Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Mensaje de la Secretaría General del Sínodo con motivo del 60° aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II

Lun, 10/10/2022 - 11:19 editorCEC1

Tags: sínodo sinodalidad concilio ecuménico vaticano ii papa francisco Comunión participación misión

Image
60° aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II

En vísperas de la conmemoración del 60° aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, la Secretaría General del Sínodo ha hecho público un mensaje en el que se reivindica como uno de los frutos de aquella histórica asamblea, una de sus "herencias más valiosas", como la ha calificado el Papa Francisco.
 

El 60º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II es un momento de particular gracia también para el Sínodo, que representa un fruto de aquella asamblea ecuménica, de hecho, una de sus «herencias más valiosas» (Francisco, const. ap. Episcopalis Communio, 15 de septiembre de 2018, 1)”. Así comienza el mensaje de la Secretaría General del Sínodo publicado el lunes 10 de octubre.
 

El texto recuerda que el Sínodo de Obispos fue instituido por San Pablo VI al inicio del cuarto y último período del Concilio (15 de septiembre de 1965), atendiendo a las peticiones de muchos padres conciliares.
 

La finalidad del Sínodo era y sigue siendo la de prolongar, en la vida y en la misión de la Iglesia, el estilo del Concilio Vaticano II”, afirma el comunicado. Otro de los objetivos era fomentar la apropiación viva de sus enseñanzas en el Pueblo de Dios, con la conciencia de que ese Concilio representó “la gran gracia de la que se ha beneficiado la Iglesia en el siglo XX”, como explica San Juan Pablo II en su carta apostólica Novo millennio ineunte, del 6 de enero de 2001. Es “una tarea que dista mucho de estar agotada, dado que la recepción del magisterio del Concilio es un proceso continuo, en algunos aspectos todavía incipiente”.
 

La importancia del Concilio en el caminar de la Iglesia
En una mirada más amplia, la Secretaría reflexiona que, a lo largo de estos decenios, “el Sínodo se ha puesto constantemente al servicio del Concilio, contribuyendo a renovar el rostro de la Iglesia, en una fidelidad cada vez más profunda a la Sagrada Escritura y a la Tradición viva y en una escucha atenta de los signos de los tiempos. Sus Asambleas -General Ordinaria, General Extraordinaria y General Especial- se han visto impregnadas, cada una a su manera, por la savia vital del Concilio, cuyas enseñanzas han profundizado, han abierto la potencialidad frente a nuevos escenarios y han favorecido la inculturación entre los distintos pueblos”.
 

Aludiendo al actual proceso sinodal, dedicado a la sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia, dicen que sigue también la senda del Concilio. Y lo explican así: “La sinodalidad es en todo momento un tema del Concilio, aunque este término -de reciente acuñación- no se encuentre expresamente en los documentos de la asamblea ecuménica”. Agregan que la “carta magna” del Sínodo 2021-2023 es la enseñanza del Concilio sobre la Iglesia, en particular su teología del Pueblo de Dios, “la condición de este pueblo es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo”, como establece el punto 9 de la Lumen gentium, una de las constituciones dogmáticas posconciliares.
 

Algunas resonancias del concilio
El comunicado subraya que “Comunión, participación y misión” -los términos que el Papa Francisco ha querido incluir en el propio título del camino sinodal, convirtiéndolos en las palabras clave, por así decirlo- son palabras eminentemente conciliares.
 

La Iglesia que estamos llamados a soñar y construir es una comunidad de mujeres y hombres unidos en comunión por la única fe, por el común Bautismo y por la misma Eucaristía, a imagen del Dios Trinidad: mujeres y hombres que juntos, en la diversidad de ministerios y carismas recibidos, participan activamente en la instauración del Reino de Dios, con el afán misionero de llevar a todos y a todas el testimonio gozoso de Cristo, único Salvador del mundo”.
 

