Acerquémonos a la misericordia del Señor para transformarnos