Pasar al contenido principal

conferencia episcopal

Lun 11 Abr 2022

Mons. Héctor Fabio Henao habla sobre el conflicto armado y la paz en Colombia

En una entrevista publicada en el Diario El Tiempo, monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, actual encargado de las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado colombiano; además representante de la Conferencia Episcopal (CEC) ante el Consejo Nacional de Paz, habló sobre sus proyectos luego de dejar la dirección del Secretariado Nacional de Pastoral Social, cargo que ocupó por más de 25 años y se refirió también a la agenda de paz en Colombia, permeada por un proceso electoral en camino. LEA LA ENTREVISTA COMPLETA "Estamos en ronda con los candidatos" Encargado de las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado colombiano; representante, además, de la Conferencia Episcopal (CEC) ante el Consejo Nacional de Paz, monseñor Héctor Fabio Henao no descansa. Y esto, a pesar de haber dejado recientemente la dirección del Secretariado Nacional de Pastoral Social, un cargo que desempeñó por más de 25 años. Por estos días, sus horas se pasan entre viajes a diversas regiones del país y entre reuniones con candidatos a la Presidencia, para alertar al próximo presidente de la República sobre las graves emergencias humanitarias que deberá enfrentar. Desde que usted asumió la dirección del Secretariado Nacional de Pastoral Social hasta ahora, que entrega el cargo a otra persona, ¿cómo se ha transformado la posición de la CEC frente al conflicto armado? La CEC ha ido profundizando un relacionamiento mucho más cercano frente a la problemática humanitaria de violación de derechos humanos (DDHH). En 1996, cuando yo recibí el Secretariado, estábamos comenzando a tener una percepción diferente. En esa época publicamos el primer informe sobre desplazamiento forzado en el país. Fue la CEC la primera institución que habló sobre el tema y ese informe nos llevó a buscar que se creara una ley y, después, a tener un trabajo muy intenso frente a la Corte Constitucional. Haber entrado a profundizar el asunto y haberlo identificado como una violación masiva de DDHH nos ayudó a tener una ruta mucho más definida frente a cómo posicionarnos de cara a la situación. Después hemos entrado en contacto con otras realidades, pero la dureza del conflicto, la forma tan abierta como actuaron actores claramente enfocándose contra poblaciones indefensas y vulnerables, y la manera como, solamente por intereses económicos y por control territorial, fueron atacadas poblaciones que habían sido muy distantes del conflicto armado, obligaron también a la CEC a ir teniendo posiciones mucho más precisas, en términos de violación a los DDHH. En ese sentido, hoy se tiene una perspectiva mucho más enfocada hacia esas realidades. ¿Cuál será su nuevo rol dentro de la CEC? En este momento estoy trabajando en las relaciones Iglesia-Estado. De hecho, un primer paso que se está dando es el de dialogar con los candidatos a la Presidencia de la República. Vemos como una urgencia definir claramente cómo podemos seguir esta interlocución. La Iglesia tiene que ayudar a que todos estos clamores que vienen desde el territorio con los sufrimientos de la gente puedan ser objeto de discusión, de análisis y de toma de decisiones, de manera muy propositiva. Además, yo soy el representante de la CEC en el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, un mecanismo muy pluralista de participación, en el que está representada la sociedad colombiana con sus distintos actores. Es parte de esta función y en calidad de tal he estado acompañando a los consejos territoriales. La idea es seguir fortaleciendo ese vínculo y perfeccionando esos mecanismos de diálogo. Hablemos sobre la agudización del desplazamiento forzado El desplazamiento había bajado en intensidad, ha tenido unos grandes picos, pero ahora vuelve otra vez a ser muy preocupante. Está subiendo y tiene que ver, en parte, con la disputa por el control territorial y las rutas del narcotráfico; pero también, en muchos casos, con la necesidad de acallar poblaciones que podrían trasmitir información a organismos internacionales y a las mismas autoridades sobre las difíciles situaciones en las que viven. El confinamiento también es una realidad en Colombia. Hay poblaciones que no pueden, ni siquiera, desplazarse por la presencia de actores armados ilegales. Un fenómeno muy complejo. Nosotros esperamos que el país encuentre los caminos para prevenirlo. Hay que mantener la atención sobre las alertas tempranas que emite la Defensoría del Pueblo; mantener mecanismos de prevención muy ágiles, de respuesta rápida frente a esos llamados, porque, indudablemente, la realidad de desplazamiento es muy grave hoy. Recientemente usted viajó a Arauca, invitado por los principales representantes de las Naciones Unidas en Colombia. ¿Qué está pasando en dicho