Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Que la Eucaristía despierte en mi la sensibilidad de Jesús por los demás

Vie, 21/06/2019 - 17:35 editorCEC1

Tags: predicación orante evangelio dominical Espíritu Santo Santísima Trinidad Iglesia

Compartir

Más noticias de Lectio Dominical
VER TODO

Vie 26 Ene 2024

Sé quién eres: el Santo de Dios

CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIOEnero 28 de 2024Primera Lectura: Dt 18,15-20Salmo: 95(94),1-2.6-7ab. 7c-9Segunda Lectura: 1Co 7, 32-35Evangelio: Mc 1, 21-28I. Orientaciones para la PredicaciónIntroducción• Cristo resucitado se hace presente cuando la asamblea litúrgica, convocada por el mismo Dios, se reúne a escuchar su palabra de amor: él es el profeta que había de venir y a quien debemos escuchar.•Jesús hace cercano el Reino de Dios a cada persona y esto lo hace con palabras y obras: con su palabra aleja de nosotros el mal y con sus obras nos transforma en hombres nuevos a su imagen.•La autoridad de Jesús sobresale en la palabra de Dios de este domingo. Se trata de una coherencia entre enseñanza y vida que no solo asombra a todos los que lo escuchan, sino que debe animarnos a aprender de su testimonio.1. Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?Yahvé le promete a Moisés que suscitará un profeta semejante a él. En efecto, aquel elegido del Señor, salvado de las aguas y destinado para liderar la liberación del pueblo de Israel, aparece presentado aquí como el «proto-profeta», el modelo de cada uno de los que ejerzan la misión de profetizar en nombre de Yahvé. A partir de esta promesa, los judíos han comprendido que el mesías esperado correspondería a un nuevo Moisés.No se puede olvidar que, en el contexto de la antigua alianza, la misión del profeta posee un carácter único. De labios del profeta el pueblo está llamado a escuchar la palabra de Dios para que el pueblo se mantenga fiel al pacto: escuchar al profeta es escuchar al mismo Dios en persona. En ese sentido aparece la invitación del salmo responsorial para ayudarnos a meditar en la primera lectura: «escuchen la voz de Dios, no endurezcan el corazón» (cf. Sal 94, 8). Ahora bien, en los comienzos de la predicación apostólica, Pedro contempla en Jesucristo, resucitado de entre los muertos, el cumplimiento de la promesa hecha a Moisés y también a los demás profetas: la llegada del tiempo de la restauración universal (cf. Hch 3,17-24).Siguiendo con la lectura semicontinua de la 1ª. carta a los Corintios, hoy aparece un fragmento que es continuación del que se proclamó el domingo anterior. Estamos ante una importante catequesis del apóstol Pablo sobre el matrimonio y la virginidad (1Cor 7) en la que sobresale un consejo para el bien de los lectores de la carta, la invitación a vivir en celibato: «… pienso que es cosa buena… quedarse el hombre así» (v. 26). Pablo mismo se ha puesto como ejemplo, dejando claro que es necesario recibir un don (v. 7). En ese orden de ideas, al final de los versículos de esta sección de 1Cor, proclamados hace ocho días, aparece una razón para apartarse del matrimonio: «la representación de este mundo pasa» (v. 31b), por lo que hay que aspirar a las realidades celestiales que son eternas (cf. Col 3,1-2). Todas estas reflexiones van preparando las que se nos proclaman hoy: la persona que opta por vivir célibe podrá dedicarse única y exclusivamente al servicio del Señor y no tendrá que preocuparse por las cosas mundanas ni distraerse en ellas. Se destaca la idea de que el matrimonio, junto con sus alegrías, también trae muchas preocupaciones.Jesús enseñaba con autoridad. Este es el mensaje central del evangelio de este domingo (Mc 1,21-28). Al comienzo de esta perícopa, el evangelista Marcos se refiere al asombro que Jesús suscitaba entre la gente porque su enseñanza era diferente a la de los escribas. Éstos eran considerados como auténticos intérpretes de la Escritura y la ley. Sin embargo, Jesús enseñaba directamente apoyándose en su propia autoridad, mientras que los escribas no respaldaban sus lecciones magisteriales con su propia vida. Por eso, para confirmar la coherencia entre su doctrina y sus obras, Jesús cura un endemoniado en la sinagoga de Cafarnaún, donde estaba predicando. Se pueden distinguir claramente las etapas en las que se desarrolla este prodigio: a) encuentro entre Jesús y el poseído (vv. 23-24); b) exorcismo (v. 25); c) salida del demonio (v. 26); d) reacción de los presentes (v. 27). El demonio llama la atención, queriendo oponerse al designio de Dios, pero el Mesías tiene el dominio del mal; por eso lo vence con el poder de su palabra y es precisamente este poder el que intensifica y enaltece la autoridad de su enseñanza.2. Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?Proclamando y haciendo visible la cercanía del Reino, Cristo Jesús, el Verbo hecho carne, se revela como profeta y maestro, dos rasgos que confluyen en una acción concreta realizada por el mismo Jesús en la sinagoga: enseñar. Con respecto a la condición profética de Jesús, el libro del Deuteronomio, en la primera lectura de hoy, destaca la misión del futuro Mesías, en cuanto verdadero profeta de Yahvé, remarcando un mandato divino dirigido para todo el pueblo: escuchar a su enviado y elegido, quien hablará en su nombre.Hoy en día estamos seguros de que Jesús está presente en medio de su pueblo y sigue hablando en el nombre del Padre del cielo. Precisamente es Dios Padre quien en la transfiguración nos ha hecho la gran invitación que le da sentido a nuestra vida de discípulos: escúchenlo. Por eso hay que recordar que nuestra vida cristiana comienza a tomar forma auténtica cuando alimentamos nuestra fe con la escucha de la palabra del Señor. Y si el maestro se dedica a enseñar es porque espera que nosotros nos dediquemos a escuchar. Dios no se cansa de insistirnos en su llamado pues él quiere que hagamos la misma opción que hizo María, la hermana de Martha en Betania: que nos sentemos a sus pies y nos pongamos a escucharlo, seguros de que sólo él tiene palabras de vida eterna, luz que ilumina nuestro sendero.Por otra parte, al contemplar a Jesús pasando del predicar al sanar, se cumplan las palabras del salmista: «el Señor todo lo que quiere lo hace» (Sal 134,6). En Jesús todo están armónico y tan coherente que con el poder de la misma palabra con la que estaba enseñando en la sinagoga, con esa misma autoridad, expulsa al demonio. El prodigio consiste en expulsar el mal para que pueda habitar en el ser humano la presencia amorosa de Dios. Es necesario que salga de la vida de cada persona todo lo que tenga que ver con el pecado y con el maligno para que efectivamente el reino de Dios se haga realidad en nuestra vida y lleguemos verdaderamente a amar a Dios sobre todas las cosas. De hecho, hay que recordar que en nosotros hay algo más original que el pecado: lo más original es la gracia porque lo que Dios ha deseado desde siempre es habitar en nosotros y divinizarnos. Como le paso a la muchedumbre del evangelio, no dejemos de asombrarnos porque siguiendo a Cristo estamos empapándonos de su doctrina nueva e igualmente el mismo Señor con su palabra nos transformará en hombres nuevos donde habite presencia.3. Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Siempre necesitaremos que el Espíritu Santo nos ayude a conocer más y más a Jesús y comprender que sólo él tiene palabras de vida, que él es la Palabra definitiva de Dios, el verdadero profeta que debía venir, el camino que conduce a la casa del Padre. Pidamos al mismo Espíritu consolador que se ponga de nuestra parte y nos anime en todas nuestras capacidades para que todo nuestro ser se disponga en actitud de escuchar y escuchar la voz del Maestro, sabiendo que su palabra no solamente nos da un mensaje para meditar, sino que es palabra eficaz que nos transforma para poder reflejar en nuestra vida que la bondad del Señor está por encima del engañoso poder del mal. _______________________Recomendaciones prácticas:• Ya que acabamos de celebrar el domingo de la palabra de Dios y que hoy el evangelio subraya la dimensión profética del ministerio público de Jesús, es recomendable seguir destacando el signo del evangeliario tanto en la procesión de entrada como el rito mismo de la proclamación del texto evangélico.• El próximo viernes 2 de febrero se celebra la fiesta de la Presentación del Señor y se conmemora la Jornada Mundial de la Vida Consagrada.II. Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Queridos hermanos: esta celebración de la eucaristía dominical es verdadero encuentro con Cristo resucitado. Él nos enseña su Evangelio con autoridad y quiere que en nosotros habiten su bondad y su amor. Celebremos alegres este banquete de salvación y oremos por todos los que sufren.Monición a la Liturgia de la PalabraCristo es el verdadero profeta, prometido desde antiguo y enviado por el Padre en la plenitud de los tiempos. Aquí y ahora podremos escuchar su enseñanza y veremos la autoridad de su palabra poderosa que aleja de nosotros el mal para transformarnos en personas nuevas. Escuchemos atentamente esta proclamación. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Queridos hermanos: la enseñanza del Señor Jesús que acabamos de escuchar anima la oración de la Iglesia. Por eso, confiados en la inspiración del Espíritu Santo, elevemos al Padre nuestra oración y digamos: R. Oh, Señor, escucha y ten piedad1. Oremos por la santa Iglesia, reunida aquí en el nombre del Señor y extendida por el mundo, para que todos los bautizados tengan la valentía de predicar el Evangelio en todo tiempo y lugar.2. Oremos por los jefes de las naciones para que su autoridad pueda ir más allá de intereses personales, de manera que sus obras consigan el bienestar de los pueblos.3. Oremos por los padres de familia para que, a través de su autoridad en el hogar, se dediquen a amar y ser amados a ejemplo de Cristo.4. Oremos por los que sufren para que el Señor les dé a todos fuerza e ilusión para superar las dificultades que se les presentan en sus vidas.5.Oremos por nosotros, reunidos en esta celebración para que verdaderamente reconozcamos a Cristo como nuestro maestro y profeta y así creamos en su enseñanza que es transformadora y vivificante.Oración conclusivaConcédenos, Padre, el don de sabiduría,y haz que tu Iglesia sea signo concreto de la humanidad nueva,fundada en la libertad y la comunión fraterna.Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.R. Amén.