Benedicto y Francisco 
En las últimas líneas del mensaje, la Secretaría General del Sínodo recuerda las palabras de Benedicto XVI, cuando en el Ángelus del 5 de octubre de 2008 había dicho que "la dimensión sinodal es constitutiva de la Iglesia: consiste en reunir a personas de todos los pueblos y culturas para hacerse uno en Cristo y caminar juntos hacia Él, que dijo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,6). En efecto, Ratzinger enfatizaba que "la palabra griega sýnodos, compuesta por la preposición syn, es decir, "con", y por odòs, que significa "camino", sugiere la idea de "caminar juntos", y esta es precisamente la experiencia del pueblo de Dios en la historia de la salvación".
 

En ese mismo horizonte, el Papa Francisco expresó que "el camino de la sinodalidad, 'dimensión constitutiva de la Iglesia', es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio". Lo hizo en la conmemoración del 50º aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos el 17 de octubre de 2015. En su alocución, Bergoglio también señalaba: "Lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está todo contenido en la palabra «Sínodo». Caminar juntos —laicos, pastores, Obispo de Roma— es un concepto fácil de expresar con palabras, pero no es tan fácil ponerlo en práctica".
 

60 años después, la celebración eucarística presidida por el Papa Francisco
Este martes 11 de octubre, el Papa Francisco presidirá, en la Basílica Vaticana, una misa en el marco del 60º aniversario del inicio del Concilio. El comienzo está previsto para las 17, hora de Roma - 10:00 a.m. hora de Colombia, y será transmitida por los canales oficiales de la Santa Sede en Facebook, YouTube vaticannews.va/es.


Fuente: Vatican News
 



DESCARGAR MENSAJE AQUÍ
 


 

Compartir

Más noticias de Conferencia Episcopal
VER TODO

Vie 27 Ene 2023

“Confianza” para poder avanzar en las negociaciones entre el Gobierno y el ELN

Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado por la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones Iglesia-Estado, concedió una entrevista a la oficina de comunicaciones de la Arquidiócesis de Bogotá y dialogó sobre las negociaciones entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional-ELN y el papel que cumple la Iglesia católica como facilitadora. La próxima ronda de negociaciones se llevarán a cabo el 13 de febrero de este año en México y la Iglesia católica en Colombia, continuará como acompañante permanente junto a Naciones Unidas, en estas mesas de diálogo que buscan la paz, donde también se hacen parte representantes de países garantes en estas negociaciones como son México, Cuba, Venezuela, Chile y Noruega. En estos diálogos, la Iglesia, es testigo de “excepción” de estos encuentros. Ayuda a mediar cuando se encuentran dificultades entre las partes, es facilitadora de acuerdos. Constancia, perseverancia y paciencia en los diálogos de paz Pero, la Iglesia realiza la tarea más importante; animación y acompañamiento espiritual, para poder llevar un mensaje de acción y transformación para las regiones del país más afectadas a raíz del conflicto armado. Recientemente, en las reuniones o diálogos llevados a cabo en Caracas, Venezuela, frente a los problemas que se presentaron, y, luego de realizarse una reunión de carácter urgente; se lograron poner en claro los protocolos relacionados con el manejo de una buena comunicación y declaraciones en general. De esta manera, se volvieron a revisar los protocolos de cómo proceder para anunciar los acuerdos de la mesa, el desarrollo de los diálogos, los avances y resultados y cómo hacerlo de la manera más óptima en materia de comunicación, en el momento de exponerlo o darlo a conocer a la opinión pública. Así mismo, es importante y cabe destacar, el tema de “Afianzar” la confianza entre las partes; Gobierno y ELN, para poder avanzar, negociar, y tener claridad cuando se dialoga en el manejo de los acuerdos. “Vivir la esperanza y salvar vidas”, es lo más importante para la Iglesia y de su papel en estas mesas de negociación. Salimos con un ambiente de esperanza, de confianza en que se puede avanzar en la búsqueda de terminar con el sufrimiento que hay en muchas comunidades por las transformaciones y crear un clima de paz que asegure también la reconciliación del país". Afirmó monseñor Héctor Fabio Henao, representante permanente por parte de la Conferencia Episcopal de Colombia. Las problemáticas humanitarias también estuvieron sobre la mesa, son relevantes en estos encuentros de diálogos, hay momentos difíciles y de mucha tensión, pero el enfoque de la Iglesia es poder dignificar la vida humana. Los desafíos son grandes, pero se mantiene la esperanza de trabajar por la vida. “Los procesos de paz son muy difíciles siempre, pero requieren de constancia, perseverancia y paciencia”, enfatiza monseñor Henao. Finalmente, monseñor calificó como positivo el que las partes ya tengan una propuesta de temas a discutir y hayan fijado el segundo ciclo de conversaciones para el próximo 13 de febrero en México, donde se trabajarán dos temas grandes: Participación ciudadana y cese al fuego. Más información sobre este tema con nuestro Invitado Especial monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, acompañante permanente en la mesa de diálogos. A continuación entrevista completa:

Vie 27 Ene 2023

Avanza campaña: "Católicos olvidados en Siria y el Líbano"

Desde el mes de enero y todo febrero, las oficinas Global y Colombia de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), estarán desarrollando la campaña “Católicos en el Olvido. Enciende una luz por Siria y Líbano”. El objetivo de esta campaña es ayudar a los católicos en Siria y en el Líbano a superar los traumas, los horrores de la guerra y apoyar a la Iglesia local a mantener viva la fe de Cristo en estos países. En Latinoamérica hay mucha pobreza y miseria, pero aún existe la libertad de manifestar y proclamar la fe en Jesucristo sin temor a ser asesinados o secuestrados. En medio de la crisis económica y social y de la devastación provocada por una guerra ya casi olvidada, los cristianos del Líbano y Siria aún son las mayores víctimas. La Iglesia presente en esos países sigue pidiendo ayuda a ACN para socorrer a las familias católicas que aún permanecen allí. “Tanto el Líbano como Siria, dos países bíblicos, están vaciándose de cristianos debido a las guerras y a la crisis económica que les ha llevado a la ruina, y ha traído el hambre y la miseria a las familias”, afirmó Regina Lynch, directora de proyectos de la fundación ACN. Dolor por la guerra en Siria La guerra que comenzó en el año 2011 ha provocado cientos de miles de muertos y heridos, más de 6,6 millones de refugiados y más de 6,7 millones de desplazados internos y actualmente el 90% de la gente en Siria vive bajo el umbral de la pobreza. La población católica ha disminuido drásticamente: han pasado de ser 1.500.000 a apenas 400.000. Este éxodo masivo pone en peligro la permanencia de la Iglesia Católica y de las otras confesiones cristianas en la zona. Para evitar que desaparezcan los católicos en Siria, ACN ha apoyado hasta la fecha más de 1.237 proyectos, muchos de ellos de primera necesidad y de emergencia. El Líbano en la ruina En el año 2019 colapsó el sistema financiero y bancario libanés, que provocó el cierre de una gran cantidad de empresas y el aumento del desempleo. La pandemia por el Covid-19, el flujo de refugiados de guerra sirios y la explosión en agosto de 2020 del puerto de Beirut han agravado la crisis y arruinado al país. Antes de la guerra civil, ocurrida entre 1975 y 1990, el cristianismo (católicos, ortodoxos, protestantes, entre otros) representaba el 60% de la población y era conocida como la mayor comunidad cristiana de Oriente. En la actualidad, debido a la emigración, esta cifra se ha reducido a menos del 40%. Tras el desastre que dejó la explosión del puerto de Beirut, ACN ha apoyado 19 proyectos de reconstrucción de edificios afectados. También ha sostenido 23 proyectos de ayuda de emergencia. Lamentablemente, la situación continúa siendo crítica y seguirá siéndolo durante años. Por eso, la Iglesia en Siria y en el Líbano nos suplica ayuda: los sacerdotes y religiosas que permanecen allí nos necesitan para sostener y dar esperanza a un pueblo material y espiritualmente hundido. Los jóvenes necesitan motivos para quedarse y poder pensar en formar una familia. La campaña “Católicos en el Olvido. Enciende una luz por Siria y Líbano” apela a la generosidad de quienes deseen solidarizarse con la Iglesia necesitada en estos dos países. Además, se difundirán en las redes sociales de ACN Global/Colombia (YouTube, Instagram, Facebook y Twitter) varios testimonios de católicos sirios y libaneses sobre cómo los proyectos han cambiado sus vidas. Estos son algunos de los proyectos promovidos por la campaña que se pueden apoyar: ● Proyecto Gota de Leche. Para niños de 0 a 10 años: Desde el año 2015, ACN proporciona leche a los niños, quienes son las principales víctimas de la guerra. ● Zapatos y ropa de abrigo para el invierno: En estos países el invierno es muy crudo y, debido a la guerra, muchas familias no tienen cómo protegerse. ● Ayuda para alquileres de viviendas: La guerra destruyó muchos hogares y obligó a miles de familias a abandonar sus casas, dejándolos sin hogar. ● Alimentación para ancianos que viven solos: Muchos cristianos huyeron de la guerra y, lamentablemente, dejaron atrás a muchos ancianos que no podían salir de su país o trabajar. ● Asistencia sanitaria: La precariedad del sistema sanitario y la escasez de suministros, a causa de la guerra, están causando numerosas víctimas. ● Becas de formación para jóvenes y niños: Para mantener a los jóvenes en el país y propiciar una pronta recuperación en la zona, ACN apoya los estudios y la formación académica de los niños y jóvenes. Más información sobre cómo ayudar en los sitios web www.acn-global.org /y www.acncolombia.org Fuente: Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN)