departamento? De los asesinatos de este año, un número muy importante, la mayor parte han sido en Saravena. Por eso fuimos allí. En Arauca nos hablaron de grupos que se han confinado por miedo a la situación, entre ellos los excombatientes. Nos hablaron también sobre más de tres mil personas desplazadas. Una situación muy difícil, porque hay quienes han salido huyendo pero no aparecen registrados como desplazados. Muchos están en Bogotá y en otras ciudades, dispersos por el país. La región vive una situación muy compleja. Ha habido una alerta de las organizaciones de la sociedad civil, buscando protección y apoyo; un clamor muy fuerte por mecanismos efectivos de protección a la población y por que se dé respuesta a la situación de amenazas. ¿Qué opina de la reacción del Gobierno frente esta clase de problemáticas? En primer lugar, hay un legado importante que tiene que ver con el estatuto temporal para migrantes venezolanos. Una respuesta importante para dicha población, que ha ayudado a estabilizar la situación de gente que estaba en condiciones muy dramáticas. Sobre temas relacionados con seguridad en el país hay muchas complejidades, pero en el caso de Arauca en concreto hay un desafío enorme en cuanto a la protección de la población civil y una urgencia de que se revise la política de seguridad. Prima mucho la incertidumbre. Hay un temor permanente. Miedo fue una palabra que escuché muchas veces; también, estigmatización. Vámonos a otra región. Los obispos de Chocó y otros líderes sociales y religiosos ratifican sus denuncias sobre alianzas paramilitares en esta parte del país entre sectores de la fuerza pública y el Clan del Golfo. Incluso, piden una reunión con el presidente Duque. Yo fui con el presidente de la CEC y con otros obispos a Quibdó. Allí monseñor Rueda fijó una posición muy clara, diciendo que esto no puede ser tomado a la ligera. Se está trasmitiendo una realidad que no puede ocultarse y es que en estas zonas del país están pasando situaciones muy graves. Según la CEC, estas regiones requieren una atención especial y un plan urgente. Esto se le informó al Papa y la situación muy grave de las regiones se está hablando también con los candidatos a la presidencia en estos días que estamos en la ronda, planteando lo que la Iglesia desde las regiones nos está diciendo. Estamos trasladándoles eso a los candidatos para decir: por favor, tengan en cuenta en sus agendas la situación de las regiones más empobrecidas y más golpeadas por la violencia. Chocó y el occidente antioqueño son, a la vez, regiones codiciadas por grandes compañías. Varias zonas sembradas con minas antipersonales corresponden a áreas con títulos mineros. Las grandes empresas, cuando entran a territorios donde ha habido un control de actores armados, tienen un desafío muy grande: cuál mecanismo de seguridad van a implementar. Eso lo hemos vivido de lado y lado. También hay reclamos desde múltiples ángulos sobre actividades económicas protegidas por sectores de grupos organizados al margen de la ley. Un asunto complejo es que, si Colombia ha tenido un conflicto armado y estamos viviendo una reconfiguración de territorios y de presencia territorial, eso es un desafío para cualquier empresa que entre en los territorios, porque, en principio, tendría que tener unos códigos muy claros de sus relacionamientos para garantizar la protección de su personal y de su actividad. Pero no se pueden establecer mecanismos vinculados a actores no estatales ni en contra de las comunidades. Hay un desafío muy importante, porque eso es histórico. Ha pasado ya desde hace muchos años. Y ha habido reiteradamente el reclamo de las comunidades diciendo que es necesario que se aclaren cuáles son los mecanismos de protección o de seguridad que estas empresas utilizan. En Jericó, municipio de Antioquia, la Iglesia católica rechaza la actividad de la AngloGold Ashanti. Y en este momento hay una gira por Europa de la red Iglesias y Minería, en la que también se ha hablado en contra de esta multinacional. ¿Usted qué opina de esta posición? Yo estuve en Jericó no hace mucho tiempo y tuve la oportunidad de conocer de cerca la posición del señor obispo. De escuchar también a los sacerdotes sobre la problemática que se ha creado. La preocupación de ellos tiene que ver con el hecho de que estamos hablando de una zona que tiene una riqueza de producción de alimentos muy grande. Es una zona importante en cuanto capa vegetal y desde ahí han planteado una posición muy clara: aquí está de por medio el manejo de las aguas. En ese sentido, la posición de ellos ha sido bastante crítica frente a esta gran mina sobre la cual ha habido mucha discusión. Y el llamado ha sido, en gran parte, hacia la autoridad ambiental: una demanda para que, realmente, estudie a fondo, pues hay estudios comparativos de lo que podría pasar. Entrevista: Miguel Estupiñán Fuente: Diario El Tiempo

