Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Monseñor Urbina: “No hay realidades insuperables ni enfermedades incurables

Lun, 05/07/2021 - 17:50 editorCEC1

Tags: monseñor oscar urbina arzobispo de villavicencio jacob colombia sinodalidad Iglesia asamblea de obispos

El primer día de la asamblea plenaria de obispos colombianos estuvo iluminado por la celebración de la Eucaristía, presidida por monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), quien centró su reflexión en cuatro momentos: El símbolo de la Escala, la presencia de Dios, la promesa y la fe.

El símbolo de la Escala
Tomando la primera lectura del día (Génesis 28,10–22a), donde se lee que Dios a través de un sueño le habla a Jacob, el prelado, confrontando este pasaje bíblico, se refirió a los momentos complejos y oscuros que vive hoy Colombia e indicó que Dios, misteriosamente, cuida de cada persona y no la abandona, ni siquiera en los momentos de desolación o abatimiento.

En el sueño de Jacob, la palabra de Dios le revela coordenadas invisibles, pero indispensables para su vida, necesita la certeza fundamental para que sea esa realidad la que lo acompañe, que a pesar de todo Dios lo busca y lo cuida”.

Observó cómo en la sociedad actual, donde se está perdiendo el sentido de Dios y crece el fenómeno de la degradación, la imagen de la Escala, que “se apoya en la tierra y llega al cielo”, Dios revela que le interesan sus hijos y le preocupa los acontecimientos de la vida diaria de cada persona, de la historia y de las dificultades por las que atraviesa.

Hoy también nosotros necesitamos la certeza fundamental de la preocupación y cercanía de Dios por nosotros, por nuestra Iglesia (…) Él, misteriosamente, nos envuelve, nos protege, nos envía en sabios que suben y bajan por aquella escala en la cual él aparece en lo más alto”.

La presencia de Dios
El obispo presidente de la CEC recordó que tanto Jesús como a Jacobo, nos dicen a cada uno de nosotros “que es nuestro amigo, que conoce nuestro corazón con sus emociones, sus desequilibrios, sus decisiones, sus búsquedas y nos acepta donde estamos”.

La promesa
Frente a este aspecto, monseñor Urbina Ortega invitó a sus hermanos obispos a mirar de nuevo las coordenadas de la vida ministerial, recordándoles las palabras que el Papa Francisco les dirigió durante su visita a Colombia en septiembre de 2017: “Ustedes ven con los propios ojos, y conocen como pocos la deformación del rostro de este país; son custodios de las piezas fundamentales que lo hacen uno, Colombia tiene la necesidad de ustedes, para reconocer en su verdadero rostro cargado de esperanza, a pesar de sus inferpefecciones…”.

Asintió cómo las pruebas que el país enfrenta hoy no son todas negativas, sino que hacen parte de una dinámica de las relaciones invisibles, donde Dios está presente. “La palabra de Dios siempre es promesa que se traduce en: ‘Yo estoy con ustedes’. Él es para nosotros y está con nosotros, solo así podremos afrontar los caminos indescifrables y dolorosos y responder a las llamadas que hoy nos hace la palabra”.

Frente a esta realidad los invitó para que de manera sinodal salgan llenos de esperanza y confianza en Dios, confiados en que él todo lo puede y no los abandona. “Así Jacob se pone en camino, y como nosotros, llamados a recuperar la dimensión sinodal de nuestra Iglesia, partiremos llenos de esperanza como él, de confianza, de ánimo, de alegría, de fraternidad, sin miedo, sin amarguras, sin frustraciones, pues emprenderemos el camino con la certeza que Dios es fiel y su voluntad trabaja misteriosamente y preanuncia tiempos diferentes a los nuestros”.

