su nivel o superioridad, sus “pagas” son los favores que Dios le concede a cada día, por eso los destinatarios de sus acciones son las realidades predilectas de Dios en la Sagrada Escritura. Obra movido por el amor de Dios y la caridad, su respuesta relacional con los demás no son el buen gesto humano sino la manifestación del amor de Dios. Quien ha entrado en esta dinámica de la Nueva Alianza, entiende el mandato de Jesús: “Ve y haz tú lo mismo” (Lc 10, 37); amar, servir, ayudar y salvar como lo hizo Él. Jesús es la imagen concreta del humilde que se contrapone al orgulloso, él ha invitado todas las realidades humanas marginadas al Banquete de la Vida Eterna. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? La oración la expresamos en las preces de los fieles, cada uno debe interiorizar a qué lo está llamando el Señor y está llamado a orar por esa realidad. El cómo reflejo este encuentro, exige poner en acto las exhortaciones del Señor Jesús, ejemplo nos ha dado el Papa Francisco que, con cierta regularidad invita a su mesa, bien a desayunar o comer algo, a los más pobres, a los habitantes de la calle. El papa ha fijado la jornada de los pobres, no la echemos en saco roto, preparémonos para ella e invitemos a cenar a los más pobres de nuestras parroquias, basten las palabras de insistencia del Papa: “Invito a los hermanos obispos, a los sacerdotes y en particular a los diáconos, a quienes se les impuso las manos para el servicio de los pobres (cf. Hch 6,1-7), junto con las personas consagradas y con tantos laicos y laicas que, en las parroquias, en las asociaciones y en los movimientos, hacen tangible la respuesta de la Iglesia al grito de los pobres, a que vivan esta Jornada Mundial como un momento privilegiado de nueva evangelización. Los pobres nos evangelizan, ayudándonos a descubrir cada día la belleza del Evangelio. No echemos en saco roto esta oportunidad de gracia. Sintámonos todos, en este día, deudores con ellos, para que tendiendo recíprocamente las manos unos a otros, se realice el encuentro salvífico que sostiene la fe, vuelve operosa la caridad y permite que la esperanza prosiga segura en su camino hacia el Señor que llega” (II Jornada Mundial de los Pobres, Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, 18 de noviembre de 2018). RECOMENDACIONES PRÁCTICAS: 1. Resaltar la frase, y también podría colocarse en cartelera: “Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón” o “El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” 2. Se podría seguir la Plegaria Eucarística para diversas circunstancias IV: Jesús, que pasó haciendo el bien, Misal p. 529, ya que presenta a Jesucristo humilde, misericordioso y cercano a los necesitados y afligidos. 3. Guardar silencio, en el momento que corresponde, como parte de la celebración: en el acto penitencial, después de la invitación a orar, terminada la lectura o la homilía, de después de la Comunión. (Cf IGMR 45). 4. Tener presente que, hoy 1° de septiembre, se inicia el mes de la Sagrada Biblia. Es oportunidad para organizar los encuentros para estudio y reflexión sobre la Palabra de Dios, teniendo presente los subsidios que se ofrecen para esta ocasión.