Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Concluyó en Yopal campaña “Abraza la Vida”

Lun, 30/07/2018 - 14:22 editorCEC1

Tags: diócesis yopal campaña abraza la vida valor de la vida Iglesia

Concluye en la ciudad de Yopal la campaña: "Abraza la vida", y con ella queda una grata recordación de temas de reflexión como: La relación en pareja, la resiliencia y finalmente el Amor por la vida.

Un grupo de personas con distintas profesiones y oficios nos comparten lo que significa para ellos el Amor por la vida

ADOLESCENTE
Amor por la vida es respetarme y respetar al otro, es aprovechar cada oportunidad que nos dan nuestros padres con responsabilidad y amor, es saber dar un buen consejo a un amigo y así mismo recibir el de ellos.

RELIGIOSA MISIONERA
Amor por la vida es una misión de servicio al prójimo. Es entregarse verdaderamente pero que signifique servicio. Que proclamemos el reino y la palabra de Dios donde podamos hacerlo y donde nos lo pidan, para que así podamos sentir su salvación y hacer nuestra historia con sentido e inundar realmente nuestra vida.

DOCENTE
Amor por la vida para un educador es dedicar la mayor parte de su tiempo en planear bien las clases para que las orientaciones lleguen a los niños de la mejor forma posible; amor por la vida es dar todo lo que tiene uno como persona, como ser humano y mostrar el rostro de Dios a sus estudiantes; es ponerse en el lugar de los estudiantes en todo momento y tratarlos con amor, cariño y respeto, para que luego ellos puedan hacerlo con quienes lo rodean.

MÉDICO
Amor por la vida como médico que soy es enseñarle a mis pacientes estilos de vida saludables; la importancia de hacer actividad física diaria, además de tener una alimentación sana; Pero también amor por la vida para mí es curar las dolencias por las cuales mis pacientes me consultan, enseñarles cómo deben aprender a conocer su cuerpo y ante cualquier cambio acudir de inmediato a su médico.

ESPOSO
Amor por la vida es amar a mi esposa, creer y disfrutar de los lindos momentos de nuestros hijos, es tolerar cada momento de dificultad en el hogar, es querer lo mejor para los hijos, formar a los hijos dentro de los valores, es orar con la familia; amor por la vida es sencillamente la felicidad en medio de nuestros corazones.

CAMPESINO
Amor por la vida es levantarme por la mañana con Dios y la Virgen María para trabajar y llevar el sustento para mis padres, mi esposa y mis hijos y para tener una buena salud en la vida y en el trabajo.

NIÑOS
Amor por la vida es tener muchos amigos y jugar con ellos; es tener a Dios en el corazón.

La campaña “Abraza la vida”, que arrancó el pasado  8 de julio en Yopal – Casanare, buscó implementar mecanismos de ayuda dirigidos a la comunidad, para la reducción de la violencia auto-infligida o comúnmente llamadas conductas suicidas. Fue una iniciativa de la Alcaldía Municipal, con el apoyo de la diócesis y organizaciones sin ánimo de lucro de esta ciudad.

Al finalizar esta iniciativa, sus organizadores dejan abierto el interrogante: ¿Qué es el amor por la vida para ti? e invitan a abrazar la vida, amarla, respetarla y cuidarla desde el momento de su concepción hasta la muerte natural.

Compartir

Más noticias de La iglesia en Colombia
VER TODO

Lun 30 Ene 2023

Vea el primer informativo del año de la Arquidiócesis de Medellín

Llega la edición 169 del noticiero arquidiocesano de Medellín, con la información de las actividades que realizarán las diferentes pastorales de esta Iglesia particular. Conozca la agenda pastoral: El próximo jueves 02 de febrero se celebrará la gran fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la Arquidiócesis y de la ciudad de Medellín; Primer encuentro pastoral de asesores de la infancia misionera; a propósito de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, el padre Reinel Zapata, responsable de esta pastoral hace un invitación a los jóvenes para que el próximo 04 de febrero los que sientan el llamado de Dios vivan una experiencia vocacional, estas y otras noticias las podrá encontrar en este informativo arquidiocesano.