La fe
Expresó que la fe ayuda a ver en las realidades que vivimos nuevas posibilidades que pueden ser invisibles ante los ojos de quienes no cree en Dios. Por ello, agregó: “Nosotros creemos y somos llamados a ver nuevas posibilidades y transformar la realidad de muerte en vida (…) Si tenemos fe como aquel hombre que le pide a Jesús que levante a su hija, descubriremos que no hay realidades insuperables ni enfermedades incurables”. (Mateo 9,18–26) 

Compartir

Más noticias de Actualidad
VER TODO

Jue 26 Ene 2023

JORNADA VIDA CONSAGRADA: “Ustedes son signo de esperanza y testigos de la vida en donde asecha la muerte”

Así lo expresó monseñor Joaquín Pinzón Güiza, presidente de la Comisión Episcopal de Vida Consagrada, en su mensaje en nombre del Episcopado, a todos los religiosos y religiosas que este 02 de febrero animarán la celebración de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En la fiesta de la Presentación del Señor, que se celebra el próximo dos de febrero, la Iglesia católica anima la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y reconoce en ella la valiosa misión y testimonio de tantos consagrados y consagradas que a lo largo del mundo prestan su servicio en favor de los más necesitados. Celebramos la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, por ello queremos reconocer una vez más y agradecer por la vida religiosa en la Iglesia La Vida Religiosa en la Iglesia es un don de amor que hemos recibido de Dios, es un don que se hace seguimiento del Señor, es un don de amor que se hace entrega y servicio a los más necesitados hoy de modo muy especial queremos saludar, reconocer y agradecer a tantas religiosas y religiosos que en diferentes lugares de Colombia, sobre todo en lugares apartados y desafiantes, son signos de la presencia de Dios, del amor de Dios, signos de esperanza, testigos de la vida en donde asecha la muerte También quisiera aprovechar para invitar a los jóvenes a dejarse seducir por el Señor, acogiendo el llamado a dar su vida por amor, siguiendo al Señor como consagradas, como consagrados, vale la pena seguir al Señor con generosidad, con alegría, regalando sus vidas al servicio del reino. Que el Señor los acompañe y bendiga la vida consagrada.

Mié 25 Ene 2023

Participa del primer Encuentro de Pastoral Digital

La comunidad de evangelizadores digitales de Colombia, con el apoyo del Departamento de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal, realizará el próximo sábado 28 de enero a las 10:30 a.m. el Primer Encuentro de Pastoral Digital. Según se lee en un mensaje, el objetivo de este espacio será: "ser y hacer Iglesia, que consiste en reconocernos como comunidad de hermanos que comparten la misma misión digital, y promover la colaboración y formación para impulsar y madurar la pastoral digital en Colombia". Este primer encuentro contará con dos invitados especiales: Monseñor Lucio Ruiz, secretario del Dicasterio de Comunicaciones del Vaticano y el padre Martín Alberto Sepúlveda, director del Departamento de Comunicaciones de la CEC. La invitación está hecha para que participen: agentes de pastoral, administradores de cuentas parroquiales, creadores de contenidos en redes sociales, podcaster, encargados de comunicaciones de las jurisdicciones eclesiásticas y parroquias. Inscripciones Este encuentro se realizará vía Zoom, por lo que requiere diligenciar un formulario para la inscripción DILIGENCIAR FORMULARIO AQUÍ

Mié 25 Ene 2023

El Papa Francisco nombra arzobispo para Santa Fe de Antioquia

Este miércoles 25 de enero, el Papa Francisco ha nombrado a monseñor Hugo Alberto Torres Marín, hasta el momento obispo de la Diócesis de Apartadó, como nuevo arzobispo de Santa Fe de Antioquia, convirtiéndose en el décimo sexto prelado en ocupar este cargo. Desde el pasado 05 de mayo de 2022, la Nunciatura Apostólica había designado como administrador apostólico “sede vacante” de Santa Fe de Antioquia a Mons. Elkin Fernando Álvarez Botero, actual obispo de la Diócesis de Santa Rosa de Osos. BIOGRAFÍA Mons. HUGO ALBERTO TORRES MARIN nació en Briceño el 9 de agosto de 1960, en el hogar formado por Francisco José Torres y Judith Marín Zuluaga. Fue ordenado presbítero para la Diócesis de Santa Rosa de Osos el 24 de noviembre de 1987. En el Seminario menor y Mayor de Santa Rosa de Osos realizó sus estudios de bachillerato, Filosofía y Teología. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma obtuvo la licenciatura en Teología dogmática y en la Universidad Católica de Oriente en convenio con la Fundación Universitaria Católica del Norte obtuvo Licenciatura en Filosofía y Ciencias Religiosas. Se especializó luego en Alta gerencia y Pedagogía de la virtualidad. En su Diócesis desempeñó el oficio de: vicario cooperador, párroco, vicario de pastoral, formador del Seminario menor y mayor, integrante del equipo administrativo de la FUCN y rector del Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino de Santa Rosa de Osos. Fue nombrado obispo auxiliar de Medellín por su santidad Benedicto XVI el 4 mayo del 2011 y consagrado por monseñor Ricardo Tobón Restrepo, el 4 de junio del mismo año. El 16 de octubre de 2014 recibe el encargo de administrador apostólico de la Diócesis de Apartadó y un año después toma posesión en su calidad de obispo titular. El 25 de enero del 2023 el Papa Francisco lo nombró Arzobispo Metropolitano de Santa Fe de Antioquia. La posesión canónica ha sido fijada para el día 23 de marzo del año en curso.