Vie 8 Abr 2022

Lanzan kit pastoral para preparar la X Jornada Mundial de las Familias

Avanza la preparación para el X Encuentro Mundial de las Familias, a realizarse en Roma y en todas las jurisdicciones eclesiásticas del mundo, del 22-26 de junio de 2022. En esta ocasión, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y la diócesis de Roma, que organiza el evento, ha preparado un kit pastoral, disponible en https://www.romefamily2022.com/es/wmof-diocesi/. . Como lo ha establecido el Papa Francisco, este encuentro tiene un carácter "multicéntrico y generalizado". Por ello, cada diócesis está llamada a organizar actos, reflexiones y momentos de oración coincidiendo con el encuentro de Roma. En este contexto, el Dicasterio ofrece estos insumos que ayudarán a animar esta jornada. "Este vademécum", explican, "pretende ser una ayuda para las Iglesias particulares que se encargan de organizar los encuentros locales. Cada diócesis/parroquia puede inspirarse en las indicaciones que se ofrecen en este kit pastoral, quedando libre para adaptar las iniciativas al contexto cultural local y a sus propias necesidades pastorales. El objetivo eclesial es realizar un evento global que tenga el rostro particular de cada comunidad". El vademécum reúne enlaces útiles y recuerda los materiales disponibles en línea y descargables gratuitamente, como el logotipo, las catequesis y los vídeos. También ofrece algunos consejos útiles para las diócesis. "Sugerimos que cada diócesis establezca un equipo pastoral dedicado, suficientemente grande y no limitado a una sola pareja, para organizar el evento. DESCARGAR KIT[icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon] Edición especial de 10 videos y subsidios Así también, la elaboración de 10 videos Amoris Laetitia, en los que participan el Papa Francisco y algunas familias de diferentes lugares del mundo, fue el resultado de un proyecto que se coordinó para avivar en los católicos la celebración del “Año Familia Amoris Laetitia”. Sus autores señalan que, esta iniciativa se construyó “tomando como base los capítulos de la exhortación apostólica Amoris laetitia. El Santo Padre nos acompañó para redescubrir el valor y la belleza del matrimonio y de la familia en la Iglesia y en la sociedad”. La elaboración del material y grabación de estos videos inició en el mes de marzo de 2021 y culminó en diciembre de este mismo año, bajo la dirección del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida -en colaboración con el Dicasterio para la Comunicación y Vatican News, quienes los publicaron. Cada vídeo está acompañado de un subsidio imprimible, que además de las palabras pronunciadas por el Papa y las familias, propone reflexiones y dinámicas familiares o de grupo inspiradas en un tema específico, para facilitar el itinerario didáctico y espiritual con las familias. Colección especial de videos y subsidios El Dicasterio ha reunido en una única versión imprimible estos subsidios, que estarán acompañados con la edición especial de los 10 videos, con el objetivo de fomentar su uso, especialmente en las diócesis, parroquias y comunidades, proponiéndolo como un itinerario pastoral a realizar con las familias. “No se trata de una mera recopilación, sino de un camino que puede ser adaptado, integrado o simplificado con flexibilidad por los pastores y los agentes de la pastoral familiar, para seguir dando a conocer la riqueza pastoral de la exhortación apostólica Amoris laetitia”, afirma el Dicasterio. DESCARGAR SUBSIDIOS[icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon] Himno del Encuentro Mundial de las Familias Para el desarrollo del X Encuentro Mundial de las Familias, con el tema "El amor familiar: vocación y camino de santidad", se ha elaborado una canción titulada: “We believe in love”; “Creemos en el amor”. El estribillo está en inglés, pero a lo largo de toda la composición se utilizan 9 idiomas. Chino y suajili incluidos. El compositor es Marco Frisina, el mismo autor del “Jesus Christ you are my life” de la JMJ del año 2000. Es uno de los más prolíficos de música cristiana contemporánea. Los organizadores del Encuentro Mundial de las Familias, esperan que el himno ayude a los participantes a entrar en el clima de unidad, fiesta y recogimiento que se pretende crear y además que con la imagen pintada por el Padre Marco Iván Rupnik, como emblema del encuentro mundial de familias, puedan efectuar una profunda reflexión sobre la grandeza del sacramento del matrimonio. EDICIÓN ESPECIAL DE LOS VIDEOS VIDEO DEL HIMNO OBRA:"Este es un gran misterio"

