En el bautismo somos hechos hijos de Dios