Vie 27 Ene 2023

“Confianza” para poder avanzar en las negociaciones entre el Gobierno y el ELN

Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado, concedió una entrevista a la oficina de comunicaciones de la Arquidiócesis de Bogotá y dialogó sobre las negociaciones entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional-ELN y el papel que cumple la Iglesia católica como facilitadora. La próxima ronda de negociaciones se llevarán a cabo el 13 de febrero de este año en México y la Iglesia católica en Colombia, continuará como acompañante permanente junto a Naciones Unidas, en estas mesas de diálogo que buscan la paz, donde también se hacen parte representantes de países garantes en estas negociaciones como son México, Cuba, Venezuela, Chile y Noruega. En estos diálogos, la Iglesia, es testigo de “excepción” de estos encuentros. Ayuda a mediar cuando se encuentran dificultades entre las partes, es facilitadora de acuerdos. Constancia, perseverancia y paciencia en los diálogos de paz Pero, la Iglesia realiza la tarea más importante; animación y acompañamiento espiritual, para poder llevar un mensaje de acción y transformación para las regiones del país más afectadas a raíz del conflicto armado. Recientemente, en las reuniones o diálogos llevados a cabo en Caracas, Venezuela, frente a los problemas que se presentaron, y, luego de realizarse una reunión de carácter urgente; se lograron poner en claro los protocolos relacionados con el manejo de una buena comunicación y declaraciones en general. De esta manera, se volvieron a revisar los protocolos de cómo proceder para anunciar los acuerdos de la mesa, el desarrollo de los diálogos, los avances y resultados y cómo hacerlo de la manera más óptima en materia de comunicación, en el momento de exponerlo o darlo a conocer a la opinión pública. Así mismo, es importante y cabe destacar, el tema de “Afianzar” la confianza entre las partes; Gobierno y ELN, para poder avanzar, negociar, y tener claridad cuando se dialoga en el manejo de los acuerdos. “Vivir la esperanza y salvar vidas”, es lo más importante para la Iglesia y de su papel en estas mesas de negociación. Salimos con un ambiente de esperanza, de confianza en que se puede avanzar en la búsqueda de terminar con el sufrimiento que hay en muchas comunidades por las transformaciones y crear un clima de paz que asegure también la reconciliación del país". Afirmó monseñor Héctor Fabio Henao, representante permanente por parte de la Conferencia Episcopal de Colombia. Las problemáticas humanitarias también estuvieron sobre la mesa, son relevantes en estos encuentros de diálogos, hay momentos difíciles y de mucha tensión, pero el enfoque de la Iglesia es poder dignificar la vida humana. Los desafíos son grandes, pero se mantiene la esperanza de trabajar por la vida. “Los procesos de paz son muy difíciles siempre, pero requieren de constancia, perseverancia y paciencia”, enfatiza monseñor Henao. Finalmente, monseñor calificó como positivo el que las partes ya tengan una propuesta de temas a discutir y hayan fijado el segundo ciclo de conversaciones para el próximo 13 de febrero en México, donde se trabajarán dos temas grandes: Participación ciudadana y cese al fuego. Más información sobre este tema con nuestro Invitado Especial monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, acompañante permanente en la mesa de diálogos. A continuación entrevista completa:

Vie 27 Ene 2023

Avanza campaña: "Católicos olvidados en Siria y el Líbano"