Vie 1 Abr 2022

Voz del Pastor | 03 de abril de 2022

Reflexión de monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y primado de Colombia Lectura del Santo Evangelio según San Juan 8,1-11 O

Mar 29 Mar 2022

Encuentro Nacional de Equipos de Preparación al Sacramento del Matrimonio

En atención a las recomendaciones hechas por los padres sinodales de la necesidad de ayudar a los jóvenes a descubrir el valor y la riqueza del matrimonio, el Departamento de Matrimonio y Familia de la Conferencia Episcopal de Colombia, en coordinación con la región Cundiboyacense de Pastoral Familiar, estará realizando el próximo 02 de abril el “Encuentro Nacional de Equipos de Preparación al Sacramento del Matrimonio”. Como respuesta a esa urgencia y desafío pastoral de la necesidad de una adecuada preparación al matrimonio, especialistas en varias competencias irán develando las claves catecumenales para cumplir con este objetivo, la reflexión estará guiada por la exhortación apostólica Amoris Laetitia, del papa Francisco. Temas a tratar: El catecumenado en la preparación al matrimonio; Decálogo para la preparación al sacramento del matrimonio; además se contará con un espacio para testimonios. Se tendrá un momento para la exposición del programa de formación inicial que ofrece la UniMonserrate, en el campo de la preparación inicial de los agentes de pastoral; así también, se hará la presentación del curso: Métodos de reconocimiento natural de la fertilidad como la respuesta actual y científica al servicio de la vida y la familia. Modelo Creighton y NaProTechnology, por parte de la doctora Martha Elena Soto. Monseñor Marco Antonio Merchán Ladino, obispo de Vélez y presidente de la Comisión Episcopal de Matrimonio y Familia, será el encargado de hacer la apertura a este encuentro que se realizará de 10:00 a.m. a 12:30 m. a través de la plataforma Zoom. Inscripciones [icon class='fa fa-download fa-2x'] AQUÍ[/icon]

Mar 29 Mar 2022

“Aspectos Catequéticos y Pastorales de la Liturgia”