Vie 19 Ene 2024

Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios

TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIODomingo de la Palabra de DiosEnero 21 de 2024Primera Lectura: Jon 3,1-5.10Salmo: 25(24),4-5ab.6y7bc.8-9 (R. cf. 18)Segunda Lectura: 1Co 7,29-31Evangelio: Mc 1,14-20I.Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónEn el Tercer Domingo del tiempo Ordinario, se sugieren tres temas para reflexionar y profundizar. El primero tiene que ver con el llamado a la conversión universal, que traspasa las fronteras. El profeta Jonás se resiste a obedecer a Dios, quien lo envía a un pueblo pagano a predicar la conversión de sus pecados e idolatrías, un pueblo que no es judío, por lo tanto, diferente a su cultura, religiosidad y costumbres. El segundo, se relaciona con el desapego a los bienes materiales y la invitación a asumir una actitud de indiferencia hacia los valores que presenta el mundo temporal. Y el tercero, es el llamado que Jesucristo hace a los primeros apóstoles a seguirlo, dejándolo todo.1.¿Qué dice la Sagrada Escritura?Jonás profeta, después de atravesar la etapa de discernimiento y resistencia de su vocación, acepta la misión que Dios le encomienda: predicar la conversión a un pueblo pagano. El profeta obedece en contra de su voluntad. El autor sagrado pone al Señor en ¨actitud de arrepentimiento¨, frente a la reacción del pueblo, que escucha, obedece y se convierte. El pueblo Ninivita asume gestos propios de conversión: escuchar, ayunar, dejar de obrar el mal, vestirse de saco, son señales de arrepentimiento.El Apóstol San Pablo, frente a la inminente llegada del Señor y la brevedad del tiempo, recomienda unas actitudes de desapego y relativización hacía los valores de este mundo que son pasajeros: los que tienen mujer, los que lloran, los que están alegres y los que disfrutan la vida, les recomienda vivir en una actitud de indiferencia, frente a los sentimientos, sufrimientos y alegrías del mundo. El Evangelista san Marcos, muestra a Jesús en continuidad con el llamado a la conversión del pueblo ninivita en el primer testamento, así invita a arrepentirse de los pecados y a caminar en la presencia de Dios. Sin embargo, el Evangelio observa un plus, que modifica y cualifica el esquema anterior del profetismo veterotestamentario. En efecto, en Jesucristo, Dios cualifica y altera el resultado de la conversión a través del llamado y elección de los primeros apóstoles, es decir, haciendo presente la vocación y el Reino de Dios no solo en el pueblo ninivita, sino dentro de cada uno; no solo en los pecadores y humildes de manera genérica, sino en la persona de cada apóstol o discípulo que decide dejarlo todo para comenzar una nueva vida en el Señor. Así, la vocación del apóstol y el discípulo se convierte en sí misma, en un llamado de conversión.2.¿Qué me dice la Sagrada Escritura?La Palabra pone al ministro que es un discípulo de Jesucristo, a reflexionar sobre la misión y el llamado a la conversión, mediante el testimonio de su vida. Cuando se leen estos tres testimonios de Jonás, san Pablo y de nuestro Señor Jesucristo, interroga el mismo testimonio sacerdotal. El profeta anuncia y denuncia la Palabra de Dios en la vida personal, comunitaria, en la Iglesia y en el mundo actual. Invita a la conversión mediante la confesión y reparación de los pecados propios y del pueblo, y empuja a ofrecer, como miembro de la Iglesia, el perdón, el amor y la reconciliación de Dios consigo mismo, con los hermanos, con la comunidad y con la creación entera.Sugiere revisar el contenido de la predicación, el mensaje de salvación, las injusticias que se ven y quizá se omiten por temor a sufrir las consecuencias de un anuncio profético. Pone a pensar, cómo la Palabra que se anuncia y se denuncia, se convierte para el sacerdote mismo, no solo en palabra externa, sino en tarea y compromiso de vivir con convicción, siendo testigo de una realidad que involucra y no deja pasar indiferente al ministro que la proclama. Finalmente, entusiasma a ser testigo, discípulo amado, que, con la palabra y el testimonio de conversión, ayuda a construir el Reino de Dios.3.¿Qué me sugiera la Palabra que debo decirle a la comunidad?Como pueblo de Dios, y comunidad en formación, la Palabra sugiere considerar tres dimensiones: 1. Nuestra vocación de hijos de Dios, a través del Sacramento del Bautismo, nos constituye en sacerdotes, profetas y reyes. Esta vocación profética, hace que la Palabra de Dios penetre en nuestro corazón, anuncie y denuncie lo que hay que cambiar en nuestra vida personal, para generar dinámicas de conversión que partan desde nuestra realidad. 2. El contenido del mensaje profético es el Reino de Dios manifestado en Jesucristo. Dios que se encarna para nuestra salvación y cuyo Reino se inaugura cuando nos abrimos a la conversión, nos pide despojándonos de todo aquello que no nos ayuda a caminar en la presencia del Señor. 3. Dios manifestado en Jesucristo, nos elige para ser un pueblo santo, que inicia a caminar desde el llamado a la conversión personal para seguirlo en el cuerpo que es la Iglesia; nos invita a desprendernos de todo aquello que no nos ayuda a construir el Reino de Dios en nuestras vidas. Dios que es Padre, lleno de ternura y misericordia, lento a la ira y rico en clemencia para los que lo invocan, nos motiva a reconocer con humildad que, siendo pecadores, podemos caminar en su presencia para ser acompañados y ayudados en nuestro diario acontecer.4.¿Cómo el encuentro con Jesucristo me anima y me fortalece para la misión?El encuentro con Jesucristo cambia y transforma nuestra existencia de una condición pecadora a una renovación permanente de nuestra vida. Jesús nos llama, nos convierte, nos convoca, nos elige para le sirvamos y caminemos en su presencia, para hacernos discípulos misioneros que llevemos su palabra por doquier y nos envía a dejarlo todo para seguirlo y hacer comunidad saliendo al encuentro de todas las personas que Él pone en el camino de nuestra existencia. El encuentro con Jesucristo vivo nos convierte en testigos de su amor.Las palabras del Papa Francisco en su visita a Colombia nos ayudan a reflexionar en este camino de conversión. En efecto, nos animó no solo a dar el primer paso para la paz y la reconciliación, sino a seguir caminando y dando pasos de verdadera conversión con la verdad, la justicia el amor y la reconciliación: “La palabra de Jesús tiene algo especial que no deja indiferente a nadie; su Palabra tiene poder para convertir corazones, cambiar planes y proyectos. Es una Palabra probada en la acción, no es una conclusión de escritorio, de acuerdos fríos y alejados del dolor de la gente, por eso es una Palabra que sirve tanto para la seguridad de la orilla como para la fragilidad del mar”. (Homilía, Parque Simón Bolívar, Bogotá, 7 de septiembre 2017)._______________________Recomendaciones prácticas:•Se recomienda leer la nota sobre el Domingo de la Palabra de Dios publicada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el 17 de diciembre de 2020.•Se sugiere exaltar el anuncio de la Palabra de Dios con el Evangeliario, inicialmente, llevado con solemnidad en la procesión de entrada y, luego, al momento de la proclamación del Evangelio, tomándolo del altar y llevándolo, precedido por el incensario y los ciriales, al ambón: La finalidad de esta solemnidad es que durante la celebración eucarística los fieles perciban la necesidad insustituible de la escucha y vivencia de la Palabra de Dios para el fortalecimiento de sus vidas (Cfr. OGMR 120,172 y 175).•También se podría entregar la Biblia o uno de sus libros a toda la asamblea, para resaltar la importancia de seguir en la vida diaria la lectura, la profundización y la oración con la Sagrada Escritura, con una particular consideración a la Lectio Divina (cfr. Aperuit Illis 3)II.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la MisaQueridos hermanos, en la Eucaristía nos reunimos como pueblo de Dios que conformamos la Iglesia que peregrina en camino de conversión hacia la salvación. Como Hijos de Dios, consagrados en el Bautismo, sintámonos miembros de este cuerpo, cuya cabeza es Cristo y comprometámonos a vivir el seguimiento de Cristo en la vocación a la cual hemos sido llamados. Dispongámonos a participar con fe.Monición a la Liturgia de la PalabraEn este tercer domingo del tiempo ordinario, la Palabra de Dios nos invita a renovar nuestra vocación en el seguimiento de Jesucristo, despojándonos de todo aquello que nos impide ser sus discípulos misioneros. Igualmente, somos motivados a renovar nuestros compromisos bautismales para que seamos auténticos testigos de conversión. Escuchemos atentos.Oración Universal o de los FielesPresidente: Unidos a Dios, Padre misericordioso, dirijamos nuestras plegarias y necesidades, respondiendo:R./ Dios de amor, escucha y te piedad.1.Por la Santa Iglesia de Dios que peregrina en el mundo, para que, fieles a las promesas del bautismo, lleguemos a ser auténticos discípulos misioneros que anunciemos el amor y denunciemos las injusticias.2.Por lo gobernantes de todas las naciones, especialmente por el presidente, los congresistas, alcaldes, autoridades militares y políticos de nuestro país, para que, en el ejercicio de sus funciones, trabajen por la equidad del pueblo a ellos encomendado y ejerzan un auténtico profetismo.3.Por nuestra comunidad parroquial, para que como bautizados, ejerzamos nuestra misión de ser profetas, sacerdotes y reyes, y así trabajemos en la construcción del Reino de Dios.4.Por quienes se dedican al estudio de la Sagrada Escritura para que, iluminados por la efusión del Espíritu Santo, nos ayuden en la comprensión de la Palabra de Dios. 5.Por las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y matrimonial, para que, como los apóstoles, sigamos el llamado del Señor, que nos invita a dejarlo todo para seguirlo en amor, pobreza, castidad y obediencia.Oración conclusivaLas intenciones que te hemos presentado, Señoraumenten en nosotros la fe, la esperanza y la caridad,para que, iluminados por el santo Espíritu,construyamos tu reino de Amor, Verdad y Justicia.Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.R. Amén

