Escuchemos y respondamos con apertura al llamado del Señor