Fue el tema principal de estudio que se abordó, durante el primer encuentro regional de delegados y profesores de liturgia de la región Cundiboyacense, realizado en la ciudad de Tunja del 23 al 25 de marzo. Sus organizadores, señalaron que este espacio fue “un verdadero tiempo de gracia, de reflexión y estudio, de compartir espiritual y fraterno. Ha sido valiosa esta oportunidad de integración entre sacerdotes con una misión en común, que es la de orientar la vida litúrgica en sus respectivas iglesias particulares. Además, ha sido una importante ocasión para conversar sobre la realidad litúrgica de estas Diócesis del centro del país”. El encuentro que se realizó en el Centro de Espiritualidad de las Hijas de la Iglesia, contó con la acogida y las palabras de bienvenida de monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos, arzobispo de Tunja y del padre Jairo de Jesús Ramírez Ramírez, director del Departamento de Liturgia de la Conferencia Episcopal. Se resaltó el aporte enriquecedor que hiciera el padre Tadeo Albarracín, de la arquidiócesis de Bogotá, quien dirigió una ponencia sobre los sacramentos. Otros temas abordados fueron: actos litúrgicos y religiosidad popular; dimensión catequético-pastoral de la liturgia; catequesis mistagógica sobre el pregón pascual; presencialidad y virtualidad en las celebraciones litúrgicas. También cabe destacar dos momentos de experiencia eclesial tenidos en estos días: la visita al Seminario Mayor San José y la peregrinación al Santuario de Nuestra Señora del Milagro, en este último, los participantes se unieron en la Consagración de Ucrania y Rusia a la Bienaventurada Virgen María, según el deseo del Papa Francisco. El encuentro sobre la pastoral litúrgica desde su dimensión catequética hizo reflexionar en la pertinencia de la formación litúrgica del pueblo de Dios y de posibilitar unas celebraciones litúrgicas bien preparadas, que reflejen y hagan comprensible verdaderamente el misterio de Cristo.

Lun 28 Mar 2022

“Jóvenes no sé nieguen la oportunidad de escuchar a Jesús en su corazón” Mons. Olave

Del 22 al 24 de marzo se celebró en Bogotá el trigésimo séptimo encuentro Nacional de Delegados Diocesanos de Pastoral Juvenil, donde participaron casi un centenar de jóvenes delegados de esta pastoral en representación de las diferentes jurisdicciones eclesiásticas del país. Mons. Orlando Olave Villanova, obispo de Tumaco y miembro de la Comisión Episcopal del Estado Laical, quien acompañó el evento, celebró que, después de varios años se hayan podido reencontrar de manera presencial con los delegados y delegadas de las Iglesias particulares, esto dijo él “para retomar el itinerario que desde la pastoral juvenil de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) se viene animando en el país”. “Me dio mucha alegría poder encontrar cerca de 100 delegados de todo el país, sabemos que este recomienzo ha sido muy duro, pero bueno en el nombre del Señor lo hemos hecho. Hemos mirado la realidad, los contextos de esos rostros y hemos escuchado esas voces juveniles, obviamente eso nos hace contrastar con el Plan Nacional de Pastoral Juvenil que se viene trabajando desde la CEC y que creo, es el elemento, es el itinerario, es el faro que guía nuestro quehacer en la pastoral juvenil, en cada una de las circunscripciones eclesiásticas”. El prelado recordó que la prioridad de la Iglesia siempre han sido los jóvenes “ellos son el sentido de nuestro ejercicio de nuestro trabajo, nuestra cercanía en medio de sus dudas e incertidumbres” y agregó “a todas estas dudas que surgen, la respuesta es solo una “Jesús”, no sé nieguen esa oportunidad de escuchar a Jesús en su corazón, de escucharlo en la Iglesia y en los sacramentos”. El joven, Sergio Campo, delegado juvenil de la regional amazónica, no escatimó palabras para expresar su alegría por este reencuentro presencial, y dijo que fue un espacio que sirvió para fortalecer todos los procesos de la pastoral tanto a nivel diocesano, como regional. “Este encuentro nos deja una gran experiencia y una gran motivación para seguir trabajando de la mano de Dios, de la mano de Jesús, para seguir evangelizando a toda la juventud de Colombia”. Por su parte, la hermana Arelis Gaviria Montoya, directora del Departamento de Estado Laical y Juventud de la CEC, observó que fue un momento donde se pudo escuchar las voces de los jóvenes, sus anhelos y sueños, tanto en el contexto eclesial como social. “Ha sido un espacio que nos ha permitido en clave sinodal reunirnos por regiones, para organizar, evaluar, revisar nuestros proyectos de pastoral juvenil y así, poder acompañar de manera más significativa a todos nuestros jóvenes en los procesos formativos que requieren en las jurisdicciones, donde el anuncio del evangelio sea lo primero”, concluyó la religiosa.