Mar 24 Ene 2023

Vaticano presenta mensaje para la 57ª Jornada Mundial de la Comunicaciones Sociales

La Santa Sede hizo público este 24 de enero, en la festividad de San Francisco de Sales, el Mensaje del Papa Francisco para la 57ª Jornada Mundial de la Comunicaciones Sociales, titulado: Hablar con el corazón, «en la verdad y en el amor» (Ef 4,15), jornada que se celebra el 21 de mayo, en la solemnidad de la Ascensión del Señor. “En el dramático contexto del conflicto global que estamos viviendo, es urgente afirmar una comunicación no hostil”. “Necesitamos comunicadores dispuestos a dialogar, comprometidos a favorecer un desarme integral y que se esfuercen por desmantelar la psicosis bélica que se anida en nuestros corazones”. Este es un pasaje de gran actualidad del Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2023. El Papa se dirige en particular a los trabajadores de la comunicación, pero señala que el compromiso de comunicar "con el corazón y con los brazos abiertos" es responsabilidad de todos. La dinámica de "comunicar cordialmente" El tema está idealmente conectado con el de 2022, que llamaba a “escuchar”, y con el anterior, que instaba a "ir, ver" como condiciones para una buena comunicación. Esta vez el Papa quiere insistir en "hablar con el corazón". En efecto, el corazón es lo que mueve a acoger, dialogar y compartir, desencadenando una dinámica que Francisco define como la de "comunicar cordialmente". Acoger al otro es lo que permite, después de escuchar, "hablar en la verdad y en el amor". “No debemos tener miedo a proclamar la verdad, aunque a veces sea incómoda, sino a hacerlo sin caridad, sin corazón. Porque «el programa del cristiano —como escribió Benedicto XVI— es un “corazón que ve”». Un corazón que, con su latido, revela la verdad de nuestro ser, y que por eso hay que escucharlo. Esto lleva a quien escucha a sintonizarse en la misma longitud de onda, hasta el punto de que se llega a sentir en el propio corazón el latido del otro. Entonces se hace posible el milagro del encuentro”, observa el Papa. Hablar con el corazón significa dejar entrever una participación "en las alegrías y los miedos, en las esperanzas y en los sufrimientos de las mujeres y los hombres de nuestro tiempo", dice el Papa. Es un llamamiento que interpela especialmente a quienes comunican en un contexto hoy "tan propenso a la indiferencia y a la indignación, a veces sobre la base de la desinformación, que falsifica e instrumentaliza la verdad". El diálogo con el corazón de Jesús con los discípulos de Emaús El Papa Francisco señala el ejemplo de un comunicador con corazón en el "misterioso Peregrino que dialoga con los discípulos que van hacia Emaús": hablando con amor, Jesús acompaña "el camino de su dolor", respetando su tiempo de comprensión. El Papa continúa escribiendo: “En un periodo histórico marcado por polarizaciones y contraposiciones —de las que, lamentablemente, la comunidad eclesial no es inmune—, el compromiso por una comunicación “con el corazón y con los brazos abiertos” no concierne exclusivamente a los profesionales de la información, sino que es responsabilidad de cada uno. Todos estamos llamados a buscar y a decir la verdad, y a hacerlo con caridad”. Palabras que hacen bien Esta llamada interpela especialmente a los cristianos, prosigue Francisco, de cuya boca "nunca deberían salir palabras malas", sino sólo palabras capaces de hacer el bien a los demás y de conmover incluso a los "corazones más endurecidos". Es la "fuerza gentil del amor" a la que apunta el Papa, invitándonos a repensar sus consecuencias sociales: “Lo experimentamos en la convivencia cívica, en la que la amabilidad no es solamente cuestión de buenas maneras, sino un verdadero antídoto contra la crueldad que, lamentablemente, puede envenenar los corazones e intoxicar las relaciones. La necesitamos en el ámbito de los medios para que