Mons. Germán Medina asume como nuevo obispo auxiliar de Bogotá

En su mensaje como nuevo obispo auxiliar de Bogotá, pronunciado al finalizar la ceremonia de ordenación episcopal, el 14 de agosto 2021, en la Catedral Primada, monseñor Germán Medina Acosta manifestó su asombro y gratitud ante la misericordia de Dios: "el Señor deposita su confianza en mí para que contribuya a anunciar, como sucesor de los apóstoles, el Evangelio de la Esperanza".

"Reafirmo mi disposición y deseo de infundir confianza, proclamar con obras y palabras la voluntad salvadora de Dios, la presencia constante del Señor Jesús, la luz de su resurrección y la fuerza de su Espíritu”, manifestó al presbiterio arquidiocesano; obispos auxiliares; obispos de esta jurisdicción eclesiástica y de distintas regiones del país; diáconos; religiosos; religiosas; seminaristas; familiares; y amigos, quienes, respetando los protocolos de bioseguridad, lo acompañaron en la solemne eucaristía.

Al referirse a la tarea del obispo en medio de la pandemia y de la crisis social actual, agregó, “vemos más rostros sufrientes: hombres y mujeres errantes en “una tierra que ya no conocen” (Jr 14, 18), buscando consuelo y guía; familias que lloran la pérdida de sus seres queridos; jóvenes que, frente al futuro incierto y sin oportunidades de trabajo digno, acechados por las fuerzas del mal que enfrían el amor (cf. Mt 24, 12), desesperan, resienten y rechazan con enojo modelos sociales, políticos y económicos excluyentes”.

Ante esta dura realidad, insistió, “me reconozco llamado a reflejar, como lo promueve el santo padre Francisco, el rostro relacional de la Iglesia, su estilo sinodal de vivir la misión: el “nosotros eclesial” en camino, que discierne y acompaña a todos, de manera especial, a los últimos, con su cercanía incluyente, compasiva y solidaria, fraterna y dialogante, en la creación de un mundo más humano”. 

Tras agradecer al papa su confianza y enseñanza; al señor cardenal Rubén Salazar Gómez su cercanía y ejemplo de fe serena; al señor nuncio apostólico, Luis Mariano Montemayor, su presencia y orientación; al señor arzobispo Luis José Rueda Aparicio su fraternidad y sencillez; y pedirles que cuenten con su apoyo y servicio incondicional, se dirigió a la iglesia arquidiocesana manifestándoles: ¡Con ustedes soy discípulo, para ustedes quiero ser padre, hermano y amigo!

La ceremonia eucaristía fue presidida por monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia. Así también, le acompañaron como obispos ordenantes el cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo emérito de Bogotá, y monseñor Luis Mariano Montemayor, Nuncio Apostólico en Colombia. 

Fuente: El Catolicismo - Arq. de Bogotá
Fotos: Arquidiócesis de Bogotá

Posted by editorCEC1

Ingresa