Vie 25 Mar 2022

Vicariato de Puerto Carreño en formación permanente

Durante los días 15, 16 y 17 de marzo de 2022 los sacerdotes del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño en el Departamento del Vichada, presididos por Monseñor Raúl Alfonso Carrillo, vicario apostólico de Puerto Gaitán y administrador apostólico de esta jurisdicción que se encuentra en sede vacante desde abril de 2020 se dieron cita para llevar a cabo el curso de formación permanente “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”, con el apoyo del Departamento de Doctrina del Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano. Aprovechando la ocasión y teniendo en cuenta que muchos de los sacerdotes misioneros debieron enfrentar largas jornadas de viaje por ríos o trochas para llegar a esta cita, también se realizó la consulta sinodal al clero, la evaluación y proyección de actividades pastorales, y la celebración de la Santa Misa Crismal. También, en las noches, se realizaron encuentros laicales para dar a conocer el proceso sinodal a otros agentes de pastoral. El vicariato apostólico de Puerto Carreño tiene ocho parroquias y fue creado por el papa Juan Pablo II el 22 de diciembre de 1999; desde aquel entonces fue encargado a los Misioneros Redentoristas que atienden la misión de Primavera y la catedral de Puerto Carreño y suman en total siete sacerdotes. La Arquidiócesis de Manizales, por hermanamiento misionero, envía cada dos años algunos de sus miembros para ayudar en la actividad pastoral; en este momento las misiones de Santa Rosalía y El Milagroso son atendidas por dos sacerdotes del clero manizalita. El grupo de misioneros lo completan cuatro sacerdotes incardinados en el vicariato, uno de los cuales se encuentra realizando estudios de especialización. El vicariato de Puerto Carreño es uno de los lugares en Colombia donde la religión católica es practicada por una minoría de la población, sobre todo, aquella foránea ligada a las instancias de gobierno y a las fuerzas del orden público como la Policía, el Ejército y la Armada, con sus respectivas familias, que puede sumar hasta 3.000 personas. Las entidades religiosas preponderantes son las pentecostales y evangélicas, además de las religiones de cultos ancestrales propias de la población indígena. A pesar de esta realidad, la Iglesia Católica trabaja en procesos de evangelización y promoción humana para toda la población, y cuenta con valiosos proyectos en beneficio de la población indígena y de los migrantes venezolanos.