Desde el mes de enero y todo febrero, las oficinas Global y Colombia de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), estarán desarrollando la campaña “Católicos en el Olvido. Enciende una luz por Siria y Líbano”. El objetivo de esta campaña es ayudar a los católicos en Siria y en el Líbano a superar los traumas, los horrores de la guerra y apoyar a la Iglesia local a mantener viva la fe de Cristo en estos países. En Latinoamérica hay mucha pobreza y miseria, pero aún existe la libertad de manifestar y proclamar la fe en Jesucristo sin temor a ser asesinados o secuestrados. En medio de la crisis económica y social y de la devastación provocada por una guerra ya casi olvidada, los cristianos del Líbano y Siria aún son las mayores víctimas. La Iglesia presente en esos países sigue pidiendo ayuda a ACN para socorrer a las familias católicas que aún permanecen allí. “Tanto el Líbano como Siria, dos países bíblicos, están vaciándose de cristianos debido a las guerras y a la crisis económica que les ha llevado a la ruina, y ha traído el hambre y la miseria a las familias”, afirmó Regina Lynch, directora de proyectos de la fundación ACN. Dolor por la guerra en Siria La guerra que comenzó en el año 2011 ha provocado cientos de miles de muertos y heridos, más de 6,6 millones de refugiados y más de 6,7 millones de desplazados internos y actualmente el 90% de la gente en Siria vive bajo el umbral de la pobreza. La población católica ha disminuido drásticamente: han pasado de ser 1.500.000 a apenas 400.000. Este éxodo masivo pone en peligro la permanencia de la Iglesia Católica y de las otras confesiones cristianas en la zona. Para evitar que desaparezcan los católicos en Siria, ACN ha apoyado hasta la fecha más de 1.237 proyectos, muchos de ellos de primera necesidad y de emergencia. El Líbano en la ruina En el año 2019 colapsó el sistema financiero y bancario libanés, que provocó el cierre de una gran cantidad de empresas y el aumento del desempleo. La pandemia por el Covid-19, el flujo de refugiados de guerra sirios y la explosión en agosto de 2020 del puerto de Beirut han agravado la crisis y arruinado al país. Antes de la guerra civil, ocurrida entre 1975 y 1990, el cristianismo (católicos, ortodoxos, protestantes, entre otros) representaba el 60% de la población y era conocida como la mayor comunidad cristiana de Oriente. En la actualidad, debido a la emigración, esta cifra se ha reducido a menos del 40%. Tras el desastre que dejó la explosión del puerto de Beirut, ACN ha apoyado 19 proyectos de reconstrucción de edificios afectados. También ha sostenido 23 proyectos de ayuda de emergencia. Lamentablemente, la situación continúa siendo crítica y seguirá siéndolo durante años. Por eso, la Iglesia en Siria y en el Líbano nos suplica ayuda: los sacerdotes y religiosas que permanecen allí nos necesitan para sostener y dar esperanza a un pueblo material y espiritualmente hundido. Los jóvenes necesitan motivos para quedarse y poder pensar en formar una familia. La campaña “Católicos en el Olvido. Enciende una luz por Siria y Líbano” apela a la generosidad de quienes deseen solidarizarse con la Iglesia necesitada en estos dos países. Además, se difundirán en las redes sociales de ACN Global/Colombia (YouTube, Instagram, Facebook y Twitter) varios testimonios de católicos sirios y libaneses sobre cómo los proyectos han cambiado sus vidas. Estos son algunos de los proyectos promovidos por la campaña que se pueden apoyar: ● Proyecto Gota de Leche. Para niños de 0 a 10 años: Desde el año 2015, ACN proporciona leche a los niños, quienes son las principales víctimas de la guerra. ● Zapatos y ropa de abrigo para el invierno: En estos países el invierno es muy crudo y, debido a la guerra, muchas familias no tienen cómo protegerse. ● Ayuda para alquileres de viviendas: La guerra destruyó muchos hogares y obligó a miles de familias a abandonar sus casas, dejándolos sin hogar. ● Alimentación para ancianos que viven solos: Muchos cristianos huyeron de la guerra y, lamentablemente, dejaron atrás a muchos ancianos que no podían salir de su país o trabajar. ● Asistencia sanitaria: La precariedad del sistema sanitario y la escasez de suministros, a causa de la guerra, están causando numerosas víctimas. ● Becas de formación para jóvenes y niños: Para mantener a los jóvenes en el país y propiciar una pronta recuperación en la zona, ACN apoya los estudios y la formación académica de los niños y jóvenes. Más información sobre cómo ayudar en los sitios web www.acn-global.org /y www.acncolombia.org Fuente: Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN)

Mar 24 Ene 2023

Arquidiócesis de Bogotá invita a celebrar la XXVII Jornada Mundial de la Vida Consagrada

El sábado 04 de febrero, la arquidiócesis de Bogotá animará en esta fecha la celebración de la XXVII Jornada Mundial de la Vida Consagrada, instituida por el Papa San Juan Pablo II en 1997. El evento se realizará en un ambiente festivo y de oración en el Auditorio del Colegio de Nuestra Señora del Pilar – Chapinero, acogidos por las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, en compañía del señor arzobispo de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio y el equipo de servicio para la Vida Consagrada de la Arquidiócesis de Bogotá. Sus organizadores han expresado que “Nos unimos en acción de gracias a Dios por el Don de la Vida Consagrada en la Iglesia, valoramos y reconocemos su importancia en la misión evangelizadora”. Sus organizadores han observado que la Iglesia cuenta con una riqueza incalculable en la vocación a la vida consagrada. Quienes responden con generosidad a este llamado “son hombres y mujeres sencillos que han visto el tesoro que vale más que todas las riquezas del mundo, Jesucristo” y con esta visión dejan todo de lado para acogerlo a Él en sus brazos y recorrer hasta los confines anunciando la Buena Nueva de Salvación. Anualmente, en la Fiesta de la Presentación de Jesús, esta Iglesia arquidiocesana dedica un día para reconocer y agradecer a cada hombre y mujer que ha optado por consagrar su vida en favor de la construcción del Reino, valorando el arduo trabajo que tantas comunidades religiosas, institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica realizan en la Iglesia universal y particularmente en el territorio de la Arquidiócesis de Bogotá. Para participar de este encuentro, es suficiente con que el religioso o religiosa interesados se registre en el siguiente formulario AQUÍ Información adicional Oficina de la Vicaría de Evangelización al teléfono: 601 3505511 ext. 1101 o al correo electrónico: [email protected] INVITACIÓN Monseñor Daniel Arturo Delgado Guana, vicario episcopal para la Comunión y Participación, se refiere a la celebración arquidiocesana; presencia, desafíos y acompañamiento a este don de Dios Padre a la Iglesia.