Vie 17 Nov 2023

Has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu Señor

TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO19 de noviembre de 2023Primera lectura: Proverbios 31,10-13.19-20.30-31Salmo: 128(127),1-2.3.4-5 (R. 1a)Segunda lectura: 1Tesalonicenses 5,1-6Evangelio: Mateo 25,14-30I. Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónEl problema del tercer siervo no es la pereza, sino la falta de confianza en su Señor y el descuido de su responsabilidad social con sus dones y cualidades (Evangelio). Un ejemplo concreto en la Escritura, del compromiso comunitario, es la actitud de la mujer fuerte, que trabaja fuera y dentro de casa, pone su esfuerzo y talento al servicio de la familia y de los necesitados (1ª. lectura). Estamos invitados a evitar la distracción para trabajar cada cual por dejar esta historia mejor de lo que nosotros la encontramos (2ª Lectura).1.Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?Proverbios 31,10-13.19-20.30-31La frase “mujer vigilante” quiere decir “mujer de valor”: la que un hombre desposa si quiere ser feliz. Y, ¿qué tiene de especial? Es trabajadora, consagrada, es fiel, no olvida tender la mano a los pobres y a los desdichados; estos son unos valores seguros, que el texto denomina sabiduría y equivale a la expresión actual el secreto de la felicidad. Proverbios sueña con una pareja ideal: el varón reposa en su compañera “su marido tiene confianza en ella… Ella le ahorra desgracias y le da felicidad” … La pareja humana está unida por una alianza similar a la que une a Dios con Israel (2,17). Y destaca el valor de dos elementos en la felicidad de la mujer: primero, “Feliz de ti que temes al Señor” (amas al Señor); segunda, “Feliz de ti: con tu trabajo humilde, en apariencia inútil, pero creas felicidad”.1Tesalonicenses 5,1-6En Tesalónica los creyentes están preocupados por la venida del Señor. Pablo no habla de “regreso”, sino de la “venida” del Señor, pues está invisible pero no ausente. Los primeros cristianos hablaban con gusto de la venida del Señor o del “Día del Señor” y vivían en esta espera. El término ‘espera’ es hoy, quizá, ambiguo; hay esperas pasivas, pero la de Pablo y su comunidad es una espera impaciente, ferviente. Se siente la impaciencia de los cristianos detrás de la frase: “En cuanto a la venida del Señor, no es necesario que les hable de tiempo o de fechas”. El objetivo del anuncio es Pablo es doble: primero, fortalecer la fe de los lectores para no perder su ánimo, deben tener la audacia en el testimonio de su fe ante el mundo, a pesar de la dureza del tiempo presente, como también en tiempo de persecución.Mateo 25,14-30El tercer servidor solo tiene ojos para llorar y lamentar el mal juicio sobre su patrón. ¿Qué se le reprocha? Tener miedo. “Tuve miedo y fui a enterrar tu talento”. ¡En verdad, no ha hecho nada malo! “No mató, ni robó”. Le entrega a su patrón la suma confiada…, es la palabra central: era una cantidad “confiada”. El patrón tuvo confianza y él, en respuesta, tuvo miedo de su patrón. Todo se juega en este error: la confianza de un lado y la desconfianza, por el otro. La palabra “confiar” asoma varias veces: “Un hombre, que partía de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes” … y a su regreso, en el momento de hacer las cuentas, los dos primeros servidores le dicen “tú me has confiado cinco (diez) talentos… y yo he ganado otros cinco (diez)”; y el patrón le dice: “Muy bien, servidor bueno y fiel, has sido fiel en lo poco, te confiaré mucho”.Los tres servidores fueron tratados igual por el patrón, “cada uno según sus capacidades”, y el patrón solo pide confiar. ¡Es la primera lección de la parábola! Dios confía en nosotros; Él nos asocia a sus asuntos, es decir, a su Reino, cada uno según su condición. Esta expresión es para darnos seguridad. No se trata de culpabilizarnos de lo que sabemos hacer. El patrón no entra a detallar las cuentas con los dos primeros; constata que entraron en su proyecto, en sus asuntos, y los felicita. Es la única petición: hacer nuestro mejor esfuerzo por el Reino, así sea pequeño: “Tranquilo, haz hecho lo que podías”. Jesús se apresta para afrontar la muerte y confiar a la Iglesia, a sus discípulos, la misión: aún si su regreso se tarda, los discípulos de siempre deben gestionar el tesoro de la Palabra de Dios: tomar iniciativas para producir frutos.2.Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?La Parábola de los Talentos nos invita a orar y hacer acontecer el Reino de Dios en nuestras vidas. Los dones, carismas y gracias recibidos de Dios deben producir. Todos tenemos cualidades, podemos enseñar y dar a conocer a los demás. Nadie recibe más ni menos que otros, cada uno tiene su don según su capacidad. Hay que poner el don al servicio del Reino. El corazón de la parábola no es producir más talentos, sino en cómo nos relacionamos con Dios en los hermanos. Los dos primeros no lo ven como algo suyo, sino que le dan utilidad, no buscan su bienestar, no son calculadores ni se entorpecen ni cierran sobre sí mismos, porque con su disposición hacen que los talentos rindan. El tercero no hace nada, se mantiene dentro de las exigencias de la ley, no gana ni pierde. Por ello pierde hasta lo poco que tenía, porque el Reino es riesgo.3.Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Señor Jesús, gracias por Tu Palabra que ilumina y consuela, por los dones que nos has regalado. Danos la disposición de acontecer el Reino según las gracias entregadas para hacer siempre tu voluntad, dispón mi corazón para servirte, que me interese del hermano que sufre y los más pobres. “En lo poco has sido fiel…” Contemplo la alegría de escuchar la bendición del Señor porque pongo mi vida al servicio de la Iglesia. Hago una lista de los dones recibidos del Señor y medito cómo sirvo a la Iglesia en mi casa y comunidad._______________________Recomendaciones prácticas:-Jornada Mundial de los Pobres. Para celebrar esta jornada, se pueden suscitar diversas iniciativas. Por ejemplo, 1ra. reflexionar sobre la pobreza material negativa; Reflexionar sobre la pobreza material elegida (profética). 2ª. Suscitar en los centros académicos y centros de formaciónII.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la MisaEste domingo todos estamos llamados por Dios a vivir en comunidad el misterio de su amor por medio de la celebración de la eucaristía. Sean todos bienvenidos al banquete del amor pascual, en donde todos estamos llamados a dar lo mejor de sí, para el bien de la comunidad y así poder darle cumplimiento al mandato del Señor de amarnos todos como hermanos. Dispongamos nuestros corazones para acoger con alegría los dones que el Señor nos dará con su palabra y su pan partido y repartido con amor. Participemos con fe.Monición a la Liturgia de la PalabraLa escucha de la Palabra de Dios en este contexto celebrativo nos invita a reflexionar sobre nuestras obras y la respuesta que le damos al Señor por medio de la comunidad, en la justa y recta administración de los talentos que hemos recibido de su bondad. Que esta liturgia de la Palabra nos siga disponiendo a la espera gloriosa de la segunda venida de nuestro salvador. Escuchemos con el corazón y la mente abierta el mensaje que nos trae el Señor. Oración Universal o de los Fieles Presidente: Oremos por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero, para que nuestro Padre amoroso escuche las súplicas de su pueblo y nos prodigue lo que, por su voluntad, sea para el bien de todos y digamos:R. Padre misericordioso escucha nuestra oración1.Por el Papa y todos los obispos para que sean ejemplo de servicio en nuestras comunidades y, así, todos busquemos dar lo mejor de nosotros mismos por el bien de la comunidad. Oremos al Señor. 2.Por la Iglesia para que, a ejemplo de la mujer virtuosa del libro de los Proverbios, busque ser protectora de la vida y ejemplo para la sociedad, en el servicio y el amor por los más necesitados. Oremos al Señor. 3.Por los gobernantes de nuestro país, para que no desperdicien los dones que les han sido otorgados para administrar y trabajar por el bien común y, desde el servicio, multipliquen sus obras a favor de la vida. Oremos al Señor. 4.Por los que sufren y pasan necesidad, para que experimenten la fuerza de Dios y la solidaridad de los creyentes, y no se dejen vencer por las dificultades. Oremos al Señor. 5.Por nuestra comunidad para que sea dócil a la escucha de la Palabra y sirva con la alegría del amor de Dios presente en su corazón. Oremos al Señor. Oración conclusivaEscucha Padre de misericordia las súplicas que te dirigimos con fe y esperanza Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.R. Amén. 

