El Señor destruye al mal gracias a la fuerza salvadora de Dios