la comunicación no fomente el rencor que exaspera, genera rabia y lleva al enfrentamiento, sino que ayude a las personas a reflexionar con calma, a descifrar, con espíritu crítico y siempre respetuoso, la realidad en la que viven”. San Francisco de Sales, ejemplo luminoso de hablar con el corazón De san Francisco de Sales, doctor de la Iglesia, obispo de Ginebra en una época de fuertes disputas con los calvinistas y proclamado por Pío XI patrono de los periodistas católicos, Francisco dice que "su actitud apacible, su humanidad, su disposición a dialogar pacientemente con todos, especialmente con quien lo contradecía, lo convirtieron en un testigo extraordinario del amor misericordioso de Dios". Para el santo, la comunicación era un "reflejo del ánimo" y una manifestación de amor. “Somos lo que comunicamos", nos recuerda, y su enseñanza, observa el Papa, aparece a "contracorriente" en un tiempo en la que la comunicación se instrumentaliza a menudo. Sus escritos son "una lectura sumamente agradable, instructiva y estimulante", dice el Papa Francisco citando las palabras de San Pablo VI y luego comenta: “Si vemos el panorama de la comunicación actual, ¿no son precisamente estas características las que debería tener un artículo, un reportaje, un servicio radiotelevisivo o un post en las redes sociales? Que los profesionales de la comunicación se sientan inspirados por este santo de la ternura, buscando y contando la verdad con valor y libertad, pero rechazando la tentación de usar expresiones llamativas y agresivas”. El sueño de Francisco 'Hablar con el corazón', el tema de esta Jornada Mundial se enmarca en el proceso sinodal que vive la Iglesia y el Papa Francisco señala que escucharnos unos a otros es el don más precioso que podemos hacernos. Hay tanta necesidad, escribe, de un lenguaje "al estilo de Dios, que se nutre de cercanía, compasión y ternura". Y describe su sueño: “Sueño una comunicación eclesial que sepa dejarse guiar por el Espíritu Santo, amable y, al mismo tiempo, profética; que sepa encontrar nuevas formas y modalidades para el maravilloso anuncio que está llamada a dar en el tercer milenio. Una comunicación que ponga en el centro la relación con Dios y con el prójimo, especialmente con el más necesitado, y que sepa encender el fuego de la fe en vez de preservar las cenizas de una identidad autorreferencial”. Una escalada que hay que frenar empezando por las palabras El Papa vuelve la mirada al contexto de conflicto global que vivimos y reitera lo necesaria que es una "comunicación no hostil" para promover una "cultura de paz" capaz de superar “el odio y la enemistad". La escalada bélica que hoy teme la humanidad, escribe Francisco, "se ha de frenar cuanto antes también a nivel comunicativo", porque las palabras se convierten a menudo “en acciones bélicas cruel violencia". En este contexto insiste que “necesitamos comunicadores dispuestos a dialogar, comprometidos a favorecer un desarme integral y que se esfuercen por desmantelar la psicosis bélica que se anida en nuestros corazones. […] Se ha de rechazar toda retórica belicista, así como cualquier forma de propaganda que manipule la verdad, desfigurándola por razones ideológicas. Se debe promover, en cambio, en todos los niveles, una comunicación que ayude a crear las condiciones para resolver las controversias entre los pueblos”. Oración del Papa por los comunicadores El mensaje del Papa Francisco concluye subrayando que el esfuerzo por encontrar las palabras justas para construir una civilización mejor es requerido a todos, pero en particular es una responsabilidad confiada a los trabajadores de la comunicación, y por ellos invoca al Señor para que con su profesión marcada por "la verdad en la caridad", nos ayuden a redescubrirnos como hermanos y a "sentirnos custodios los unos de los otros". Fuente: Vatican News DESCARGAR MENSAJE DE LA JORNADA AQUÍ