Vie 10 Nov 2023

Velad, porque no sabéis el día ni la hora

TRIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO12 de noviembre de 2023Primera lectura: Sabiduría 6,12-16Salmo: 63(62),2.3-4.5-6.7-8 (R. 2b)Segunda lectura: 1Tesalonicenses 4,13-18Evangelio: Mateo 25,1-13I. Orientaciones para la PredicaciónIntroducciónEn vísperas de la Pasión, Jesús instruye a los discípulos sobre la manera de estar preparados para el final de los tiempos; la primera condición es la vigilancia, porque no se sabe el día ni la hora de la segunda venida de Cristo. La parábola de las doncellas prudentes anima a los cristianos a mantener encendida la luz de la fe y la gracia que recibieron en el Bautismo (Evangelio). Jesús es la encarnación de la sabiduría divina que había de ser buscada sin descanso, velando por ella (primera lectura).En estos domingos finales del año litúrgico, san Pablo explica la esperanzadora doctrina cristiana sobre los últimos tiempos y sobre la suerte de los difuntos (segunda lectura).1.Lectio: ¿Qué dice la Sagrada Escritura?Sabiduría 6, 12-116:-Quien madruga a buscar la Sabiduría la encontrará en su puerta.-La Sabiduría va por todas partes buscando a los que son dignos de ella.Salmo 62:-Dios mío, yo te busco, mi alma tiene sed de Ti.1Tesalonicenses:-No se entristezcan como los demás que no tienen esperanzaMateo:-Vírgenes prudentes, quienes tenían listo el aceite en sus alcuzas2.Meditatio: ¿Qué me dice la Sagrada Escritura y que me sugiere para decirle a la comunidad?Ya vamos llegando al final del año litúrgico y la Palabra de Dios en esta domínica nos ayuda a hacer una síntesis de lo que ha sido este año de búsqueda del Señor en nuestra vida personal y familiar. La primera interpelación es a no dejar nunca una actitud de búsqueda de la sabiduría, es decir, nunca dejar de cuestionarme sobre el sentido de mi vida y esto es posible con una actitud orante en el día a día. Una persona que cada mañana y cada anochecer eleve su corazón a Dios recibirá, sin duda, el regalo de la sabiduría, la gracia de encontrarle el auténtico sentido a su vida. Cuando en nuestro tiempo tantas personas se sienten a la deriva, sin horizonte hacia dónde dirigirse, aún en medio de riquezas, de bienestar material y vanidades de todo estilo, un cristiano que con sinceridad busca a Dios en su vida logra asumir que sólo Él le da sentido a su existencia y aprende a relativizar lo pasajero. Por eso el vehemente llamado del salmo 63 /62 “Dios mío yo te busco, mi alma tiene sed de Ti”. La sed de Dios es el mismo deseo interior de la Sabiduría.El Evangelio de Mateo hoy, en los primeros versos del capítulo 25, precisamente, nos ayuda a comprender lo que significa la búsqueda de la Sabiduría, representada en las 5 vírgenes sabias que tenían listo el aceite para encender sus lámparas. Estas mujeres sabias aplican muy bien el llamado de la primera lectura de hoy a buscar la Sabiduría, la cual no llega de una manera improvisada; al contrario, es necesario buscar el aceite, prepararlo con tiempo, estar preparados. El “vayan ustedes a buscarlo” (el aceite), significa la necesidad de estar todos los días listo, preparado y debe ser una preparación personal, nadie lo puede hacer por mí. Ese fue el error o pecado de las otras 5 vírgenes y por eso las conocemos como las vírgenes necias, cuya pasividad reflejaba su actitud de vida sin horizonte, sin esperanza, sin búsqueda, sin la capacidad de ver en profundidad el significado de cada día, la novedad de cada día. Está bien que las 10 vírgenes se quedaron dormidas, por el cansancio, sin embargo, cuando llegó