Mié 23 Mar 2022

Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA Marzo 27 de 2022 Primera lectura: Josué 5, 9a.10-12 Salmo: 34(33), 2-3.4-5.6-7 (R. cf. 9a) Segunda lectura: 2 Corintios 5, 17-21 Evangelio: Lucas 15, 1-3.11-32 I. Orientaciones para la Predicación Introducción En este domingo la misericordia se hace parábola. El rudo llamado al arrepentimiento que escuchamos el domingo pasado se encuentra hoy con la contraparte: el oasis del rostro de Dios en la Parábola del Padre misericordioso (o “del hijo pródigo”), la parábola de la misericordia por excelencia. En el trasfondo del evangelio de hoy tenemos la enseñanza de Jesús: “Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6,36). La finalidad de la parábola es mostrarnos el carácter, la grandeza y las características de la misericordia de Dios para con los pecadores arrepentidos. De esta manera comprenderemos la praxis de misericordia de Jesús, que escandalizó a la gente piadosa de su tiempo, y también las actitudes que debemos tomar ante el Dios que nos perdona y ante el hermano que debemos perdonar, porque él nos sigue diciendo: “Todo lo mío es tuyo” (15,31), es decir, que hagamos nuestra su misericordia . 1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura? El Evangelio nos presenta la parábola del Padre Misericordioso. Uno de sus hijos, el menor, pide la herencia, se va a otras tierras y la malgasta. Luego arrepentido vuelve a la casa paterna, y su padre lo recibe con alegría. La parábola está cargada de signos: el gesto de divisar al hijo desde lejos y correr hacia él, expresa la providencia misericordiosa de Dios. La acción paterna de calzar, vestir y colocar el anillo manifiesta como el padre le devuelve al joven pecador su estado de hijo. El beso del padre significa el perdón. 2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad? Como hemos señalado desde el comienzo, el centro de la parábola está en el encuentro entre el hijo menor y su padre. Hacia allá apunta toda la primera parte. Los siervos y el hijo mayor logran comprenderlo, se les vuelve un enigma. Poniendo la mirada en el eje focal de la parábola, vemos en el colorido de las imágenes una catequesis sobre la misericordia: 1. El hijo arrepentido va hacia su Padre, pero al final es el padre el que “corre” hacia su hijo, impulsado por la “conmoción” interior. Esta agitación interna que se vuelve impulso de búsqueda es lo que se traduce por “misericordia”: puesto que el hijo nunca se le ha salido del corazón, la visión del hijo en su humillación y sufrimiento descompone el distanciamiento que toma quien ha sido herido en su dignidad. 2. El sentimiento interno se explicita en siete gestos de amor que reconstruyen la vida del hijo disipado. La misericordia reconstruye la vida del otro: a) “Lo abraza”: el padre se humilla más que el mismo hijo. No espera sus explicaciones. No le pide purificación previa al que viene con el mal aspecto de la vida disoluta, contaminado en el contacto con paganos y rebajado al máximo en la impureza (legal y física) de los cerdos; el padre rompe las barreras. No hay toma de distancia sino inmensa cercanía con este que está “sucio”, para él es simplemente su hijo. b) Lo “besa”. El beso es la expresión del perdón paterno (como el beso de perdón de David a su hijo Absalón en 2ªSamuel 14,33). Nótese que el perdón se ofrece antes de la confesión de arrepentimiento del hijo. c) Le manda poner “el mejor vestido”: el padre le restituye su dignidad de hijo y le confirma sus antiguos privilegios. El vestido viejo, su pasado, queda atrás. d) Le manda poner “el anillo”. Este anillo es un simple aderezo estético; puesto que en la antigüedad el anillo formaba parte de las insignias reales (ver 1ª Macabeos 6,14) y con él se sellaban las grandes transacciones, se trata de un gesto inaudito para con un hijo derrochador de plata. ¡Qué confianza la que este padre tiene en la conversión de su hijo! e) Le manda poner “sandalias”: este era un privilegio de los hombres libres, incluso en una casa sólo las llevaba el dueño, no los huéspedes. Este gesto es una delicada negativa al hijo que iba a pedir ser tratado como jornalero. f) Hace sacrificar el “novillo cebado”, el animal que se alimentaba con más cuidado y se reservaba para alguna celebración importante en la casa. g) Convoca una “fiesta” con todas las de la ley: la mejor comida, música y danza. La fiesta parece desproporcionada, pero el padre expone el motivo: el gran valor de la vida del hijo. Esto llama la atención: la casa cambia completamente. 