Jue 26 Ene 2023

JORNADA VIDA CONSAGRADA: “Ustedes son signo de esperanza y testigos de la vida en donde asecha la muerte”

Así lo expresó monseñor Joaquín Pinzón Güiza, presidente de la Comisión Episcopal de Vida Consagrada, en su mensaje en nombre del Episcopado, a todos los religiosos y religiosas que este 02 de febrero animarán la celebración de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En la fiesta de la Presentación del Señor, que se celebra el próximo dos de febrero, la Iglesia católica anima la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y reconoce en ella la valiosa misión y testimonio de tantos consagrados y consagradas que a lo largo del mundo prestan su servicio en favor de los más necesitados. Celebramos la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, por ello queremos reconocer una vez más y agradecer por la vida religiosa en la Iglesia La Vida Religiosa en la Iglesia es un don de amor que hemos recibido de Dios, es un don que se hace seguimiento del Señor, es un don de amor que se hace entrega y servicio a los más necesitados hoy de modo muy especial queremos saludar, reconocer y agradecer a tantas religiosas y religiosos que en diferentes lugares de Colombia, sobre todo en lugares apartados y desafiantes, son signos de la presencia de Dios, del amor de Dios, signos de esperanza, testigos de la vida en donde asecha la muerte También quisiera aprovechar para invitar a los jóvenes a dejarse seducir por el Señor, acogiendo el llamado a dar su vida por amor, siguiendo al Señor como consagradas, como consagrados, vale la pena seguir al Señor con generosidad, con alegría, regalando sus vidas al servicio del reino. Que el Señor los acompañe y bendiga la vida consagrada.

Mié 25 Ene 2023

Participa del primer Encuentro de Pastoral Digital

La comunidad de evangelizadores digitales de Colombia, con el apoyo del Departamento de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal, realizará el próximo sábado 28 de enero a las 10:30 a.m. el Primer Encuentro de Pastoral Digital. Según se lee en un mensaje, el objetivo de este espacio será: "ser y hacer Iglesia, que consiste en reconocernos como comunidad de hermanos que comparten la misma misión digital, y promover la colaboración y formación para impulsar y madurar la pastoral digital en Colombia". Este primer encuentro contará con dos invitados especiales: Monseñor Lucio Ruiz, secretario del Dicasterio de Comunicaciones del Vaticano y el padre Martín Alberto Sepúlveda, director del Departamento de Comunicaciones de la CEC. La invitación está hecha para que participen: agentes de pastoral, administradores de cuentas parroquiales, creadores de contenidos en redes sociales, podcaster, encargados de comunicaciones de las jurisdicciones eclesiásticas y parroquias. Inscripciones Este encuentro se realizará vía Zoom, por lo que requiere diligenciar un formulario para la inscripción DILIGENCIAR FORMULARIO AQUÍ