la hora de recibir el esposo para ingresar a la boda, obviamente, las vírgenes necias no estaban preparadas para entrar con él. La Palabra de Dios nos está invitando hoy a asumir una actitud sincera de búsqueda de Dios, a buscarlo como un “esposo”, como mi amado que mantiene encendida mi lámpara para estar atento, siempre alerta, para recibirlo, como las 5 vírgenes sabias: “Solo el que ama encuentra la sabiduría, una sabiduría que está a la entrada, a la puerta”.3.Oratio y Contemplatio: ¿Qué suplicamos al Señor para vivir con mayor compromiso la misión? ¿Cómo reflejo en la vida este encuentro con Cristo?Dame, Señor, el don de la perseverancia en mi búsqueda de Tí, en el día a día de mi vida, en los momentos de prosperidad, luz y alegría, pero también en las dificultades, oscuridades y tristezas. Regálame, Dios mío, la gracia de la oración, que es la búsqueda incesante de tu Sabiduría. Que no me falte nunca el aceite en mi lámpara para estar siempre listo cuando llegues. AMEN._______________________Recomendaciones prácticas:II.Moniciones y Oración Universal o de los Fieles Monición introductoria de la Misa Con las lámparas encendidas y el corazón en vela hemos venido a este banquete, ansiosos de alimentarnos de la Palabra y del cuerpo y sangre de Cristo. Dejemos que la Eucaristía sea hoy la celebración de la comunidad en la fe y que juntos podamos seguir en la búsqueda de la verdadera sabiduría. Participemos activamente.Monición a la Liturgia de la Palabra La Palabra de Dios, nos invita a estar preparados, con suficiente aceite en nuestras lámparas, para recibir el esposo en el día de las bodas. Utiliza así la Palabra de Dios, el simbolismo de las bodas matrimoniales, una fiesta de bodas, un banquete. Jesucristo es el esposo que llega y quienes tengan las lámparas encendidas con suficiente aceite en sus alcuzas entrarán con Él al banquete de bodas. Participemos con fe y esperanza.Oración Universal o de los Fieles Presidente: Queridos hermanos, la Palabra de Dios que hemos escuchado nos ha invitado a asumir una vida de búsqueda sincera de la Sabiduría y de cumplir su Santa Voluntad, superando no solo la pereza, sino también el desgano y el rechazo a tu Palabra. Digamos al Padre juntos:R. Dios de amor, escúchanos.1.Por la Iglesia, el santo papa Francisco, los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas para que, en su ministerio de servicio a la Iglesia, con la asistencia del Espíritu Santo guíen bien a su pueblo, sepan escucharlo en sus necesidades de cada día y lo conduzcan por los caminos de la sabiduría, la prudencia y el amor.2.Por las naciones del mundo, para que reine en ellas la paz, la armonía, la justicia y se estreche más la hermandad de todos los hombres.3.Por los laicos comprometidos en diversos servicios a la sociedad civil y a la Iglesia para que su ministerio lo realicen como las vírgenes sabias, siempre preparados para un servicio sincero y generoso, libre de toda actitud egoísta como las vírgenes necias.4.Por las familias de nuestra comunidad cristiana para que cumplan su misión de ser tus testigos en su vida de hogar, viviendo los valores evangélicos de la fe, la esperanza y la caridad como signos de tu amor a la humanidad.5.Por nuestros hermanos que han muerto en la Esperanza de la Resurrección para que su partida de entre nosotros nos llene del consuelo de tu misericordia y aleje de nosotros la tristeza y el vivir como aquellos que no tienen esperanza.Oración conclusivaTodo esto te lo pedimosen tu Hijo y Señor nuestro,Jesucristo, quien vive yreina por los siglos de los siglos.R. Amén.