3. En esta parte central de la parábola está el punto de confrontación que manda al piso los mezquinos paradigmas de relación humana representados en el rol que juega el hijo mayor en la parábola: a) El problema no es simplemente “estar” con el padre, sino de qué manera se está. Mientras el hermano mayor mide su relación con el padre a partir del cumplimiento externo de la norma y su expectativa es la proporcional retribución, la relación entre el padre y el hijo menor se rige por el amor, en el cual lo que importa no es lo que uno le pueda dar al otro sino el hecho de ser “hijo”. Sale a flote en inmenso valor de la relación y de su verdadero fundamento. Basta recordar qué es lo que le duele al Padre: la “perdida”, y para él lo “perdido” no fueron los bienes sino “el hijo mío”. b) El hijo menor admite que ha “pecado”, pero el fondo de su pecado es el abandono de la casa, es decir, el rechazar ser hijo. Pedir la herencia es declarar la muerte del padre, es decir la muerte de la relación padre-hijo. Por eso dice: “pequé contra el cielo y ante ti). La vida disoluta es el resultado de una vida autónoma que excluye la relación fundante. En el perdón se reconstruyen todos los aspectos de esta relación y esto es lo que importa en primer lugar: un hijo que redescubre el amor paterno y que se goza en ello porque resurge con una nueva fuerza de vida. El hijo mayor, en cambio, aún en casa, seguirá viviendo como un extraño. c) El redescubrimiento de la filiación lleva a la recuperación de la fraternidad. Por eso el Padre se permite corregir al hermano mayor: le sustituye el “¡Ese hijo tuyo!” por “¡Este hermano tuyo!”. Los caminos de reconciliación con el hermano deben partir del encuentro común en el corazón del Padre, allí donde “todo lo mío es tuyo”. 3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo? Padre Dios, gracias por tu infinita misericordia, por recibirme en tu casa y revestirme con el traje de la gracia. No merezco tanto amor, pues mis pecados han sido muchos, sin embargo, tu amor infinito lo supera todo. Ayúdame a ser reflejo de tu misericordia en mi hogar, en mi trabajo, en mi comunidad, que pueda ayudar a muchos para que se den cuenta que hay un Padre que los espera cada día. ______________________ Recomendaciones prácticas: • Hoy se permite el sonido de los instrumentos musicales y el altar se puede adornar con flores. II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Hermanos, nos congregamos en este Día santo, para adorar a Dios, quien en su infinita misericordia nos ofrece el perdón y la paz. Nos unimos a Cristo nuestro redentor para ofrecer al Padre Misericordioso, la ofrenda de nuestro corazón contrito. Celebremos con fe esta Santa Eucaristía. Monición a la Liturgia de la Palabra Dios Padre mantiene abiertas las puertas de su corazón para recibir al pecador arrepentido, y en su hijo Jesús nos invita a la reconciliación. En él pasamos de la antigüedad del pecado a la novedad de la gracia. Por eso libres de nuestro oprobio, nuestros labios proclaman diciendo: “Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca”. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Hermanos: para seguir a Jesús no hay otro camino que el de la renuncia y la Cruz. Convencidos de esto, elevemos nuestra oración a Dios Padre, diciendo: R. Te rogamos, óyenos. 1. Por el papa Francisco, por los obispos, presbíteros y diáconos, y por cuantos han decidido seguir a Jesús en la vida consagrada, para que sean conscientes de la tarea que han recibido y la vivan siempre con fidelidad, roguemos al Señor. 2. Por todos los gobernantes de las naciones y de los pueblos, para que mantengan vivo su interés por cosechar frutos de justicia y de paz, roguemos al Señor. 3. Por el ejercicio de la autoridad y la participación en el Pueblo de Dios. Para que las raíces Sinodales de la Iglesia fructifiquen en nuevos modos de estar al servicio de los demás en todos los niveles del Cuerpo de Cristo, roguemos al Señor. 4. Por cuantos sufren por causa de la enfermedad, la pobreza, el desempleo, el secuestro y la cárcel, para que tengan experiencia del amor infinito de Dios y vivan profundamente este tiempo cuaresmal, roguemos al Señor. 5. Por todos los que participamos en esta eucaristía, para que al salir de ella pongamos en práctica lo que hemos vivido y celebrado, roguemos al Señor. Oración conclusiva Dios Padre, lleno de amor y de misericordia, escucha nuestra súplica confiada, Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén.